Reforma Laboral para Todos

1er. Foro: Reforma laboral para todos

Presentación

 Alfonso Bouzas Ortíz, Universidad Nacional Autónoma de México

Vemos signos de que ya hay un proyecto oficial de reforma a la Ley Federal del Trabajo. La preocupación que nos consensa es que la sociedad no lo conoce, de que los sindicatos tampoco lo conocen e incluso en un extremo de alarma los funcionarios tampoco lo conocen.

Es una situación sui generis. Ya nos acostumbramos a decir que parece ser que a este país no lo gobierna nadie, que no hay una política, una línea de actuar más o menos coherente.

Hace unos días escuche de un colega, Saúl Escobar, una idea muy interesante que yo creo que podría ser el punto de entrada de nuestras discusiones “El México que existía cuando se reformó la Constitución ha cambiado significativamente al México que hoy que se va a reformar la Ley Federal del Trabajo nos acoge.

A la reforma constitucional evidentemente incidió la política del exterior, casi podríamos decir que la reforma constitucional fue el saldo de la presión que el Comité de Libertad Sindical ejerció sobre el gobierno mexicano.

Pero después, para sorpresa de todos, nos llega la era de Trump y nos cambia el país.

Inés González, Fundación Friedrich Ebert

En nombre de las organizaciones convocantes la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Fundación Friedrich Ebert.

Este foro fue concebido meses atrás esperando contar con la propuesta que el gobierno debería enviar, pero también de formular desde este espacio una propuesta.

Estamos en un momento coyuntural sobre la reforma laboral secundaria que posiblemente se discuta pronto.

En el marco de la falta de información institucional y de la necesidad de las organizaciones sindicales y actores políticos se hace este foro y la presentación de la campaña Reforma Laboral para Todos.

Darlene Rojas Olvera

Presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México

Este foro es muy importante sobre todo ante la falta de información. Ahora con el tema de la reforma secundaria a la Ley Federal del Trabajo, es una discusión totalmente cerrada, esta vez ni siquiera se habla de las mesas que se han tenido para discutir el tema.

La última información que tenemos en relación a la reforma a la Ley Federal del Trabajo, por lo menos en el CONASETRA que fue llevado a cabo jueves y viernes de la semana pasada en el estado de Querétaro. Lo que les plantearon a los secretarios de trabajo tenía que ver ya con plazos y tiempos.

En el caso particular de los estados tendrían que tener ya adecuadas para el 25 de febrero (2018) las leyes correspondientes, es decir, constitución, leyes orgánicas de los Poderes Judiciales de los estados y las propias leyes que den vida a los organismos descentralizados.

Se presentó un cronograma de tiempos para el siguiente año.

En el CONATRIP se señaló eso aún y cuando se ha insistido que la reforma constitucional la creación de tribunales de lo social para el tema de la impartición de la justicia laboral, en el Conatrip se señaló que solamente se hablará de juzgados, que el documento va muy avanzado, sin embargo volvemos a lo mismo, no se conoce absolutamente nada de ese documento, que el planteamiento es que se construyen solamente juzgados dentro de los tribunales locales.

La parte que tiene que ver con los organismos descentralizados que se encargarán del tema de la conciliación establece tiempos muy particulares. En el caso del federal que además de la conciliación tendrá a su cargo el tema de depósito de contratos colectivos y la emisión de las Toma de Nota de sindicatos, establece que ellos estará por lo menos el organismo en el mes de febrero (2018) que estará emitiéndose la ley correspondiente.

Que a partir del mes de febrero (2018) hasta marzo estarían dando la designación del titular de éste organismo federal y para los estatales.

Hablan de capacitación a funcionarios de enero a junio 2018. Y en el caso del órgano de conciliación federal estarán emitiendo la primera convocatoria para seleccionar al personal que estará laborando en éste organismo de conciliación.

Hablan de tres convocatorias en junio, agosto y septiembre, para que en noviembre se tenga la selección de personal que estaría integrando al organismo descentralizado, para que en noviembre arranque las actividades de este organismo descentralizado.

Estos son los tiempos que sí se marcaron dichos por el propio Secretario del Trabajo y la Doctora Ángela Quiroga. Los tiempos ya están establecidos.

El documento quedará, el fundamento legal que tiene que ver con la reforma a la Ley Federal del Trabajo nadie la conoce, nadie ha tenido participación y es por eso la insistencia que se ha hecho en este tipo de foros.

Si realmente queremos construir un procedimiento de impartición de justicia en materia laboral el cual busquemos el equilibrio entre las partes; primero es consagrar los principios que ya están en la Ley Federal del Trabajo, es decir buscar la equidad entre el trabajador y el patrón, que así ha venido estableciéndose siempre.

Hay un documento que se ha circulado que no sabemos si es el definitivo en donde hay planteamientos de regular las relaciones civiles para el tema de la subcontratación, en donde también se habla ya de un procedimiento mixto por escrito y también oral.

Desafortunadamente partimos de la información que circula sin tener la certeza de lo que se está discutiendo en las mesas donde se está llevando a cabo la elaboración de la reforma a la Ley Federal del Trabajo.

Es importante que a partir de estos foros se pueda tratar de incidir, el tema no es menor. Prácticamente todas la Las reformas donde se ha cambiado de procedimiento han tenido una vacatio legis, para el caso de la reforma penal estamos hablando de ocho años, la reforma para la impartición de justicia para adolescentes ha tenido once años para su propia implementación, el tema de la implementación de los juicios orales en materia mercantil llevaba ya seis años y este año se da otra reforma donde le otorgan tres años más.

Todas las reformas han tenido una vacatio legis precisamente para su implementación porque no nada es más es ya cambiamos todo y por obra de magia cambió el sistema. Es importante que se den estos tiempos. Primero para discutir qué modelo de justicia queremos; qué es lo que va quedar planteado en la Ley Federal del Trabajo, qué procedimiento se va plantear para la conciliación para que sea efectivo, porque si se les está apostando que a través de este mecanismo de solución de conflictos se van a resolver una buena parte de asuntos y que ya no llegarán a ser demandas veamos cómo se va plantear ese sistema. Y luego ya propiamente el tema del litigio, el procedimiento como tal, cómo se va plantear? Va ser este procedimiento mixto del que se habla, va ser oral; no sabemos, solo por aquellos documentos que se filtran que cambian de un mes a otro.

Desafortunadamente cada versión que se hace llegar bajo este mecanismo realmente no sabemos cuál es el documento definitivo.

Sí se debe insisitir en que haya la participación. Hay una obligación por parte del Estado mexicano, de hacer partícipes a los actores y en este caso en el tema de la impartición de justicia laboral siempre ha sido el patito feo y entonces por eso le dan el peor de los tratos.

No se da la discusión abierta para poder saber cuál será el procedimiento y desafortunadamente como se ha señalado en algunos foros y me atrevo a referirme al Magistrado Mercado, es que todo lo que se hace aprisa no va tener un buen fin.

Nosotros ya hicimos una revisión al proyecto del presupuestos de egresos que se plantea por parte de la federación y no hay una sola partida que se etiquete para la implementación de la reforma laboral

Solamente se habla del tema de impartición de justicia laboral. Se habla de 26 millones que es nada y es lo que ya venía recibiendo la Secretaría del Trabajo destinado a la Junta Federal.

Hay demasiados obstáculos que si no se discuten de manera seria y responsable no vamos a lograr el objetivo, y así lo señala la propia exposición de motivos de ésta reforma constitucional, por eso veo tan relevante que se lleven a cabo este tipo de foros que tomen en cuenta las opiniones y sobre todo las propuestas serias que se pueden presentar por los diversos actores, representantes patronales, representantes de sindicatos, los propios litigantes y la academia para poder construir un modelo que sea benéfico en el tema de la impartición de justicia laboral.

La idea es hacerle llegar al Ejecutivo las propuestas que salen de estos foros y seguir insistiendo que deben ser tomadas en cuenta, sobre todo que no se plantee que nos estamos oponiendo a la reforma, no nos oponemos al tema, si era importante darle un cambio al modelo de justicia laboral.

Debemos de hacerlo de una manera más seria y más responsable, con la participación de todos para el país.

 

Programa

Foro Internacional Reforma laboral para todos.

26 de octubre 2017

Salón Bernardo Quintana, Palacio de Minería, CDMX.

 

09:00 hrs. Registro

09:30 Bienvenida

 Alfonso Bouzas Ortiz, Instituto de Investigaciones Económicas – UNAM.

 Inés González, Fundación Friedrich Ebert.

 Margarita Darlene Rojas Olvera, Presidenta de la JLCACDMX.

 

10:00 Panel I. Procedimiento juicios laborales orales

El Procedimiento oral colectivo

Pablo Franco Hernández, Secretario de Asuntos Colectivos de la Junta de Conciliación y Arbitraje de la CDMX.

 Los Juicios orales individuales

Enrique Larios Díaz, Facultad Derecho UNAM.

Nueva organización de los jueces laborales del Poder Judicial.

Magistrado de Circuito Sergio Javier Molina Martínez, Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito.

 

11:15 Ponencia Magistral. Los juicios laborales orales en Chile

 Paola Cecilia Díaz Urtubia, Juez Titular del Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, Chile.

 

12:00 Preguntas y respuestas

*12:30 Receso

 

12:45 Panel II.- Libertad y democracia sindical. El voto personal, libre y secreto

 Luis Díaz Mirón.- Rector de la Escuela Libre de Derecho

 Arturo Alcalde Justiniani, Abogado Laboralista

 Mario Alberto González Aguilera, Secretario General de ASPA

13:45 Preguntas y respuestas

 

15:30 Panel III. El nuevo organismo descentralizado para el registro de sindicatos, contratos colectivos y conciliación

 Alfonso Bouzas Ortiz, Instituto de Investigaciones Económicas – UNAM.

 Héctor Barba García, Abogado Laboralista.

16:30 Preguntas y respuestas

 

17:00 Foro abierto a las opiniones de la reforma laboral secundaria

 Juan Romero Tenorio, Diputado Federal

 Luis Fernando Rodríguez Vera, Magistrado Presidente del Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado de Michoacán

 Francisco Hernández Juárez.- Presidente Colegiado de la UNT

 Ángela Quiroga Quiroga, Titular de la Unidad de Enlace de la Reforma del Sistema de Justicia Laboral de la STPS

 

18:30 Conclusiones

*18:45 Cierre

 

Panel 1

Procedimiento juicios laborales orales

 

Magistrado de Circuito Sergio Javier Molina Martínez

Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Sexto Séptimo Circuito

Expresa líneas argumentativas de lo que para nosotros desde el interior del Poder Judicial Federal y sin que esto implique una afirmación a grado institucional, porque no lo es, es una participación a grado individual.

Estas líneas han sido comentadas al interior del Poder Judicial, tanto del Consejo de la Judicatura Federal como algunas personas de la Suprema Corte de la Nación.

Al interior del Poder Judicial hay un debate y he participado con algunos documentos de trabajo, que voy a dejar a la Fundación, documentos de trabajo que constituyen una visión y una aproximación de la necesidad, al menos para el Poder Judicial Federal, representa la reforma.

Si queremos hablar de la reforma y de la visión de los jueces que debemos tener y de los juzgados o de los tribunales laborales en su denominación constitucional.

Para poder entender o hablar de una reforma constitucional en ese sentido, tenemos que establecer dos líneas de argumentación.

No podemos andar por la vida hablando de la reforma sin tener un orden o una sistematización de lo que implica la reforma.

Yo les propongo tratar de demostrar que con el orden y la sistematización que en la UNAM nos han enseñado, de cómo entender la reforma.

Yo les propongo entonces y así lo he documentado y así lo trataré de desarrollar que para hablar de una reforma tenemos que establecer dos ejes fundamentales.

Un primer eje lo constituyen las bases del derecho procesal laboral, es decir, sobre que vías vamos a estar resolviendo ahora los casos.

Una vez establecidas las vías vamos a estar resolviendo los casos, entonces y sólo entonces tenemos que idear cómo serán conformados los tribunales laborales, cómo se van a organizar, cuál será su alcance y competencia.

Recapitulando, para poder hablar de la reforma en materia de trabajo, metodológicamente, ordenadamente o sistemáticamente, tenemos que establecer dos líneas de argumentación:

Sobre qué bases del derecho procesal laboral vamos a estar hablando, y

Sobre qué tipo de órganos, una vez resuelto lo anterior, vamos a conformar.

Con estas líneas de argumentación dejaré de lado las formas y las prácticas que se han resuelto o que se han implementado para la discusión de éstas reformas.

Se llevó a cabo una calca y se depositó en la Constitución que de suyo procesalmente hablando implica una concepción errónea para nosotros porque al hablar de un tribunal laboral da a suponer que es una composición pluricomposicional. Ya se ha dado cuenta de ello.

Una reforma de derecho procesal laboral.

Cuáles son las bases? Es importante establecer que de la lectura a la iniciativa y a la reforma constitucional debe establecerse que la finalidad que se persiguió era establecer una modernización en las formas del derecho procesal laboral.

Y esta modernización en las formas del derecho procesal laboral, incluso en la exposición de motivos, así se resalta, nos hacía suponer que se iban a establecer las bases sobre las cuales se iban a resolver los casos, los conflictos en materia de trabajo.

Sin embargo no es así, la reforma solo estableció tres ejes temáticos de reforma. De la lectura de la constitución podemos advertir estos tres ejes temáticos:

Uno.- Es el traslado de la jurisdicción de una composición plural, es decir, entre representantes del trabajo, del capital y del gobierno, a una jurisdicción del Poder Judicial tanto federal como local.

Este cambio de jurisdicción o de competencia, según el término, implica una transformación o llevar la jurisdicción que antes se ventilaba por organismos, con designaciones del Poder Ejecutivo e intervención pluri partidaria a órganos de naturaleza unipersonal con facultades netamente jurisdiccionales, como las tenían antes, pero ahora depositado dentro del porjuicio, ese es un primer eje temático;

Dos.- Inusualmente todo el derecho procesal nacional se establece la necesidad, y así lo establece la Constitución de que antes que se pase a la etapa de la jurisdicción, es decir, cuando inicia un juicio, tiene que antes ventilarse obligatoriamente y de manera profesional una etapa conciliatoria.

Esta bifurcación en el ejercicio de una acción procesal, entendida como un derecho subjetivo, que tenemos para ejercitar una acción ante el Estado, entonces ahora está partida. Porque ya no este derecho subjetivo entendiéndose como una acción para resolver un caso concreto ya no sólo se va tener que ventilar ante un juzgador, sino que va tener que ser ventilada previamente ante un órgano de conciliación.

Y esta forma de partir la jurisdicción procesalmente, constitucionalmente y desde un punto de vista de los que resolvemos juicios de amparo no es sencilla. Lo que se pretende ahora es que se limite el ejercicio de una acción procesal, al contenido de un acto fuera del juicio.

Si entendemos que el juicio inicia con la presentación de una demanda, ahí es cuando se ejercita una acción, pero si decimos que previamente tendrán que las partes ir a una etapa conciliatoria fuera del Poder Judicial o de la instancia jurisdiccional, entonces pareciera ser que estamos haciendo una condición previa para el ejercicio de una acción procesal.

Y entonces, sin que se prejuzgue, obviamente, la constitucionalidad de la limitación en la presentación de las pretensiones y de las pruebas, se ha ventilado o se ha dicho que se van a sujetar los conflictos a esta etapa previa, y lo que se diga en esta etapa previa no podrá ser modificado en la instancia. Si así se está ideando, el tamiz constitucional puede ser, aunque no todavía no hay nada escrito, puede ser que no sea válido, porque no podemos restringir el ejercicio de una acción que se inicia con la presentación de una demanda ante un juez, no la podemos limitar en cuanto a hechos y pruebas a una etapa fuera de juicio.

Ese es un primer problema del derecho procesal que tenemos que resolver.

Tres.- El Fortalecimiento de la negociación colectiva y de la sindical. De eso tampoco daremos cuenta porque tampoco implica una acción para los jueces propiamente, sino que es una actividad y materia de otra mesa.

Bajo este primer contacto que tenemos con la reforma constitucional, tenemos tres temas de interés para el Poder Judicial, al menos el federal, tres temas de interés:

  • Hay una nueva jurisdicción que tenemos que resolver, ya no tenemos que estar pensando en que debió haber sido, sino lo que es, y a partir de lo que es diseñar estrategias de solución. Entonces hay una nueva jurisdicción para el Poder Judicial Federal;
  • Esta nueva jurisdicción se inscribe en una ola reformista que sucedió primero en Europa continental y luego en Latinoamérica, de abandonar procesos escritos para establecer procesos orales de resolución frente al juzgador bajo un principio de inmediatez; y esta ola reformista también se da cuenta a la materia de trabajo porque desde el 2012 en Venezuela hasta el 2012 en Costa Rica, pasando por Chile han existido una ola de reformas en materia procesal laboral que implica dejar de lado procesos escritos rígidos y sin la presencia, como muchas veces sucede en el derecho nacional sin la presencia de los juzgadores que deben resolver estas instancias.

Estos temas de interés son los que para nosotros en el Poder Judicial nos han ocupado en los últimos días.

Frente a estos ejes que planteamos y estos temas de interés, entonces tenemos que entender o buscar qué es los qué tenemos que resolver y los cómo tenemos que resolver.

Qué tenemos que resolver entonces. Una división del proceso que se pretende establecer.

La demanda deberá ser presentada ante, se entiende4, un órgano de conciliación con un formato muy simple los hechos y las pruebas, únicamente las pretensiones y las pruebas.

Se van a citar a las partes y se va a resolver si se llega o no a la conciliación y le van a dar una constancia. Esa constancia que ya limitó los hechos, se pretende que sea un documento para el ejercicio de la acción presentada ante los jueces.

Este es un primee problema a resolver. Además de esto tenemos que tender otro problema;

De la exposición de motivos, pero además de los artículos transitorios de la reforma constitucional, se establece que los asuntos que se estén actualmente tramitándose, pasarán en automático a los nuevos jueces, dice el artículo transitorio:

“Iniciado en funcionamiento este instituto de conciliación e iniciado el funcionamiento de los tribunales pasarán los expedientes y registros a estos tribunales y a éste instituto”

De esto se ha dicho poco, pero las cifras indican, en éste oscurantismo se ha dicho poco, tampoco hay cifras claras, pero hay 495 mil juicios que están instaurándose, ya sea que estén en periodo de instrucción o ya sea que esté en periodo de resolución ante tribunales colegiados y que tenga que dictarse una nueva sentencia.

Ese es otro problema que nos debe ocupar. ¿Cómo vamos a resolver esos juicios que están instaurándose?

El artículo transitorio establece que estos juicios llevados a cabo con la ley anterior, tendrán que resolverse bajo ésta misma.

Pero si entonces el órgano ya se transformó y ya es unipersonal, entonces cómo vamos a resolver estos 495 mil juicios que aún existen por resolver.

Es una pregunta técnica de lo poco que se ha podido explorar, esta es una pregunta técnica que, además, tampoco ha sido explorada. Es decir, cómo vamos a resolver todos los juicios que están pendientes.

Pongo un ejemplo claro de la dificultad a la cual nos vamos a enfrentar.

Actualmente el derecho procesal laboral establece dos recursos. Un recurso muy claro en la etapa de ejecución. Este recurso cuando es dictado por el presidente es resuelto por el pleno de la junta. Pues si ya no hay pleno de la junta, ya no hay integrantes y si tenemos que aplicar las reglas anteriores, como vamos a resolver estos 495 mil juicios.

Estas son las dificultades procesales., Tenemos que resolver cómo acompasar la jurisdicción, y eso es lo más preocupante, ahora en el Poder Judicial compartida con un órgano previo que es el que, pareciera ser, es el que va a delimitar la Litis y que sus laudos tendrán cosa juzgada.

Procesalmente la cosa juzgada solamente la puede emitir los órganos con contenido jurisdiccional.

Los actos fuera de juicio aunque se le dé la connotación que se quiere hacer no mantiene la calidad de cosa juzgada sino han pasado incidentalmente por un órgano jurisdiccional, esas son las reglas que actualmente procesalmente rigen, a menos de que se quiera cambiar esa regla.

Dos problemas, el acompasamiento procesal institucional que debe haber entre estos centros y los juzgadores. Y tan sencillo es como buscar hasta dónde van a estar ubicados. Recuérdense que hay una junta federal que resolvía asuntos en el norte de Sonora, es una junta espacial para una empresa minera muy grande que está ahí.

Entonces, si los jueces federales van estar en Hermosillo, imagínense ustedes, hay 300 kilómetros de distancia y entonces el acceso a la justicia se va a ver limitada. Esos son los problemas que tenemos que pensar en resolver, y una vez que pensemos cómo van a ser resueltos, entonces ahora sí diseñar la estructura de los juzgados.

La estructura de los tribunales laborales se entiende que deben ser unipersonales y si se entiende que se busca agilizar la impartición de justicia, pues deben de ser sin sistema recursales, se entiende que los juzgados también tendrían que ser divididos inclusive, podría ser ya como sucede en otras jurisdicciones como la del sistema acusatorio, que haya jueces de instrucción, haya un juez exclusivo para dictar sentencia y haya un juez exclusivamente para la ejecución. Ya están divididos en el sistema acusatorio. A nivel federal hay centros de justicia, en donde hay jueces únicamente que juzgan, jueces únicamente que administran y jueces que únicamente ejecutan la sentencia. Esa es otra idea .

Otro problema es la seguridad social que es parte importante del derecho laboral, sin embargo se ha previsto que esta jurisdicción de seguridad social sea resuelto a nivel federal por competencias distintas a la laboral. Parece ser que se le pretende dar competencia a juzgados de competencia administrativa o sea algo que trastoca la idea de que un juez debe ser sensible en la impartición de un derecho de tipo social y dársele competencia a la materia administrativa donde los jueces están educados conforme o aplican reglas de otra jurisdicción.

La conformación de los juzgados tendría que ser unipersonal, tendría que ser sin recursos, tendría que ser segmentado por especialización, tendría que tener competencia para juzgar tanto conflictos laborales como conflictos de seguridad social y tendría que tener la capacidad de resolver estos 495 mil juicios que están pendientes de resolver.

No hay una propuesta clara y no la han encontrado de como dejar las juntas hasta que resuelvan todos los asuntos o establecer que los juzgados tengan una competencia colectiva para resolver las controversias que vienen arrastrándose.

495 mil juicios. Cada juzgado federal recibe al año 2 mil juicios, y es un juzgado saturado, entonces imagínense resolver 495 mil juicios por los juzgados que se van a crear. Es un problema complicado.

Hay modelos creados y modelos que han sido exitosos, uno de ellos es el modelo chileno, ahí hay una implementación por región es un sistema no federal y a lo mejor no tiene estos problemas que nosotros enfrentamos cuando establecemos jurisdicciones locales y federales.

Hay un modelo español establecido bajo los principios de inmediatez, concentración, celeridad procesal.

Hay modelos que podemos seguir en su desarrollo, modelos de derecho comparado.

Crear propuestas de solución para todos estos problemas no es una tarea sencilla, no es tarea de un solo foro, lamentablemente no hay muchos foros donde se pueda expresar las ideas, que bueno que este sí lo sea y que bueno que entre todos encontrar una solución, proponerla y hacerla del conocimiento de los órganos políticos, que en su momento deberán de ocuparse en éste, en el tema que contribuye al motor económico del país.

El derecho laboral es el motor económico del país. Si no tenemos reglas clara para el motor de desarrollo, la actividad carbonífera que resolvimos en la región de Coahuila, las automotrices en la región del Bajío, la de prestación de servicios y un poco de industria en la Ciudad de México, o las de prestación de servicios hoteleros en el Sureste, si no tienen reglas clara no hay ese motor de desarrollo.

Gracias

 

Dr. Enrique Larios Díaz

Profesor Facultad de Derecho de la UNAM

Este foro es una magnífica idea de llamar la atención a las autoridades del país para exigir un lugar en la discusión de un tema porque esta no es una reforma laboral para el gobierno, es una reforma laboral para todos, para una gran cantidad de millones de trabajadores, para una cantidad importante de patrones y para una cantidad importante de funcionarios públicos que tienen experiencia en la materia laboral y que simplemente se les ha ignorado.

A todos estos tres sectores se les ha ignorado de una u otra manera.

No tenemos noticia clara, no hay un sistema de información de quienes sean los autores de un proyecto de reformas a la Ley Federal del Trabajo.

Se ha hablado la posibilidad de establecer un código nacional de procedimientos laborales haciendo un símil del Código Nacional de Procedimientos Penales, solamente que aquí, yo diría que vamos como el cangrejo, por una razón. Si hablamos con los civilistas que conocen la materia, los penalistas que conocen la materia. Todos ellos y en todas las intervenciones que han hecho, ellos suspiran por un código único.

Código único que sí tiene desde 1931 el derecho del trabajo, y el cual, si se llegara hace esto, insisto solamente son especulaciones es de lo que ha salido en lo que vamos a llamarle de una manera coloquial chismorreo, no hay información que tengamos seria, no hay información oficial.

Este es un foro que se hace precisamente buscando que haya eco y que se conozca, que tengan voz todos los sectores, el sector obrero, el sector patrona, los funcionarios de juntas de conciliación y arbitraje y la academia.

Si se quiere terminar con el sistema de código único, es un retraso. Cualquiera que conozca el derecho procesal en general va decir, oye ya tienen un código único, cómo es posible que vayan hacerlo.

Por ahí hay una declaración de carácter oficial que decía “vamos hacer el código nacional de procedimiento laboral para unificar la legislación del trabajo”. Oigan señores, está unificada, que haya criterios distintos en las juntas, los va a existir, y no creo que también en el poder judicial no haya un juez que tiene un criterio, un magistrado que tenga otro criterio, pero son criterios, no es lo esencial, lo esencial no se puede acabar.

Yo quiero hablar de algunas cuestiones que se deducen. La reforma constitucional ahí está, puede ser viable o no, ese es el asunto, hacia dónde nos van a llevar las reformas a la Ley Federal del Trabajo? Eso es como cuando firmamos un contrato y no leemos las letras chiquitas. Entonces tenemos que saber qué es lo que dice esa reforma y yo entiendo que tiene cualquiera de estas tres finalidades:

1.- Desestimular las demandas de los trabajadores. Que los trabajadores no demanden, que los trabajadores no tengan estabilidad en el empleo, porque pelear por la estabilidad en el empleo le va ser mucho muy difícil, y se agudiza el problema de la justicia laboral, simplemente te pongo obstáculos.

Te voy a sacar del procedimiento jurisdiccional la conciliación para que tú tengas que ir primero a un órgano y luego ya que te da permiso el órgano de conciliación pasamos entonces a abrir la etapa de juicio, y entonces, si es posible, la Litis la vamos a tener que plantear ante un órgano previo a lo jurisdiccional.

Y si tengo que plantear la Litis y presentar pruebas ante un órgano ejecutivo, entonces está quedando en indefensión la parte trabajadora.

No hay equilibrio procesal, estamos pasando de la función tutelar de las juntas de conciliación y arbitraje a la protección a la tutela de los derechos del patrón, creando una situación de una desigualdad todavía mayor de la que existe en una sociedad económica como en la que vivimos.

2.- La otra situación que yo puedo entender es que la reforma puede conducir a colapsar la justicia laboral, no es fácil entregarle 3 o 4 mil juicios de una junta de conciliación y arbitraje a un magistrado o juez de lo laboral. Cómo van a encontrar esos asuntos, cómo los van a agendar, cómo van a desarrollar todo éste trabajo. Parece fácil, pero sería un verdadero galimatías para el juez, para el magistrado que tenga a su cargo esos juicios ya empezados.

Rompemos el principio de inmediatez, y entonces, qué es lo que va a suceder. No van a ser capaces, primero porque va a haber una gran cantidad de personal del Poder Judicial que no les quito capacidad jurídica, pero sí falta de conocimiento especializado en la materia de trabajo. Y con nuevas normas, y entonces estamos inventando el mundo y echando a la basura casi cien años de experiencia de juntas de conciliación y arbitraje.

En efecto, lo que se dijo en la Conferencia Internacional del Trabajo cuando se habló el objetivo eran los Contratos Colectivos de Protección Patronal, ese era el centro del asunto.

Y quién nos dijo que reformáramos y que pasáramos esto al Poder Judicial, ahí está el discurso del representante del gobierno de los Estados Unidos y del representante de los trabajadores, también de los Estados Unidos.

Lo dice claramente el representante del gobierno norteamericano hay que cambiar que salgan del Poder Ejecutivo y que se vaya al Poder Judicial lo que es la justicia del trabajo.

Entonces, este cambio abrupto puede traer como consecuencia un colapso en la justicia del trabajo y eso colapso no sé a dónde nos lleve, pero es un peligro para la sociedad. A la que se estaría afectando es a la sociedad.

3.- La tercera situación que también encuentro de esto, es acabar con la tutela jurídica de las juntas de conciliación y arbitraje que no la tendrían los juzgados o tribunales de los poderes judiciales federal o estatales. Ahí entraríamos a ese principio de igualdad de las partes, como si en este país todos fuéramos iguales.

En un país donde reina la desigualdad, cultural, económica, etcétera es una profunda desigualdad. Puedo decir que cala mucho más profundo que en muchos países de América del Sur, no digamos ya con nuestro vecino del norte.

Respecto de la oralidad, comienza con un problema. En ese chismorreo del que hablábamos se ha dicho que hay que quitar la oralidad porque la iniciativa de reforma dice que la oralidad ha hecho que los juicios se prolonguen por mucho tiempo.

No señores, la oralidad es muy importante, tenemos la oralidad a nivel nacional desde 1931. La oralidad en materia laboral no es una cuestión novedosa, tiene sus normas, tiene sus principios, tiene su forma de guiarse.

Pero, la pregunta ahora, en la conciliación en un órgano del Poder Ejecutivo se va a practicar la oralidad o simplemente nos vamos a remitir a llenar un formato y decir “yo quiero esto del patrón” y el patrón dirá “dame tus pruebas, no pues no concilio tus pruebas no son firmes”. Y si ya no me van a permitir ampliar mi demanda en el juzgado o tribunal, pues ya me amarraron las manos.

Entonces no vamos a tener caminos jurisdiccionales, lo que pasa es que los problemas sociales se van a acumular y entonces van a tener otro tipo de desahogo, desahogo que no quisiéramos ver. Son problemas de orden social, ya no jurídicos.

En éste órgano de conciliación donde no queda claro si vamos a poder utilizar la oralidad o no, donde hay una presencia obligatoria de las partes, porque muchos hablan de que ahí debe haber una conciliación obligatoria. No puede ser, la conciliación es algo voluntario, no puede ser que la sea obligatoria la conciliación.

Al hablar de obligatoria la conciliación quizás sea una concepción dictatorial de lo que debe ser el derecho.

Pero ese órgano también tiene el registro de todo el mundo sindical. Qué pasa, se le quita competencia a los estados en la materia sindical en lugar de abrir, en lugar de descentralizar, no, vamos a concentrarlo en un órgano que tendrá todo el poder del gobierno federal sobre los asuntos sindicales.

Y si en este momento nos quejamos de las toma de nota, de los condicionamientos que se dan para el registro de los sindicatos, etcétera, pues vamos a tener un problema mayúsculo porque los sindicatos van a tener que ser los más dóciles porque van a estar centralizados, los van a tener focalizados totalmente, y esa focalización no es buena para la democracia.

En este asunto hay otra cuestión de interés que poco se comenta, si el problema original antes de la reforma eran los Contratos Colectivos de Protección Patronal, nada se ha dicho que se vayan a terminar esos contratos, de que queden nulos, de que se revisen, qué pasa.

Todo ese caudal de corrupción, lo vamos a encapsular, en dónde, en el órgano de conciliación y registro sindical. Ahí se queda guardado todo este mundo de corrupción, lo vamos a dejar escondido y que va a seguir funcionando y operando. Ese es otro punto de la reforma.

Qué es lo que ha venido haciendo el actual gobierno? Hay una intención de anglonización del derecho mexicano –vamos a copiar las figuras del derecho anglosajón, vamos a utilizarlas y vamos a parecernos lo más posible a ese derecho, cuesta mucho trabajo. Por eso nos hablan de los medios extra judiciales de resolución de conflictos. Estos medios extrajudiciales pasan a un órgano que es previo, porque nos dice que es muy fácil para el ciudadano escalar la justicia laboral, no, antes de escalar la justicia laboral pasas por el tamiz del órgano conciliador.

En algunos otros modelos de justicia de América Latina, incluso que quizás estén más adelantos en esto que nosotros. Nos sacan la conciliación, la negociación.

El arbitraje que se celebra en la juntas de conciliación y arbitraje tampoco son cosas nuevas en la juntas de conciliación y arbitraje, lo único que no tiene de los medios extra judiciales es la mediación, pero los otros tres elementos de solución de controversias extrajudiciales se manejan dentro del proceso oral. Entonces, aquí con la reforma lo pasan a un órgano ejecutivo.

Tampoco hay certidumbre respecto de si van a ser juzgados o tribunales, en algunos momentos salen versiones de que van a ser tribunales, de que van a ser juzgados, prácticamente a lo que van a buscar es a lo más económico.

Qué es más económico un magistrado o un juez, pues vamos a buscar un juez verdad.

Vamos a tener apelaciones o no?

En la materia vamos a tener varias complicaciones. Desgraciadamente el oscurantismo nos lleva a tener que hacer hipótesis sobre cuestiones que no son firmes.

Estas hipótesis nos dicen, por un lado que la oralidad en los juicios laborales ya no se practicaría en los juzgados o tribunales de los poderes judiciales.

Se nos cambiarían los principios del derecho procesal del trabajo por otros principios que se pueden ajustar a la justicia administrativa, pero insisto, se desnaturaliza lo que es el derecho del trabajo.

Voy a decir que en esta reforma hay una gran víctima. Son los trabajadores de las juntas de conciliación y arbitraje porque han dicho que la corrupción es por todos los trabajadores. No señores, los presidentes de juntas, tanto de la federal como de las locales no los nombran los trabajadores, los nombran desde los ejecutivos tanto federal como local, y tendrían toda la fuerza para evitar la corrupción de aquellos trabajadores que estuviesen haciendo aquellos actos.

Lo voy a decir con una palabra fuerte, pero así, están apestados para poder pasar al Poder Judicial, que tiene su sistema de judicatura donde hay muchos servidores públicos del Poder Judicial que ya han aprobado los exámenes y están esperando un juzgado o están esperando una magistratura, pero no son expertos en materia laboral.

No digo que esté mal el sistema de la judicatura, esta bien, pero a quienes conocen se les manda. A dónde pueden pasar? Al órgano conciliador, eso sería en respeto de sus derechos. Dejas la junta y te pasas al órgano conciliador, sería el único camino que tendrían los servidores públicos (de las juntas). El otro, que se dediquen como todos los mortales, a litigar.

Para terminar voy a decirles a quién se le va a hacer el mundo de cuadritos, al Poder Judicial, porque las reformas que se hagan en materia laboral las van a tener que resolver y van a ser una gran cantidad de juicios los que tengan que resolver los ministros de la Suprema Corte de Justicia. A lo mejor buscarán más ministros porque no van a alcanzar los once para estar resolviendo el cúmulo de asuntos que se van a presentar.

¿Qué la Constitución no nos dice que nos deben de juzgar en tribunales previamente establecidos? La Constitución observa que en algún momento me puedan sacar de un tribunal para mandarme a un juzgado, esa hipótesis la prevé la Constitución? ¿No me estarían violentando derechos? Y luego, me van aplicar una ley y luego me van a aplicar otra. Palabra que quien acepte el cargo de juez en el Poder Judicial o en los poderes judiciales estatales o de magistrado o de lo que fuera, va tener un problema muy grande porque no conoce las normas pero va tener que aplicarlas.

Termino con una buena idea de voluntad prolonguen la vacatio legis y que se el próximo gobierno el que decida sobre la reforma a la justicia laboral.

Gracias.

Pablo Franco Hernández

Secretario General de Asuntos Colectivos de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México

El procedimiento oral colectivo

Gracias a todo el colectivo Reforma Laboral para Todos.

Vengo de una reunión sobre el tema con patrones. Algo que me queda cada vez más claro es la falta de información que tenemos sobre el tema. Pero no solo falta de información, desinformación porque ya se dan por sentadas toda una serie de cuestiones sobre este tema de la reforma laboral. Incluso circula información vía watsapp donde se dice que ya los diputados aprobaron una reforma donde eliminan el salario mínimo, y gente que lo da por sentado, desgraciadamente.

Esto ocurre, justamente cuando una reforma tan trascendente como esta se maneja como se ha manejado, sin atender la opinión de los afectados por ella, sin cumplir lo que establece el Convenio 144 de la OIT, de cuando menos convocar a los sectores. Ha sido la dinámica de ésta reforma.

Entonces, cuando se habla de la reforma, de todas maneras se simplifica. Se habla de la desaparición de las juntas si o si, lo que pudiera pasar o no, pero tenemos un tema, que es el que me toca hablar, que es lo que llamo el “lado B de la reforma” en cuanto a los temas colectivos.

Sabemos todos que la reforma contiene, entre otras cosas, uno, la adición al último párrafo de la fracción 18 del 123 A, donde se habla del emplazamiento a huelga por firma de contrato colectivo de trabajo.

Se dice que habrán de acreditar los sindicatos que pretendan un contrato colectivo, deberá acreditar su representatividad. Y ahí nos tendríamos que quedar.

Quizá complementemos la idea con lo que dice la fracción 22 Bis, también agregada en la reforma, donde nos establece los principios por lo que se deberá regir tanto el organismo que se crea en virtud de la reforma, que habrá de hacerse cargo del depósito de contratos colectivos a nivel nacional y de registro y actualización sindical en el mismo ámbito territorial, tomando en cuenta principios de profesionalismo entre otras cosas, pero también de principios democráticos de atender la transparencia.

A qué es a lo que voy? Eso nos dice muy poco de cómo deberá aterrizar la reforma procesalmente hablando.

De entrada. ¿Cómo podemos acreditar esa representatividad? Podemos tener muchas ideas y yo creo que vale la pena para no perder el tiempo en especulaciones o para especular de una manera más sistematizada.

Yo diría. Ya conocemos la propuesta del Ejecutivo que se presentó conjuntamente con la iniciativa de reforma constitucional del 28 de abril de 2016, donde nos habla, justamente, para el depósito de un contrato de una legitimación de ese contrato por medio de un sistema donde opinarían los trabajadores a través de las famosas tarjetas.

Afortunadamente ya no se habla de eso. Eso nos debiera dar pié para, por lo menos, tratar de imaginar cómo debiera acreditarse esa representatividad y pudiéramos atender experiencias de otros países donde hay una práctica sindical de a de veras. Por ejemplo, en el caso europeo que se habla desde la afiliación hasta el aforo sindical, hasta la llamada irradiación política. Es decir. Tu número de afiliados, el número de personas que participan en los procesos electorales y la llamada irradiación política, dependiendo si perteneces a un sindicato grande y fuerte, eso te dará una mayor representatividad.

Eso cómo lo aterrizamos acá, si queremos modernizar un sistema donde tenemos un sindicalismo que es el 90 por ciento es de protección o sea de papel, según Arturo Alcalde, yo digo que es más del 90, por lo menos en un trabajo que yo hice, en una muestra que nosotros hicimos para un trabajo académico, de los que revisamos encontramos que el 98 por ciento de los contratos cumplían los requisitos que establecen Alfonso Bouzas, la maestra María Xelhuantzin, para determinar si es un contrato de protección.

Quiere decir que la mayoría de los sindicatos, casi la totalidad no han cumplido con el requisito de acreditar una representatividad mínima.

Cómo tendríamos que aterrizarlo en la ley? Porque ya está en la Constitución. Y si nos vienen con una reforma legal que no nos diga cómo se acredite adecuadamente puede resultar incosntitucional.

La propuesta que yo tengo es:

Que si el sindicato requiere la firma del contrato colectivo de trabajo tiene que tener afiliados a un porcentaje de los trabajadores, 20 o 25 por ciento. Así lo tendría que acreditar y hacer su planteamiento de solicitud de firma de contrato colectivo, sea por la vía del emplazamiento o no.

Cómo se verifica esta afiliación. La propia ley en la actualidad establece la obligación, en el 377, de los sindicatos de comunicar a la autoridad registral las altas y las bajas que tengan, entonces tendrían que demostrar que efectivamente ya están afiliados y ya lo comunico.

Pero más allá, soy de la idea de que para la elaboración del contrato colectivo de trabajo no puede venir un ente externo a decir éste es mi proyecto, porque entre otras cosas hay centros de trabajo altamente especializados, entonces requerimos que un contrato que va regular una materia de trabajo, la que sea, pero más aún la especializada, que sea elaborada por los propios trabajadores que conocen esa materia de trabajo.

Creo que la representatividad la podemos acreditar así. Creo que tendríamos que pasar de ahí a un procedimiento donde los trabajadores participen en la elaboración del contrato colectivo de trabajo.

Cómo? Por medio de una comisión mixta, ya el artículo 242 de nuestra ley establece para la elaboración del reglamento interior de trabajo la formación de una comisión mixta, de tal manera que no estaríamos inventando “el agua tibia”. Cómo acreditar la representatividad. Con la participación de los trabajadores.

Tiene que ser por medio de un sindicato, está bien, pero tiene que ganarse la representatividad. Yo sería más de la idea que ha propuesto Carlos de Buen de irnos a un modelo como el de comité de empresa, sin embargo me queda claro que la reforma constitucional sigue manteniendo al sistema sindical que ya conocemos, pero hay que adecuar a la reforma.

Que se elabore ese proyecto, pero además como no es la mayoría de los trabajadores. No puede ser ya el contrato. Que haya una consulta al resto de los trabajadores para que sea aceptado como contrato colectivo de trabajo, siempre y cuando sea apoyado por la mayoría simple.

Quién lleva a cabo esta consulta? En mi opinión tenemos que darle facultades a una autoridad, que tiene que ser la inspección del trabajo, para efecto que la inspección del trabajo, entre otras cosas, salvaguardando la seguridad, la integridad de los trabajadores lleve a cabo esa consulta y recabe la votación para determinar si efectivamente la mayoría de los trabajadores acepta tener un contrato colectivo de trabajo y acepta ese contratyo colectivo de trabajo.

Creo yo que eso nos permitiría pasar a un método de participación, de recuperación de los derechos ciudadanos de los trabajadores en la fuente de trabajo y mecanismos de consulta que resulten democráticos.

Más allá de que tengo yo la idea de que como os patrones o sus abogados justifican mucho el contrato de protección, porque dice, es que nos extorsionan, vienen y nos emplazan y nos extorsionan para que firmemos contrato. Que quizá habrá que buscar en la reglamentación de la huelga que para la firma del contrato colectivo de trabajo tengamos otro mecanismo, donde no haya, necesariamente, emplazamiento a huelga por firma de contrato, sino que en la génesis del contrato colectivo de trabajo, sea un mecanismo diferente que pudiera ser de esta naturaleza.

El tema de huelga.

Qué es lo que estamos proponiendo?

Evidentemente que no podemos continuar con un método actual, donde las huelgas en su mayoría sirven para eludir al fisco o para, incluso, eludir obligaciones patronales.

Es el caso de una empresa emplazada desde hace dos años y utiliza esto para no pagar unos laudos.

Es para lo que ha servido y nos ha venido a servir la huelga.

El gobierno federal se jacta de que no hay huelgas, pero estamos preocupados por regular la huelga.

Necesitamos convertir a la huelga en un verdadero derecho, en un elemento que efectivamente empuje los cambios, que ayuda a ser efectiva la libertad sindical en su conjunto, los tres elementos que estable la OIT como parte de la libertad sindical: sindicación, huelga y negociación colectiva.

Una huelga que no sirve para llevar a cabo la negociación colectiva no tiene ningún sentido.

Una huelga que de si y por si va llevar a cerrar la fuente de trabajo, tampoco sirve aunque los bienes se vayan al trabajador. Tiene que ser un instrumento de presión.

Por ello, nosotros lo que planteamos:

1.- que si vayamos al arbitraje obligatorio después de cierto tiempo;

2.- que limitemos la duración de la huelga, permitamos como ocurre también en otros países, que pueda haber una huelga de dos o tres días, que sirva efectivamente para presionar y para motivar la negociación.

Ya se sabe que casi siempre el fin de la conciliación es que dice la patronal quédense con los fierros váyanse a la huelga. El arbitraje se da hasta que los trabajadores someten el conflicto, necesitamos limitarlo porque la decisión no es de los trabajadores sino que es del sindicato que muchas veces ni siquiera conoce a los trabajadores ya no digamos que si los consulta.

Necesitamos un procedimiento de esa naturaleza que nos agilice y que nos permita que la huelga sirva para empujar las otras partes de la libertad sindical.

Conciliación en materia de huelga.

Requerimos que la conciliación se lleve a cabo en todo momento, no importa que ya estemos en la judicialización del conflicto. El centro de conciliación debe tener facultades para seguir conciliando en todo momento del conflicto, no únicamente en una etapa prejudicial como ya se plantea para el conflicto.

Como el tema de la huelga se maneja de otra manera en la fracción 18, quizá valdría la pena incorporar elementos propios para efecto de la conciliación en el procedimiento de huelga buscando:

1.- Que no haya estallamiento de huelga;

2.- Que no determine que efectivamente, el centro de conciliación con facultades extraordinarias, dientes realmente para llevar a cabo la conciliación, porque hoy día, sabemos, las llamadas a la conciliación son como las llamadas a misa y las mentadas de madre, el que quiere va y el que no, no. Eso no sirve para nada. Necesitamos una conciliación que efectivamente sirva, y para ello necesitamos que el centro de conciliación o el organismo público descentralizado federal tenga esas facultades.

El procedimiento de los conflictos colectivos de naturaleza jurídica y económica.

Necesitamos igual hacer una reforma importante. Para empezar, que el tema de la titularidad de contrato, uno, no acepte conciliación, qué hay que conciliar ahí? Si estás peleando la titularidad de un contrato a lo que hay que ir es al recuento.

Si caso pudiera haber alguna conciliación cuando haya elementos para elaborar el padrón confiable de votantes, la lista nominal electoral que van a participar en el proceso, pero más allá no hay razón para estar conciliando ¿qué se concilia en un conflicto de titularidad? ¿Cuánto por el desistimiento? Lo sabemos. Así lo tenemos que establecer por ley.

Recuento

La jurisprudencia nos dice cómo debe ser el recuento, voto secreto, directo, seguro, ya nos dijo la OIT en el caso de Atento (call center) el elemento de la seguridad, como un elemento básico, hay que retomarlo en la reforma.

Y un elemento que para mí es muy importante en materia de recuento es que no participe el patrón en el juicio. Por qué va a ser parte el patrón en un juicio de titularidad, si de lo que se trata es determinar quién representa a los trabajadores, no a quién acepta el patrón.

Cuántos juicios tenemos donde el sindicato demandado nunca comparece, pero sí comparece el patrón, promueve incidentes, viene el laudo y se va al amparo el patrón. El sindicato ni siquiera comparece.

¿Cuál debe ser la participación del patrón? Proporcionar la información que tenga para la elaboración del padrón de votantes, nada más. Y para eso tiene que facultarse al tribunal para allegarse también la información por otros medios, para que no sea la nómina que nos dé el patrón y determine quién tiene o no derecho a votar.

En suma. ¿Qué requerimos? Requerimos un procedimiento ágil que haga efectivos los principios democráticos que garantice la participación de los trabajadores de manera segura, de manera secreta y de manera personal, tal y como dice la reforma constitucional.

Creo yo que necesitamos conocer la propuesta del gobierno, no la tenemos. Nadie la conoce.

Se dice muchas cosas. Dice Arturo (Alcalde) que hay una contrarreforma en secreto negociándose. Todos tenemos derecho a pensar eso, porque a nadie de las organizaciones sindicales nos han dicho que lo hallan llamado. A nadie.

Sí sabemos que algunos abogados patronales han sido convocados.

Sí sabemos que otros hemos sido convocados para hacernos preguntas de cómo consideramos que debieran ser las cosas, pero no hemos sido convocados para trabajar un proyecto, para que se nos presente un proyecto.

No porque nos tengan que convocar, pero ya que nos convocan, pues que nos convoquen no nada más para sacarnos la sopa, sino también para decirnos cuál es la propuesta de ellos. Porque contrariamente a lo que debiera ocurrir, todos estamos a la espera de ver qué dice el Ejecutivo.

En mi opinión tendríamos que avanzar con propuestas propias.

Los partidos tendrían que tener propuestas propias. He estado revisando los programas de los partidos, todos hablan de democracia sindical pero en el aíre, no hay una propuesta.

Hay algunas propuestas pero nadie las promueve, nadie las hace públicas para efecto de que constituyan una premisa que nos permita construir propuestas.

Creo que construir un nuevo procedimiento en materia colectiva tiene una mayor complejidad, no podemos adoptar, como aparentemente se va hacer en lo individual, adoptar el procedimiento chileno, sino tomado en cuenta la naturaleza especial de lo que vamos a definir, tener propios procedimientos nuevos.

Conflicto colectivo de naturaleza económica

Necesitamos que exista verdaderamente la efectividad del procedimiento concursal, porque resulta que a veces algunos patrones en lugar de llevar su procedimiento de quiebra se vienen al procedimiento de naturaleza económica para simular una quiebra laboral y eludir las obligaciones que tuvieran con otro tipo de procedimientos.

Requerimos también que sustituya el conflicto colectivo de naturaleza económica donde se garanticen los derechos de los trabajadores. Si la fuente de trabajo ya no está en condiciones de operar hay que hacerlo de manera sencilla.

Como está ahora la ley con el número de peritajes que tenemos que desahogar al final nadie queda contento. Y algo que pasa, ni siquiera las juntas tiene los peritos necesarios para llevar a cabo el procedimiento como lo dice la ley. Y hacerlo por la vía externa sale carísimo.

Necesitamos construir esa propuesta. Creo que lo que se está haciendo en el grupo Reforma Laboral para Todos va ser importante, ojala que de tiempo de avanzar en la propuesta, porque no vemos nada del otro lado, no vemos que surjan planteamientos.

Por último, lo más vergonzoso. La parte sindical no participa, pero tampoco exige participar y algunos compañeros nos dicen que cuando los llaman alguna central grande dijeron que mejor no van, que porque ahora si le van a decir que no al Presidente.

¿Qué requerimos? Una Reforma Laboral para Todos, que atienda los compromisos internacionales, pero que atienda las necesidades del propio país, de nuestra propia realidad.

En otro espacio discutíamos ¿Cómo abrir los Contratos Colectivos de Protección Patronal?, pues obviamente no podemos cometer la irresponsabilidad de decir que todos son nulos y vámonos a nuevos. Hay que generar una cultura democrática, hay que generar una cultura de la legalidad donde también los patrones entiendan que si bien ellos piensan que el contrato colectivo de trabajo los libra de la extorsión, cuando se enteren quien arma la extorsión se van a dar cuenta que no los libró de nada.

Sobre todo requerimos cultura democrática, ciudadanía laboral y seguramente que todos nos veremos beneficiados, y para ello se necesita que esta reforma se de todos, no nada más de los que discuten allá en el TLC, de los que se reúnen donde se reúnan en Los Pinos, donde sea. Todos quisiéramos estar hablando de una propuesta y nos tiene aquí especulando sobre lo que podría ser lo cual, desde luego, es muy lamentable.

Gracias.

Conferencia magistral:

Los juicios laborales orales en Chile

Cecilia Díaz Urtubia

Jueza Titular del Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, Chile

Muchas gracias.

Quiero agradecer a la Fundación Friedrich Ebert que me invitó.

Me siento un poco atrevida al venir acá a mostrarles el proceso chileno que es un país bastante más pequeño que México.

Los felicito porque realmente por ese ánimo, esa intención de querer de ustedes de luchar o de quizá pensar, conversar sobre una sociedad mejor, más justa, porque a eso nos lleva la justicia laboral.

Una precisión. Aquí existe, como en otros lados de Latinoamérica una diferencia entre juez y magistrado y entre tribunal y juzgado. En Chile eso no existe, así mes que cuando yo hable de juzgado o tribunal, juez o magistrado es exactamente los mismo. La diferencia es con los ministros de Corte.

Pareciera que hubiera un boom de reforma laboral o procesal laboral en Latinoamérica, vemos que muchos países con diferentes cultura a veces, hemos optado por pasar de un procedimiento escrito que venía ya desde la Conquista Española a un procedimiento oral, un procedimiento en que prime la inmediación.

Partimos con Venezuela en 2002. Hay algunos autores que dicen que antes ya Brasil se había insinuado algo en el año 2000, luego Ecuador, Chile, 2006, 2009, que fue gradual entra en vigencia. Colombia, Uruguay, que también tuvo problemas en cuanto a la implementación de su reforma. Todos los países hemos tenido problemas.

Siempre que se trata de implementar una reforma de tanta envergadura y tanta importancia para la paz social genera problemas, que como ustedes veo los tienen bastante grandes.

Uruguay los tuvo también. Problemas de constitucionalidad importante que llevaron a una reforma de la reforma.

En Chile también tuvo que haber una adecuación porque se dieron cuenta que lo que habían proyectado no daba abasto para que fuera verdaderamente una justicia pronta.

Perú que todavía está implementando el sistema.

Nicaragua, Costa Rica y los países de Centroamérica. Costa Rica también tuvo muchos problemas, hubo un veto y recientemente, a pesar que el proyecto es como del año 2013, recientemente se promulgó la ley.

Están en proyecto El Salvador y Honduras, se han demorado muchísimo en salir adelante, pero es la tendencia y México se une a hora a ésta tendencia.

Parto diciendo que la reforma procesal laboral se enmarca en Chile en un proceso de reformas al igual que acá, allá primero comenzó con la reforma procesal penal, para la cual se invirtieron muchísimos millones más que para la laboral.

Luego vino una reforma al sistema de familia, porque estaba colapsada la justicia de menores, con los divorcios, las medidas cautelares, los menores, y posteriormente se habló de la reforma laboral. Luego se supone que tendría que venir una reforma a la justicia civil, porque se mantiene con los procedimientos escritos, la costura en los expedientes, pero la verdad es que no se le ha dado prioridad y había una resistencia bastante grande de las personas que litigan en esa sede.

Qué es lo que tienen en común estas reformas, al menos en Chile, obviamente el cambio dos sistema, escrito por expediente, a un sistema por audiencia donde lo más importante ocurre en la audiencia.

No es que todo sea oral, porque se piensa que todo va ser oral, no, pero sí lo más importante ocurre en una audiencia oral donde el juez tiene un contacto directo con las partes, los escucha, y con la prueba.

El otro común denominador de estas reformas, fue un cambio a la estructura orgánica, vamos a ver más adelante que los juzgados estaban organizados de una determinada manera y eso se cambió. Hay un tema de eficiencia que implica, obviamente, abaratar también los costos para dar una justicia más rápida y también más barata.

Y, por último, una entrada en vigencia gradual, no rige inmediatamente ´para todo el país, sino que se intenta partiendo por regiones más pequeñas donde se pueden hacer “pruebas”, se puede hacer ajustes antes que lleguen a las ciudades con más población trabajadora.

Si bien las tres tienen un común denominador, se echa de menos que haya un común respecto de los plazos, respecto del sistema recursivo hay algunas diferencias. Pero lo más importante es que se implementa un modelo por audiencia.

Les hable un poco del costo de las reformas. En Chile somos un país de 18 millones de personas, se tuvo en consideración un número de beneficiarios, de litigantes de 6,8 millones, y costó en millones de dólares 26. Imagínense la reforma procesal penal de 682, o sea fue la reforma más y la verdad es que no ha resultado mal.

La inversión es obviamente infraestructura y costos de personal para el primer año, los demás van a ir con cargo al presupuesto de la nación de cada año, pero al menos es un parámetro que quería mostrar.

En Chile tuvimos juntas de conciliación y arbitraje en el año 1924, así es como empezamos, no eran parte de Poder Judicial, había representantes de los obreros y los empleadores.

Luego se llamaron tribunales del trabajo, pero no eran del Poder Judicial, eran administrativos y sólo en un segundo periodo. Nosotros tenemos un Código del año 1931 también que abarca todo tipo de normas sustantivas y también orgánicas, y ahí se establecieron juzgados unipersonales y cortes o tribunales de alzada específicamente laborales y al año 1955 pasaron a formar parte del Poder Judicial. Ahí recién dejamos la sede administrativa y este tipo de conflictos pasó a la sede judicial.

Hasta ahí va todo bastante bien hasta que llegó la dictadura, ahí las cosas cambiaron se hicieron unos tribunales especiales en donde había tripartito porque había un representante de las fuerzas armadas para conocer de los casos de despido, además de un representante de la inspección del trabajo y un juez. Y ellos resolvían sobre todo respecto de los casos de despidos de los dirigentes sindicales. Acuérdense que se proscribieron todo tipo de actividad sindical.

Posteriormente se cesó ese tipo de tribunales especiales y vino un periodo en que había tribunales laborales, pero en el año 1981 se suprimieron, así de la nada, nadie sabe por qué, en ese tiempo no había mucha transparencia se imaginarán ustedes, se suprimieron. Y tampoco sabemos muy bien las razones de por qué se restauraron cinco años más tarde (1986).

Cuando se suprimieron pasaron todos los conflictos a la judicatura civil. Imagínense los jueces civiles conociendo los juicios laborales, pero rápidamente esto cambio, coincidió con un periodo de efervescencia social muy grande.

Esto es lo que pasa cuando uno, y aquí también lo decían, cuando el conflicto laboral estalla, cuando no le doy una canalización por la vía judicial esto estalla en las calles. Se pierde la paz social, obviamente el sistema judicial o el sistema de la justicia laboral tiene que canalizar el tipo de inquietudes de los trabajadores.

Luego una restauración pero es parcial. Fue menor de la cantidad que teníamos incluso en el año 1955 y se eliminó la segunda instancia especializada, ya no había cortes del trabajo. En realidad se trató de minimizar la importancia de la judicatura laboral y los jueces del trabajo eran mirados como unos jueces de segundo grado, de segunda clase, siendo los importantes los penales y los civiles, muy diferente a lo que pasa por ejemplo en España que los juzgados de los social son muy importantes porque ellos se proclaman en un estado social de derecho, por lo tanto lo social es más importante.

Además las veces que uno tiene que acudir a la justicia penal probablemente nunca en la vida o una vez, y uno toda la vida es trabajador por lo tanto la población trabajadora, la sociedad moderna es mayormente trabajadora, la importancia de la justicia laboral es superior a mi juicio que la penal.

Así llegamos a hablar de reforma procesal laboral en Chile. Teníamos 20 juzgados en todo el país, estaban saturados. 11 estaban ubicados en la región metropolitana en Santiago, por lo tanto en el resto de Chile prácticamente el mismo juez que hacía civil, penal, laboral todo, no había una especialización, por lo tanto se perdía esa cercanía con el conflicto laboral, también con el conflicto colectivo.

Y, había muchas causas ejecutiva (se refiere al cobros), eso llena de trabajo y no requiere mayormente un ejercicio jurisdiccional importante, es un cobro, una resistencia al pago, no más que eso.

Coincidió con negociaciones de acurdo de integración económica con Estados Unidos en el que también se nos exigió mejorar la justicia laboral, por lo tanto en el gobierno de la época, que era el presidente Lagos, se convocó, y esto a lo mejor les va a dar un poco de envidia, un foro para la reforma procesal laboral y previsional.

Se convocó por parte del gobierno a representantes de todos lados, trabajadores, académicos, judiciales, empleadores, todos estaban. Pudieron hablar respecto de lo que querían como país, para su país, como justicia laboral.

Y se miró mucho a España. La verdad es que nuestro modelo es el modelo español, con algunas variantes que implementamos, porque no tenemos, no somos homologables además, pero sí se tomó en cuenta ese modelo.

Este foro trabajo bastante bien dos años y de ahí salieron tres proyectos de ley que son lo que se conoce en Chile como la reforma procesal laboral. Una proponía el aumento de los tribunales a toda la parte orgánica, el cómo se iban a organizar ahora porque eso cambia; una reforma al procedimiento de cobranza previsional, porque había mucha morosidad respecto de las AFP, los sistemas de cotizaciones previsionales; y la más importante a mi juicio, la reforma al procedimiento laboral mismo que es la 20087, que al poco andar tuvo que ser reformada, porque obviamente, solamente en el campo uno puede ver los baches, los problemas que puede tener en su implementación.

Obviamente esto no es todo. No se trata solamente de modificar un procedimiento o de instaurar más tribunales o jueces, también se creó una defensoría laboral gratuita para los trabajadores de escasos recursos que conocen causas de hasta un monto específico. A mi juicio es jun componente importante respecto de la implementación.

También tenemos una inspección del trabajo que se preocupa de hacer la etapa administrativa y ahorra bastantes conflictos al año.

Tenemos entonces que la reforma laboral en Chile tuvo un aspecto orgánico y un aspecto procesal, todo tendiente a la tutela judicial efectiva. No la tenemos consagrada en nuestra constitución, pero sí se miró, como se miró el modelo español que sí la tiene consagrada. Qué quiere decir eso: acceso a la justicia, que todos sientan que pueden acceder a la justicia; que la justicia sea pronta, porque la justicia que no sea pronta no es justicia y; que se pudiera ejecutar, que realmente fuera efectiva.

En cuanto a los aspectos orgánicos, lo primero que se hizo fue aumentar la especialización en el país y de los 20 jueces ahora hay 84 jueces en 26 tribunales. Y hoy hay 95.

Fue también el aumento de jueces laborales histórico. En Santiago por ejemplo de 9 hoy tenemos 32 jueces, nos han ido sumando porque cuando una reforma es exitosa hay más demanda. Eso también les va a pasar a ustedes si el sistema es bueno más gente se va atrever a demandar, porque a veces uno dice para qué voy a demandar si esto va demorar mucho, me va costar, pero cuando veo que la cosa funciona en un plazo corto eso estimula también que se demanda más.

Hay que estar siempre preocupados de que la dotación de jueces pueda responder para que haya realmente acceso a la justicia.

Se crearon tribunales dedicados a la cobranza. Nosotros nos dedicamos sólo a los juicios declarativos del trabajo. La cobranza la ve otro tribunal que está solamente en las regiones más pobladas y eso obviamente nos permite tener más espacio para ver lo que realmente es importante, que es declarar el derecho en el caso particular.

Lo que permite esto es que tengamos el tiempo para poder escuchar las audiencias con atención y decidir en la sentencia, sin estar preocupados además de realizar la cobranza.

Se dotó a los tribunales de una estructura orgánica adecuada.

Respecto de los tribunales de cobranza se pensó en descongestionar mayormente los tribunales del trabajo y se hizo en las cuatro mayores jurisdicciones del país que son Valparaíso, Concepción, Santiago y San Miguel.

Respecto a la nueva estructura orgánica, esto a lo mejor les podría resultar novedoso. Nosotros somos tribunales o juzgados unipersonales. Tenemos composición múltiple, quiere decir que en mi juzgado, por ejemplo somos 17 jueces, compartimos un edificio, compartimos a los funcionarios, compartimos las salas.

Ese es un modo de eficientar los costos y también da muchas ventajas desde el punto de vista de cubrir las ausencias.

La estructura antigua era con un juez a la cabeza del tribunal, un secretario letrado que subrogaba al juez cuando este faltaba y una dotación variable de funcionarios sin un perfil establecido previamente sino que hacían lo que el juez les ordenaba.

El juez era responsable de todo; y el secretario tenía muchas funciones administrativas como por ejemplo ver los materiales, insumos, el juez daba las vacaciones de los funcionarios y muchas labores administrativas que estimamos no se correspondían con las funciones jurisdiccionales propias que eran ver las audiencias y fallar las causas.

La estructura más o menos ahora es la siguiente: tenemos varios jueces arriba, uno de ellos presidente, que no lo coloca en una posición más alta jerárquicamente, tiene el mismo trabajo que los otros, pero sí lo que tiene, elegido por sus pares, es una coordinación con una administrador que es un profesional de la gestión, generalmente un ingeniero industrial o en procesos industriales reparte la carga de trabajo y se hace cargo de todo lo administrativo, tiene además unidades de administración de salas y servicios. A cargo de cada una de ellas hay un jefe de unidad y los jueces pasamos a ser como “otros funcionarios más”. Este administrador nos da nuestra agenda, tomamos las audiencias en las salas que él nos diga con los funcionarios que él disponga y fallamos nuestras causas posteriormente en nuestras oficinas, si es que no lo hacemos en sala.

Qué significa? Que el juez se desprende de toda función que no sea jurisdiccional, se avoca ver audiencias y dictar sentencias. Esto es una pérdida importante para el juez y costó mucho en su época y hubo mucha resistencia, porque antes un juez era el capitán del buque, en su tribunal se hacía lo que él quería, ahora no, hay otra persona con un grado quizá inferior, pero él dispone la carga de trabajo. Obviamente hay una coordinación entre juez presidente y administrador; y hay, además, un comité de jueces que ve que la carga de trabajo sea equitativa.

El juez no tiene funcionarios. Las resoluciones de mero trámite las redacta un grupo de funcionarios y se las manda a distintos jueces de acuerdo a ,lo que le diga el administrador, nosotros revisamos y firmamos el despacho obviamente por un sistema computacional, no hay ningún tipo de papel. No se ve papel en el tribunal y hasta hace poco.

Ya llevamos siete años de reforma en Santiago y ya se eliminó completamente el papel, todo es virtual. También teníamos tribunales que utilizaban el expediente y hubo que hacerlos continuar se tuvo que prolongar esa vacatio por varios meses más hasta que sus procesos se terminaron. Fue en varios años.

Respecto a los aspectos procesales, se trató de mejorar la duración de los juicios y la efectividad de los créditos a través de un modelo por audiencia donde rige la inmediación y un rol preponderante del juez en la audiencia.

Aquí, a diferencia del sistema penal donde el juez es, prácticamente, un espectador del juicio y no puede mejorar el derecho de las partes. En lo laboral hay un juez que el legislador le faculta a requerir pruebas, a interrogar derechamente con algunas reglas, pero tiene mucha libertad y dirige la audiencia de la manera que uno tradicionalmente se estila en los juicios laborales.

Siempre cuando se ha hablado de juicios laborales en América Latina se piensa en un juicio más pronto que el civil, porque tiene que ser más rápido, porque son prestaciones alimentarias, pero además en jun juez que tutela, en un juez cautelar, en un juez que es imparcial pero no es neutral, porque el derecho del trabajo no es neutral, siempre se trata de proteger el trabajo humano, porque si no eso podría ser un servilismo, una esclavitud.

Tenemos dos tipos de procedimientos.

Aplicación general, que es uno ordinario en base a dos audiencias

Un procedimiento monitorio que es de pequeñas causas, que es mucho más rápido y ha sido de una gran ayuda en el término de procesos en forma expedita.

Hay un procedimiento de tutela laboral que es como el Amparo en México que se ve conforme al procedimiento de aplicación general; y un reclamo de multas administrativas que hacen las empresas cuando la inspección del trabajo las multa.

El procedimiento de aplicación general, se estructura en base a dos audiencias. Ahí se llevan a cabo la mayoría de los actos procesales. La primera audiencia de preparación se llama conciliación, se ofrecen las pruebas y la prueba se rinde en una audiencia de juicio en donde el juzgador logra ahí la convicción, a través del contacto directo con las pruebas.

El juez puede ser el mismo. Hay jueces que preparan y jueces que juzgan, sin embargo podría ser distinto, lo que sí es necesario es que el juez que tomó el juicio sea el mismo que dicte la sentencia. Por el tema de la inmediación que es lo que se trata de cautelar.

El papel del juez preponderante sobre todo el énfasis en la conciliación. Aquí hubo que cambiar un poco el aspecto cultural. El juez, dice la ley, tiene que colabora activamente y dar base de una conciliación. No basta con decir que las partes quieren arreglar o no y pasar a las pruebas. El juez tiene que ver el juicio, conocerlo y hacer una propuesta que resulte interesante para las partes para llegar realmente a un arreglo.

Este tipo de sistema no funciona si todo va a juicio, colapsa, nunca vamos a dar abasto, tiene que haber un escape por la vía de la conciliación. Con la conciliación ganamos todos, porque lo que se transan son derechos litigiosos.

Se valora conforme a la sana crítica, hay mucha transparencia, yo puedo ver la prueba de mi parte y se falla ya sea en audiencia o hasta en 15 días hábiles más.

Dije que no era un procedimiento oral porque la demanda y la contestación son documentos escritos, pero lo más importante pasa en las audiencias, ya sea preparatoria y la audiencia de juicio.

El sistema recursivo, no hay apelación, porque se piensa que si ya se invirtió en una solo audiencia en que un juez especializado “capacitado” pueda conocer y se ventilan los hechos ante él. La oportunidad de probar los hechos es una sola vez, que es en esa audiencia, por eso no hay apelación, lo que hay es un recurso de nulidad que ve que la sentencia haya sido dictada en forma correcta y que en las audiencias no hayan ocurrido algún tipo de vulneración al debido proceso, que a las partes se les haya escuchado, que haya habido una igualdad de partes en el sentido que el juez no haya prescindido de pruebas de una sólo parte y la haya perjudicado, etcétera. Es una revisión de la sentencia pero no de los hechos.

Hay algunas causales que podrían dar para meterse a los hechos pero eso es muy excepcional, no hay otra instancia porque no hay posibilidades que la persona que no vio los hechos o el tribunal que vaya a revisar la sentencia no vio las pruebas y por mucho que estén grabadas no va tener la misma calidad de información que tuvo el juez que las vio en la audiencia, que pudo intervenir y que pudo confrontarse.

Por eso no existe la apelación. Yo sé que esto es bastante difícil de entender. Creo que aquí en México tienen algo similar. En Perú tiene la doble instancia como derecho constitucional asegurado, entonces no había nada que hacer, esto no tiene por dónde salvo que enmendaran la constitución.

Al principio también hubo críticas apocalípticas respecto de eso, pero ya nadie lo cuestiona ha andado bien en la práctica.

Tenemos otro procedimiento para pequeñas causas, de una cuantía máxima de 4,300 dólares, que son diez ingresos mínimo mensuales. Ahí se provoca la inversión del contradictorio. Es un procedimiento que viene de Europa, base en Italia, de ahí pasa a Alemania y luego a la Comunidad Europea, salvo España que lo tiene pero no ha cundido mucho allá.

Es muy bueno en el sentido de que ahorra mucho tiempo y ahorra gestiones inútiles al deudor, al trabajador lo favorece mucho.

Un ejemplo.

A mi trabajador me deben mi mes de remuneración yo voy donde el juez, le muestro que tengo contrato y que no me han pagado las cotizaciones de ese mes y el juez sin citar a la contraria le da una orden de pago inmediatamente. Y dice, si usted pagó reclame de esto en 10 días.

Esto significa que la orden de genera el juicio, la carga de generar el juicio recae en el deudor, que es el empleador y no en el trabajador, por lo tanto eso nos ahorra audiencias en el sentido de que si realmente el empleador le debe la remuneración, como es una cuantía no muy grande, lo más probable es que pague porque se basa en la razonabilidad de la persona, y si no, va tener que entrar a juicio y provocar el juicio con los gastos que el juicio significa. Como dije se basa en la razonabilidad de las personas.

Esto llega a que el 30 por ciento no se reclama, queda ejecutoriado sin audiencia y eso ha sido beneficioso porque ha descongestionado las causas.

Procedimiento de tutela laboral

Es un amparo constitucional por las vulneraciones que hay dentro de la relación laboral y se rige con las normas de juicio de aplicación general, solo que tiene un plazo para dictar sentencia que es menor de 10 días y además se consagra expresamente que el juez sólo puede fallar con indicios, No es necesario, obviamente, la prueba completa porque la víctima de una vulneración nunca va a estar en una posición de acreditar en forma completa, por ejemplo una discriminación.

Recursos

No hay doble instancia.

Respecto a la sentencia definitiva sólo hay un recurso de nulidad

Hay apelación respecto de las sentencias interlocutorias que ponen término al juicio como por ejemplo una que acoge una prescripción, eso sí es apelable.

Recurso de unificación de unificación de jurisprudencias que lo hace solamente la corte suprema y es respecto de cuando dos cortes fallan distinto para poder unificar el criterio y trabajar con eso. No es vinculante formalmente, pero si hay un efecto vinculante del modo persuasivo, del modo argumentativo.

Recursos de nulidad son muy poco acogidos un 9.3 por ciento del total y muchos son rechazados porque los abogados han entendido que es como una apelación, no es una apelación no se trata de que opinar distinto del juicio, sino que se trata de que haya un error en la sentencia, un vicio de nulidad y eso es lo que hay que atacar.

La implementación de esta reforma fue de manera gradual, una primera etapa que abracó las regiones tercera y 12a; hubo una segunda etapa que la 1ª, 4ª, 5ª y 14ª , La región metropolitana que es Santiago fue la cuarta etapa que fue en agosto del 2009.

Esto también generó bastante polémica en su tiempo y también pasó con la reforma procesal penal, porqué en un mismo país, ciudadanos de la misma clase unos van a ser juzgados por un sistema y otros por otro en un mismo tiempo.

Sin embargo, la única reforma que no se hizo así fue la de familia colapsó dentro de su primer mes de aplicación, por lo tanto, como sociedad pensamos que lo óptimo es que entre en forma gradual para poder salvaguardar los errores que pueda tener esta reforma y que no se previeron o que no daban abasto con la demanda que iba a ver.

El registro de proceso

Las actuaciones realizadas oralmente se pueden registrar por cualquier medio, nosotros hemos optado por un sistema de audio que registra toda la audiencia. No video, solamente tenemos cámara de seguridad, porque como no hay apelación no es necesario que exista un registro más que el del audio. Y, generalmente uno no recurre mucho a eso porque como presencia las cosas en la audiencia basta tomar sus apuntes y dictar la sentencia.

En 2015 se estableció la transmisión digital de los procedimientos a través del procedimiento equivalencia papel digital, que es toda una revolución dentro del sistema chileno porque antes, si bien es cierto uno podía presentar digitalmente los escritos a través de correo electrónico, igual se permitía que la gente que quería ir con el papel pudiera hacerlo. A partir del año 2015 eso no se puede hacer más, salvo casos muy excepcionales de regiones muy apartadas que no tuvieran por ejemplo sistema de internet, podría darse la posibilidad. Pero por ejemplo en Santiago no existe la posibilidad de presentar en papel, todo tiene que ser vía digital.

Y esto se regula a través de actas que también son bastante cuestionadas porque no son leyes, son actas de la Corte Suprema que dicta en pleno.

Estadísticas

Un juicio laboral en Chile

El procedimiento ordinario 76 días en promedio. En Santiago 80 y hay regiones que 50 días. Esto mide desde la presentación de la demanda ante el tribunal, hasta que termina la causa declarativamente. Puede que no se pague todavía, pero terminó ya sea por sentencia en primer grado o la sentencia que falló el recurso de nulidad. También involucra la revisión de la sentencia.

Estos plazos son bastante buenos a nivel regional son muy buenos.

La audiencia a veces puede durar 20 minutos y la cosa se arregla y termina. Y si se hace el juicio, el juicio durará una hora y media o dos horas, hay juicios que pueden durar varios días, pero la tónica es que duren una hora y media en promedio escuchando testigos y todo. Y luego, el fallo se tiene en 15 días. Obviamente esto se logra con la votación adecuada de personal, eso es un cálculo que hay que ir tantenado el terreno.

En tutela 73 días.

Una practicante sindical en 74 días.

Un reclamo de multa en 58 días

El procedimiento monitorio, donde el juez se pronuncia inmediatamente, 41 días. Si no hay oposición puede durar 13 días

El ordinario 82 días en Santiago

Más del 50 por ciento son procedimientos de aplicación general, juicios por despido, por accidentes de trabajo o cobro de prestaciones laborales.

31 por ciento son Monitorios que son pequeñas causas, de cuantía pequeña, que tiene la posibilidad de una audiencia única.

9.29 por ciento Procedimientos de tutela de vulneración de derechos fundamentales. Este es un procedimiento nuevo, a veces los abogados no se atreven mucho a interponer este tipo de acciones que aplican directamente la constitución

Reclamos de multas y prácticas antisindicales. En materia sindical no tenemos ninguna lección que darle a ningún país.

Los juicios que terminan por un acuerdo entre las partes (color azul)

Conciliaciones o acuerdos fuera del tribunal (morada), pero que también el tribunal pudo haber tenido algún tipo de intervención a través de la audiencia preparatoria

Entre estos dos conceptos, se concluye que la mitad de las causas que ingresan salen por una vía alternativa, una vía de conciliación, una vía de acuerdo transaccional.

La parte roja que es más o menos un 33 y tantos por ciento son sentencias

Las otras son otras causas de término que nadie las reclamó o se declara alguna prescripción y queda la causa hasta ahí para la caducidad.

En una audiencia preparatoria la mitad va a juicio, la otra mitad o sale por una vía alternativa que es la conciliación o el avenimiento o el desistimiento porque llegan a un acuerdo extrajudicial o se dan cuenta que la demanda no tiene ningún futuro y temen ser condenados en costas, o porque hay una incompetencia o una incidencia que se acogió que pone término al juicio.

En las audiencias de juicio también se arregla mucho y esto tiene una razón, el juez llama a conciliación en la audiencia preparatoria y lo que dicen los mediadores, la gente que se dedica a esto es que es muy difícil que en una sola audiencia se pueda llegar a un acuerdo.

Pero de la audiencia preparatoria al juicio ha pasado un mes y ha tenido tiempo para pensar la propuesta que ha hecho el tribunal que si es buena, va llegar con otra apertura a la audiencia de juicio y muchas veces se concilia más en juicio que en preparatoria, además también se juega mucho a ver qué juez me tocó en el juicio.

El 57.7 por ciento son sentencias. En el monitorio hay mucho más conciliación que en la audiencia única que da lugar al reclamo, porque la cuantía es baja, porque estar litigando, el costo del abogado, muchas veces se prefiere llegar a un acuerdo. Aquí la sentencia se dicta en audiencia.

En conclusión. Esta reforma ha significado en Chile una reducción dramática de la duración de los juicios laborales en el aspecto declarativo, en la cobranza es otro cuento, vamos a ver si podemos pagar la sentencia, pero se puede pagar en la mayoría de los casos.

Hay mayor especialidad, hay una adecuada implementación y gestión, no basta solo con cambiar el proceso, tengo que apuntalarlo en instituciones, como una defensoría gratuita para la gente que pueda acceder a la justicia realmente, por los sindicatos que puedan acceder sin que tengan que incurrir en costos.

Hay también una adecuada implementación en lo monetario hubo presupuesto para salas de audiencias, para jueces, etcétera. Además hemos ganado en transparencia. Cualquiera puede entrar a ver las audiencias.

El Desafío. Hay que tener una dotación adecuada de jueces para que tengan una carga adecuada de trabajo y puedan dar respuesta.

Hay algunos problemas con la ejecución. Nosotros tenemos problemas del martillo, el sistema de embargo es muy lento.

El sistema recursivo ha sido bastante objetado por parte de los abogados de las empresas sobre todo, porque se dan cuenta que prácticamente es un procedimiento en única instancia. Se le da mucho poder al juez del grado.

Es importante tener una capacitación adecuada, es importante para la calidad de la justicia que realmente se quiere administrar, porque no solamente se quiere administrar una justicia pronta, sino también que sea de calidad.

Gracias.

 

Panel 2

Libertad y Democracia Sindical.

El voto Personal, Libre y Secreto

 

Arturo Alcalde Justiniani, Abogado Laboralista

Gracias, es un evento excepcional sobre todo por la presencia tan plural y la oportunidad en un momento en el que habíamos calculado que para este entonces ya tuviéramos el proyecto. Lamentablemente no tenemos nada y tenemos que trabajar un poco con especulaciones.

La reflexión de la jueza Paola Cecilia Díaz cuando nos hablaba que ellos durante dos años estuvieron discutiendo abiertamente con el foro, con la academia, con los abogados, construyendo de manera conjunta un diseño que después han ido implementando poco a poco. Contratsando con lo nuestro, no hemos tenido ni un día de discusión y el día que llegue con una línea de fast track en el seno del Congreso porque los tiempo ya no van a dar.

Estamos cerca de noviembre y supuestamente debemos tener todo concluido para el mes de febrero (2018), se viene diciembre, la discusión del presupuesto y nada.

Una primera reflexión es que es lamentable que estemos en estas circunstancias discutiendo no cualquier reforma, sino yo diría la gran reforma como fue anunciada en la exposición de motivos del presidente de la República. La reforma más importante de los últimos cien años que modifica la integralidad del modelo laboral, las reglas desde la contratación colectiva, en materia de huelga, en materia de derecho de asociación y, obviamente, con un impacto muy importante en el derecho individual.

Una segunda reflexión que yo los invito a compartir, es identificar la gran importancia de los derechos colectivos en nuestro país, que están prácticamente ausentes, no los conocemos, por esa razón hay muy poca participación, por esa razón las referencias y las experiencias son muy limitadas porque, como se señaló en la mañana, tenemos un conjunto de problemas como han sido los Contratos Colectivos de Protección Patronal, el control, de las organizaciones por parte del estado, de los empresarios, y toda esta gran dificultad para la titularidad y los sistemas de votación.

Todo esto fue motivo de escándalo internacional, no solamente por lo que significa en sí, sino por el impacto en el modelo de relaciones de trabajo. Nos ha llevado a ser uno de los países con los salarios más bajos del mundo. Tenemos los niveles salariales parecidos a los de Haití, por debajo de los de China y eso hoy, es motivo de discusión en la mesa del Tratado de Libre Comercio en el capítulo laboral.

Por esa razón, la comunidad internacional durante varios años empezó a poner el grito en el cielo diciendo el modelo mexicano es un mal ejemplo para la comunidad internacional. Hubo referentes concretos que sirvieron para entender este modelo que fue el 2694 que presentaron varias organizaciones mexicanas con el apoyo de organizaciones globales, que dijeron que en México todos los trabajadores, salvo excepciones son sindicatos controlados por el patrón.

Es el patrón el que escoge a su sindicato y en consecuencia lo va a defender hasta la muerte y por esta razón esas golpizas en los recuentos, porque cuando se demanda a un sindicato es al sindicato del patrón.

En segundo lugar, había una crítica al régimen del estado de derecho, esto es las juntas de conciliación, no tanto pensándolo en, los juicios individuales, sino pensándolo básicamente en los aspectos colectivos.

No era posible que un gobernador del estado decidiera una huelga, decidiera el registro de un sindicato, resolviera una titularidad, y eventualmente en casos individuales también importantes influía y daba la consigna a la junta. Eso era una crítica adicional.

Se fueron generando condiciones para esta transformación que hoy nos lleva a una legislación que, en efecto a nivel constitucional es muy atractiva en muchos sentidos, pero que hoy confirmamos con mucha preocupación que los indicios, que los elementos de información que han trascendido demuestran que no hay coincidencia entre la reforma secundaria y la reforma constitucional y hay cuando menos dos elementos que así lo demuestran:

Uno, que hay una especie de venta, una especie de concesión al sector empresarial para crear un esquema de subcontratación generalizada para abaratar aún más la mano de obra. Un esquema de alta flexibilidad unilateral que, obviamente, le va a pegar en el corazón a las relaciones de trabajo;

Dos, que el famoso organismo descentralizado, supuestamente autónomo, así lo define la constitución, hoy nos informan que va a ser tripartito, esto es, que los empresarios y los líderes sindicales van a influir a través de un órgano de gobierno llamado consejo de administración.

La Secretaría del Trabajo nos dice, no se preocupen no va a estar en la barandilla, estará allá atrás, bueno atrás donde se toman las decisiones.

Este tema integral que tiene que ver con derecho de asociación, derecho de contratación colectiva, derecho de huelga y justicia laboral, requería efectivamente un cambio en las reglas del juego que es un viejo reclamo del sindicalismo independiente, y uno de esos elementos clave era precisamente alrededor de la contratación colectiva. Cómo nacía y se desarrollaba o se moría, porque en esas tres etapas había un conjunto de vicios.

Por esa razón, la iniciativa planteó el tema secreto aunque no en los dos temas que quedaron, no lo planteó para la firma de los contratos colectivos, tampoco lo planteó como condición para el ejercicio del derecho de huelga. O sea la necesidad de que los sindicatos acreditaran su representatividad.

Esos dos elementos se construyeron en el camino y es muy interesante este proceso, porque empezó a haber discusión efectivamente en el Senado, estuvieron presentes las organizaciones, particularmente la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el maestro Héctor Barba fue una de las personas muy activas que influyeron para que hubiera una conducción distinta en esa reforma.

Cuál era la importancia del voto secreto, pues gigantesca, pero no se puede ver aislada, ni de lugar neutral, ni de padrón confiable, ni del entorno bajo las cuales se puede desempeñar, porque el voto secreto sin condiciones favorables se puede convertir en una ilusión.

El voto secreto tiene una larga historia, ahora me acordaba del caso de ITAPSA, que se vio a nivel internacional después de una golpiza que se pudo filmar, y posteriormente vino esta sensibilidad y esta famosa resolución Mercado / Villarreal y después el convencimiento a la Corte para que se convirtiera en jurisprudencia, pero no se logró que en la reforma de 2012 entrara en la ley, hubo gran resistencia para que el voto secreto, por ejemplo en la firma, hubo toda una campaña en favor del artículo 399-Bis donde se exigía que se consultara a los trabajadores y se perdió por muy pocos votos en la Cámara de Diputados.

Y ahora resulta que ya está en la Constitución y el dilema está en cómo se va a instrumentar y la preocupación que existe, hay indicios que los empresarios quieren darle vuelta al asunto argumentado que es muy pesado preguntarle a los trabajadores uno por uno que se decida por el sindicato del patrón o por el que está iniciando el procedimiento u otro sindicato. Decida también cuál es el ámbito de la negociación colectiva si al centro del trabajo o a toda la razón social, imagínense a nivel nacional, imposible.

Entonces, hay un conjunto de elementos que debemos tener claridad para poder transitar efectivamente hacia la recuperación de una institución que es clave. Porque todo tiene sentido alrededor de la contratación colectiva o yo diría alrededor de las condiciones de trabajo.

En los países desarrollados la negociación colectiva es la fuente de políticas públicas, es la fuente que tiene que ver con la vida pública del país, la transición democrática no va ser posible si no permea el mundo del trabajo. Es ahí donde la gente se forma, donde pasa 10 horas diarias, donde se controlan variables económicas fundamentales, y por esa razón un estado corporativo como el nuestro, orientado a controlar a los trabajadores, controlar la contratación colectiva, el estado se hace chico con todo el espacio de este tiempo neoliberal y las empresas se empoderan y toman control de la negociación colectiva.

Por esa razón hoy necesitamos hacer efectivamente propuestas que deben pasar por el hecho de una consulta insustituible de manera personal para que se decida si se quiere ser sindicato u otro, no a través de papeletas como pretenden algunos. Y que esa consulta a su vez sea eficiente, intervenga el organismo descentralizado y plantear las cosas en términos de los grupos que discuten el proyecto de contrato colectivo, orientarnos mucho en términos de la experiencia europea de que sean los trabajadores en las plantas los que participen más que estar en la lógica de los sindicatos.

Porque solamente a través de este proceso de participación cumple la negociación colectiva una de sus funciones esenciales que es ser un factor de discusión y concertación para el uso racional de la mano de obra.

También está el punto de vista empresarial ¿cómo podemos involucrar a la planta de trabajadores en un esquema de productividad racional? Entonces podemos ir encontrando un sentido totalmente distinto a la contratación colectiva.

El tema de la democracia y la libertad tendríamos que verlo en varias dimensiones:

  • Frente al estado que tiene que ver el control, que tiene que ver lo del organismos descentralizado, que tenemos que exigir que no sea tripartito, eso va a ser un Frankenstein, una cosa absurda. Imagínense a las empresas decidiendo a quién se le da el registro de un sindicato. Es tan absurdo como preguntarle a la CTM si quiere que se registre una empresa o no. Es como un mundo al revés.

Esto fue una concesión porque el Estado ha ido cediendo, el outsourcing es una cesión, estos criterios alrededor del voto secreto es otra cesión, por eso el Estado ha acudido al secreto porque tiene temor que se sepa, tiene temor que se participe debidamente.

Hay una dimensión interna frente a los afiliados, la clave es la transparencia y por eso hay noticias muy interesantes en términos de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública que no se hace práctica, nada la más la Junta Local de la CDMX entiendo, la Junta Federal y la Junta de San Luis Potosí han logrado avances en esta materia.

Hay un instrumento jurídico muy importante en términos de que todos los documentos, incluyendo los padrones de socios, que ya también quieren dar marcha atrás, ya traen ahí unos seminarios para ver si echan para atrás, y eso me parecería muy delicado y por eso hay que ponernos las pilas.

Por esa razón también habría una dimensión a nivel de la sociedad. La democracia y la libertad sindical es poli dimensional, no se puede ver exclusivamente en una lógica.

 

Para que podamos avanzar necesitamos tres condiciones:

  • Una buena ley, el organismo debe ser autónomo no tripartito. El procedimiento debe ser eficiente en materia colectiva.
  • Un empoderamiento. Una conciencia colectiva, que la gente lo conozca y de ahí la importancia de este tipo de eventos, discusiones para que podamos realmente permitir que las cuestiones permeen en la vida práctica, porque si no quedan en las alturas;
  • Voluntad política. Qué es lo que inhibe el cambio. Yo estoy convencido que es el régimen político. Con éste régimen autoritario que pone en el control y la subordinación un elemento clave, que tiene miedo a la gente, como lo demuestra, el que no se discuta, se le tiene miedo a la academia. Se le tiene miedo abrir la caja de Pandora.

Nos quieren mantener en el subdesarrollo. La preocupación es que se quieran reproducir los mismos vicios y esquemas aun cuando tengamos voto secreto. Necesitamos una contratación colectiva de largo aliento, esto es por rama de industria, cadena productiva. La constitución de la Ciudad de México señala que debe haber contratación colectiva de largo aliento, esto es por rama de industria, cadena productiva y se aprobó también que debe haber voto secreto para la firma y también para la terminación de los contratos colectivos, voto secreto para los delegados sindicales, no solo para los dirigentes.

Tenemos un reto frente a nosotros que es esencial, por eso es tan importante este evento, porque hay muy pocas oportunidades que podamos decirle al gobierno que tenemos una manera distinta de pensar, que necesitamos tiempo, que necesitamos abrir la discusión, que no estamos de acuerdo con un mecanismo de fast track y por esa razón hay un Observatorio Laboral que se ha ido creando.

Muchas gracias

Luis Díaz Mirón

Rector de la Escuela Libre de Derecho

Nos hace falta construir un ambiente en el área de relaciones laborales, construir y trabajar en las relaciones laborales de verdad, decentes, abiertas y trasparentes.

Hablar del voto personal libre y secreto y pedirle a un abogado que representa mayoritariamente intereses patronales no deja de ser una osadía o una contradicción o una revelación pero me ha fascinado, porque es de mis temas más importantes.

Es de los temas que hoy, nuestra reforma constitucional de febrero del 24.

La información que tenemos es que no tenemos información, pero tenemos algunas luces y con las luces en el tema que a mí se me ha otorgado es un tema central.

La Constitución fue reformada y un tema muy importante que ya se plasmó en la Constitución es el gran asunto de la libertad y democratización y representatividad del tema laboral y tema sindical.

Hoy la autoridad jurisdiccional mexicana, ya sea administrativa o la autoridad jurisdiccional que hoy tenemos que todavía son Juntas de Conciliación y Arbitraje y que si bien están en un periodo de extinción constitucional, están totalmente vivas, porque el régimen de transitoriedad a que se refiere la reforma está más que vigente, y a como están las cosas de la no reforma secundaria tendremos un régimen paralelo, indudablemente, y vamos a prepararnos para ello.

Por lo que quedó en la constitución para efectos de la representatividad sindical que se relaciona mucho con el tema del voto es más que vital.

Hablemos del voto. Técnicamente hablando es una manifestación unilateral que tenemos cada uno de los ciudadanos en distintas áreas y en distintas competencias para manifestarnos acerca de algo.

El magistrado diría está siendo muy generalista, sí porque estamos hablando de un voto general.

Es, obviamente, un derecho humano, sagrado, es un viejo anhelo que los mexicanos reclamamos mucho y que hoy en materia laboral es realidad.

No fue fácil hacerlo realidad, porque viene de mucha lucha y seguramente Arturo Alcalde y el Capitán de ASPA nos van a compartir con la vida sindical de sindicatos serios, cómo es ese tipo de voto.

Ejemplos de voto libre, secreto en la vieja época esto era un arma letal en un recuento, en donde yo me paraba. Teóricamente voto secreto porque en el proceso había personas amedrentaban a los trabajadores para incidir en el resultado.

Fui testigo como abogado patronal de muchos recuentos calavericos, inhóspitos, donde los abogados patronales básicamente y los gerentes nos encerrábamos en un closet, porque no podíamos salir, porque los líderes, pseudolíderes o golpealíderes, como les quieran llamar, no los dejaban salir. Obviamente habían suspendido el recuento porque no había garantía para el desarrollo de dicho recuento.

Tuvo que venir una lucha muy fuerte. Tuvimos que enfrentar los mexicanos la vergüenza que los asuntos colectivos no nada más llegaran a tribunales locales sino a tribunales internacionales.

Pero tuvimos también que reconocer hoy la bondad del Poder Judicial que en ese entonces ya en la famosa ejecutoria Mercado, con motivo de los asuntos de los mineros cambió la historia en cuanto al tema de la secrecía la confidencialidad, el orden, la disciplina, el lugar, la seguridad, los documentos previos, las listas previas y no las sorpresas.

Y eso, obviamente, ha ayudado con mucho para que en la práctica las cosas hayan mejorado.

Pero fíjense lo que es la vida y lo que es la presión corporativa tan grande del artículo 931 de nuestra ley (Federal del Trabajo) que es la que regula el manejo del voto, del recuento. En la magnífica reforma del 2012 que tuvo que ver mucho con el voto personal, libre y secreto.

Cómo en el Congreso funcionan las cosas en el sentido de que un grupo conservador no quería transparentar que el voto libre y secreto quede como debe ser. Tomaron disposiciones del derecho electoral, para llevarlas al derecho laboral mexicano en forma espléndida y ahí empezó a cambiar la historia, porque ahí también el movimiento sindical empezó a tener distintas prácticas. De prácticas corporativas pasivas a prácticas activas, en sindicatos a corporativos o en sindicatos autónomos o independientes o como les quieran llamar.

Hoy hay un gran despertar. Ese es el punto clave que nos debe convocar amigos. El despertar a unas relaciones laborales decentes como dice la OIT, transparentes, abiertas, libres.

Obviamente los trabajadores y aquí hay muchos dirigentes sindicales que pueden explicar esto con mayor vehemencia que su servidor.

A los trabajadores no les interesa andarse cambiando de cachucha cada 24 horas, a los trabajadores les interesa que su sindicato trabaje y, obviamente, desde la base sindical democrática, los trabajadores quieren un sindicato activo, que vengan las cosas desde abajo, que sigan y empiecen trabajando en forma correcta desde abajo. Necesitamos cambiar esa mentalidad.

Y, amigos, nos la da, Hoy el hecho mismo que diga hoy la Constitución que para depositar un contrato colectivo, tú sindicato, requieres acreditar la representatividad, eso ya es mucho de no tener nada.

Obviamente muchos de los contratos pasivos, bien o mal llamados de protección (patronal) que es válida la estadística de Alfonso Bouzas, el 90 – 10, el 80 – 20.

Lamentablemente la cantidad de contratos colectivos pasivos que tenemos y todavía peor que se los revele un abogado patronal o que lo confiese un abogado patronal, está cañ+ón eso.

Por eso para mí la reforma constitucional del 17 de febrero (2017) obviamente yo no quiero que se quede ahí y estoy trabajando en la medida de mis posibilidades hoy también desde la academia, desde la Libre para crear foros parecidos a estos, en donde tengamos voces de todo tipo que alimenten el mejor documento, la mejor reforma, no en lo oscurito, vamos a la libertad, a la apertura, las cosas hay que transparentarlas y más, las relaciones laborales.

Es lo que México necesita. En las sesiones ordinarias del TLC, los americanos y canadienses invitaron en dos ocasiones a los líderes sindicales de sus respectivos países, y mis líderes mexicanos representativos, no los charros, los representativos no fueron convocados curiosamente. Y yo lo que digo es convócalos gobierno para que el líder mexicano le diga a su contraparte, no me califiques en función de mi salario mínimo que ya de pos si es muy bajo.

Pero un piloto comandante de Aeroméxico, o de Interjet o de quien me pongan. Un piloto de ese nivel y con esa cultura y representatividad gana el equivalente a un piloto de United y de Air Canada.

El ejecutivo que dirige IBM Canadá, gana el equivalente de su colega de IBM México, y del que dirige IBM Nueva York.

Yo abogado cobro lo mismo que el de Nuevo Laredo, Houston y el de Vancouver a empresas de ese nivel que son las empresas que están sentándose en el TLC. Porque también hago mucho trabajo gratuito y barato para mis empresas y mini empresas mexicanas que son las más. Por supuesto que lo hacemos. Pero cuando vienen las empresas grandes, les cobro a Air Canada y United los voy a cobrar lo que mi colega en Atlanta les cobra, porque no tengo porque cobrar menos, porque mi trabajo lo vale.

Y en eso también, amigos, en la negociación del TLC hemos fallado un poco porque la venta que hemos hecho es una venta muy mala, piensan allá que todo mundo ganamos tres pesos y no es cierto. Sí estamos en una economía pobre, sí comparativamente hablando, pero mal no nos va.

Vamos a trabajar obviamente en el tema del voto libre, personal y secreto.

Esa famosa ejecutoria de Hécot Mercado y mi amiga Alam Rubi, chéquenla Tésis 13T184L en materia laboral el número de registro 169584. Las juntas de conciliación y arbitraje la usan todos los días cuando hay recuento, porque el Poder Judicial la ha deglosado en diversas ejecutorias posteriores para que en las juntas desahoguen el recuento, el voto.

Ahora el voto no solo se dan en un recuento, el voto se da en asambleas, el voto lo damos todos los días.

Hay voto en asambleas, hay voto en las fábricas todos los días. Obviamente cuando ustedes analizan nuestra ley con motivo de la reforma del 2012, el tema del voto secreto fue muy tibio porque en la Cámara no pasó como venía la iniciativa, con voto libre, personal y secreto en todos los niveles.

No aquí se maneja un poco confundido el voto directo, indirecto, abierto, cerrado, en fin. Yo entiendo que la misma corte, el mismo movimiento sindical mexicano tiene el antes y el hoy.

No podía yo pensar que este tipo de asuntos llegaran a la corte, en la vieja época, cuando un ministro, el Ministro Calleja, EPD Juan Moisés Calleja? era líder y abogado de la CTM, entonces no se podía hablar de voto libre, personal y secreto ahí. En esas sesiones se operaba el viejo estilo de la democracia mexicana de los años 40, 50, 60, 70. Cuál voto?

Señores tenemos que trabajar por y para esas sorpresas.

Vamos por relaciones abiertas y no simuladas.

Queremos auténticos dirigentes sindicales y no líderes charros o empresas que también quieren controlar a sus líderes.

El resultado de las buenas prácticas en relaciones laborales, que es todo un proceso, implica un clima laboral mejor, implica libertad absoluta, implica para el patrón mayor productividad, curiosamente, y menores juicios, cuando tienes un garante de tu gente que hace muy bien el trabajo.

Eso es a donde tenemos que apostar amigos.

Gracias

Mario Alberto González Aguilera

Secretario General de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA)

Cómo hacer las cosas de una manera distinta? Este tipo de eventos que se hacen de manera conjunta con la UNAM, con la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la CDMX y la Fundación Friedch Ebert, son importantes para el sindicalismo porque lo que nos vamos a llevar todos de aquí es el pensamiento creativo y cómo lo podemos mejorar en nuestras organizaciones.

Yo quisiera hablarles lo que hacemos los sindicatos, en particular los sindicatos de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA).

En el tema del voto personal, libre y secreto es algo que para nosotros en el sindicato no es ninguna novedad, afortunadamente es algo que lo practicamos todos los días. Y quí es el punto que quiero compartir.

Venimos a reuniones como esta y exigimos el voto personal, libre y secreto, pero a veces lo hacemos con cierta incongruencia. Lo exigimos hacia afuera, pero adentro de nuestras organizaciones no lo hacemos y hemos visto que hay muchos sindicatos en éste país, la estadística dice que el 95 por ciento, de los sindicatos de éste país son sindicatos de protección patronal. Y aun así, dentro del otro cinco por ciento tenemos que seguir practicando la democracia, el voto libre, el voto secreto, pero hacerlo con congruencia, lo que exigimos afuera tenemos que empezar por practicarlo adentro.

Partiendo de éstas ideas. Qué hacemos en ASPA de México? En ASPA de México llevamos elecciones cada año, nuestro comité ejecutivo se divide por tercios, cada año hay elecciones por tercios de tal suerte que al cabo de tres años se renovó el comité ejecutivo.

Lo hacemos de una manera muy sencilla, con boletas, abrimos un espacio entre los meses de enero y febrero, para campañas y votación, y de manera secreta cada piloto va depositando en cédulas totalmente transparentes, nada que lleven folio para ver qué vota cada piloto.

Hemos tenido casos en que por un voto ha ganado un candidato y eso se respeta. Lo llevamos más allá, lo llevamos al quehacer diario, cada ocho días tenemos nuestras juntas de comité ejecutivo con derecho a vos y voto, y ahí también las decisiones en ocasiones salen por unanimidad, en ocasiones por mayoría y en ocasiones son rechazadas.

A nuestras asambleas generales hemos llevado como comité ejecutivo algunas iniciativas que en opinión de la asamblea general no es conveniente y nos han rechazado los temas. Esa es la democracia, respetar, respetar la voluntad en este caso de los pilotos, pero respetar la voluntad de la gente y no pasa nada.

Hoy sí puedo decirlo con mucho orgullo que ASPA practica ese tipo de democracia y hemos sobrevivido durante 59 años. El próximo 4 de agosto cumpliremos 60 años en democracia, y lo que quiero transmitirles es que sí se puede.

En ASPA de México tenemos muy clara la premisa. Si queremos tener un sindicato fuerte requerimos empresas fuertes. No coincidimos empresas fuertes con sindicatos débiles, eso no puede existir.

Y en ocasiones hemos tenido que ceder algunas condiciones de trabajo por la naturaleza muy propia de la aviación. Que si la influenza en el 2008, que si las torres gemelas en Estados Unidos, o una guerra, eso provoca que la gente deje de volar y entonces hacemos negociaciones con nuestros empresarios, precisamente, para pensar en el largo plazo y conservar la fuente de empleo.

Las empresas que más han prevalecido en el mercado, hablando de líneas de aviación, son aquellas que tienen o han tenido contrato colectivo con ASPA de México.

Sí se puede combinar empresas con sindicatos democráticos.

Yo no soy tan optimista en el tema de la reforma laboral, porque una de las cosas y esto lo escuche en la OIT en Ginebra, que más empujaba para esos temas fue la UNT, se logra porque venía el Acuerdo Transpacíco TPP, pero ya se cayó, al menos Trump ya no lo va a seguir impulsando y ahorita existe un riesgo muy grande.

La AFL-CIO que es la central obrera más importante de los Estados Unidos que agrupa a más de 12 millones de trabajadores, 53 de los sindicatos más importantes como maestros, acereros, pilotos, bomberos, etcétera, los más representativos están en este central. Nos invitó a participar en una convención. Es importante estar ahí e intercambiar ideas con ellos.

El tema que está asociado con todo esto que estamos viendo es el TLC que está pendiente de un hilo porque en la perspectiva del premio Nobel de Economía Paul Robin Krugman, lo acaba decir hace unos días acá en la Ciudad de México, si Donald Trump no tuvo ningún empacho en modificar el Obama Care afectando a millones de norteamericanos, afectando millones de dólares de la economía norteamericana para echar para abajo un tema como el Obama Care, ustedes creen que se va a detener ante los mexicanos?

Si para las conveniencias de los Estados Unidos el TLC ya no es importante lo van a echar para atrás a pesar de la afectación que va a ver en Estados Unidos, la Cámara de Comercio de los Estado Unido ha dicho que habría 14 millones de empleos afectados por la salida del TLC. Y afectaría a Canadá, y afectaría muy gravemente a México.

Decía Paul Robin Krugman, la pregunta no es si nos va a ir bien o si nos va a ir mal, la pregunta va a ser si nos va a ir mal o nos va a ir peor. Que vamos a sobrevivir, claro que lo vamos a sobrevivir.

Qué ha pasado en los últimos días? Aventaron el tema del TLC para el 2018, creo que es una buena noticia, pero para 2018 de alguna manera pone en la congeladora este tema de las reformas secundarias. Es mi perspectiva, es lo que se está viendo.

Es muy importante tener observadores. Se aprovechó la oportunidad de firmar un convenio de colaboración de la UNT con la AFL-CIO, y uno de los puntos que ahí tratamos, era precisamente eso, la observancia de que se cumpliera con la reforma laboral.

Al término de la firma del convenio estaba ahí presente Guy Rayder que es el director general de la OIT y personalmente y mi compañero Francisco Hernández Juárez, le pedimos que la OIT se mantuviera como observador de que se cumpliera con lo que se había comprometido el mismo gobierno mexicano.

El mayor enemigo para que se lleve a cabo esta reforma laboral son los empresarios, porque como ya lo dijo Arturo Alcalde no les conviene que se modifique el statu quo, para ellos es muy fácil mover las voluntades de los líderes sindicales de los sindicatos de protección patronal, y hacen una pinza entre ese tipo de sindicatos y los empresarios y empiezan a mover al gobierno para que modifique las cosas.

Entonces, nuestro principal enemigo no es el gobierno, son los mismos empresarios, porque los empresarios nos han vendido la idea de que no pueden existir empresas exitosas con sindicatos democráticos. La prueba de ello son los sindicatos como el nuestro (ASPA) como telefonistas, la empresa más fuerte en teléfonos de América, Teléfonos de México, América Móvil, donde está el hombre más rico del mundo, tiene un sindicato democrático un sindicato que lucha por las condiciones de sus trabajadores.

Sí se puede. Pero nos han querido vender mucho eso, la idea de que no se puede.

Hablaban sobre el tema de la brecha salarial que es un tema del TLC. No, un piloto mexicana no gana lo mismo que un piloto norteamericano. Ustedes lo leyeron en la prensa Delta Airlines, compró el 49 por ciento de la empresa Aeroméxico, lo compra porque ve que aquí hay negocio. La preocupación mayor de nuestros compañeros pilotos del sindicato de Delta es que los pilotos de Aeroméxico nos convirtamos en pilotos maquiladores, porque nosotros cobramos la mitad de lo que ellos cobran.

Delta sí puede venir a invertir en México, Colombia, Brasil, trae directores, pero cuando decimos hagamos un sindicato binacional donde se mantengan los mismos derechos que tiene el piloto norteamericano, no, eso no se puede.

Nos han hecho creer que eso no se puede. Y algunos líderes sindicales en su coto de poder dicen cómo voy a soltar mi área de poder, de influencia, cuando de éste vivo.

Debemos tener mucha congruencia con lo que exigimos afuera, lo que le exigimos al gobierno, lo que acabo de señalar de los empresarios y lo que hacemos adentro en nuestras organizaciones.

Sí se pueden tener sindicatos democráticos donde se ejerza el voto libre, secreto y tener empresas exitosas.

Gracias

 

Pregunta y respuestas

 

Arturo Alcalde, ante la pregunta qué hacer?

Exigir que esta reforma se habrá a la discusión, tanto la reforma constitucional como la reforma secundaria

Continuar con la reflexión este sindicalismo necesita tener una visión estratégica, tener una contratación colectiva por rama de industria y cadena productiva, porque si no, no es posible que haya un sindicalismo de a de veras en la medida en que competimos unos contra otros a ver quién cobra menos, con estos sindicatitos y contratitos colectivos, la propia Ford tiene un contrato colectivo en Hermosillo, otro en Chihuahua y otro en Cuautitlán

Transitar a la unidad de los sindicatos

 

CIERRE

 

Hans Mateu

Representante de la Fundación Friedrich Ebert en México

Me gustaría hacer algunas observaciones a los comentarios y preguntas que se han hecho, porque parece que esclarecen el objetivo de esta iniciativa de aprovechar las reformas constitucionales para también una reforma de la legislación secundaria para fortalecer el sindicalismo democrático en México.

En Alemania hay muchas cosas malas, quién ha seguido las noticias saben que en Alemania la derecha está avanzando, pero Alemania a mi ver tiene el mejor sistema sindical del mundo.

Tiene a los sindicatos más fuertes del mundo los trabajadores en la manufactura y en la mayoría de los servicios con los salarios más altos del mundo, más altos que en Estados Unidos, pero con la mayor productividad por ejemplo en el sector manufacturero.

Por qué lo tiene?

Primero. Tiene sindicatos democráticos es decir los dirigentes sindicales se eligen en votaciones libres y secretas.

Segundo. La organización sindical está basada en ramas de industria. Hoy con una concentración que la central sindical alemana concentra diez sindicatos de rama, las ramas a su vez incluyen varias ramas, por ejemplo el sindicato más poderoso de la industria química del mundo el IGBCE también tiene la minería, parte de la electricidad, etcétera, y es el sindicato con el mayor número de trabajadores manufactureros e industriales con los mayores salarios del mundo.

La IG Metal alemana que organiza hoy en día no solo la rama metalúrgica, sino también varias ramas conexas, con más de dos millones de trabajadores organizados, es probablemente el sindicato más poderos del mundo, sus salarios son más bajos que los químicos, pero imaginen lo siguiente:

La IG Metal tiene una caja de financia huelgas, porque en Alemania son los sindicatos los que financian las huelgas, pagan a los trabajadores que participan en la huelga, que son sus miembros, no a los que no son miembros, les pagan el 60 o 70 por ciento del salario que pierden por la huelga.

Y para eso necesitan dinero y la IG Metal tiene una caja de huelga de más de mil millones de euros para financiar sus huelgas. Esto significa que puede sostener una huelga de 4, 5, 6, 8 meses. Quién es el empresario que quiere perder sus ingresos por hasta ocho meses que lo puede llevar a la bancarrota.

Por eso negocian y esto resulta no solamente en buenos salarios sino también buenas condiciones sociales, beneficios, formación profesional, etcétera. Estos son sindicatos fuertes.

Estos mismos sindicatos, en las pasadas dos décadas han perdido miembros porque hay cambios tecnológicos que tienen el resultado de la fragmentación de las empresas, del empleo y que cambia también la demanda de trabajadores altamente calificados y aumenta la demanda para trabajadores poco calificados que son menos productivos. Lógicamente ganan menos y además se organizan menos y si a esto se adiciona la práctica del outsourcing, es lógico que el poder negociador de los sindicatos está disminuyendo.

Pero para sus miembros, los sindicatos alemanes han logrado mantener su poder de compra.

Ahí entra el tema del capital, el capital manda, y si es así el capital está increíblemente estúpido, porque el capital no gana con trabajadores pobres, porque los trabajadores compran sus productos. Claro que hay ricos que compran ciertos productos, pero la demanda de los ricos es solamente importante para algunas empresas que producen los productos de lujo para los ricos.

Para la gran mayoría del consumo que es la mayor parte del PIB, lo que es importante es el ingreso popular, el ingreso de los trabajadores, y por eso, el desarrollo de un país está íntimamente vinculado con el nivel de salarios y la demanda de productos y servicios.

Y, lo más alto de salarios, lo más alto de esa demanda, más ganan los empresarios. Entonces, si quieren reducir sus salarios tiene que ser muy estúpidos.

Karl Marx ha dicho también muchas cosas estúpidas, pero ha dicho una cosa importante, la lógica individual del capitalista lo fuerza a reducir los salarios, la lógica colectiva del capitalismo, sino serían tan estúpidos, es aumentar los salarios y aumentar la productividad porque con esto tiene más ganancias.

Entonces, si no les dan el salario que merecen, por favor digan a sus jefes, a los propietarios de sus empresas que pensar que el problema es que en mi experiencia los empresarios saben sobre sus productos, saben sobre sus empresas y en la mayoría de los casos, no siempre, saben sobre sus mercados.

Hay dos cosas que no entienden mucho. La primera es economía, por eso no entienden que aumentar salarios y productividad es bueno para ellos, porque no piensan en el agregado, piensan en su empresa en la lógica individual y también entienden mucho de política y todavía entienden menos sobre economía internacional.

México ha cambiado su estrategia de desarrollo de un modelo cerrado de sustitución de importaciones a un modelo abierto de libre comercio, sobre todo con los Estados Unidos. Lo que infelizmente México no ha entendido. Si uno quiere competir en el mundo, lo que necesita es invertir como loco, primero en capital humano, pero las escuelas en México tienen el efecto de mantener a los mexicanos pobres y estúpidos, fracaso total. Tienen que invertir en infraestructura, porque sin infraestructura los costos de comercialización, de información etcétera son altos y con altos costos no se puede competir;

Segundo depende de informaciones de otros; y

Tercero, hay que invertir en innovación en desarrollo en ciencia y tecnología, etcétera.

México gasta, el señor Meade dice, el uno por ciento del PIB, pero la mayoría son gastos clientelares para sus profesores preferidos el resto no tiene ningún impacto.

Corea del Sur gasta 4 por ciento de su PIB en ciencia y tecnología.

Lo mejor que los sindicatos pueden hacer y deben hacer es educar a sus empresarios explicarles cómo funciona el mundo y forzarlos para que apoyen una alianza de política industrial para México que aumente productividad, inversiones, capital humano, infraestructura y en ciencia y tecnología, y muy importante, porque la mayoría de los gastos en universidad va a profesiones que no producen nada, solamente gastan.

En México la participación de los ingenieros en las universidades es baja y su calidad es muy baja.

Hay una buena formación de buena calidad? No que yo sepa, pero es indispensable para un país que quiere competir en el mundo, entonces ustedes tienen que educar a sus empresarios, porque los empresarios siguen su lógica individual y no entienden de que cuando se aumenta la productividad, el conocimiento, las capacidades y los salarios y los trabajadores son más competitivos y sus ganancias van a aumentar.

Pero ahí entra un problema y entra lo que se ha discutido. La autonomía sindical es compatible con el voto secreto y democrático obligatorio interno? Una pregunta que me sorprendió mucho, porque sin voto libre secreto, garantizado los trabajadores miembros de un sindicato, un sindicato no tiene autonomía, es una dictadura de funcionarios que en su mayoría entran en coaliciones y en alianzas corruptas con los dueños de sus empresas para, conjuntamente, explotar a sus trabajadores.

Y, entonces, los trabajadores tienen que luchar para acabar con estas relaciones y con estos sindicatos que no tienen elecciones libres y secretas, donde no pueden seleccionar a sus líderes y no pueden cambiar a sus líderes.

Lo importante que quiero decir es:

Sindicatos autónomos solamente con democracia interna, porque solamente cuando hay democracia interna los miembros de los sindicatos pueden decidir quiénes son sus líderes, cuáles son sus estrategias de negociación y cuáles son sus demandas a los empresarios.

Estas me parecen algunas observaciones fundamentales y entonces las reformas son del interés de los trabajadores y de los empresarios, para que se puedan transformar en empresarios inteligentes en vez de ser estúpidos.

 

Lectura del posicionamiento del Observatorio Laboral

Dr. Alfonso Bouzas Ortiz

El Observatorio laboral tiene que ver con la opacidad ante la falta de información

Con la idea de transparentar hasta donde podamos:

 

Maestro Jesús Alfonso Navarrete Prida

Secretario del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal.

Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión.

Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión.

Con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Convenio 144 de la Organización Internacional del Trabajo y el artículo 2º de la Ley Federal del Trabajo, nos dirigimos a ustedes planteando lo siguiente.

Es del dominio público -y un informe empresarial nos lo confirmó-, que el sector empresarial y la STyPS, tienen consensuados los principales ejes de la reforma reglamentaria de la LFT.

El OBSERVATORIO LABORAL que se integra por abogados postulantes, representaciones sindicales independientes, académicos especialistas en la temática, organizaciones sociales vinculadas con el tema y estudiantes con inclinación temática por el Derecho Laboral, nos pronunciamos en los siguientes términos:

1.- Emplazar a un debate abierto, público y transparente para elaborar la importante iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo a que hacemos mención. Hasta ahora se ha elaborado en secreto con algunos abogados empresariales excluyendo al sindicalismo democrático, la academia, el foro de abogados y la sociedad en general.

2.- Exigir que la reforma sea congruente con la más importante reforma constitucional que se ha hecho al artículo 123 de la Carta Magna. La información disponible nos indica que se construye en contra de sus principios.

3.- Demandar al Poder Legislativo y a cada uno de los grupos parlamentarios que lo integran, facilitar que sea del conocimiento de todos los sectores sociales, para que en un amplio y plural debate se enriquezca.

4.- Rechazar que en la iniciativa referida se incorpore la tercerización (outsourcing) del interés patronal, quitando los límites establecidos en la reforma laboral de 2012 en el artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, tema que además de no ser materia de la reforma constitucional que ahora se reglamenta, va en contra de ella y afecta de modo especial a las trabajadoras.

5.- Expresar que el tripartismo no tiene cabida en un organismo autónomo como el creado por el Poder Legislativo para el registro de sindicatos y contratos colectivos. Permitir la intromisión patronal y del sindicalismo oficial en este órgano es contrario a su naturaleza y una regresión.

6.- Por ser también materia de la reforma constitucional, exigimos que la reforma a la Ley Federal del Trabajo, garantice voto secreto y auténtico, no simulaciones, especialmente antes de la firma de un contrato colectivo fuente de los contratos de protección. Es esencial legitimar los contratos ya firmados a espaldas de los trabajadores, mediante la consulta.

7.- Demandamos de la Cámara de Senadores, la inmediata ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo con el fin de impulsar una negociación colectiva decente y responsable para beneficio de los factores productivos y de la sociedad. A su vez, le exigimos que deseche una iniciativa presentada el 23 de agosto pasado por el senador Isaías González Cuevas, Secretario General de la CROC, la cual se encuentra ya en Comisiones del Senado, por tratarse de una contrarreforma laboral contraría los principios de la justicia social.

ORGANIZACIONES SINDICALES.

Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, Frente Auténtico del Trabajo, Sindicato de Trabajadores de CONACYT, Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, Sindicato de Trabajadores de la Jornada, Sindicato de Trabajadores de METLIFE, Sindicato de Trabajadores del Instituto de Vivienda de la Ciudad de México, Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Secretaría de Cultura, Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Sindicato Único de Trabajadores Docentes del CONALEP, Sindicato Único Nacional de Trabajadores de BANOBRAS, Alianza de Tranviarios de la Ciudad de México, Unión Nacional de Técnicos y Petroleros, Sindicato de Trabajadores de Casas Comerciales, Oficinas y Expendios, Similares y Conexos del Distrito Federal, D-III- 192 Bibliotecas Zona Norte, D-III-20 Bibliotecas Zona Sur, Red de Trabajadores de la Educación SNTE, Sección 11 de Investigadores del INBAL del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, Sindicato de Trabajadores Unidos de Honda México, Sección 11 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Sindicato de Trabajadores Administrativos y de Intendencia de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, Sindicato de Trabajadores del Inca Rural A.C., Sindicato de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal, Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional para el Desarrollo de Capacidades del Sector Rural, Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Secretaría de Cultura, Sindicato Nacional Único y Democrático de los Trabajadores de BANCOMEXT, Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Sindicato Único de Trabajadores Docentes del CONALEP, Sindicato Único del Centro de Investigaciones y Estudios, Superiores en Antropología Social, Sindicato Único Nacional de Trabajadores de BANOBRAS, Sindicato Único Nacional de Trabajadores de Nacional Financiera, Sindicato Unitario de Trabajadores del Instituto Nacional de Astrofísica , Óptica y Electrónica, Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas del Petróleo.

ORGANIZACIONES SOCIALES.

IndustriALL Global Union, Instituto de Estudios Obreros Rafael Galván, A. C, Red de Mujeres Sindicalistas, Red de Solidaridad de la Maquila, Colectivo de Sindicatos de Educación y Cultura. Centro de Apoyo al Trabajador, A.C., Colectivo Obreras Insumisas Tehuacán, Colectivo Raíz de Aguascalientes, Comité Fronterizo de Obreros, Coahuila, Inclusión y Capacidad de Liderazgo, A.C.

PERSONAS.

Alcalde Justiniani Arturo, Álvaro Nájera Ivet, Ávila González Marcos Alberto , Avilés Hernández Oliva, Barba García Héctor, Bouzas Ortíz Alfonso, Calderón Hernández Gerardo, Córdova Montejo Angélica, De Buen Unna Carlos, Díaz Mirón Luis, Díaz Sandra Ivonne, Enríquez Marín María Andrea, Escobar Aguilar Manuel, Escobar Rosales Itzel Sharai, Escobar Toledo Saúl, Evaristo López Guadalupe, Fernández Allende Emilio, Flores Salmerón Moisés, Flores Téllez Tomás, Gaona Macías Manuel, García José Antonio, Gómez Valero José Juan, Gómez Vences Isaías, González Mejía Guillermo, Guevara Arzate Emilio, Hernández Cervantes Aleida, Hernández Ochoa Maricela, Hernández Rojo Wendy, Jiménez Velasco Gabino, Jiménez Real Adriana, Juan Pineda Patricia, Juárez Natalia, Larios Díaz Enrique, López Ángeles Alejandro, López García Ángeles, López Garduño Yanira, López Gutiérrez Aura, López Macedo Javier, López Pacheco María Elena, Mendoza María Laura, Montero Muñoz Odette, Morales Maya María, Morales Villegas Nancy, Narcia Tobar Eugenio, Nieto Carrizal María Guadalupe, Ochoa Ortíz Guadalupe, Olivares Pérez Adrián, Olvera Briseño Rodrigo, Olvera Mendieta María del Pilar, Ortíz Rodríguez Liborio, Ortuño Hernández Felipe, Pérez Montijo Irma Ivonne, Plaza García Ariadna, Prado Ortíz Elizabeth, Quintero Martínez Gloria, Ramírez Huitron Ana Laura, Ramírez Moreno Manuel, Ramírez Osorio Alan Oscar, Rebollo Hernández Antonio, Reyes Gaytán Germán, Rodríguez Vera Luis Fernando, Romero Barrientos María, Romero Villanueva Leticia, Rubio González Oscar, Rueda Pérez Raúl, Ruíz Martínez Cuauhtémoc, Salazar Aguilar Luz, Salgado Luna Miguel Ángel, Vega Buzanza Luis, Velasco Nair, Velázquez González Leonel, Vilchis Quezada Adriana, Zúñiga Sarteliz Renata.

 

Panel 3

El Nuevo organismo descentralizado para el registro de sindicatos, contratos colectivos y conciliación

Héctor Barba

¿Cómo debiera constituirse y funcionar el nuevo organismo de registro público de sindicatos, contratos colectivos de trabajo y conciliación en materia federal?

Es factible, inviable o no, el que se pueda materializar esta reforma constitucional que como bien se ha dicho es la más importante en el mundo del trabajo desde que tenemos Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917 a la fecha.

Entonces, la pregunta es ¿es viable o no es viable? Yo estoy convencido también que si es viable pero las cosas para que sean viables en jun sistema tan complicado como el que vivimos en el país no se cumplen.

Es decir, las leyes no se cumplen solas, hay que impulsar su cumplimiento y para impulsar su cumplimiento bien sabemos que los interesados, el pueblo mexicano, debe movilizarse, debe concientizarse y debe, desde luego ejercer sus derechos para que esto pueda acontecer así.

En estas condiciones, yo creo que el marco constitucional que se ha modificado, no coincido con la teoría que una Constitución solamente refleja la realidad debiente, no, una Constitución para que sea una Constitución progresista requiere también proyecto social y el proyecto social no se cumple de un día para otro, tiene que elaborarse y tiene que procesarse para que acontezca, así ha sido la historia del progreso en todos los países, con sus avances y sus retrocesos.

De manera que considero que todos los que creemos en la justicia social estamos obligados a impulsar esta reforma porque puede cambiar el mundo del trabajo.

Y, un cambio en el mundo del trabajo, democratizándolo puede ser la clave, puede ser la llave de un progreso nacional con justicia social que todos necesitamos para vivir de una manera decorosa y en paz social.

Dicho esto me referiré al nuevo organismo de registro de contratos colectivos y sindicatos y de conciliación que está contemplado ya como una realidad constitucional y que hace falta, desde luego, echar a caminar mediante reglamentación tanto en su constitución como su funcionamiento.

El orden federal le corresponderá a este organismo descentralizado la conciliación. Refiriéndome a la conciliación según está mandatado en la Constitución ésta se refiere solamente a la conciliación en los asuntos individuales.

Por qué no puede referirse a la conciliación en los asuntos colectivos? Porque el motivo de la reforma fue darle viabilidad a las autoridades jurisdiccionales en materia de trabajo y poder abatir el enorme rezago que existe actualmente que son las juntas federal y locales de conciliación y arbitraje.

Resulta que éste rezago se da principalmente en los asuntos de carácter individual y no así en los colectivos, en dónde como bien lo hemos escuchado, asuntos colectivos prácticamente son muy pocos en todo el país, no los hay porque hay muy pocos sindicatos reales y hay muy pocos contratos colectivos operativos, la mayoría son de protección.

Para que éste organismo descentralizado pueda cumplir su función se requiere que pueda realizar funciones primordiales que son realizar válidamente las consultas a ,los trabajadores mediante voto libre, personal y secreto, para dos de los eventos que les corresponderá atender: las elecciones de las directivas sindicales y; la aceptación o rechazo de la aceptación y firma del contrato colectivo nuevo destinado a aplicarse en sus actividades individuales y colectivas ante el patrón, para su correspondiente registro.

La reforma constitucional aborda un cambio en el sistema de la huelga, en donde se requiere que para emplazar a huelga por firma de contrato colectivo, se necesite representar a los trabajadores, y la clave está en la propia reforma constitucional.

Aquel sindicato que los trabajadores elijan mediante voto personal, libre y secreto, será el legitimado para emplazar a huelga si el patrón se niega a firmar el contrato colectivo, como todos sabemos.

¿Cómo debe estructurarse éste organismo público? Principalmente como un organismo descentralizado que contará con personalidad jurídica y patrimonio propio, plena autonomía técnica, esto es muy importante, operativa, presupuestaria, decisiones de gestión y se regirá por los principios de certeza, independencia, legalidad, imparcialidad, confiabilidad, eficacia, objetividad y profesionalismo, como dice la Constitución.

Y, obviamente si en este organismo se replicase el sistema tripartita eso daría al traste con la reforma constitucional, porque entonces es bien sabido, hay un principio universal de derecho que dice que en un conflicto jurídico no se puede ser juez y a la vez ser parte. Eso es lo que ha acontecido con el tripartismo son jueces y son parte y por eso el enorme rezago y la enorme cantidad de actos injustos que estamos padeciendo.

Este organismo debe diseñarse desde la Ley Federal del Trabajo. En la aplicación de la justicia laboral, no se trata de aplicar normas que aplican otros tribunales de carácter federal. No, se trata de que esta autoridad registradora aplique los lineamientos de la Ley Federal del Trabajo en materia de contratación colectiva y en materia de registro de sindicatos y contratos colectivos.

Se trata de que cumpla con sus funciones constitucionales con plena autonomía, con certeza en sus resoluciones y el debido expetiz, para poder aplicar debidamente las normas legales que le toca aplicar.

Y para esto, no es posible que esta institución siga teniendo el enorme vicio de que quienes la rijan sean jueces y parte como ha ocurrido con las juntas de conciliación y arbitraje.

Este organismo debe tener un cuerpo directivo que esté constituido básicamente por todos los organismos que regulan el cumplimiento y el respeto número de:

1.- los derechos humanos;

2.- de los organismos encargados de la transparencia y la debida publicación de carácter público, con los elementos de la lucha anticorrupción.

Estos son los instrumentos que están previstos en la propia Constitución, porque debemos crear una institución no con base en organismos que afecten su estructura, sino con base en las propias instituciones.

Debemos impulsar y debemos creer que la única salvación para éste país es el funcionamiento efectivo de las instituciones, porque pareciera, compañeras y compañeros, que en éste país parece ser más inviable, porque no son las instituciones corruptas las que nos rigen, sino las corrupción institucionalizada.

Y eso hay que cambiarse sino se acciona la sociedad civil, sino nos movilizamos todos y sino exigimos el respeto a los derechos humanos fundamentales que son los que deben regir las acciones de justicia.

Cómo tendrá que constituirse? Bueno pues ya sabemos que tiene que haber una propuesta de una terna ante la Cámara de Senadores en que por medio de una mayoría calificada debe elegirse a quién de la terna encabece este organismo y para ello habrá falta también que haya movilización para que reúna los requisitos constitucionales.

Tenemos ya una muy nutrida información sobre lo que es objetable de los que está pasando con la reforma laboral. Pero también es necesario que podamos generar una propuesta de cómo debiera ser esta reforma laboral de carácter secundario.

Y para ello, en la Unión Nacional de Trabajadores muchas de sus organizaciones hemos venido trabajando en la redacción de proyectos, de iniciativas para poder acuerpar la reforma laboral secundaria.

Estyamos hablando de una infinidad de inicativas.

En materia federal tenemos que generar la reforma a la Ley Federal del Trabajo. Tenemos un anteproyecto de reforma, cuyos contenidos daremos a conocer en su oportunidad y pueden servir, como en el pasado han servido a los legisladores, proyectos que hemos generado, para que pelee también al interior de los cuerpos legislativos de las Cámaras de Diputados y de Senadores en los proyectos de reforma laboral.

Tenemos también la propuesta a lsa reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, porque los tribunales laborales que prevé la Constitución, en la propia Constitución se mandata que se conformen de acuerdo a los lineamientos que la Constitución establece.

De tal suerte que estos tribunales laborales deben ser tribunales unitarios de circuito que manejen un sistema de justicia de una sola instancia. No se vale que haya recursos en las propias juntas, porque ello retardaría los procedimientos inútilmente y denegaría la justicia; y sabemos bien que justicia que se deniega es justicia que no se imparte.

El encargo del responsable será por seis años y podrá ser relecto en una sola ocasión.

Cómo nace este instrumento extraordinario de carácter registral. Hemos de decir que esto fue creado desde hace cerca de 20 años, esta idea la generamos desde hace cerca de w0 años y justamente de organizaciones sindicales. Un grupo de sindicatos del sector automotriz, se recogió de ellos una idea fundamental de la Constitución de la República española de 1931, y en ella se estableció un registro de sindicatos y de contratos colectivos, porque la crisis de contratos colectivos de protección es un fenómeno muy nuestro, en eso somos pioneros de generar modelos corruptos que se han extendido, incluso, a otros países Latinoamérica.

Obviamente este proceso de reforma laboral tiende a ventilar el mundo del trabajo a acabar con los contratos colectivos de protección, a permitir la democracia sindical y para ello es fundamental que haya libertad sindical y contratación colectiva auténtica, y la única manera de lograrlo es que el sector corporativo que ha controlado siempre a los trabajadores dejen de hacerlo y éstos puedan ejercer de una manera libre y autónoma su libertad sindical y su derecho a la contratación colectiva.

Hemos de recordar que cuando se reforma la Constitución de 1857 y se crea la de 1917, se crearon derechos sociales de rango constitucional, pero solamente se reconoció con ese rango al derecho de sindicación y al derecho de huelga, no así al derecho de contratación colectiva.

Y con esta reforma al 123 Apartado A ya se purgó ese vicio, esa omisión que tuvo el constituyente permanente. De manera que ahora hay que darle vida mediante una reforma laboral que sea completa y que sea integral.

Esta reforma laboral en el sector federal debe ser a la Ley Federal del Trabajo, la reforma orgánica al Poder Judicial de la Federación y la creación de éste Organismo Público Descentralizado de carácter federal encargado de la conciliación y del registro de todos los sindicatos y todos los contratos colectivos de trabajo, porque lo que ha permitido la existencia de los contratos de protección es la opacidad en el mundo del trabajo.

En la gran mayoría de las juntas, hecha excepción de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México y de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, no se publican los registros de los contratos ni de los sindicatos. Y esto ya está establecido en la Ley Federal del Trabajo.

Hay dos artículos, uno en el capítulo de los sindicatos que obliga a esas publicaciones de registro de contratos y sindicato; y otro en el capítulo de la contratación colectiva que obliga también la publicación de los contratos colectivos en todo el país, pero las juntas de conciliación y arbitraje, la gran mayoría de las locales no lo han hecho.

Por qué esta omisión. Pensemos bien, porque no tiene la infraestructura para hacerlo, porque no tiene los registros regularizados. O pensemos mal, porque están metidos en el ajo de la corrupción de los contratos colectivos de protección. Habrá que averiguarlo.

Esta opacidad ha permitido los contratos de protección patronal. En 1981 cuando se reforma la parte procesal de la Ley Federal del Trabajo, se establece un cambio en el artículo 923 que señala que si hay un contrato colectivo depositado no procede el emplazamiento a huelga por firma de contrato colectivo.

Resulta que esta modificación nace con una buena intención, porque en aquel tiempo prevalecían los emplazamientos de chantaje. Había sindicatos dedicados a emplazar a huelga hasta por directorio telefónico, sin representar a ningún trabajador, con el objeto de chantajearlo y sacarles dinero. Porque la huelga puede impedirse, una vez que se emplaza, hasta que estalle. Una vez esto el patrón tiene derecho a promover el incidente de calificación de la huelga, el incidente de inexistencia de la huelga.

En la práctica significa que para que el patrón pueda defenderse de esos efectos tiene que esperar a hacerlo dentro de los tres días una vez estallada la huelga, y las juntas tardaban meses en resolver el conflicto y los, patrones para evitar ese efecto nocivo, porque los iba a reventar, se veían obligados a entregar los gastos al sindicato que los emplazaba. Los gastos era la dádiva que les daban para que retiraran el emplazamiento. Así nacieron las huelgas de protección y se modifica la Ley Federal del Trabajo en 1981, para impedir los emplazamientos de chantaje, pero por otra parte se pervierte el sistema y esos sindicatos que se dedicaba a chantajear patrones emplazando a huelga, ahora los chantajean y los utilizan vendiéndoles contratos de protección y los contratos de protección, entonces, toman carta de naturalización como la forma regular de contratación e impide la contratación colectiva auténtica. Ahí están las claves de éste asunto de la reforma laboral.

De qué estamos hablando. La gran mayoría de los contratos colectivos depositados, sobre todo en las juntas locales de conciliación y arbitraje, con algunas excepciones que hay que reconocer, son contratos colectivos de protección patronal, jamás se revisan. No sabemos cuántos son y quiénes los firmaron, porque no hay registros públicos de ellos. Y los registros son secretos.

Tenemos que cambiar el sistema y encontrar el mecanismo para acabar con los que ya están operando los falsos contratos de trabajo y para eso hay una acción que se está planteando también en el proyecto que estamos manejado, de que basta que se publique el contrato colectivo como tendrá que hacerlo el nuevo mecanismo registral, una vez publicados, los trabajadores, cinco de ellos están legitimados para promover un conflicto colectivo de nulidad de ese contrato. Y la cosa tiene que resolverse por el tribunal laboral, mediante una votación personal, libre y secreta de los trabajadores para ver si admiten ese sindicato de protección que los está esquilmando y ese contrato nulo que nada les favorece o quedan en libertad de celebrar un contrato colectivo con un sindicato auténtico y poder sanear en un proceso sucesivo este mundo del trabajo tan corrupto que nos ahoga a todos.

Gracias

José Alfonso Bouzas Ortiz

Instituto de Investigaciones Económicas de la

Universidad Nacional Autónoma de México

Instituto de registro de contratos colectivos y sindicatos, un instituto autónomo, descentralizado y que toma distancia del Poder Ejecutivo, rinde cuenta al Senado, pero se dinamiza en su hacer motu proprio.

Cuando se presentó el proyecto de reforma en 2016, por Enrique Peña Nieto, proyecto de reforma a la Constitución y a la vez proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo, por primera vez en mi vida me pronuncié en respaldo de una iniciativa presidencial.

Esa iniciativa había sido obra de nosotros durante más de 30 años, entonces era congruente con lo que veníamos haciendo de tiempo atrás.

Hace 30 años se empezaron a presentar iniciativas y proyectos de reformas de Ley Federal del Trabajo. Eran iniciativas que corrían cíclicamente, una vez pasadas las elecciones ya fueran intermedias o presidenciales no faltaba que incluso el propio PRI o PAN o los partidos de izquierda empujaran sobre la reforma, pero conforme se iba acercando el momento electoral, sacaban las manos por aquello de los costos políticos que la reforma laboral les podía generar.

Obviamente me pareció un absurdo jurídico que viniera en paquete la reforma constitucional y la reforma reglamentaria, porque la reforma reglamentaria es y solo es una vez que la reforma reglamentaria se dio. Y cuando menos había que suponer que la división de poderes implicara el que se dieran matices con la iniciativa presidencial, matices que repercutieran en la ley reglamentaria. Pero vinieron juntas y así las tomamos.

Durante estos 30 años en donde hemos participado directa e indirectamente, incluso antes de que se dieran foros, antes de que se dieran los debates oficiales ya nos motivaba entender qué pasaba en el mundo laboral, cuando de una u otra manera nos dábamos cuenta de los sindicatos y líderes sindicales y veíamos que en ningún escenario en la cotidianidad de la vida de las relaciones laborales, no se apreciaba lo que en teoría se decía.

Apreciábamos también el escenario de las “huelgas locas” así las denominaron los empresarios que partían de una hipótesis, el que tenía una toma de nota tiene una patente. Una Toma de Nota puede valer más que una casa.

El que aparece como secretario general del sindicato, peinaba el espacio geográfico que ampara su Toma de Nota, emplazando, así como dar volantes, a la firma de un contrato colectivo, que según se decía representaba a los trabajadores de ese centro de trabajo. Ni os conocía, había veces que ni trabajadores había porque eran empresas familiares,

Una vez emplazados y obligados a ir a la audiencia de conciliación, buscan terminar mediante un acuerdo económico a cambio del desistimiento del emplazamiento a huelga.

Este sindicato pasaba la voz a otro sindicato y tiempo después la empresa era nuevamente emplazad a huelga hasta que prácticamente liquidaban la empresa. Lo que era parte de la realidad económica del país.

La Ley Federal del Trabajo desde su texto de 1931 dejó establecidas las condiciones ideales para que se gestara el fenómeno de los contratos colectivos de protección patronal.

Loa abogados de los empleadores encontraron la maña evitar las huelgas locas, pero se llevaron entre las patas a todo el sindicalismo que promovía auténtica sindicalización y auténtica negociación colectiva. Se acercaron a sindicatos más o menos manejables o crearon sus propios sindicatos y elaboraron sus contratos colectivos, incluso en empresas que no tenían aún trabajadores.

Lo que quería decir que cuando llegaba el primer trabajador sus derechos colectivos ya estaban cercenados, firma su contrato como trabajador y firma su afiliación al sindicato que le dicen y firma su renuncia en blanco.

Se llega al punto que una vez que se celebra el Tratado de Libre Comercio, ya para entonces no nada más los empresarios, sino también los gobernantes manejan este mecanismo con mucha habilidad y ofrecen al exterior como motivo por el cual invertir en México paraísos laborales.

De qué dependen los paraísos laborales. Ven tu inversionista alemán, norteamericano, canadiense, en qué rama de industria estás, y se les sugiere con sindicato firmar su contrato colectivo.

Hemos hecho un oso en el extranjero tremendo. Recuerdo el caso de la BMW que se instaló en San Luis Potosí y firmo contrato colectivo con el capo sindical de allá, tres años antes de que la empresa empiece a trabajar.

Es importante llegar a un consenso entre los sindicatos más democráticos, entre los académicos interesados en el trabajo, entre los abogados postulantes decentes, de que está función de registro de contratos y registro de sindicatos debía ser realizada por un organismo autónomo descentralizado. E incluso, checando la jurisprudencia respecto a la naturaleza de estas instituciones veíamos el alcance que la propia corte le ha dado a la autonomía y a la descentralización. Un alcance fabuloso. Dijimos, así debe realizarse, quitarlo de las manos de los gobernadores. Por qué de los gobernados? Porque los gobernadores extienden sus tentáculos sobre el sector industrial y el sector comercial de su región.

Incluso, es un fenómeno de expresiones viciosas más graves el que a nivel nacional se da. No estoy diciendo que a nivel nacional no se dé, simplemente que a nivel de los Estados, por ejemplo Guanajuato se preciaba de que en décadas no había habido una huelga. Y uno decía aquí son puros trabajadores felices, han de ganar buenos salarios. No, tiene que ver con el control que se tejía entre el líder sindical, empresario y gobierno.

De ahí que, desde entonces decíamos un organismo autónomo descentralizado, que no pueda ser manipulado ni por el gobierno federal, ni por el gobierno local, hasta y en tanto es único, es nacional.

Con esta idea se hizo un trabajo a nivel internacional de denuncia de los Contratos Colectivos de Protección Patronal, se hizo un trabajo de promoción de las reformas que necesitábamos dentro de ellas éste organismo autónomo descentralizado. Llego al Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo y de ahí vino una recomendación al gobierno mexicano para que terminara con éste cáncer. Ese es el origen de la iniciativa de Peña Nieto, como ya lo dijo el licenciado Héctor Barba, una de las perlas más importantes de la reforma constitucional, la reforma más importante desde 1917 es precisamente éste instituto.

Pero, como lo mencionaba, México de principios de año, en lo económico y en lo político es un México distinto del que ahora vivimos cuando vamos a hacer la ley reglamentaria. Y se les está haciendo “bolas el barniz” porque quieren conceder con todos, como ya lo mencionaba Arturo Alcalde, atrás de la cabeza del instituto quieren poner nuevamente un tripartismo tan grotesco como que atrae a la representación patronal y abre espacio a las principales centrales corporativas. Evidentemente esto choca con el texto de la reforma constitucional. Pero el hecho de que se esté haciendo tan a la calladita y que de un día a otro nos salgan con que la reforma a la Ley Federal del Trabajo y el instituto tiene atrás un tripartismo, lo que va a evidencia es la marcha atrás en la reforma constitucional y costos políticos, sociales y económicos para los trabajadores. El principal costo será el que ya no van a tener el por qué o para qué tener sindicatos si son desechable, son tercerizados, bueno, ni acabo bien de formar el sindicato cuando ya me botaron de la empresa.

Gracias

Se presenta al público asistente una imagen que muestra la ruta crítica que plantea la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para la reforma.

Se tiene que reflexionar e interpretar los plazos que plantea la Secretaría del Trabajo esta ruta crítica, simplemente que el proceso de reforma a la Ley Federal del Trabajo. Lo interesante de esta ruta es apreciar el momento y el contexto se genera la instancia conciliadora, las etapas de la conformación, contratación, capacitación, etcétera

 

Panel 3

Preguntas y respuestas

 

Cómo erradicar la corrupción de las Juntas de Conciliación y Arbitraje?

Coorrupción de líderes para destruir las huelgas

Blanca Velazquez

Centro de Apoyo del Trabajador, Trabajadora de Pubela, Tlaxcala, Morelos.

Llevamos más de 15 años acompañando procesos organizativos de las y los trabajadores en la industria de la confección textil, automotriz y de autopartes.

La verdad es que en todas estas luchas y procesos que hemos acompañado nos hemos encontrado con miles de obstáculos, no voy a decir los nombres porque parece que aquí hay varios líderes sindicales que justamente han sido parte de está obstaculización y ahora con esta reforma secundaria a la Secretaría del Trabajo, la verdad es que para mí sigue siendo como un sueño, para las y los trabajadores porque ni siquiera se está hablando, no siquiera se está informando a los trabajadores, a la base que les afecta y que día adía tiene esta embestida.

Las reformas por supuesto podrían empezar a poner un remedio a los obstáculos, sobre todo en esta estructura profundamente arraigada a la libertad sindical y los contratos colectivos de trabajo.

Realmente este organismo sería descentralizado, qué plan tendrá en su autonomía en la parte operativa, el presupuesto y la decisión de la gestión.

Gracias

Pregunta

Qué pasará con el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje o sólo es para las juntas de conciliación y arbitraje.

Respuesta

Héctor Barba García

La respuesta del sindicalismo corporativo a la reforma al 123. Es el silencio total, la opacidad absoluta, sabemos que se está trabajando de manera secreta y oculta entre personeros del sector empresarial abogados patronales y estuvieron como siempre nada más mirando los señores de los sindicatos pero firman lo que les pongan por delante.

Se formó una instancia en la Secretaría del Trabajo para coordinar la reforma secundaria y lo único que ha coordinado es ese aspecto secreto, porque no se nos ha convocado, ni a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, ni a ninguna de las juntas hasta dónde sabemos y mucho menos a los sindicatos democráticos o a quienes los asesoramos y que Constituimos el Observatorio Laboral, ni académicos ni a nadie. Solamente ellos en lo obscurito y a su leal saber y entender y desear.

Sí hay una respuesta, la CROC, el 23 de agosto a través de su secretario general Isaías González Cuevas presentó una iniciativa, no de reformas secundarias al 123, sino también de reforma constitucional, plantea la reforma del artículo 94 y 104 constitucional. Con el pretexto de perfeccionar la reforma constitucional al 123, que nada se le tiene que perfeccionar, tendrá defectos pero está completa desde el punto de vista técnico constitucional para la generación de las iniciativas de reforma a todas las leyes secundarias, que sí hacen falta, ya especificaremos cuáles y cuántas son.

Esa reforma constitucional pretende dar al traste con el sistema de justicia laboral establecido a cargo de los tribunales laborales de los poderes judiciales.

Da al traste porque en la reforma al 94, es una reforma ficticia que no contribuye a la reforma al 123, la contradice porque ahí permitiría que se crearan los tribunales laborales como un tribunal especializado al modelo de los tribunales electorales, al margen del juicio de amparo.

Lo más grave es que en el 104 constitucional plantea que los conflictos laborales tienen la misma calidad y la misma jerarquía de los conflictos civiles y mercantiles.

Hizo falta la Revolución con un millón de víctimas en éste país para cambiar este modelo de sacar el mundo del trabajo de la justicia común y del derecho privado para crear el derecho social. Las garantías constitucionales, precisamente en materia de derechos fundamentales de carácter laboral.

Y con esto se pretende degradar la reforma al 123 de manera que se pueda pedir a un juez civil que resuelva el conflicto laboral. De manera que los señores patrones que han jugado un papel verdaderamente lamentable en todo este proceso, por ,lo menos los que han dado la cara en estos aspectos, puedan contratar libre y abiertamente por el sistema del free lance o prestación de servicios profesionales para ocultar la relación de trabajo y puedan contratar con las empresas de Man Power las que presten los servicios de mano de obra, el out sourcing, libre también y preestablecer en esos contratos que el juez competente para resolver los conflictos ahí será el juez de lo común, el juez civil como si se tratara de un conflicto de barandilla.

Se trata de degradar la justicia laboral al nivel que tenía antes de la Revolución mexicana y eso para proteger exactamente todo mecanismo de simulación de la relación de trabajo que son estos contratos mercantiles, a comisión, de contratos civiles de prestación de servicios profesionales y de contratos de outsourcing que nada tiene que ver con la relación laboral y sirven para ocultarla y para evitar sus consecuencias.

Esto sería llevar a la legitimación de la informalidad a toda la materia laboral.

Sería significar a todos los tribunales laborales el impedimento que ejerzan su poder exclusivo de impartir la justicia laboral.

Eso es lo que tenemos como una respuesta de los sindicatos corporativos en el proceso de la reforma laboral.

Alfonso Bouzas

Actitud del sindicalismo oficial.

Yo no lo vi, pero creo que Carlos Aceves del Olmo estando al frente de la Comisión.

En las reforma de Calderón de 2012, pasaron sobre la base planteada por el sindicalismo oficial “todo lo que quieran de flexibilidad de trabajo, no toquemos el tema de democracia sindical, porque si no, no hay reforma, y se sometieron”.

Se están llegando a las fechas límites para que se concreten las reformas reglamentarias y no hay más que una persona del Poder Ejecutivo que denominada como de enlace.

No hay iniciativa, no está en comisiones, nos estamos moviendo única y exclusivamente por rumores ante una realidad que el tiempo corre y ya debiera haber proyectos.

La reforma no toca al tribunal burocrático, como tampoco toca a las demás instancias que imparten justicia laboral de excepción como lo es el caso del INE, etcétera. En México tenemos más de mil cuerpos normativos del trabajo, porque cada municipio tiene su propia ley reglamentaria del trabajo y no la toca, cada estado tiene su propia ley laboral tampoco la toca, por lo tanto es una reforma que toca a la mitad al partado A, no se mete con el apartado B.

 

Presentación de la campaña

Reforma Laboral para Todos

Presentación de la campaña para la página web

La reforma constitucional de justicia cotidiana, publicada el 24 de febrero de 2017, traerá consigo importantes cambios institucionales: la sustitución de las juntas de conciliación y arbitraje por tribunales laborales pertenecientes al Poder Judicial; la creación de un nuevo Organismo Público Descentralizado para la conciliación de conflictos laborales y para el registro de contratos colectivos de trabajo y de sindicatos. La consulta a las y los trabajadores mediante voto personal, libre y secreto antes de la firma de un contrato colectivo, para las elecciones sindicales y para la solución de los conflictos intergremiales, como es la titularidad; así como el requisito para los sindicatos de que tienen que probar que representan a los trabajadores para emplazar a huelga y por firma de un contrato colectivo de trabajo.

La reforma constitucional, en su cláusula transitoria, establece un año para que se realicen las reformas secundarias necesarias. El tiempo ha transcurrido y estamos muy cerca de cumplir el plazo, el 24 de febrero de 2018.

A la fecha, la consulta para el diseño de las reformas secundarias es prácticamente nula. Extraoficialmente circulan informaciones, en el sentido de que sólo se ha tomado el parecer a los representantes de los empresarios y algunos líderes sindicales del Congreso del Trabajo, dejando al margen a la gran mayoría de las y los trabajadores y a las organizaciones sindicales que componen el amplio espectro el país.

Una reforma laboral secundaria y las procesales que correspondan, requiere consultas abiertas e incluyentes, que apuntalen la disposición constitucional y que se eviten violaciones a las nuevas disposiciones; se requiere tiempo suficiente para instituir un sistema de justicia laboral verdadero, que responda a las necesidades del país, tanto para los trabajadores, como para los empleadores.

Ante la falta de un debate abierto, de apertura a la consulta democrática, un grupo de reconocidos abogados, académicos y de la sociedad civil, se han reunido para expresar sus ideas y propuestas que consolide la reforma constitucional, en una REFORMA LABORAL PARA TODOS.

En REFORMA LABORAL PARA TODOS encontrarás propuestas de reformas que se caracterizan por la seriedad en sus planteamientos; considera a los diferentes actores del mundo del trabajo; planteamientos que se reflexionan en grupo y se plasman en ideas concretas para una reforma laboral secundaria posible.

El país necesita una legislación laboral que sí se cumpla, que ponga freno a las violaciones de los derechos humanos en el trabajo, leyes que coadyuven a fortalecer el Estado de Derecho, que fomenten la justicia y el desarrollo del mundo del trabajo.

Te invitamos a conocer y participar desde una REFORMA LABORAL PARA TODOS.

www.reformalaboralparatodos.mx

Facebook: Reforma Laboral MX

Twitter: @RefLaboralMX

 

Panel 4

Foro abierto a las opiniones de la reforma laboral secundaria

 

Juan Romero Tenorio

Diputado Federal de MORENA

Preguntaban en qué etapa del proceso legislativo se encuentra esta reforma. En la Cámara de Diputados se toman decisiones por mayoría. Se necesitan 251 votos para modificar una ley reglamentaria. Es imposible alcanzarlo menos con oposiciones simuladas, puesto que se van adoptando y aprobando leyes que no atienden al interés de los ciudadanos y muestra de ello tenemos las reformas estructurales de las cuales está reforma (laboral) forma parte.

Las reformas estructurales se consiguió un consenso con varios grupos parlamentarios y se obtuvieron las dos terceras partes, tanto de Cámara de Diputados como de Senadores, para aprobar estar reformas estructurales en el ámbito de educación, laboral, economía, energía y que se han visto las consecuencias en estos días, no han avanzado y han concentrado la riqueza y decisiones en un grupo muy pequeño de personas.

Tenemos en puerta la aprobación del presupuesto. La ley de ingreso ya se aprobó la semana pasada 5 billones 270 millones de pesos es el estimado que presenta el Ejecutivo Federal. Como MORENA lo rechazamos porque no presenta datos reales.

En cada año se presenta un presupuesto de ingresos, se aprueba y al final del ejercicio el Ejecutivo está obligado a presentar la cuenta pública, que es en lo que se gastó y cómo se gastó a partir de la propuesta presentada.

En cada año hay un sobre ejercicio de las finanzas públicas. Aproximadamente 1 billón 500 mil millones de pesos adicionales a lo autorizado en donde hay un gran espacio de opacidad por falta de información.

La Cámara de Diputados juega aparentemente en un sistema de controles un papel importante porque tiene que revisar, analizar y aprobar la cuenta pública. Pues resulta que en la Cámara de Diputados tenemos cuentas públicas de 2002, 2003, 2010, 2012, 2013, 2014, que no se han revisado y que por lo tanto no hay elementos o indicadores objetivos que nos permitan evaluar si la política pública que instrumenta el gobierno en turno ha beneficiado a la población, ha implementado elementos o factores para el crecimiento económico, si el crecimiento en empleos ha sido real, si las condiciones de vida de los ciudadanos se ha modificado o si los programas sociales de combate a la pobreza son funcionales. Falta éste elemento.

En ésta dinámica ya se aprobó la ley de ingresos 5 billones casi 300 mil millones de pesos, es lo que está autorizando al Ejecutivo y entramos a la segunda parte en qué se gasta y cómo se gasta ese presupuesto que se adiciona con una autorización de deuda pública.

En la carátula de la ley de ingresos se autorizó una deuda por 500 mil millones de pesos, pero esta deuda está simulada y con otros instrumentos en 2016 se llegó a 1 billón 500 mil millones de pesos de deuda externa.

Se simula con Escuelas al 100, con créditos a Pemex y a Comisión Federal de Electricidad.

En este proceso de presupuesto avanzamos. Se presentan las carátulas en qué se va a gastar como resumen ejecutivo y aquí entra el Poder Judicial, Suprema Corte de Justicia, Consejo de la Judicatura, Tribunal Electoral y tienen un aumento en el presupuesto.

Cómo explican este aumento en el presupuesto. Hay una justificación general que presenta cada entidad que accede al recurso público, y dentro de lo que señala esta justificación general que se puede consultar en la página de Hacienda, es información que están obligados a publicar por la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

En esta justificación nos va a explicar que hay un proceso de transición segundo párrafo “la instalación de nuevos órganos jurisdiccionales, la plena vigencia y operación del nuevo sistema de justicia penal acusatorio oral y adversarial, el nuevo sistema de justicia penal federal para adolescentes, la justicia cotidiana en el marco de transición en materia de justicia laboral” Es presupuesto para 2018. La parte ejecutiva ya está previendo el presupuesto, ya está previendo que tiene u gasto en esa transición laboral.

Tercer párrafo “en tal sentido el Poder Judicial de la Federación necesita disponer de recursos públicos suficientes para dar cumplimiento a su finalidad esencial de impartir justicia y de fortalecer el acceso de la sociedad a los tribunales

Último párrafo “Igualmente éste ejercicio presupuestal que sustenta la función jurisdiccional es acompañado de políticas de transparencia y rendición de cuentas que posibilitan que las tareas asociadas a la impartición de justicia federal estén abiertas al escrutinio de la sociedad”. Eso es falso

Otra lámina. Segundo párrafo, parte final. “Asimismo permitirá la atención de litigios en temas esenciales de justicia penal para adolescentes, oralidad mercantil, responsabilidad ambiental, competencia económica, radiodifusión y telecomunicaciones…. Que ahora forman parte de la justicia federal. Se consideran también las previsiones presupuestales para la transformación del sistema de justicia laboral”

Otra lámina. Carátula del presupuesto del Poder Judicial. Encontramos dentro de esta carátula 67,738 millones de pesos lo que gasta el Poder Judicial en 2018, en esta partida se prevén servicios personales, sueldo, presupuestos de operación, compromisos plurianuales, mantenimiento, programa de consolidación del nuevo sistema de justicia penal 353 millones de pesos. Y, también tenemos Programa de instalación de nuevos órganos jurisdiccionales. A que se refiere. La reforma a la justicia cotidiana que se apoya simplemente en un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), que es el que soporta todas las iniciativas que presenta Peña Nieto en reforma en justicia administrativa, civil, penal y laboral, se sustenta sólo en una investigación que hizo el CIDE.

Para estos nuevos órganos 1,557 millones de pesos. Hay que instalar oficinas, montar una infraestructura para estos nuevos órganos dentro del marco de la justicia cotidiana que se está reformando.

Tenemos 324 millones de pesos para los Programas de Justicia Cotidiana, yde Justicia Laboral.

Qué nos indica el presupuesto? Que la reforma va. La reforma se va a implementar. Ya hay previsiones presupuestales. No nos preocupe lo del año, porque en nuestro sistema legislativo la mora legislativa no está sancionada, no hay pena.

Recientemente aprobamos la Ley General de Desaparición Forzada, una ley que traía seis años de retraso y estuvo fuera del tiempo señalado en la Constitución para su aprobación por el Congreso de la Unión.

La mora legislativa no nos debe preocupar porque es costumbre, porque no hay sanción y aparte las dinámicas legislativas las imponen las mayorías.

Está en el presupuesto, está en el imaginario público, porque todo mundo se pregunta dónde está esa reforma. Se ha hecho foros con particulares, la Junta Local hizo uno de los primeros foros, varias universidades ha empezado a tocar el tema.

El tema ahí está, pasó todo el proceso en el Senado. No hay información porque no queremos acceder a ella.

Viene esta reforma, se va a concretar. No sabemos qué día vamos a amanecer con una iniciativa presentada, ya con una mayoría determinada porque el PRI, el Verde y Nueva Alianza automáticamente hacen mayoría y son los que se necesitan para aprobar la reforma que se presente. No necesitan a la supuesta oposición PAN, PRD ni a MORENA, ellos solos pueden hacer las reformas que desean, tiene el control.

La sociedad mexicana tiene un problema generacional. Ha entrado en una pasividad enorme. En otro país esta reforma hubiera ocasionado una revuelta.

Nuestra cultura política no es preventiva. Tenemos que prevenir para evitar los madruguetes. Este madruguete se está construyendo sin opinión de sindicatos, especialistas, académicos, juristas. En estos días saldrá una ley sorpresa que tendremos que volver a sentarnos y analizarla, pero no tenemos la mayoría en el Congreso ni en Cámara de Diputados, ni de Senadores. La Reforma va.

Así es nuestro sistema política mientras no decidamos cambiarlo.

Gracias. 

Magistrado Luis Fernando Rodríguez Vera

Magistrado Presidente del Tribunal de Conciliación y Arbitraje de Michoacán.

Sabemos que hay mucha falta de información. Sabemos que por los corrillos se dicen muchas cosas, pero no tenemos nada palpable.

Qué impacto nos está causando a los tribunales laborales burocráticos.

Los derechos sociales consagrados por la Constitución mexicana de 1917, en primera instancia se encontraba un solo artículo, hasta 1960 que es cuando se crea el apartado B, donde se encuentran reguladas las relaciones laborales entre el gobierno con sus empleados.

Las relaciones laborales que se deducen del artículo 123, está el apartado A que es el que sufre la modificación en esta reforma laboral

El apartado B es todo un apartado, todo un sistema jurídico que con la reforma constitucional quedó incólume. Por qué razón. No la sabemos porque simplemente en ocasiones no entendemos cómo las políticas públicas de nuestro país siempre han dejado abandonada la tarea del derecho del trabajo.

Consideramos que la justicia laboral siempre ha sido el patito feo y máxime ahora que con ésta reforma el derecho laboral burocrático nos dejan en franca desventaja. Por qué, pues no lo sabemos, por la simple y sencilla razón de que tal vez por la cuestión de división de poderes, el federalismo, el artículo 116 constitucional le otorga las facultades exclusivas a cada estado para que legisle en materia de trabajo con sus empleados, como sucede en el estado de Michoacán.

En el estado de Michoacán tenemos una Ley de los Trabajadores al Servicio del Estado de Michoacán de Ocampo y sus municipios. Son 113 municipios que tenemos que atender en el tribunal y aparte los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Sabrán ustedes. Estamos en unas condiciones iguales o peores que una junta local de conciliación y arbitraje, entonces, para nosotros tampoco es ajeno toda esa serie de problemáticas.

Sin embargo, tenemos que estar haciendo frente y ver de qué manera nos va a impactar. Principalmente es una cuestión de carácter, más que todo, procesal.

Principalmente, el impacto que nos causa la cuestión de la supletoriedad de la ley en la cuestión de los procesos. Nuestra ley es más escueta, se aboca más que todo a la cuestión adjetiva, pero la procesal tenemos que ir en vía de supletoriedad y de ahí el por qué tenemos que estar al pendiente de lo que va a suceder con esta reforma laboral.

¿Va a ver un Código Nacional de Procedimientos Laborales?, no lo sabemos, esperemos que el día de hoy podamos tener algún indicio para poder irnos preparando.

Básicamente es lo que viene resultando. Un impacto en la cuestión procesal.

Tenemos que replantear también nuestro quehacer cotidiano, porque qué vamos a hacer los tribunales burocráticos de los estados? También somos impartidores de justicia, también somos sujetos de críticas, también sujetos de reclamos por parte del justiciable, que es el que nos exige, el que nos apresura, el que nos está al día a día exigiendo que sus asuntos se resuelvan a la brevedad posible.

Sin embargo, es el reto que tenemos que replantear, porque tanto es justicia la cuestión penal, tanto es justicia la cuestión civil, tanto es justicia la cuestión familiar y tanto es justicia la cuestión laboral burocrática.

No podemos dejar al justiciable como un mexicano de última. No podemos dejar a los mexicanos que van habidos en busca de un tribunal que los escuche, no lo podemos dejar al letargo del tiempo.

Ese es el mayor reto que tenemos que enfrentar los tribunales burocráticos. De ahí el por qué pedirles también en este foro que celebro que alguien esté levantando la voz también, porque vemos que hay mucho letargo. Desde cuándo nos anunciaron esta reforma y nadie había dicho nada.

Si en este tipo de foros no levantamos la voz, no empezamos a exigir también que haya una transparencia en el esquema de cómo van a venir los proceso, yo creo que eso puede resultar en perjuicio del propio justiciable.

Tenemos que luchar por abrir esta discusión, el foro, hacia todos los interesados en el tema, porque finalmente se trata que el justiciable esté enterado de lo que va a suceder.

Simplemente hacer un llamado a todos ustedes para que sumamos esfuerzos.

Sé también que por parte del gobierno federal están haciendo lo propio, pero sí pediría que hubiera una mayor participación hacia la ciudadanía. Que nos hagan del conocimiento a los que estamos interesados en el tema, porque la falta de información ocasiona que se vayan tergiversando las informaciones.

Ahora el diputado (Juan Romero) de 1,881 millones de pesos, sería loable saber si esas cantidades van a ser repartidas en los estados, porque en esta reforma se va a requerir dinero.

Obviamente que el reto es mayor, porque también tenemos que ir pensando qué vamos hacer con los trabajadores que hay en cada una de las juntas. Al final de cuentas cada tribunal burocrático los va a recibir con sus demandas y tenemos también que impartirles justicia.

Tenemos que exigir sobre todo que aspirar al ideal que nos dejó el generalísimo Morelos que dijo que “todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario”

Gracias

José Luis Téllez, en representación de Francisco Hernández Juárez

Asesor del STRM

Carlos Slim en México tiene aproximadamente mil empresas, de las cuales sólo unas pocas tiene condiciones laborales decentes, adecuadas. Los trabajadores de dichas empresas están siendo representados por el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM).

La clase obrera ha trabajo y ha trabajo mucho.

La reforma laboral al artículo 123 tiene todo que ver con los abogados laborales de avanzada, independientes, democráticos, pero también hemos tenido que ver en esto sindicatos.

El STRM tiene una página particularmente importante en la historia del sindicalismo en nuestro país. Una serie de situaciones que se tienen fueron en su momento fueron patrocinadas, incluso por la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y el STRM.

Nosotros estamos muy metidos, ocupados, preocupados, no solamente protestando, que lo estamos haciendo, sino también estamos proponiendo qué es lo que debe pasar con la reforma laboral, estamos muy avanzados respecto de los temas que nos parece obligadamente deba tener esta reforma al 123 apartado A.

Estamos totalmente en contra de que reaparezca el tripartismo. Se ha dicho con insistencia. Parece que radio pasillo hace su trabajo. Que el espacio en el que pretende quedarse el tripartismo es precisamente el instituto de Registro de Sindicatos y Contratos Colectivos, que tanto se ha estado hablando éste día. Un instituto autónomo con independencia presupuestaria y que finalmente pudiera tener una participación importante de la patronal.

Nos parece que esto es un retroceso y sí nos parece que los órganos de dirección deberían de observar gente distinta, espacios diferentes que ya han sido probados en éste país. Hablamos específicamente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, del organismo de acceso a la transparencia, de los organismos anti corrupción; y desde luego, personalidades que este importante instituto lleve su fin bien hecho.

No es posible que se deje a uno de los actores la decisión de qué sindicato va a ser representativo o no, qué contrato va a pasar o no.

La lucha de los trabajadores en todos los espacios es muy importante, pero ahora nos viene a la mente una de tantas en el estos de Guanajuato, que la autoridad ha sido lenta en su proceder y con unos criterios a veces complicados, por lo tanto creemos preciso aprovechar esta refroma laboral para lo mejor que se requiere en éste país.

No solo hablamos para los trabajadores. El proyecto de nación de México pareciera ser que estamos dedicados a la maquila, a ensamblar productos que, además, sus implementos se elaboran en otro espacio. Y, por otra parte a la explotación de recursos primarios como la minería.

Se dijo con mucha razón que los trabajadores de Estados Unidos y Canadá ven con particular peligro los salarios de los trabajadores mexicanos. Ya se aclaró en qué nivel estamos, donde le salario mínimo en México es sinónimo de miseria, 80 pesos por jornada. Dos o tres salarios mínimos son sinónimo de pobreza.

Nos parece que esta reforma laboral debe ser aprovechada para impulsar un proyecto de nación distinto e incluyente. Estamos totalmente de acuerdo, esa es nuestra lucha, que los salarios de los trabajares sean dignos. Puede implicar también el desarrollo del país.

Nos parece importante que tengamos una ruta crítica. Que bueno que ya se tenga un presupuesto, que evidentemente es insuficiente.

La implementación de la reforma penal llevó ochos años. El 24 de febrero de 2018, debemos tener una reforma secundaria, habrá que ver qué espacio de tiempo se requiere para tener la infraestructura, una capacitación amplia y suficiente para operadores del sistema, funcionarios y para litigantes.

Es importante saber en qué momento y bajo qué perspectivas van a ser nombrados los funcionarios. Si serán juzgados o tribunales y qué cantidad de ellos. Consideramos que por lo menos debe haber la misma cantidad de tribunales laborales que juntas locales y federales existen.

Nos parece obligado y en esto no podemos conceder, no podemos negociar, que la sociedad sea llamada a este debate, y específicamente que sean las organizaciones sindicales las que estén en el debate, que sean las organizaciones sindicales independientes las que tengamos voz y voto.

No es posible que en la renegociación del TLCAN las organizaciones sindicales de Estados Unidos y Canadá tengan un espacio, en tanto en México ni siquiera, hasta donde sabemos, las organizaciones sindicales corporativas han tenido voz o voto en este proceso.

Tanto en el TLCAN como en el caso de la reforma laboral y de paso consideramos la tabla de enfermedades profesionales han sido manejadas con total secrecía. Creo que no es exageración decir que esto ha sido secreto de estado.

Obligadamente la reforma laboral debe de darse no solo de cara a la sociedad, sino con la sociedad. Específicamente con los trabajadores que somos los que efectivamente sabemos qué se requiere para este proceso de justicia cotidiana, dónde están las fallas.

Y, no dejamos de pensar en los trabajadores de las juntas de conciliación, esperemos que no vayan a ser los grandes olvidados, porque, finalmente, trabajadores somos todos.

Gracias

Dra. Ángela Quiroga Quiroga

Titular de la Unidad de Enlace para la implementación de la Reforma del Sistema de Justicia Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS)

México tiene una revolución procesal en materia de justicia de hace 10 años para acá que nos han enseñado muchísimas cosas, quizá en el ámbito de la justicia laboral, tanto por estar en el ejecutivo como no pertenecer, digamos de manera corporativa, a los los tribunales, esta revolución procesal que se ha vivido en nuestros tribunales y en nuestro país, no ha sido tan presente y tan vivida en el ámbito de la justicia laboral.

México, y aquí recojo un comentario del video que pasaron del Dr. Bouzas, en donde él dice que ojalá tuviéramos leyes que se cumplieran y la verdad que para lo único que sirven los tribunales es precisamente para hacer cumplir las leyes.

El único propósito del sistema de justicia en cualquier país es contar con una instancia que garantice el cumplimiento de las leyes y la protección de los derechos de todos, ese es el único propósito de un sistema de justicia. Al decir esto pareciera algo muy romántico, sencillo, corto de decir, pero en realidad lo que estamos diciendo atrás de esto son la credibilidad en los valores del estado democrático, ni más, ni menos.

De nada sirve tener una serie de instituciones o de derechos establecidos en cualquier ley a nivel que queramos o la firma y el compromiso de tratados internacionales, sino existe una instancia efectiva para que esos derechos sean válidos, y México ha carecido de una instancia efectiva para que esos en derecho sean válidos de tiempo acá, es decir, la crisis de los sistema de justicia no es una crisis especial para México, es una crisis que se está dando en el mundo, México no está exento de esta circunstancia, y mucho de lo que ha venido haciendo en materia de modificación en los temas de justicia tienen, precisamente, éste propósito.

Si ustedes recuerdan y nos lo trajo a la mesa nuestro compañero José Luis (Téllez) trajo a la mesa este recuerdo de la reforma penal y lo que la reforma penal significó en su momento, lo que pretendió en su momento o lo que nos hicieron pretender en el momento y lo que estamos viviendo hoy en día, y lo que significó en términos presupuestales, en términos de infraestructura, equipamiento, selección de personal, capacitación, capacitación de los operadores, de los litigantes, de que las personas incluso de quienes somos justiciables o podríamos estar sujetos como víctimas o como acusados en u proceso penal, teníamos que conocer respecto de los que pasaba en nuestro país con la justicia penal. Esto hablando de lo penal.

Pero si ni nosotros ponemos un poco el acento. A partir del 2008 en este país, adicionalmente a la materia penal hubo otra en materia procesal que no fue visible, que nadie la volteo a ver, no tuvo los reflectores de la televisión, ni tuvo el espacio político, ni tuvo el espacio económico que hubiera requerido y que sigue requiriendo, y que es la materia mercantil.

La materia mercantil tuvo su primera reforma importante en el año de 2008, introduciendo la oralidad también en los juicios mercantiles, pero haciendo otra cosa que tampoco nadie percibió con la importancia que tenía y que fue precisamente modificar el sistema de recursos.

Al modificar el sistema de recursos lo que hizo la materia mercantil fue copiar en cierta forma una reforma anterior que también tuvo efectos sociales muy importantes que fue la reforma de arrendamiento. Les estoy hablando de hace 10 años o más anticipadamente a este momento, en donde por primera vez se modernizó por llamarlo de alguna manera, un procedimiento jurisdiccional que tuvo un impacto, por lo menos en materia de administración de justicia y de economía procesal muy importante.

Este efecto se trasladó a la materia mercantil que empezó con un modesto monto de 320 mil pesos, la suerte principal más los accesorios y lo que provocó esto fue probar, porque en el 2008 a la actualidad este primer modelo ha tenido cinco ajustes. Y lo único que hay dentro de esto que esto platicándoles yo, es una cuestión técnica procesal en donde los operadores que manejan la materia que son los tribunales superiores y supremos como el ¨Poder Judicial de la Federación, que por cierto no termina de asumir la responsabilidad de la oralidad en materia mercantil, fueron probando, es decir, de 2008 a hoy, por lo menos en materia mercantil ha habido cinco reformas y ya hay una reforma aprobada que ya no limita el ninguna manera el monto para que en el año 2021 toda la justicia mercantil y la justicias civil, porque ya hay también una reforma aprobada para que se emita un solo código nacional de procedimientos civiles, un solo código de procedimientos familiares, para que esto sea ya entonces una justicia homologada en todo el país y sin ningún monto.

Yo quisiera hacerles la relación siguiente:

De cada 10 asuntos que se tramitan en un tribunal

1 es de materia penal, los otros nueve son de materia civil, mertantil, familiar, justicia para adolescentes básicamente, y en algunos otros casos cuando el tribunal absorbe la justicia administrativa.

Definitivamente había la necesidad en el país de voltear a ver todas las otras justicias y muchas de las apreciaciones que se hacer respecto de lo que en este momento no permite que haya una justicia más ágil en la administración que se hace hoy por las juntas locales y federal de conciliación y arbitraje, era exactamente lo mismo que pasaba en las otras justicias y con los otros tropiezos procesales que existían en todas las materias, esto era una situación común, no privativa de ninguna materia.

Yo quiera aprovechar aquí y también retomar el comentario del compañero Hernández (José Luis Téllez) para hacer un reconocimiento muy importante a lo que las personas durante cien años manejaron la administración de justicia en materia laboral y que pertenecen y han pertenecido a las juntas locales y federal de conciliación y arbitraje.

Yo no creo que esta reforma en ninguna medida deba de interpretarse como una descalificación a lo que las personas en particular han hecho y hacen todos los días en el desempeño de su labor, al contrario una de las cosas que creo es fundamental en los trabajos que por adelante habrá en la implementación de la reforma, tendrá que ser la recuperación de la experiencia y del enorme conocimiento de una materia especializada como es la materia laboral, porque lo es como cualquier otra, tiene un grado de especialización particular. Y como siempre decimos en los tribunales “no es lo mismo conocer la ley que conocer la materia”, es muy diferente, y lo que tienen que hacer los operadores en cualquier ámbito de la justicia, es conocer la materia.

Hablando un poco también de los trabajos que significarán en su momento en la implementación de la reforma y tocando el tema de la capacitación yo quisiera compartir con ustedes una de las inquietudes que desde la Unidad tenemos y hemos platicado en la Comisión Nacional de Tribunales particularmente y tiene que ver con que la materia laboral es una materia que los tribunales del fuero común no tienen. A qué me refiero. Todos los cambios procesales que ha habido en nuestro país han contado con la premisa de que el tribunal y el personal que está en el tribunal conoce la parte sustantiva y la domina y la modificación ha sido en lo procesal.

Pero en este caso en lo particular tenemos esta, digamos, pues si va ser una cuestión que hay que superar, es una dificultad porque no conocen la materia sustantiva, no la tienen, no tienen el expertiz. Comúnmente dentro de los propios tribunales las estrategias de capacitación etcétera se hacen en colaboración con los propios jueces, magistrados, etcétera, pero en este caso no los hay.

En este sentido regreso a la afirmación de que es importante recuperar de las organizaciones sindicales, de las juntas de conciliación y arbitraje, de los litigantes en materia laboral, de los académicos especializados en materia laboral toda esta riqueza que tendrá que ser absorbida por los tribunales superiores y supremos de justicia y también en cierta medida por el Poder Judicial de la Federación aún y cuando conocen en materia de amparo. No es lo mismo conocer en primera instancia que conocer en materia de amparo.

También quisiera un poco de lo que han comentado aquí. Se comentó y creo que es una frase a la que todos tendríamos, podríamos sumarnos que es esto del proyecto de nación. Cuando hablamos de un proyecto de nación lo único que es indispensables pues es ponernos de acuerdo.

La nación es un concepto etéreo, por decirlo de alguna manera, pero que al final del día nos impacta a todos y todos impactamos también a la nación.

A mí me parece que en materia de justicia hemos estado muy atrasados en nuestro proyecto de nación para acotarlo a algo en particular. El proyecto de nación implica todo lo que la nación es, pero para acotarlo en algo en particular en materia de justicia nosotros hemos dejado no a la justicia laboral, sino a la justicia en general de alguna manera lejos de las prioridades y eso ha sido un error muy importante.

Importante porque si no tenemos la red básica, fundamental que sostenga la convivencia social, y que la sostenga en base a lo que nuestra constitución establece como los derechos humanos fundamentales que como nación hemos determinado tener, entonces prácticamente no tenemos nada. Tenemos una serie de documentos que sostienen y que contienen una serie de principios, tenemos una serie de relaciones sociales que a veces son más o menos afortunadas, pero lo que tenemos al final del día no es más que eso, y yo sí sostengo y para mí el tema de la justicia y de la administración de la justicia es un tema que en lo personal me compromete y me especializado en él.

Lo que yo sí sostengo es que lo mínimo que tenemos que tener todas las naciones que pretendemos ser naciones civilizadas, y que además pretendemos tener un futuro cada vez mejor y cada vez más justo, precisamente es tener un sistema de justicia que sea efectivo. De esto se trata toda la reforma de justicia cotidiana, de eso se trató la reforma de justicia penal, y dentro de la justicia cotidiana la materia laboral. De eso se trató la reforma al artículo primero a la Constitución en materia de derechos humanos del año 2011 que produjo el principio de convencionalidad en nuestro país, y que si ,los jueces y los tribunales aplicaran el principio de convencionalidad en nuestro país, prácticamente la legislación secundaria no sería necesaria, porque en el momento en que la legislación secundaria transgreda un tratado internacional los jueces están dotados de capacidad para inaplicarla. Es decir, México se ha dado a nivel normativo instrumentos valiosos para poder tener un mejor sistema de justicia, pero nos falta mucho en materia de implementación y la implementación implica, siempre la gente habla de recursos y es cierto, la implementación implica recursos, pero lo que más implica la implementación son operadores, operadores que no se alejen de lo que específicamente establece la ley y los tratados internacionales y los principios generales del derecho, eso es lo que necesitamos.

Uno de los grandes retos de las reformas es precisamente contar con los operadores que se requieren. Cuando la reforma penal, nosotros tenemos que acordarnos, cuando la reforma penal es una reforma que tocó tres instituciones que ya existían, que tenían años de funcionar como funcionaban, que no estaban pensadas para un nuevo perfil de justicia como la justicia penal y se creó una nueva que no existía. Empezamos primero por la policía, teníamos una policía que fue pensada y que fue creada para algo en particular y que nos despertamos un día que ahora el (inaudible). Cuando se implementó la reforma penal ni siquiera sabíamos cuantas policías había en el país distintas, había una falta de información dura que impidió desde el principio las mejores decisiones y los mejores caminos para la implementación. Teníamos un sistema de ministerio público completamente diferente al ministerio público que presentó la reforma penal. Un ministerio público con nuevas atribuciones, con el principio de oportunidad a la mano, con capacidad para llevar asuntos de mediación, completamente diferente, que tenía que integrar carpetas de investigación, nada tiene que ver con la averiguación previa. Y después los tribunales habiendo vivido toda la vida en un sistema penal escrito, tenía que cambiar a un sistema penal oral, en donde ya los requisitos eran mínimos para sujetar a proceso a una persona, pero ahora con una prisión preventiva muy acotada, y adicionalmente a esto se crea con la Ley General de Víctimas el abogado victimal, que además no existía.

Así de fácil. Había que tener operadores para este nuevo modelo de justicia en cantidades impresionantes con un nivel de expertiz y de capacitación altísimo.

Ese nuevo reto, la transición a la materia laboral, sería una ingenuidad de mi parte no estar consciente de que hay muchas preguntas de lo que se ha venido haciendo o lo que se está pretendiendo. Yo solamente puedo hablar de la Unidad (de Enlace para la implementación de la Reforma del Sistema de Justicia Laboral ) y de la Secretaría del Trabajo y de las relaciones que hemos mantenido con otras instancias de gobierno o con otros sectores de la población, pero yo sí comparto con ustedes que si no tenemos una transición cuidada, observada, yo cuando escuche que iba a ver un observatorio de la reforma laboral y de la transición, me pareció una magnifica idea porque siempre se requiere alguien que desde fuera te esté diciendo como vas, en dónde no estás haciendo las cosas bien, y sobre todo que tengamos indicadores reales, indicadores transparentes, indicadores que den datos duros, que podamos contabilizar con número, para que podamos evaluar si la reforma al final del día cumple o no cumple con el propósito que se planteó.

Creo que, y bien lo dijo Inés (González) al principio la idea es tener mayor espacio para poder intercambiar algunos comentarios o preguntas o lo que ustedes quieran hacer, y los que me acompañan en la mesa pues son expositores que cada uno de ellos tendrá también mucho que aportar y que aportar a las dudas que todos ustedes puedan tener, yo simplemente termino esta primera intervención reiterando el agradecimiento tanto de la Secretaría del Trabajo del gobierno federal y en lo personal, porque me invitaron a mí en lo personal, que me hayan invitado a este foro y estoy a sus órdenes.

 

 

Sesión de Preguntas y Respuestas

Pregunta

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social a través de la Unidad de Enlace para la implementación de la Reforma del Sistema de Justicia Laboral, tiene conocimiento y ha calificado el contenido y alcances de una iniciativa que presentó la CROC, que sabemos es una confederación importante por la cantidad de afiliados que representa. De una reforma constitucional al artículo 94 y 104, que supuestamente plantea para complementar la reforma al 123 constitucional. La cual desde nuestro punto de vista no solamente no la complementa sino la contradice porque pretende que los jueces que dicten la justicia deben ser especialistas en la materia que van a dictar, y esta reforma plantea la posibilidad de que mediante la jurisdicción concurrente y la prórroga de jurisdicción tribunales civiles resuelvan asuntos que son realmente de carácter laboral, porque al resolver de contratos, prestación de servicios profesionales y de prestación de servicios empresariales como es el outsourcing, pretenderían que se calificaran estos contratos, que realmente han servido para ocultar la relación laboral como contratos válidos, y entonces veríamos un fenómeno que en nuestro concepto es muy preocupante de que jueces de los civil que no conocen la materia laboral resolviesen asuntos de carácter laboral.

Pregunta

Usted que festeja el observatorio (laboral) y como dicen por ahí amor que no se refleja no es amor. Usted que lo festeja hay que festejarlo haciendo cosas y convocando al observatorio a las discusiones que se están haciendo, porque festejarlo de palabra de poco sirve.

¿Me podría decir si es cierto o no que en el nuevo instituto de conciliación donde se registran sindicatos y contratos colectivos se va permitir el tripartismo o sea van a intervenir los patrones y sindicatos en su órgano de gobierno?

¿Qué tan cierto es que en la iniciativa que se trabaja se modifican las reglas de outsourcing, cambiando las reglas del actual artículo 15-A y si se modifica, me puede decir por qué se va modificar?

¿Por qué se ha excluido al sindicalismo independiente de la elaboración del proyecto? Y si nos puede decir específicamente quiénes están en ese grupo que están trabajando ese proyecto?

En agosto el secretario Prida participó en el congreso del STUNAM en donde él ahí anunció que la Secretaría del Trabajo iba a realizar un proyecto para la Ley Reglamentaria para la reforma de febrero (2017) ¿La Secretaría del Trabajo está trabajando en eso, cómo va el avance, cuándo lo presentan y cómo va quedar, porque, esto parece una meta discusión, porque son puros supuestos?

Pregunta

Desde la UNT coincidimos con la iniciativa que vino del ejecutivo, pero nos parece insuficiente y en los contenidos tenemos planteamientos que no retoma esta reforma, deslindamos de las otras reformas que efectivamente han sido desiertas de los trabajadores, particularmente la de 2012.

¿Qué está pasando? ¿Por qué la exclusión? ¿Por qué esa opacidad? Por qué no se nos toma en cuenta? ¿Por qué hasta ahora y por qué no el gobierno dice vénganse los escucho?

Los patrones no quieren un diálogo social en México, quieren una cultura del autoritarismo, y la secretaría (del Trabajo) se dobla ante la posición de los empresarios y del sindicalismo tradicional que no quieren que México cambie.

Pregunta

¿En qué medida a nosotros como trabajadores nos está afectando? ¿Quién va calificar los riesgos de trabajo?

Pregunta

¿Cuándo tendremos conocimiento del proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo? ¿Será el proyecto que en su momento presentó Peña Nieto un proyecto de reforma a la Constitución y un proyecto a la Ley Federal del Trabajo?

Sostengo que hay una radical distancia entre la norma y la realidad laboral. La reforma de Calderón (2012) en donde se le pusieron candados a la tercerización. La realidad laboral, opera sin candados, la flexibilización es plena.

Pregunta

Nos preocupa que las manos del ámbito laboral pasen al ámbito penal y que no tengan la conciencia y la responsabilidad social que una reforma de éstas implica.

¿En qué posición están, porque nos expone materia penal, pero material laboral es un ámbito totalmente diferente y social?

Pregunta

Comentario. De nada sirve la iniciativa de la CROC.

¿En caso de que se aprobara el tripartismo en el Instituto, pudiera darse la excepción de que en la cuestión sindical no hubiera esa situación?

Pregunta

¿Qué perfil deben tener los jueces y magistrados y cómo acabar con la deshonestidad que hay en la venta de contratos de protección?

Pregunta

¿Cómo el tratado y su renegociación se enlazan o se cruzan con la reforma laboral y la reforma laboral secundaria?

¿Los temas de la violencia laboral de género y el salario entre otros están incluidos en el tema de la reforma laboral secundaria?

 

RESPUESTAS

 

Diputado Juan Romero Tenorio

El presupuesto corresponde al Poder Judicial. La reforma impacta a diferentes entidades la Junta de Conciliación la Federal Cómo va a transitar en éste proceso de reforma.

El principio de transparencia que señala en su exposición o en su motivación el Poder Judicial es falsa. Presenta en su carátula para nuevos órganos jurisdiccionales 1,557 MDP en global, y después en un programa de justicia cotidiana 324 MDP.

Al revisar el presupuesto por partida no se especifica de dónde viene de estos 1,557 MDP, se están contemplando 363 MDP para creación de plazas. El Poder Judicial va aumentar en 33por ciento su número de plazas.

El presupuesto de la Junta Federal (de Conciliación y Arbitraje) está previendo, sin desglosarlo, 66 MDP para liquidaciones. Entonces, el proceso se va a consolidar.

Por lo que hace los sindicatos, es un órgano descentralizado que no lo encontramos en la ley Orgánica de la Administración Pública no aparece, aparece en entidades paraestatales.

Conceptualmente un órgano descentralizado es un órgano creado por una ley o un decreto que recibe recursos públicos.

Qué composición tendrá. Yo creo que tripartita, ya lo señala la misma disposición constitucional que se reforma, el titular va ser propuesto por el Presidente al Senado de la República y éste por dos terceras partes lo ratifica y si lo rechaza habrá una segunda propuesta, si el Senado no hace observaciones se queda la propuesta. Entonces va a ser una entidad controlada desde el Ejecutivo

Registro de sindicatos y contratos colectivos y el órgano de conciliación es la nueva figura que va a sumir parte de lo que tiene ahora la Secretaría del Trabajo, parte de lo que tienen las Juntas Federal y Locales y se replicará en las 32 entidades para efecto de competencia local.

Entonces, se creó un órgano centralizado el que va a ser el que va a determinar qué sindicato tiene vida legal o no, incluso puede determinar qué huelga es legal o ilegal a partir de la naturaleza jurídica del sindicato.

Ángela Quiroga Quiroga

¿Qué pasa con el género y qué pasa con otros grupos vulnerables?

La respuesta a la violencia en contra de las mujeres no está en la Procuraduría General de la República, ni en las procuradurías estatales, está en las políticas públicas que tengan que ver con el trabajo, porque la única razón por la cual una mujer se mantiene dentro de un ámbito de violencia, incluso de violencia extrema, no es la única pero es la más común, es por su incapacidad que tiene de salirse de ese espacio de violencia en virtud de que no cuenta con un sustento económico propio y si lo cuenta no le es suficiente para afrontar una vida personal y mucho menos una vida donde considere que sus hijos vivir con ella, empezando porque, aparentemente, tiene una situación de violencia en donde el hombre de esa familia no es una persona que haga bien al núcleo familiar y desde luego a sus hijos tampoco. Esa es una cuestión estadísticamente probada, no es México tampoco, pero la mayor vulnerabilidad de las mujeres ante las situaciones de violencia tiene que ver con su vulnerabilidad económica.

Esta reforma no depende de mí. Este es un tema que impacta a 54 millones de trabajadores, sus familias, los que serán y fueron trabajadores.

Es un tema que tiene un impacto social inconmensurable.

El error más grande que podríamos cometer sería pensar que la materia laboral tiene algo que ver con la materia civil, nada tiene que ver.

Uno de los grandes retos es que quienes van adquirir la justicia laboral hoy por hoy no tiene la materia como parte de su vida cotidiana.

Es un reto fundamental que los tribunales superiores y supremos entiendan que lo están haciendo con la mayor apertura del mundo, la necesidad de capacitación de nuestros nuevos operadores del sistema.

Desde que se crea el artículo 123, el carácter social y tutelar del derecho del trabajo, permanezca igual o muchísimo mejor, porque los grupos que se encuentra o se entienden ante una situación de vulnerabilidad en un proceso jurisdiccional tienen que entenderse como tal.

Y lo que si se tiene que conseguir, sí o sí, porque además es la primera responsabilidad de un juez, es que las partes que se presentan ante un juicio tengan las mismas oportunidades y no se presentan en la misma circunstancia, eso es absolutamente cierto.

Es un reto fundamental. Nada podemos aceptar en el sentido de que haya la menor posibilidad de que sea concurrente o de que nuestros próximos operadores en materia laboral no tengan la absoluta claridad del derecho del trabajo, los derechos que se están protegiendo, tanto en lo individual como en lo colectivo. Y son bien complicados, son derechos difíciles de entender, difíciles de interpretar y que a verdad sabida y buena fe guardada se entiende.

Todo eso es un trabajo que queda por delante y por hacer en el que tendremos que poner nuestro mayor esfuerzo y mayores capacidades.

Si no tenemos un sistema de justicia en donde se diriman las controversias a través de mecanismos institucionales y que garantices la integridad física, la paz social y la protección absoluta de los derechos, tenemos poco y en eso es algo en lo que todos tendríamos que trabajar , pero no se construye de la noche a la mañas y no se construye en una sola decisión, se construye muy poco a poco, se debería caminar siempre en el mismo sentido y esperemos que México lo haga. Yo creo que las reformas de justicia que están habiendo en nuestro país van hacia alla´. Espero que no haya un retroceso.

La reforma al artículo primero de la Constitución es fundamental en este país y fuimos ejemplo en todo el mundo, particularmente en el mundo de habla hispana.

Una expectativa es cuándo va a estar la ley o cuándo se va a presentar la iniciativa, en dónde está y qué contiene

Es una expectativa perfectamente clara. Al respecto yo quisiera decir lo siguiente. Se ha hablado mucho, ha habido muchos proyectos, cuando me preguntó específicamente si conocía el de la CROC que circuló en redes sociales, que han llegado a la Secretaría del Trabajo, tenemos personas que escriben correos, que nos mandan correos permanentemente.

Si ha habido, desde luego, desde la Secretaría del Trabajo y desde la Unidad, acercamientos en distintos ámbitos, yo se muy bien, no quiero polemizar al respecto, pero sí he leído en los diarios y he escuchado en algunas entrevistas, esta idea de contubernio entre la Secretaría del Trabajo y algunos grupos empresariales, etcétera.

Sí hemos hecho trabajos alrededor de ir generando lo que necesariamente en su momento serán las decisiones que se presenten ya como una iniciativa específica. Hemos, en particular yo he estado presente en reuniones con distintos ámbitos de la sociedad, una de ellas que ha sido insistentemente que ha querido estar presente desde luego es el Poder Judicial, los poderes judiciales, que por cierto, en ninguna de las reformas que les he comentado han sido consultados y tampoco están siendo consultados en el nuevo Código de Procedimientos Familiares y Civiles, pero que todo el día, todos los días hacen su lucha por que se les escuche y lo que ellos dicen es déjenos ver lo que vamos a operar y déjenos imprimir en lo que se va a operar la experiencia que hemos tenido en otras materias y lo que sabemos que procesalmente funciona y procesalmente atrasa y echa a perder la justicia.

En ese sentido una de las cosas importantes que se hizo fue revisar el actual procedimiento del trabajo, del proceso laboral que se lleva ante las juntas y si están identificados muchos pasos, requisitos, espacios, por llamarlos de alguna manera, que se prestan a todo. Que se prestan a alargar los juicios, que se prestan a las mañas, que se prestan a todo menos a elevar la calidad de la justicia.

Yo sí les diría que ha sido un grupo que se ha consultado de manera importante. También les diría que no es exclusivamente la Secretaría del Trabajo, por lo menos nosotros así tenemos conocimiento, quien está generando un documento para que se pudiera presentar como una propuesta legislativa específica.

Sabemos que también en el Senado de la República están haciendo algunos trabajos y que algunos grupos técnicos están trabajando. Tengo entendido que por lo menos en las comisiones del trabajo, se están trabajando con algunas cosas.

Un tema que también ha sido bien controversial y que desde luego yo no tengo ni la última palabra, ni la verdad. Porque yo siempre pienso que la verdad no existe, porque la verdad nunca debe existir y lo que debe existir siempre es la reflexión, aunque la reflexión tenga que llegar a un momento concreto en que se vuelva un documento específico, la reflexión siempre es lo que nos hace progresar.

Que si debe o no debe haber representación obrero – patronal ante el órgano de gobierno. Yo lo que he vivido es que un elemento fundamental para que tengamos un sistema de justicia razonablemente operante es la independencia judicial y la independencia judicial no sólo en México, y el mundo, es una de las cosas que más riesgos tiene. Todo el mundo quiere el árbitro de su lado y todo el mundo quiere que el árbitro decida lo que cada quien quiere, y cuando los intereses suben de valor y de interés, pues con mayor razón.

La independencia judicial es un tema que se está discutiendo a nivel internacional en todos lados.

Lo que nosotros necesitamos garantizar es que la actuación de los conciliadores y de las personas que se dediquen al registro sea absolutamente autónoma, eso debe implicar lo que implique, lo que signifique, y eso es algo que todos tendríamos que proteger, pero normalmente todos buscamos la manera de vulnerarlo, cuando nos sale bien y lo vulneramos a nuestro favor bueno, cuando nos sale mal, nos quejamos.

Desgraciadamente en las sociedades todo es negociable. Y yo creo que no todo es negociable y una cosa que no es negociable es la justicia. Y sí creo, que deberíamos todos, en donde estemos parados garantizar la autonomía en la actuación de los conciliadores, de los jueces y de las personas que estén dedicadas al registro, que adicionalmente tendríamos que garantizar que el registro se limite a ser un acto de carácter administrativo. Nada más.

Hay un reto enorme por delante, es un reto que en esta redefinición de la nación nos implica a todos y que vamos a ir construyendo poco a poco. Yo creo que es muy importante que una vez que el sistema inicie se siga evaluando y se consolide el sistema. Ninguna reforma ha funcionado en su primera intencionalidad. Todas las reforma han requerido de ajustes y todos estos ajustes han sido coordinados, ordenados, predecibles, etc.

No pensemos solamente en cuando va a empezar el sistema, sino pensemos qué va a estar pasando en cinco o diez años. Ojalá tengamos, todos, la capacidad desde donde estemos de poder pensar que estamos teniendo un proyecto de nación mucho más cercano de los que nos merecemos todos.

La Secretaría (del Trabajo) está abierta a todas las voces, nunca hemos rechazado la voz de nadie.

Invita al grupo de discusión a algunos presentes. Les deja su tarjeta.

 

Cierre del Foro

Darlene Rojas Olvera

Presidenta de la Junta de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México

En sentir general es la falta de información.

Coincidimos que era una reforma necesaria, debemos transitar a un nuevo modelo de justicia laboral, pero no solo desde la parte conceptual del tema de justicia, sino también desde la parte de mejorar las condiciones laborales del país.

Realmente si queremos aspirar a un nuevo modelo de nación creo que tendremos que cambiar desde ese aspecto.

Hubieron varias situaciones que se plantearon desde esta mesa que ya han sido temas de discusión, desde analizar el salario mínimo, si se tiene que mejor, las propias condiciones, lo que tiene que ver con los contratos colectivos y por eso se ha hecho tanto énfasis y reconocimiento a esta reforma constitucional y tratar de abatir los contratos de protección y que ahora, si bien es cierto ya está consagrado en el ámbito constitucional, ahora es el tema de cómo se va a plantear efectivamente en la Ley Federal del Trabajo, el que se pueda estar acreditando, la celebración de un contrato colectivo o consultar a los trabajadores si quieren tener un sindicato y si además quieren celebrar un contrato colectivo y en qué condiciones.

Creo que eso es lo más relevante.

Se habló del tema de la participación democrática de los trabajadores, creo que eso es lo más relevante.

El tema general está planteado. Es decir, no estamos oponiéndonos a la reforma, lo que se está diciendo es queremos construir esa reforma. Porque queremos un México mejor. Todos estamos convencidos en que tenemos que mejorar las condiciones laborales de todo el país. Si mejoran las condiciones laborales, seguramente mejorarán las condiciones de los patrones.

Es factible que puedan convivir mejores condiciones laborales en donde los trabajadores y los propios sindicatos puedan participar dentro de las empresas, eso está comprobado.

A partir de esas experiencias tenemos que construir este nuevo modelo o modificación a la Ley Federal del Trabajo. Queremos colaborar en esta elaboración. Se pide un tiempo porque todas las reformas han tenido un periodo de implementación. Si estamos hablando de un nuevo modelo de justicia laboral, requiere de capacitación y esa capacitación no se va a hacer en uno mes.

En la Junta Local hemos hecho un trabajo arduo con los conciliadores y prácticamente llevan cuatro años de capacitación constante, no solo a nivel local, sino a nivel internacional y aún así se siguen adquiriendo las herramientas para lograr esa función conciliatoria que se deberá realizar en todos los órganos locales que se deberán estar creando.

Se ha hablado abiertamente se ha escuchado de manera respetuosa cada una de las aportaciones. Todas las voces deben ser escuchadas y ese es el planteamiento fundamental que tenemos hasta este momento. Las aportaciones que se dieron en este foro deben ser escuchadas ñpor qjuien esté elaborando ya sea la Unidad de Enlace para la implementación de la Reforma del Sistema de Justicia Laboral o la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Tenemos que seguir siendo insistentes en que se debe abrir ese espacio para la discusión de ese proyecto de ley de reforma a la Ley Federal del Trabajo, es la parte fundamental aquí planteada el que puedan incluirse y cuando menos que puedan ser escuchadas las propuestas que aquí fueron planteadas.

Gracias

Hoy podemos congratularnos que las voces que libremente se han expresado en este recinto se vean fortalecidas con la participación con la mayoría de las personas que hoy somos responsables de todo el país para la próxima transición a un nuevo modelo de justicia laboral.

Cómo queremos que sea el nuevo modelo? Cuándo y dónde empieza la reforma? El porqué lo conocemos todos de manera cotidiana, retrasos, opacidad, injusticia, impunidad, falacias. Es verdad, todos y cada uno de los que estamos presentes hemos vivido en carne propia alguna de las circunstancias que justifique la reforma, pero también la mayoría de nosotros hemos padecido la impotencia por falta de normas jurídicas positivas y eficaces, carencia de coordinación entre autoridades laborales, criterios jurisprudenciales contrarios a los principios de la justicia social, y sí, grandes privaciones de recursos humanos y materiales para cumplir debidamente con nuestro cometido.

Insisto, las causas del debilitamiento de nuestra justicia social son muchas, es evidente, pero el mayor de los obstáculos uno para hacerla efectiva es la carencia de presupuesto, todas las voces confluyen en este mal que daña nuestras instituciones.

No es posible atender las demandas de una población que se ha multiplicado, con la misma infraestructura de décadas lejanas, pues nuestra realidad ya ha rebasado toda expectativa que se ha generado cuando se inicio el modelo de justicia laboral que hoy tenemos.

No es factible impartir justicia imparcial, profesional, digna, si no contamos con la infraestructura adecuada pata atender las necesidades inmediatas.

Es importante destacar que la obligación del estado para impartir justicia debe ser verdaderamente considerada por nuestros legisladores al momento de emitir el presupuesto de egresos.

Existen muchos pendientes y poco tiempo para atenderlos, debemos fortalecer la conciliación como medio idóneo y natural de solución a los conflictos laborales, pero cuidando en todo momento que no se convierta en un pre requisito para inhibir o alargar los procesos. Encontrar soluciones que no dejen cicatrices en el camino.

Tenemos que retomar la oralidad perdida de la justicia laboral, pero siempre vinculada a la inmediatez real, es decir, a la presencia imparcial y directa del juzgador laboral.

Lo que hoy está en juego es mucho más que un cambio de sede o de nombre, es indispensable que la impartición de justicia recupere la autoridad y la confianza de los justiciables y para ello tenemos que dejar los diagnósticos parciales y los intereses particulares. Una visión y acción de estado, donde todas las voces cuenten para construir soluciones contundentes.

Muchas gracias

  • Lugar: Palacio de Minería, Salón Bernardo Quintana, CDMX
  • Fecha: 26 de octubre de 2017