Reforma Laboral para Todos

6o. Foro: Reforma laboral para todos. Desafíos sindicales en la industria automotriz

Descarga aquí los Apuntes del Foro Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen

 6o. Foro Reforma laboral para todos. Desafíos Sindicales en la industria automotriz

Foro: Reforma laboral para todos. Desafíos sindicales en el sector automotriz

Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (SITIAVW)

Puebla, Pue. a 25 de mayo de 2018

Programa

09:30 Registro.

10:00 Bienvenida

10:15 La Industria automotriz mexicana, una mirada general · Olivier Keller, Fundación Friedrich Ebert / Universidad de Zúrich

11:00 Debate

11:30 Receso

11:45 Presentación de la Campaña RLPT · Gabino Jiménez, Coordinador

12:00 Reforma Laboral ¿Cómo seguimos?

La propuesta de Reforma Laboral del Estado de Puebla.- José Arturo     Blázquez.- Abogado Laboral

La reforma que necesita México.- Farid Barquet Cilment, Abogado Laboral

La iniciativa de Reforma Laboral de UNT- PRD, Héctor Barba García, Abogado Laboral.

Balance político ¿Cómo seguimos?.- Juan Romero Tenorio, Diputado   Federal

14:00 Cierre

 

Bienvenida

Rey David García Avendaño

Este foro tiene el propósito de ahondar en el conocimiento de la reforma laboral. Es importante aprovechar este foro para que nuestra comunicación además de ser buena se nutra de conocimiento para comprender de mejor manera tanto el entorno político como el entorno laboral.

Agradeció la participación de la Fundación Friedrcih Ebert e informó que está realizando un trabajo externo con otros sindicatos independientes de la industria automotriz es para formar una federación, con el apoyo de la IndustriALL, cuyo enlace en México es el ex dirigente del SITIAVW José Lis Rodríguez Salazar.

Señaló también que con motivo de las próximas elecciones en México, han tenido diversos candidatos de puestos de elección popular se han acercado al SITIAVW, y los han escuchado, toda vez que considera que el SITIAVW debe estar dentro con un lugar donde se deciden las leyes, un lugar donde participen los trabajadores, ya que una cosa es ser sindicato independiente, democrático y apartidista, y otra cosa es desatenderse de la política “Yo le he pedido a los candidatos que consideren a los sindicatos como parte fundamental del desarrollo económico, político y social del estado” Y les he pedido un lugar. La lucha se está haciendo. Ojalá y encontremos eco en todo lo que se está realizando”.

Gracias

 

Inés González Nicolás, Fundación Friedrich Ebert México

Como ustedes saben el 24 de febrero de 2017 se publicó un decreto el cual reforma los artículos 107 y 123 de la Constitución.

Esta reforma, por primera vez, recoge derechos muy importantes para las y los trabajadores en México. Dicho decreto, en uno de sus artículos transitorios señala el plazo de un año para que se hagan las reformas secundarias. En este caso corresponde principalmente a la Ley Federal del Trabajo. Y ya se pasó el tiempo de un año para aprobar las leyes secundarias.

Es decir, el Congreso de la Unión no cumplió para hacer esas reformas que ordena el decreto constitucional. Y la pregunta es si estamos a tiempo y qué vamos a hacer para dicha reforma?

El Congreso de la Unión terminó su periodo ordinario de sesiones el 30 de abril, pero ahora se dice está la posibilidad de un periodo extraordinario, donde se trataría este tema de la justicia laboral. Esto nos coloca en la posibilidad que los sindicatos puedan intervenir en los debates y conozcan los contenidos de las propuestas.

Existen cinco propuestas de reforma secundaria de reforma laboral:

1.- La de Enrique Peña Nieto;

2.- La del PRI, a través de la CTM y la CROC;

3.- La del PAN;

4.- La de la UNT-PRD

5.- La del Senador sin partido Alejandro Encinas

En este foro se analizarán los contenidos de las iniciativas, así como el estado que guarda el proceso de la reforma constitucional, y en particular se analizará la iniciativa para el estado de Puebla. Y la importancia de la participación en este proceso de los trabajadores a través de sus organizaciones.

La reforma constitucional por primavera vez dice que los trabajadores tienen el derecho de votar libre, personal y en secreto cuando eligen a su dirigencia sindical, y para la firma de un contrato colectivo y el emplazamiento a huelga.

Lo que pasa en SITIAVW no es lo que pasa en la mayoría de los sindicatos en México. Ustedes tienen un proceso democrático, tienen asambleas y votaciones en urnas secretas, lo que no ocurre en todas partes, por eso es tan importante la reforma constitucional.

Esto es un avance fundamental para la libertad y democracia sindical en este país, pero si no está regulado en la norma secundaria no lo podremos aplicar. De ahí la importancia de esta ley secundaria que realmente apuntale la reforma constitucional.

Ustedes no se pueden quedar en la planta o en su casa sin intervenir. Ustedes son actores importantes.

 

La iniciativa de reforma para crear el Organismo Público Descentralizado en el estado de Puebla

Por: José Arturo Blázquez

La reforma constitucional del 24 de febrero de 2017 en materia de justicia laboral, fundamentalmente tiene que ver con dos artículos de la Constitución, el artículo 107 en materia de amparo, que reforma el inciso D, fracción quinta; y la reforma al artículo 123 donde se reformaron las fracciones 17, 19, 20, 21 y el inciso D de la fracción 27.

Se adiciona la fracción 22 Bis y el inciso C a la fracción 31 y se elimina precisamente de la fracción 31 el último párrafo.

El artículo 107 en materia de amparo contempla resoluciones o sentencias definitivas que ponga fin a un juicio de tribunales locales o federales, que es en principio la reforma laboral que tuvo un elemento fundamental, que llevó a la desaparición de las juntas locales y federales de conciliación y arbitraje, mismas que deberán ser sustituidas por tribunales del trabajo.

Y que en ese tenor, tanto en el ámbito federal como en el ámbito local el Tribunal Judicial Laboral, pero además el Centro de Conciliación en el estado de Puebla, para atender asuntos individuales.

Cuando hablamos de la reforma al artículo 123, una de las cuestiones fundamentales que se plasmaron en la Fracción 18, al establecer como principio fundamental en cuanto a que las huelgas serán lícitas, cuando tenga por objeto el equilibrio de los factores de la producción. Dice, cuando se trate de obtener la celebración de un contrato colectivo de trabajo, deberá acreditar que se cuenta con la representación de los trabajadores. Lo que ocurre en las entidades federativas es el control que tienen los gobiernos de los estados sobre las juntas de conciliación y arbitraje, que en principio son los órganos en materia local de registro sindical, ellos controlan prácticamente a qué sindicato se le otorga el registro, a qué sindicato no por no ser de la misma especie que ellos controlan, como es CTM, FROC – CROC y en donde prácticamente vetan este derecho a los trabajadores que quieren conformar un sindicato, donde de antemano no les dan el registro y mucho menos tienen la posibilidad de firmar un contrato colectivo.

Pero cuando ya hay contrato colectivo firmado y tienen la fortuna de formar un sindicato independiente, simplemente no le dan entrada a la solicitud de firma de contrato colectivo porque ya hay uno firmado.

En Puebla, el presidente de las juntas locales de conciliación y arbitraje, era la máxima autoridad del estado en materia laboral.

En la época del gobernador Melquiades González Flores se crea la Secretaría de Trabajo, y es esta la que pasa a tener el mayor poder en materia laboral en el estado. Mantienen el control en las juntas de conciliación y arbitraje y esto ha permitido que no evolucionen los sindicatos.

Cuando los trabajadores organizados que solicitan su registro sindical, es la propia Junta de Conciliación y Arbitraje la que le avisa al patrón y con el despido de los trabajadores eliminan esta posibilidad de tener sindicato real.

La fracción 19 cambia el término de Junta de Conciliación y Arbitraje por Tribunales Laborales.

La Fracción 20 habla de la resolución de conflictos entre patrones y trabajadores, estarán a cargo de los tribunales laborales del Poder Judicial de la Federación o de las entidades federativas, cuyos integrantes serán designados atendiendo lo que establece la constitución en los artículos 94, 97 y 116.

También se crea, a través de la propia constitución, un ente jurídico que tendrá la facultad de conciliar de manera obligatoria antes de acudir a un conflicto judicial a través de los tribunales, la instancia conciliatoria, ya sea en el ámbito local o federal, esta función estará a cargo de los Centro de Conciliación especializados y tendrán personalidad jurídica y patrimonio propios y contarán con plena autonomía.

La etapa de conciliación consistirá en una sola audiencia conciliatoria.

En la vía individual en la relación obrero patronal se tendría que acudir de manera obligatoria al Centro de Conciliación para intentar dirimir los conflictos. Y si esto no se logra se pasa a la etapa judicial al Tribunal Laboral, que para el estado de Puebla se deberán establecer cuáles son sus funciones y facultades.

El 15 de enero de 2018, el gobernador de Puebla José Antonio Gali Fayad, presentó una iniciativa que contiene únicamente la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, quitándolas de la Ley Orgánica del estado de Puebla y no va más allá de la reforma planteada.

En su exposición de motivos solo contempla la modificación de un inciso del artículo 38 de la ley y la derogación de tres fracciones.

La reforma laboral establecida en la constitución tenía un año para establecer las leyes reglamentarias, sin embargo ese año ya transcurrió, y lo cierto es que las iniciativas que se presentaron ante el Congreso de la Unión se encuentran paradas. No se ha podido dar el siguiente paso que es modificar la Ley Federal del Trabajo para, precisamente, acatar las disposiciones ya contenidas en la Constitución.

Los puntos medulares que contiene la reforma constitucional en materia de justicia laboral, consisten en lo siguiente:

1.- Sustituir todas las juntas de conciliación y arbitraje, tanto locales, como federal por tribunales laborales de los Poderes Judiciales de las entidades federativas y de la Ciudad de México. Esto quedó contenido en el primer párrafo de la Fracción 20 del Artículo 123 Constitucional;

2.- Instaurar un organismo descentralizado de carácter federal que se encargará de la conciliación prejudicial. Esto quedó contenido en el primer párrafo de la Fracción 20 del Artículo 123 Constitucional;

3.- Se faculta a dicho organismo para que conozca del registro de todos los sindicatos y de todos los contratos colectivos de trabajo en los ámbitos local y federal. Esto quedó contenido en el cuarto párrafo de la Fracción 20 del artículo 123. Esto es importante porque a través de los gobiernos de los estados existe un control de las organizaciones sindicales, ya que si los trabajadores pretenden el registro de un sindicato pero no son del agrado de las autoridades del trabajo o del gobernador, simplemente no se les otorga registro.

Con esta reforma lo que se está haciendo es quitarle a los gobernadores de los estados ese poder de decidir qué sindicato puede obtener su registro o qué sindicato no, o incluso en los emplazamientos a huelga pueden determinar si concilian o no entre las partes y si declaran o no la existencia de una huelga en el ámbito local.

Esta reforma es fundamental porque le quita ese poder a los gobiernos de los estados a través de las juntas, el poder de ejercer la coacción sobre los trabajadores.

4.- En el fuero local se establezcan organismos descentralizados en los estados y en la Ciudad de México que se encargarán de la conciliación prejudicial en los casos individuales. Es decir, que este organismo que se crea en Puebla sólo tendrá facultades en el ámbito local y sólo para atender asuntos individuales.

5.- Se instaura el voto personal, libre y secreto de los trabajadores. Para el caso del SITIAVW este principio lo tienen en su estatuto desde hace muchos años. Para los sindicatos corporativos sí tiene una afectación.

6.- Se instaura el derecho a la libertad y negociación colectiva, que hoy prácticamente está vetada porque muchos sindicatos que no son independientes, simplemente con la firma del secretario general se resuelven las negociaciones colectivas.

7.- Se adiciona el principio de representatividad cuando se trate de obtener la celebración de un contrato colectivo. Los trabajadores tendrán que decidir si se firma o no un contrato colectivo. Hoy los sindicatos de la CTM aunque no haya empresas establecidas y sin trabajadores firma contratos colectivos.

El ejecutivo del estado de Puebla reforma y deroga diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública. El gobernador atiende a los principios establecidos en la reforma. “La justicia laboral presenta problemas en su funcionamiento porque entre otros sus instituciones y procesos fueron creados en una condición de historia que contrasta abismalmente con la que actualmente se vive, por lo que se requiere dar cumplimiento al mandato de nuestra ley suprema para disponer de una estructura dedicada exclusivamente a conciliar, con personal calificado y que cumpla estrictamente con los requisitos que ordena la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo, dentro del propio principio donde ordena que se pueda establecer este órgano de conciliación en Puebla, cuya función principal sea la de resolver los conflictos entre patrones y trabajadores en la etapa conciliatoria, procedimiento previo para las partes que acudan a los tribunales laborales del Poder Judicial que para tal efecto se instituyan, además, el de ser el primer nivel de contacto entre las organizaciones sindicales y el estado, ya que agotará de forma conciliatoria los emplazamientos a huelga”.

Este asunto es totalmente incorrecto, esto no puede ser porque los Centros de Conciliación solamente podrán conocer de asuntos individuales, y cuando hablamos de la conciliación previa en los emplazamientos a huelga, de entrada todos los elementos que tienen que ver con la huelga ya con la reforma, tienen un trato del ámbito federal, y que debe conocer una autoridad distinta a la local, que es la federal.

Y en ese sentido, desde el momento que se presenta un emplazamiento a huelga, el tema ya no es un tema administrativo, es judicial que debe presentarse ante dichos tribunales.

Esto está conllevando a que el gobierno no quiere ceder esa parte de intervención en los asuntos de orden colectivo, en donde ellos puedan determinar quién o quiénes puedan llegar a una conciliación y quienes puedan participar de ella.

En general esta parte, en el proyecto presentado por José Antonio Gali Fayad, es la parte central donde pretenden seguir influyendo en el tema que hoy solamente está dado para los tribunales de orden federal.

Las fracciones que se propusieron derogar

Fracción IV. Se elimina la facultad de coordinar la integración y establecimiento del Centro de Conciliación del Estado de Puebla y del Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores, que tiene la Secretaría de Productividad y Trabajo y Desarrollo Económico, que antes eran las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Derogan la parte donde le dan la facultad de intervenir a la propia secretaría. Dice “Intervenir a petición de parte en la revisión de los contratos colectivos de trabajo” Aunque esto lo ponen como un elemento de que ya no está en la ley, el otro elemento lo mantienen, pero además no presentan la iniciativa como tal, ya que tampoco lo podrían hacer porque tienen que esperar forzosamente a que salga la ley reglamentaria, que es la Ley Federal del Trabajo, y se discutan los elementos de cómo tienen que quedar estructurados los tribunales y cuáles son sus funciones y atribuciones, y hasta ese momento es cuando podrán presentarse en las legislaturas de los estados las correspondientes reforma o los reglamentos a los tribunales.

Fundamentalmente, la reforma que plantea es seguir interviniendo en los procesos colectivos de los sindicatos con las empresas. A todas luces inconstitucionales porque no se estaría apegando a lo que está en la Constitución que es que en asuntos de carácter colectivo hay un órgano federal que debe conocer de esta situación.

Gracias

La iniciativa de reforma laboral de la UNT – PRD 

Por: Héctor Barba García

Advierto que está aquí la mayoría del Congreso General del Sindicato, que es el cuadro medio que sirve de enlace entre el Comité Ejecutivo Central y la base trabajadora

Entre todos hemos construido en la rama automotriz, sin discusión alguna, el mejor contrato colectivo de trabajo, prestaciones, salarios y condiciones de trabajo en el área automotriz y es una actividad que a ustedes los distingue como un sindicato eminentemente democrático, participativo y representativo de los trabajadores.

Antecedentes de la reforma constitucional en materia de justicia laboral.

Sin duda esta reforma es la más importante en los 100 años de vigencia de la Constitución en materia laboral.

Para llegar a estos resultados, ustedes desde el Sindicato de Volkswagen ingresaron desde el origen en 1997 a la Unión Nacional de Trabajadores, que es sin duda, la organización más representativa de los trabajadores libres y democráticos de éste país, y que ha adquirido una gran relevancia internacional por sus acciones defensivas del conjunto de la clase trabajadora.

Desde la UNT en 2002, en 2010 y en 2012, presentamos conjuntamente con el Partido de la Revolución Democrática iniciativas de reforma a la Ley Federal del Trabajo, pero también a la Constitución en materia laboral.

Y si ustedes ven el contexto de esas iniciativas advertirán que nosotros lo planteamos desde hace más de 15 años.

Cómo lo logramos? Una conjunción de fuerzas extraordinarias que se generó por las acciones ante la Organización Internacional del Trabajo, en donde en el ámbito de la defensa de la libertad sindical y la negociación colectiva, planteamos muchas veces, con mucho vigor, que había que acabar con un cáncer en lo trabajadores de México: los Contratos Colectivos de Protección Patronal.

En México hay más de 50 millones de trabajadores y de ellos sólo una parte mínima está sindicalizada y de éstos la mayoría está sindicalizada en falsos sindicatos en donde se firman Contratos Colectivos de Protección Patronal, para impedir contrataciones colectivas reales y para impedir la sindicalización real.

Lo que va a destruir esta reforma constitucional es ese esquema falso que ha impedido el progreso nacional con justicia social.

Otros elementos que influyen son los que están en el Tratado Transpacífico que planteaban la necesidad de que México cambiara su esquema laboral, que se ha distinguido por el corporativismo sindical que significa el control de los trabajadores para impedir que ejerzan sus derechos de libertad sindical y contratación colectiva auténtica y mantener un sistema salarial de los más bajos del mundo.

Es una vergüenza que en nuestro país tengamos un salario mínimo de los más bajos del mundo.

El salario mínimo en México representa cuatro dólares al día, cantidad que un jornalero en Estados Unidos los gana en 20 minutos de trabajo. Esto ha impedido el progreso nacional con justicia social y que tiene calificado al país, en el ámbito internacional, como un país que ejerce competencia desleal y dumping laboral.

El sistema de control corporativo impide el desarrollo de los trabajadores .

Esta reforma constitucional es la más importante, pero qué está pasando con ella?

Toda reforma constitucional requiere reglamentación en las leyes secundarias.

Hay un proceso de reglamentación a las leyes secundarias en donde el estado mexicano estaba obligado a convocar a todas las fuerzas representativas, tanto de los trabajadores, como de los patrones a la generación de una propuesta común conforme al Convenio 144 de la Organización Internacional del Trabajo, que es el Convenio sobre el tripartismo, pero en éste país dicho convenio es letra hueca.

Existe el tripartismo? Sí, pero un falso tripartismo que está representado por sindicatos corporativos o charros y por una patronal que no representa ni siquiera a la mitad de los productores de éste país, que se apropia del sistema nacional y mantiene bajos salarios para obtener ganancias no sobre la base de productividad y organización del trabajo, sino sobre la base de la explotación de la fuerza del trabajo.

Ustedes conocen el sistema del partido en el poder de cooptar el voto mediante la compra. Cómo lo hacen? Manteniendo en la miseria a millones de trabajadores mexicanos. De los más de 50 millones de trabajadores en éste país, la mitad de ellos percibe salarios por debajo de la línea de la pobreza, y eso es una vergüenza. Por qué lo hacen? Para favorecer una explotación patronal indebida, ganancias indebidas, para mantener un sistema de voto duro que compran para ganar las elecciones, con un tercio de la votación mediante voto comprado de ciudadanos mexicanos cuyo problemas es saber que comerán al día siguiente porque no tienen recurso alguno.

De esa manera es importante que con los sindicatos democráticos como el de ustedes (SITIAVW), que en el sector automotriz es un sindicato de punta, luchemos para acabar con el sistema corporativo, y esta ley que estamos intentando reglamentar es uno de los principales intentos para lograrlo

Cómo va el proceso de la reforma secundaria?

Existen varias iniciativas presentadas, no hubo diálogo social previo, el gobierno y la patronal, el mal sector de la patronal porque no podemos generalizar, están coludidos para impedir que haya libertad sindical y contratación colectiva auténtica, y utilizaron a dos peleles uno de la CTM y otro de la CROC, para generar una iniciativa que es una auténtica contrarreforma laboral. Si ustedes leen esa iniciativa de un señor llamado Tereso Medina y otro Isaías González, esa iniciativa es nefasta, no contempla ningún aspecto constitucional de los que debe reglamentar y en cambo establece una serie de cuestiones que darían al traste con el derecho colectivo y con el derecho individual del trabajo en México. De ese tamaño es el problema que enfrentamos.

Hay otra iniciativa presentada por el PAN, que no tiene ni pies ni cabeza, lo digo con todo respeto. Pero hay otras iniciativas que si son implementables y convenientes.

La UNT nuevamente y senadores del Partido de la Revolución Democrática, se prestaron para presentar esta iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley de Amparo, que refleja claramente un sistema que termine con el manejo corporativo del sindicato, que permita un aumento del salario, contratación colectiva auténtica y libertad sindical para todos los trabajadores de México.

Gracias.

La reforma laboral que necesita México

Por: Farid Barquet Climent

Tenemos pendiente de instrumentar una reforma constitucional y tenemos pendiente que se apruebe una reforma a la Ley Federal del Trabajo y que haya subsecuentes modificaciones en las entidades de la República.

Me parece que en esto, si algún actor tiene que ser un actor activo, y son precisamente los sindicatos y sobre todo los sindicatos con una larga historia de independencia y democratización como es el caso de éste sindicato (SITIAVW).

No podemos ser ingenuos. Durante prácticamente 100 años el artículo 123 constitucional se mantuvo sin reformas. La gran reforma que se hizo al artículo 123 fue para crearle a su interior un régimen de excepción como es el Apartado B para darle un tratamiento a los trabadores burocráticos que fuera, como lo es, favorecedor de las dependencias públicas, en tanto patrones.

Después de eso tuvimos algunas modificaciones instrumentales, pero prácticamente ninguna reforma sustantiva a la Constitución, en un artículo icónico, como fue el del Constituyente de Querétaro, el 123.

Esta reforma, entonces, por qué llegó? Porque en los años del pináculo del neoliberalismo al constituyente le entró la sensibilidad laboral, o porque hay una genuina preocupación sobre la estructura productiva del país por parte del gobierno. Como lo afirma el maestro Héctor Barba, se trató de poner a México en consonancia con directrices de política internacional que iban a quedar plasmadas en la Alianza Transpacífico y que hoy están gravitando en la renegociación del Tratado de Libre Comercio, que además toca de manera muy directa a la industria automotriz de la que ustedes participan.

Creo que este sindicato, como en general debiera ser con la sindicación en la industria automotriz del país, no podemos seguir anclando la competitividad de la fuerza laboral de la industria en bajos salarios. No puede ser esa la ventaja competitiva del trabajador mexicano frente a sus pares de otros países.

Ya bien lo dijo el maestro Barba, se puede ser competitivo teniendo conquistas plasmadas en contrato colectivo que se traduzcan en mejores prestaciones, que se traduzcan en alzas salariales, que no nada más persigan la inflación y que guarden proporción con las ganancias y con los beneficios de la producción generada por la empresa y por la industria.

Hay una forma distinta de ser competitivos con remuneraciones dignas, con condiciones de trabajo satisfactorias, sobre todo con remuneraciones que sean proporcionales a la calidad del trabajo empeñado. Hay una forma distinta de ser competitivos.

Por eso es muy importante lo que se juega nuestro país en la reforma constitucional en materia de contratación colectiva. Lo decía el maestro Barba, la Alianza Transpacífico es el telón de fondo de reformas a la productividad laboral mexicana. Y, efectivamente lo es.

Al respecto quisiera detenerme en dos aspectos. Ya se habló aquí del flagelo que supone el contratismo de protección, esta simulación para darle vuelta a una genuina interlocución entre trabajadores organizados y empresa.

El órgano reformador de la Constitución, léase el presidente de la República presentando una iniciativa que fue finalmente aprobada por el Congreso de la Unión y por las legislaturas de los estados, planteó que para evitar este flagelo, para evitar que se siguiera expandiendo el contratismo de protección, se previera lo que conocemos en la agenda sindical como el recuento previo, que en vez de tener una presunción de representatividad, es decir, en vez de asumir que un sindicato por el sólo hecho de emplazar se refuta representativo, lo que planteó la iniciativa de reforma constitucional, es que ese sindicato, para emplazar a huelga, para firma o para, eventualmente, revisión de contrato colectivo, tuviera que acreditar desde el momento de ese emplazamiento, contar con representatividad al interior de la empresa.

Esto en principio parece razonable, porque el diseño actual que refuta como representativo al sindicato por el sólo hecho de serlo. Pensemos en los sindicatos de industria, en los sindicatos blancos, en los sindicatos charros, se valen de esa presunción para estar emplazando a mansalva, están subvirtiendo el propósito real y genuino de la contratación colectiva.

Entonces, cuál es el dique que intenta poner la reforma constitucional? Que tengan que acreditar primero que tienen interés profesional y que verdaderamente tienen la fuerza de agremiación en la empresa.

Ahora bien. Ahí viene un gran escollo. Qué entendemos por representatividad. A mí me parece que la intención, en principio, podemos calificarla de positiva, creemos que puede tener un efecto benigno para acabar con estas simulaciones, con esta mentira de contratación colectiva que son los contratos de protección.

Pero si ese requisito de representatividad, que además no nos dice nada la reforma constitucional, no nos dice si va a ser uno por ciento, cinco por ciento, 50 por ciento, 75 por ciento, no nos dice nada, no nos dice cuántos trabajadores de la empresa tendrán que considerarse como representativos para entonces sí darle trámite a un emplazamiento. No nos dice nada.

Cuál es el riesgo de todo esto, que tenemos que esperar a que los tribunales tengan que pronunciarse en casos concretos para ir viendo qué entendemos por representatividad. Qué lo digan los jueces del Poder Judicial de la Federación, si no es que la Suprema Corte.

 

Pero lo peligroso de esto puede ser que en la reforma a la ley, es decir, en esa ley reglamentaria que va a tener que secundar supuestamente los propósitos de la reforma constitucional, corremos el riesgo que esa representatividad sea definida de una manera excesivamente gravosa para los trabajadores.

Pongo un ejemplo. Quizá estoy llevándolo al extremo absurdo, que se considere representatividad al 75 por ciento, tres cuartas partes de los trabajadores.

Yo quiero creer que un sindicato germinal, un sindicato en ciernes, no puede reunir esa cantidad de agremiados cuando apenas está iniciando. Es decir, so pretexto de acabar con los contratos de protección podemos estar matando de raíz al sindicalismo y esto puede ser muy delicado.

Me parece que aquí los sindicatos tienen que tomar postura, tienen que detectar estos vacíos que pueden ser llenados por el legislador de una manera desfavorecedora para las organizaciones de los trabajadores, que es a través de las cuales los trabajadores ejercen sus derechos de asociación, que son derechos fundamentales.

Los derechos de asociación previstos en todas las cartas constitucionales de las democracias contemporáneas previenen derechos de asociación en favor de las personas.

El derecho de asociación por antonomasia es formar partidos políticos y poder participar de la toma de decisiones que atañen a todo mundo, pero otra vía es la sindicación, es el derecho de asociación que está reservado a los trabajadores en tanto trabajadores, ya no solo como ciudadanos sino como trabajadores.

Entonces, por un lado somos un país que está viviendo un proceso electoral, donde se concentra la atención pública porque hay, además, una considerable inversión de recursos, pero resulta que en la otra vía, el derecho de asociación que es el sindicalismo podemos sufrir una regresión, y creo que estamos llamados a evitarla y a detectar y tomar acciones para impedir que se pongan obstáculos tanto a la libre asociación como a la genuina negociación de los contratos colectivos.

El licenciado José Arturo Blázquez aludía al vicio, permítaseme la expresión, de constitucionalidad y de legalidad que podría tener una iniciativa en un estado de la República que llegara a aprobarse sin que exista una legislación reglamentaria.

Como sabemos, en materia de trabajo no tiene atribuciones ningún congreso de los estados. La Ley Federal del Trabajo en realidad debería llamarse Ley General del Trabajo. Les está vedado a los estados de la República legislar en materia de trabajo.

Los derechos y obligaciones de trabajadores y patrones solo los puede dictar legislativamente el Congreso de la Unión.

Lo que sí puede hacer, incluso por mandato constitucional, tiene que hacer el legislador, incluso el constituyente Poblano o de cualquier otro estado de la República, es tomar en cuenta qué mandato constitucional hay y empatarlo en la esfera competencial de sus estados, para efectos de la creación de una nueva institución, que es la que se va a encargar ahora tanto de la conciliación en asuntos individuales, con el intento de que también puedan intervenir en asuntos colectivos.

Yo quiero compartirles mi opinión en relación con esta modificación a la reforma constitucional que prevé un nuevo organismo de naturaleza descentralizada, pero de alcance nacional y que va a concentrar ahora todos los asuntos a nivel nacional que tenga que ver con registros sindicales, tomas de nota, depósitos de contratos colectivos.

En primer lugar, yo no comparto, no estoy de acuerdo con esta figura de registro sindical, me parece que es un obstáculo a la libre asociación de los trabajadores, les impone el requisito de contar con un aval de autoridad para formar organizaciones que en principio debieran depender sólo de su voluntad de agremiarse y de reunirse.

Pero en vista de que no sólo no hay ninguna intención de quitar el registro sindical de nuestro orden jurídico, sino de preservarlo e inclusive prevén un nuevo organismo para tenerlo como atribución, me parece que esta reforma puede ser en algún sentido peligrosa.

Por un lado, puede entenderse como una reforma virtuosa a la reforma constitucional, porque centraliza en un organismo a nivel nacional lo que desde aquella sentencia de la Suprema Corte que dijo que los gobiernos estatales podían otorgar registros nacionales vía juntas de conciliación y arbitraje, generó una “explosión” de registros sindicales, muchos de los cuales son sindicatos de fachada, sindicatos que no tienen una vida efectiva.

Y, por un lado puede parecer bien que hay que poner orden. Para decirlo de manera muy clara. Si los gobernadores hicieron un desastre, empezaron a componer este desastre. Pero me preocupa que en aras de poner orden, de darle a los gobernadores esa atribución de dar o negar los registros sindicales, el problema es que ahora habrá una híper concentración de esta atribución como nunca la ha habido en la historia de México.

Entre 1970 y 2012, todo lo que duró la vigencia de la Ley Federal del Trabajo original del primero de mayo de 1970, ni siquiera el presidente de la República tiene esa atribución. Ya sabemos que era un sistema político de partido hegemónico donde los gobernadores estaban supeditados a la voluntad del presidente, pero ni siquiera en esos años, normativamente, hubo un organismo que monopolizara todos los registros sindicales. Entonces me pregunto, si llega un presidente de la República que tenga una mayoría consensual o sea un control sobre el Congreso, va a decidir quién va a ser el titular de ese organismo, y entonces ahora sí, no va a haber escapatoria, o estás con el presidente y gozas de sus simpatías o no vas a tener registro sindical.

Es decir, me parece que potencialmente la reforma constitucional va a acrecentar el poder y el control gubernamental sobre los sindicatos. Este me parece que es un aspecto que hay que cuestionar.

Hay que cuestionar también la forma de integración de éste nuevo organismo. Dice la iniciativa de los senadores priistas de la CTM y de la CROC, que ese organismo tendrá en su junta de gobierno a representantes sectoriales, por un lado esas centrales obreras van a monopolizar esa representación en el nuevo instituto y lo hará también el sindicato patronal que todos conocemos.

La pregunta es si esas centrales por vía de esa supuesta integración tripartita se va a pronunciar sobre registros sindicales? No va a haber sindicatos adversarios que puedan entrar a la pista sindical. Es decir, aquí el tripartismo puede tener una de sus peores caras, contenedoras de la libertad sindical en lugar de fomentarla como debiera ser.

Por último, quisiera hacer una exhortación. El Sindicato de Volkswagen no necesitó esperar a la reforma de 2012, que a golpe de jurisprudencia tuvo que ceder y prever el voto libre y secreto al interior de los sindicatos, ni de efectos de recuento, ni de titularidad, ni de elección de directivas sindicales. Ustedes se lo dieron a sí mismos.

Que mejor que hacer valer, usar, esas disposiciones democráticas de su estatuto para vivificar realmente el debate sindical.

Yo celebro que a esto se avoque la academia sindical del SITIAVW con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert, porque solamente con trabajadores participativos es como realmente va a cambiar la arena sindical. No hay un interés del gobierno de cambiar el estatus quo, no hay un interés del empresariado nacional por cambiar el estatus quo, no hay un interés del sindicalismo parásito que se ha beneficiado de este estado de cosas.

Quiénes pueden ser lo que tengan interés en que avance la democratización de los sindicatos, aunque se avance en milímetros y de retrocesos en kilómetros: las organizaciones de trabajadores que históricamente ha hecho valer y defendido sus derechos de participación al interior de sus propias organizaciones y de llevar además a cabo un trabajo político legítimo que trascienda las fronteras de su sindicato y de su empresa.

Gracias

Qué sigue con la reforma laboral?

Por: Diputado Juan Romero Tenorio

Este año tiene complicaciones políticas y la clase trabajadora tiene en ciernes la decisión de determinar lo que viene.

En el sector automotriz. Hay varios estudios que señalan que habrá una ruptura de demanda de autos híbridos en 2025, y esta demanda, si vemos la estadística de consumidores de autos, se ha ido aumentando fuertemente.

Hay una política que han tomado países europeos y asiáticos para fomentar el uso de autos híbridos con políticas fiscales. Si compran un auto híbrido pueden hacer una deducción de 250 mil pesos y si compran una bicicleta deducen únicamente 30 por ciento de su valor.

La globalización nos obliga a entrar a esta dinámica y la industria automotriz está obligada a entrar a ese esquema.

Desafortunadamente en nuestro país la industria automotriz no es nacional. Somos armadoras. La estadística que presenta el gobierno federal de que somos los principales productores lleva una ficción porque no hay una producción neta.

En esta rama hay una discusión fuerte en el Tratado de Libre Comercio, que es otro elemento que impacta para el futuro del sector y el futuro de los trabajadores de la industria automotriz.

Hay una discusión que se estancó sobre las reglas de origen que implican los componentes de un auto, de dónde provienen. Llegó una amenaza de Trump de determinar una exclusión de reglas de origen de aquellos países cuyos salarios fueran menores a quince dólares diarios (hora), esta determinación si se hubiera empujado excluiría en la producción total de vehículos como en un 30 por ciento, se substituiría a México, porque México es reconocido por los bajos salarios por los bajos salarios como aquí se ha señalado.

Esta propuesta tiende más a una política de mercado y de producción que tienen Estados Unidos y Canadá. Entonces, si excluimos como parte de la competencia a México que tiene salarios menores, entonces sustituimos como un 30 por ciento del mercado, y eso llega a impactar en el sector de armadoras de nuestro país

El tratado está pendiente, no se ha definido, sigue en discusión las reglas de origen y eso va a determinar en buena parte el futuro de las armadoras. Se tendrá una política fiscal americana para recuperar el trabajo de las armadoras en su territorio y nuestro país tendrá que determinar una política fiscal para efecto de lo que malamente han llamado fuga de capitales.

El impacto no solo viene de la cuestión del mercado sino del uso de nuevas tecnologías. La industria eléctrica se ha estado abaratando en la producción de las baterías que se usan en autos híbridos, de mil dólares se estima bajarlas en 10 años a 150 dólares.

Hay condiciones en el mercado que obligan a tomar medidas. Y estas medidas que afectan el mercado globalizado deberán ser tomadas en cuenta para una política pública del nuevo gobierno.

Este es otro factor que genera incertidumbre. Hay elecciones el primero de julio, se renueva el poder ejecutivo federal, se renueva el Congreso de la Unión y hay elecciones concurrentes en 30 entidades del país, en 9 de ellas se eligen gobernadores, la Ciudad de México elige su jefe de gobierno y en todos los estados se eligen diputados locales, presidentes municipales, en la Ciudad de México una figura nueva que son los alcaldes, es un proceso que involucra una elección histórica por el número de cargos que se renuevan, por el número de posiciones que están en juego ante los diferentes proyectos de nación.

Cada postura que presenta la coalición o frente es un proyecto de nación que atiende a un esquema de diseño tomando en cuenta lo que ha pasado y lo que puede pasar en nuestro país. El primero de julio es fundamental porque va a marcar un cambio tanto en el ámbito federal como en el local. Este es otro factor, el político.

Tenemos una reforma laboral que va a impactar o que pretendía impactar a la Ley Federal del Trabajo, la Ley Orgánica del Poder Judicial para la figura de los tribunales en materia laboral, la Ley Orgánica de los estados para establecer los tribunales locales, porque nuestra materia es federal y local, dependiendo de la clasificación de la fuente de trabajo.

Esto nos preocupó y tendríamos que empezar a hacer difusión del por qué nos preocupaba esta reforma. Por el control sindical, el control de contratos colectivos de trabajo que muchos de ellos generan mejores condiciones a las establecidas en la Ley Federal del Trabajo. Y si son contratos ley, obligan a todo el sector que está regulando.

A través de los contratos colectivos se generan mejores condiciones para todos los trabajadores. La reforma pretende controlarlos, limitarlos, para generar un mercado en el ámbito global más asequible para los grandes inversionistas, con menos complicaciones.

La reforma laboral de 2013 abona al outsourcing, contrato por hora, el salario mínimo como base de una remuneración digna se empieza a desdibujar, que aunque hubiera salario mínimo raquítico cuya capacidad de adquisición se ha ido depreciando, no se compra lo mismo ahora que lo que se compraba hace 20 años. Esto ha impactado y va seguir impactando.

Va a impactar al sector automotriz que primero tiene que hacer innovación tecnológica para seguir en el mercado. Va a impactar a los segmentos económicos de la pequeña y mediana industria que viven en torno a la industria automotriz, porque en autos híbridos los componentes de los autos ordinarios, se aprovechan únicamente el 70 por ciento. Esto es que tiende a desaparecer mucha pequeña y mediana industria que gira en torno a los grandes armadores. Van a desparecer del mercado y del marco productivo.

La industria enfocada a las nuevas tecnologías deberemos tener un esquema de capacitación de los trabajadores en las empresas armadoras para que asuman esos cambios tecnológicos y puedan entrar a esa cadena productiva que exige cambios radicales en el proceso productivo.

Aunado a ello está la creciente automatización de los procesos productivos que desplazan a grandes masas de trabajadores y automatiza procedimientos.

Esto va a impactar en una política pública del Estado mexicano.

Reforma laboral inmediata no la veo. El periodo extraordinario terminó el 30 de abril y ahorita hay una comisión permanente que se integra entre diputados y senadores para desahogar las tareas pendientes o los asuntos que se vayan turnando al Poder Legislativo.

Es una Comisión que da trámite, no es una Comisión que dictamine leyes. Para dictaminar una ley tendría que convocarse a un periodo extraordinario.

La actual integración de la Cámara de Diputados y Senadores le permite al PRI y al PRD si se alía con el PAN el número necesario para convocar a un periodo extraordinario.

Para efectos de reforma laboral yo lo veo imposible de aquí al primero de julio; quizá después del primero de julio, dependiendo del resultado electoral, sería desfavorable para los actuales legisladores del poder, convocarían a un periodo extraordinario temas urgentes, como más controles al ejecutivo federal, mayores controles respecto de las nuevas mayorías en las cámaras, nombrar a un fiscal general por ocho años para amarrarle las manos al ejecutivo federal.

El tema laboral no lo veo en puerta, salvo algo extraordinario en la negociación del Tratado de Libre Comercio que exigiera una protección hacia los grandes inversionistas.

Lo que es que se va a determinar el futuro del país porque se integran con una nueva estructura las fuerzas políticas en las cámaras de diputados y senadores.

El periodo legislativo termina en agosto, por lo que tendríamos julio y agosto para que pudieran diseñar cualquier estructura legal con el fin de amarrarle las manos al nuevo ejecutivo federal.

El escenario viene complejo y eso va a depender de la voluntad de las personas que ejerzan su voto.

El presupuesto del Gobierno Federal para este año es de 5 billones 300 mil millones de pesos, pero no sabemos cómo lo gasta. La Cámara de Diputados debe revisar la cuenta pública cada año y actualmente hay años de Fox que no se han revisado, todo el sexenio de Calderón y lo que va de Peña Nieto no se ha revisado cuenta pública.

Si lo gastaron en desarrollo social, en procesos productivos o en infraestructura, pero no hay una autoridad que revise y valide esta información ya que la cuenta pública no ha sido revisada en 12 años.

El sector automotriz va a ser impactado dependiendo de los acuerdos que se tengan con el Tratado de Libre Comercio.

Tenemos un mercado que es depredador. Lo que ofrecemos es mano de obra barata.

La reforma laboral sólo se cierne a las cuestiones colectivas de los trabajadores o al contrato individual de trabajo con la empresa. Hay en torno a ello una serie de leyes que omitimos como pensiones y el Sistema de Ahorro para el Retiro.

Tenemos que ver más allá de la reforma laboral en cuanto a la propia Ley Federal del Trabajo, la calidad de vida va inmersa en función de las políticas públicas. Por ejemplo el derecho a la educación que no lo tomamos en cuenta como parte de nuestra calidad de vida como trabajadores.

No nos hemos dado cuenta de estos grandes cambios que al final nos pegan, como el aumento de las tarifas del agua, luz, gas, aunque esto no esté en la Ley Federal del Trabajo, ya que son condiciones que afectan la calidad de vida de las y los trabajadores.

El estado hace reformas para separar, segmentar la exigencia de derechos humanos y de esa forma eliminarlos. Tenemos que ver un poco más allá de lo que está pasando.

Falta información, falta conocimiento de en dónde estamos parados y hacia dónde vamos. Eso va a determinar la acción sindical.

La acción sindical ha sido muy pasiva, ha tolerado bastantes cambios reales. Tanto en el sector público como el privado, ha sido demasiado permisivo.

Tenemos que recuperar nuestros derechos y para recuperarlos hay que hacerlos visibles, tenemos derecho a la movilidad, a la salud, a la educación, pero como están fuera del ámbito laboral no entran al contrato colectivo.

Vean como un contrato colectivo es importante, por eso la intención de tener un órgano centralizado que los controle, que los avale, que los vaya eliminando.

Actualmente los contratos colectivos de trabajo no han sido ratificados y eso permite irlos eliminando. Y nos vamos a concretar a relaciones individuales de trabajo en un marco legal de desventaja.

No hay antigüedad, no generan prestaciones adicionales y esto es parte de depreciar el salario de los trabajadores y ser un elemento para la negociación y atraer grandes capitales.

Nuestro proceso de producción nacional no agrega valor, el petróleo lo exportamos tal cual y lo compramos como gasolina.

Tenemos que luchar por un trabajo digno, un salario digno que nos permita una vida digna.

Tenemos muchas tareas pendientes y como organización sindical tienen que ver hacia dónde empujan. Hay muchas tareas pendientes.

Independientemente que cambie el escenario político, ustedes como sector de los trabajadores tienen una serie de demandas pendientes, tienen una serie de derechos que no se han podido completar y sin importar quien quede en el gobierno hay que exigirlos.

Y para exigir hay que conocer, hay que capacitarse, organizarse, comunicarse, sea quien llegue al Poder Ejecutivo ya que si no hay una fuerza organizada de trabajadores, puede seguir la misma dinámica.

Eso depende de ustedes

Gracias.

México, potencia mundial en la industria automotriz

Por: Olivier Keller

México, potencia mundial en Automotriz

Panorama actual de la industria automotriz mexicana. Cómo se presenta actualmente y cuáles son sus desafíos, éxitos y deficiencias.

¿Cómo es visto la Industria Automotriz en Europa/Alemania?

Lamentablemente muchas de las noticias que salen de México no son positivas. Aquí me refiero a todas las noticias que tienen que ver con la inseguridad, la llamada guerra contra el narcotráfico y la corrupción.

Pero México también es visto como destino turístico, un país con una rica cultura e historia. Recientemente, México también es visto como potencia en el sector automotriz, y de esta imagen hablaré.

La prensa alemán-hablante, es decir la prensa de Alemania, Suiza y Austria, de menudo salen artículos y análisis de la industria automotriz mexicana, se impresiona con el crecimiento que ha tenido México y de las perspectivas que actualmente tiene. Ni Trump puede acabar con esto.

Los periódicos más importantes y prestigiosos de Suiza y Alemania. La Süddeutsche dice: País de carros en la vía rápida. Y Neue Zürcher zeitung dice: Como México se volvió un potencia automotriz. Estos son sólo dos ejemplos de decenas de artículos en este sentido.

El interés de la prensa va mano en mano con nuevas plantas en México, como las de Mercedes y BMW.

Alemania y Suiza también figuran en los 10 mercados más grandes de importación de carros hechos en México.

Hannover-Messe

Un indicador muy fuerte del éxito de la industria mexicana es su participación este año en la Hannover Messe. Esta feria es la muestra de tecnología industrial más grande del mundo y se realiza anualmente en Alemania.

Este abril (2018) estuvieron presentes 240 empresas mexicanas y México era el primer invitado latinoamericano de la feria.

Éxito Mexicano

Tanto se habló del éxito de la industria automotriz mexicana que es tiempo de presentar cifras

En la gráfica de arriba vemos algunas cifras actuales de la industria automotriz mexicana, son cifras de 2017:

  • La industria automotriz representa 3% del PIB Nacional y 18% de la producción manufacturera del país y hasta 25% de las exportaciones manufactureros
  • 7 millones de trabajo tienen que ver directamente o indirectamente con esta industria en 2017. Fueron 735 mil trabajadores en las plantas y las autopartes en 2016, lo que también se refleja en la gráfica de abajo. En los trabajos directos e indirectos, también se incluyen las 157 actividades económicas que tienen que ver con la industria automotriz, cifras más actuales hablan de hasta 1.9 millones trabajos (incluye por ejemplo el comercio automotriz).
  • México es actualmente el séptimo productor más grande de vehículos del mundo y el más grande de América Latina antes de Brasil.
  • Del total de la producción mexicana, 62 % se destina para Estados Unidos, hecho de cual vamos a hablar más adelante
  • México cuenta actualmente con 20 plantas armadoras, de 12 marcas, en 12 estados del país, para vehículos ligeros con nuevas marcas entrando cómo Mercedes o BMW o marcas que se expanden como Toyota, varios tienen múltiples plantas armadoras. Además hay 11 plantas armadoras para vehículos pesados en el país.
  • El mercado doméstico es el 12 más grande del mundo
  • En 2017 en total se produjeron 3.77 millones vehículos ligeros, de cuales más de 3 millones fueron exportados.
  • Lo que significa 3.6% de la producción mundial.

Historia

  • En 1994 fueron apenas 1.1 millones de vehículos producidos, lo que es menos que un tercio de la producción actual.
  • Cómo vemos en la gráfica, desde el año 2009 y la crisis mundial el porcentaje de México en la producción mundial aumentó significativamente de 1.6% a 3.6%.
  • En la otra gráfica vemos, que en los últimos 10 años se crearon más que 500 mil nuevos empleos en automotriz y autopartes.

Los Pronósticos (2017) dicen que la industria automotriz crecerá 45% hasta 2023 (Coface 2018)

Estados Unidos como mercado principal

Exportaciones

En 2017 82% de exportaciones (sólo 18% de mercado doméstico)

Del total de las exportaciones 75.3 % para Estados Unidos en 2017

En 2017 las exportaciones hacia EEUU crecieron 9.4%

Otro 9% a Canada -> 85 % de las exportaciones a países del TLCAN

¿Qué más? Cómo vemos en la gráfica un poco a Latinoamérica, Europa (Alemania y Suiza). Pero el mercado Europeo está creciendo, con exportaciones a Alemania que aumentaron 22.2% en 2017 y a Italia 388%. Pero aún son cifras bastante bajas.

Además, México cuenta con tratados de libre comercio con 46 países que son responsables del 60% del PIB mundial, lo que significa un gran potencial para diversificar las exportaciones de la industria automotriz.

Mercado doméstico

Otro potencial se muestra en el mercado doméstico que estás creciendo constantemente desde hace años. Al momento 59% de los vehículos registrados en 2017 fueron importados (sobre todo de Asia).

México tiene 236 vehículos por cada 1000 habitantes, cifra que creció mucho en los últimos años, pero que es baja en comparación con OCDE, pero alta ante países en desarrollo.

La industria automotriz en el TLCAN

Nadie ilustró tan bien el fordismo de Detroit y Michigan cómo Diego Rivera en su Mural. Y la relación de Michigan y México sigue, porque México es el mercado más importante para el estado del norte de Estados Unidos, 39 % de sus exportaciones van allá.

Esto gracias a la gran cadena de valor que existe en la industria automotriz que crea trabajos en ambos países y que aumenta la competitividad de la industria automotriz americana a nivel mundial. Materiales cruzan hasta siete veces la frontera México-Estados Unidos antes que terminan en un carro.

Así también se explica que 40% del valor de productos importados de México a EEUU son de productos de base o materiales EEUU. Mientras tanto en el caso de China sólo son 4%, por lo que es mucho más atractivo que los productos sean producidos en México (“near shore” mejor que “off shore”).

En cifras más concretas esto quiere decir que un carro producido en México contiene partes producidos en Estados Unidos con valor 5500 dólares, mientras un carro producido en Estados Unidos también tiene materiales producidos en México con valor de 3800 dólares. Esto muestra la gran interdependencia y el beneficio que esta trae para los dos.

Por esto, según un estudio del Centro de investigaciones de la Automotriz (CAR) de Ann Arbor, Michigan, una posible salida de EEUU del TLCAN costaría 37 700 trabajos en la industria Automotriz de Estados Unidos, se declaran claramente en favor del TLCAN.

La comunidad de negocios estadounidenses también se ha posicionado en contra de la renegociación por la incertidumbre que esta trae.

Crítica de Trump

Entonces, sí es un éxito la colaboración en la industria automotriz del TLCAN, ¿por qué es tan atacado el TLCAN por Trump?

Deficít comercial

La principal crítica del presidente estadounidense contra México es el gran déficit comercial de Estados Unidos con México, que era de 65.7 mil millones de dólares en el año 2017 y es justamente el sector automotriz donde el déficit comercial de Estados Unidos con México es más grande.

En 2017 13.9% de las importaciones de México desde Estados Unidos tenía que ver con materiales de automotriz, mientras de las exportaciones de México a Estados Unidos (que son más grandes que las importaciones), 33.7% fueron materiales de la industria automotriz.

El sector automotriz de Estados Unidos es aquel con el imbalance comercial más grande de Estados Unidos.

Por esto se define como un objetivo principal de la renegociación del TLCAN “bajar el déficit comercial de Estados Unidos”

Pérdida de Trabajo

No es muy cierto, 85% (CAR 2017) de los trabajos que se pierden es por la automatización y desde 2009 y la crisis la cifra de empleados en las plantas creció de 136 000 a 211 000, mientras que en la primera mitad de 2017 sí bajó a 206 000 (New York Times, July 2017).

Aun así, Trump quiere introducir nuevas reglas de origen. Pide que 85 % producido en países del TLCAN, 50% en EEUU

Competencia sucia

Dicen que México juega sucio con las condiciones de trabajo y los salarios, un punto que vamos a ver más en detalle.

¿Está jugando sucio México?

Eta crítica de Trump tiene su fundamento. Los costos de la IA Mexicana son los más bajos en comparación con las veinte IA más importantes del mundo. ¿Cómo es esto? Principalmente por los salarios muy bajos que se pagan y que bajaron en términos reales desde que existe el TLCAN. Vemos en la gráfica que en dólares en promedio hoy los trabajadores de la IA Mexicana ganan menos que la mitad que en 1994. Vemos también que hoy en día en Canadá y Estados Unidos se gana menos, pero porcentualmente los trabajadores mexicanos perdieron mucho más.

Frente a estas cifras se tiene que decir claramente que los trabajadores mexicanos no se están beneficiando del gran éxito de la Industria Automotriz Mexicana.

En la segunda gráfica vemos los sueldos promedios de las diferentes plantas y podemos hacer dos observaciones:

  • Los mejores salarios se pagan en dos de las pocas plantas que tienen un sindicato independiente, es decir Nissan Cuernavaca y Volkswagen Puebla. La gran mayoría de las demás plantas tiene al sindicato corporativista priista CTM.
  • Las plantas más viejas son las que más pagan a sus trabajadores.

Vamos a ver porque las nuevas plantas son las que pagan menos. Esto tiene que ver mucho con el sistema de la llegada de las empresas:

Las empresas que tienen interés de instalarse en México se dirigen al gobierno federal que les asiste en su búsqueda de un lugar adecuado y el gobierno federal deja competir a los estados. El ganador de la planta y de la inversión en este sistema será el estado que ofrece las mejores condiciones para la empresa. Parte de las condiciones es el sindicato que va a estar en la planta y obviamente ahí los gobiernos estatales tienen sus sindicatos corporativistas que ofrecerán contratos de protección patronal, no dejan que se organizan sindicatos independientes. Es decir: El estado que se gana la instalación de una planta al final es el estado con el sindicato que ofrece las peores condiciones laborales. También serán otros factores importantes, pero si vemos la tabla, los sueldos y las condiciones laborales sí parecen ser clave en la decisión de las empresas. Sólo así se puede explicar que una empresa de carros de lujo alemana como BMW pague salarios tan deplorables.

Se puede resumir que se crean muchos trabajos en la IA Mexicana, pero que son cada vez más precarios y aquí México está jugando sucio, sobre todo con sus propios trabajadores tienen salarios precarios y contratos de protección patronal.

Salarios en la renegociación del TLCAN

Ahora voy a hablar por primera vez de la Reforma Laboral. El 24 de febrero de 2017 se presentó la reforma constitucional en materia de justicia laboral. Esta reforma constitucional trae importantes cambios como el voto secreto, personal y libre, que permitirá la libertad y democracia sindical. Esta reforma aplaudida que salió bajo la presión de las negociaciones del TPP parece dar las herramientas para acabar con los contratos de protección patronal.

Sin embargo, el PRI en conjunto con la CTM y la CROC lanzó una propuesta de reforma secundaria muy contraria a la reforma constitucional, escrita en un despacho de abogados empresariales en Monterrey con el fin de precarizar aún más las condiciones laborales.

Finalmente por varias razones esta reforma no pasó. Uno de estas razones era la presión internacional. Entre otros 183 legisladores federales estadounidenses presionaron en una carta abierta a Robert Lighthizer, el negociador del TLCAN, para que presionara a México.

En su carta, escribieron: “La estructura laboral autoritaria, las juntas laborales compradas y los sindicatos alineados con el gobierno se combinan para limitar la capacidad de los trabajadores de buscar aumentos salariales. Los bajos salarios, la falta de sindicatos independientes y la incapacidad de los trabajadores para negociar colectivamente en México han perjudicado a los trabajadores estadounidenses y han llevado al outsourcing de trabajo a México.”

También ya desde un inicio estaba en los objetivos de renegociación del TLCAN

  • Se requieren estándares laborales que cumplan la declaración de la Organización International del Trabajo (OIT), especialmente:
    • La libertad de asociación y el derecho garantizado efectivo para la negociación colectiva
  • Establecer reglas para que se cumplan las leyes de trabajo e implementación de un comité laboral como órgano de control

Además son los sindicatos norteamericanos que piden salarios más altos y mejores condiciones laborales en México porque temen que con esta competencia se bajarán sus mismas condiciones laborales y sus salarios. En su carta a Robert Lighthizer los United Steelworkers piden:

“Desde que la Administración anunció su intención de renegociar el TLCAN, nuestro sindicato, y muchos otros sindicatos, han ofrecido diligentemente propuestas y recomendaciones concretas sobre qué cambios son necesarios para promover los intereses de los trabajadores y para revertir el declive causado por el acuerdo existente.   Usted y su personal nos han contratado de una manera positiva, y estamos profundamente agradecidos.   Espero que usted, en cooperación con la Secretaría de Comercio de Canadá, pueda impartir al gobierno mexicano la necesidad de bloquear el proyecto de ley regresiva que se encuentra actualmente en el Senado mexicano y adoptar reformas consistentes con, y en apoyo de, las reformas constitucionales. “

Es muy extraño que sean sindicatos extranjeros los que piden salarios más altos para México…

Actualmente escuchamos que sigue en la mesa la temática de los salarios. Hace dos semana salió en el Wall Street Journal la noticia, que Trump quiere incluir en la renegociación del TLCAN, que México sería penalizado si no subiera los salarios en la industria automotriz a aproximadamente 16 dólares la hora. Lo que significaría un aumento tremendo que por lo mismo parece imposible de aplicarse. Mientras Guajardo está diciendo que un nuevo acuerdo puede salir hasta fines de mes y que un acuerdo está muy cerca, Robert Lightizer, el negociador estadounidense dice que esto está muy lejos y que hay muchos puntos abiertos como el tema laboral.

Apenas ayer Trump inició un proceso para poder imponer arancales de hasta 25% en automóviles importados. Este proceso puede durar todavía más que un año, pero ya está en la mesa. No queda muy claro contra quién prinicipalmente será esta medida – Alemania, Japón o México, pero de todos modos es más presión para las negociaciones.

Sigue en negociación el TLCAN y será interesante quien al final puede imponer sus intereses. ¿El sindicalismo Mexicano que puede hacer en esto? ¿Es una oportunidad para los trabajadores?

Bibliografía

Center for Automotive Research (CAR): NAFTA Briefing. Trade benefits to the automotive industry and potential consequences of withdrawal from the agreement, Ann Arbor 2017.

Coface Economic Publications (Patricia Krause): Mexico Automotive Industry. Headwinds coming from the North, 2018.

Covarrubias V, Alex / Bouzas Ortiz, Alfonso: Empleos y políticas sindicales en la industria automotriz de México. Análisis Fundación Friedrich Ebert México, CDMX 2016.

El Colegio de México (Mauricio Rodríguez Abreu y Landy Sánchez Peña): El Futuro del Trabajo Automotriz en México, en : Apuntes para la Equidad, 1, 2017.

Klier, Thomas H. / Rubenstein, James M.: Mexico’s growing role in the auto industry under NAFTA. Who makes what and what goes where, in: Economic Perspectives, 6, 2017.

Office of the United States Trade Representative: Summary of Objectives for the NAFTA Renegotiation, Washington D.C. 2017.

Secretaría de Economía: Mexico´s Auto Industry. 23 yeass since NAFTA and beyond, 2017.

Prensa: NY Times, Washington Post, Forbes Magazine, Bloomberg México, El Economista, El Universal, El País, El Financiero, La Jornada, Proceso, Neue Zürcher Zeitung, Süddeutsche Zeitung, Der Spiegel, Deutschlandfunk, Amerika 21, TAZ.

 

SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

  1. Cómo quedarían los sindicatos independientes si se aprueba la reforma laboral?
  2. Aprobándose la reforma laboral cómo quedaría nuestro contrato colectivo y nuestro estatuto?
  3. Para tener este sindicato fuerte y con logros para los trabajadores. Qué peligro representan para el gobierno y empresa las marchas?
  4. Qué de peso tendría una marcha en contra de la reforma laboral?
  5. Proyecto de nación para los trabajadores?
  6. Habría la posibilidad del SITIAVW, por el peso económico, de influir en lo laboral sin los órganos tripartitas?
  7. Qué es de ámbito local y qué es de ámbito federal?
  8. Qué tanta autonomía tiene el estado una vez que se aprueben las leyes secundarias, ya sea para perjudicar o favorecer al trabajador?
  9. Dejan de exigir pensiones y jubilaciones?
  10. Hasta qué grado nos afectaría la desaparición de las huelgas?

Respuesta de José Arturo Blázquez

En cuanto al alcance que pudieran tener los gobiernos en materia de derecho del trabajo. Las legislaturas de los estados no pueden legislar en materia de trabajo.

Pero lo que plantea la reforma y que tiene que bajar a las entidades federativas es la creación de los tribunales judiciales en materia laboral.

La teoría indicaría que ese mismo tribunal del poder judicial tendría facultades de resolver conflictos laborales en el orden individual, pero esto va a ser hasta que se reforma la Ley Federal Del Trabajo, para que el Tribunal a través de la legislatura local pueda a probar las reformas a la ley orgánica, y se pueda establece la creación de éstos tribunales, para impartir justicia en materia de trabajo.

Asimismo tendrá que venir la reglamentación al interior del propio tribunal, si es que este dependerá del Tribunal Superior de Justicia.

Las juntas locales y federales existen en razón de la competencia que da la materia de trabajo. En términos de la Constitución y que se traslada a la Ley Federal del Trabajo, hay competencia federal y hay competencia local.

La competencia federal está dada en razón de los servicios y de la actividad que desarrolla una empresa, en el caso de la industria automotriz corresponde a la autoridad federal.

Al interior de Volkswagen en empresas de autopartes, sus trabajadores no desarrollan la actividad como ustedes sino que son proveedores de servicios y no están vinculados al proceso productivo de Volkswagen, por lo tanto están en el ámbito local.

Otras actividades reservadas al ámbito federal son la azucarera, textilera, quienes para registrar un sindicato lo hacen a través de la Dirección General de Registro de Asociaciones dependiente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

 

Respuesta de  Héctor Barba García

¿Qué va a pasar con nuestro contrato colectivo de trabajo si viene la reforma laboral?

Hay que distinguir dos fases de la reforma laboral:

Una, que no la llamaría reforma, sino contrarreforma laboral que es la que pretende el gobierno en turno y un sector de la patronal para mantener un sistema de control de los trabajadores de todos sus derechos, de su derecho de libertad sindical, de su derecho de contratación colectiva y hasta su derecho de huelga.

Y eso ya lo hemos vivido, lo recordarán ustedes: Llegamos a tener el evento de que declaramos el estado de huelga y la autoridad laboral, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje la declaró inexistente porque ustedes se tardaron un minuto en estallarla, ese es un absurdo enorme.

Cómo es posible que un conjunto de 7 u 8 mil trabajadores puedan parar en el mismo instante todas las actividades, máxime que hay actividades que requieren preparación para que se suspendan.

La huelga es el recurso más poderoso de los trabajadores. La fuerza de los trabajadores está en bajar los brazos. Porque la paralización de la producción para la economía, suspende las ganancias de la contraparte que es el patrón.

Obviamente un país donde el estado de derecho es materia de deliberación permanente, que tiene un gobierno que no atiende a los intereses populares, ni a los intereses nacionales, sino a sus intereses de rapiña y de disposición de los bienes públicos, que en alianza con una clase patronal que no entiende que el procedimiento para obtener ganancia es organizar bien el trabajo, capacitar bien a sus trabajadores, pagarles buenos salarios para que ellos puedan generar ese producto que luego les permite competir y obtener ganancias en un ámbito que ya no es local, sino, principalmente internacional, aquí me refiero a la actividad de ustedes (automotriz).

El 80 por ciento del producto de ustedes se exporta, luego entonces es una actividad transnacional sumamente importante, porque la industria automotriz en el mundo, en el área productiva es la industria de punta en el mundo entero.

Y hay grandes disparidades entre lo que se produce y cuánto se paga por ello entre un país y otro.

Hagamos un comparativo. Ustedes saben muy bien que ustedes hacen un producto idéntico o tal vez mejor que el que puede fabricarse en Alemania, pero allá ganan 7, 8 veces o más que ustedes por hacer exactamente el mismo trabajo.

Esa disparidad establece brechas económicas y sociales muy profundas que es necesario ir superando. Pero no se supera por decreto.

Ustedes tienen el mejor contrato colectivo y las mejores condiciones de salario y de prestaciones y de percepción en general de los beneficios que deja el trabajo. Tienen una serie de beneficios pero no bastan.

No tienen por ejemplo, un sistema de reconocimiento al trabajo que se realiza durante toda la vida que se llama jubilación. Tienen, sí, las prestaciones del Seguro Social que cada vez resultan más exiguas. Tienen un fondo de retiro a través del Sistema de Ahorro para el Retiro, pero cada vez ese fondo en cada trabajador se va rebajando más y más y llega el momento que vale prácticamente nada.

Porque, además, ese fondo de retiro lo maneja un gobierno, que es un gobierno espurio que no le interesa el interés nacional ni mucho menos los intereses de los trabajadores, lo utiliza para hacer inversiones que pueden hacer perder todo a ese fondo de ahorro, ya lo estamos viendo con la cuestión del aeropuerto, por ejemplo. Y ya lo hemos visto en el pasado, en varias ocasiones han enajenado el fondo de ahorro de los trabajadores para echárselo a su bolsa.

Es un problema de las leyes? No, es un problema de quienes administran y manejan las leyes, es un problema de las instituciones en alguna medida, pero básicamente, es de quienes manejan esas instituciones.

Aquí surge la pregunta de cómo armar una solución colectiva a nivel nacional que nos permita superar ese rezago bárbaro, ese sistema antidemocrático y autoritario que permite a una clase política en el poder embolsarse por sistema el 10 por ciento del producto nacional, porque es en lo que estima que le corresponde, es el diezmo que le corresponde por sus “valiosísimos servicios” al pueblo mexicano. Esto ya no puede continuar, es anti histórico y es un repudio mundial que se tiene, pero en las elecciones que vienen se juega el futuro de la nación.

Si logramos un gobierno que cambie esta situación, que combata de frente la corrupción, la impunidad, la violencia, entonces podemos aspirar a que las instituciones que tenemos funcionen de otra manera. Que el fondo de retiro sea en realidad un fondo de retiro que sirva a los trabajadores para garantizarles una vejez decorosa, que su salario sean suficientes que satisfaga las necesidades de su familia, es decir, todo está ligado, todo está conectado y no basta con una reforma laboral para que este mundo del trabajo cambie. Hay que cambiar al país entero, para que ese cambio pueda funcionar mediante una nueva lógica y una nueva mecánica de servicio al pueblo. Un hombre que admiro y fue uno de los padres de nuestra patria, el cura José María Morelos y Pavón, decía claramente que la obligación fundamental del servidor público es servir a los demás y no embolsarse el dinero de los demás.

Afortunadamente tenemos un sistema democrático que nos permite votar de alguna manera libre, directa y secreta. Entonces tenemos que actuar todos con una conciencia colectiva general, no solamente los trabajadores, todos, en un a votación que defina un cambio y la posibilidad de que éste se de por alguien que pueda garantizar esa posibilidad.

Tenemos que tomar una determinación general, colectiva a nivel nacional que se propague en el país entero para que la votación sea tan masiva y tan diferenciada que no puedan practicar el fraude electoral, que sistemáticamente practican mediante la compra del voto a ese sector de la población que no tiene con qué comer al día siguiente y que por lo que le den, dan el voto a quien se los pague.

Eso ya no puede ser así. Ustedes, afortunadamente, como clase trabajadora tienen un privilegio que muy pocos mexicanos tienen en éste país, tienen un gran sindicato que funciona democráticamente, tienen un gran contrato colectivo que los protege más que ninguna otra ley, y saben como defenderlo.

Y aquellas huelgas, por ejemplo, que nos declararon inexistentes, de todas maneras las ganamos porque los trabajadores y la fuerza de la unidad de los trabajadores en acción es lo que determina la posibilidad real de superar las adversidades de un sistema que es contrario a los derechos fundamentales de los trabajadores.

Luego entonces, cómo defender el contrato? Hay que acuerpar el sindicato, hay que acuerpar el sistema democrático, hay que demostrar una unidad cada vez más férrea, más concreta, porque lo que tenemos enfrente es la surte no solamente personal, es la suerte de nuestra familia.

Aquí, en este sindicato hay experiencias que se han reconocido internacionalmente, sabemos como defendernos y sabemos que la mejor defensa es el ejercicio de los derechos colectivos de una manera inteligente y productiva, no violenta, que impida que se nos reprima de otra manera, porque si actuamos con violencia damos oportunidad a que las fuerzas represivas del estado nos castiguen de una manera que sería irremediable para algunos compañeros.

Todas estas cuestiones están en un ámbito de un cambio nacional profundo y fundamentalmente democrático.

Ustedes mencionaban. Cómo vamos a hacer para que, no solamente nosotros, sino el resto de los trabajadores mexicanos tengan contrato colectivo y tengan salarios decorosos? Pues hay que evitar los valladares que impiden ese evento que son autoridades corruptas que impiden que la ley funcione y se aplique correctamente.

Todos los trabajadores en éste país tienen derecho de libertad sindical. En qué consiste? En el derecho de afiliarse al sindicato que mejor convenga a sus intereses. Y cuál es el objeto de éste sindicato? Es obtener una contratación colectiva auténtica.

Yo les diría en mi experiencia. El mejor elemento de defensa de los trabajadores es la organización democrática en sindicatos verdaderos y contratos colectivos operativos que puedan ir mejorando día con día y que están por encima de las leyes y por encima de los avatares de quien quiera enfrentárseles.

Un sindicato democrático y bien organizado no puede ser derrotado, porque ustedes son los generadores de la riqueza y el objeto del sistema capitalista que vivimos es obtener ganancias, o sea que se genere la riqueza y que todos los beneficios de su administración a nivel mundial, estamos hablando de un mundo globalizado, se queden para ellos.

No, tiene que haber un reparto equitativo. Eso se llama justicia social.

La defensa nadie la va hacer por nosotros. La defensa de nuestro contrato colectivo la tenemos que hacer nosotros. Aún en el caso de que viniera una reforma laboral adversa en un periodo extraordinario, que están preparando por ahí para dar un albazo, ojalá y no pase pero puede pasar, tenemos que hacer todavía muchas cosas.

En la UNT estamos trabajando, primero en un proyecto de dictamen alternativo al que se emitió que es el que quiere el gobierno y la patronal y los charros sindicales que sea la base de la reforma laboral, que es una contrarreforma laboral que da al traste con el derecho colectivo que se ha mejorado mediante reformas a la Constitución.

Y qué es lo que entonces tenemos qué hacer? Simplemente buscar que esa contratación colectiva que tenemos nosotros, se pueda extender libremente al resto de la clase trabajadora.

En la medida que el resto de los trabajadores mejoren, ustedes de una manera natural van a mejorar también porque van a aumentar su fuerza, van a conseguir una economía más equitativa, poder adquisitivo de la clase trabajadora en todo el país. Y el poder adquisitivo que se invierte en el país genera riqueza, porque ese ciclo económico permite que haya más inversiones y aumente la competitividad y aumenten los salarios.

Hay otras maneras también. No olvidar que no estamos solos en el mundo. Hay formas de alianzas internacionales en el ámbito sindical que pueden ser muy productivas, y mis compañeros del Comité Ejecutivo Central, del Comité Ejecutivo del Sindicato, saben bien de qué estoy hablando y están en esas tareas.

El sindicato tiene ámbitos de actividad, desde luego, internos. Defender los derechos en el día a día es una función primordial y excelente. Pero también tiene otras perspectivas de acción que está realizando y hace muchos años que las realiza.

Proyectar su experiencia y su fuerza de unidad en el resto de los trabajadores, no solo del país, es un sindicato ejemplar, sino también en el mundo; y eso le permite actuar de esa manera por una fórmula muy sencilla: es un sindicato democrático y propositivo, y sabe manejar sus derechos de manera de no confrontarse innecesariamente en pleitos vanos y saber entonces cuándo usar toda su fuerza de organización ante agresiones que pongan en peligro su propia existencia, como ya lo hemos hecho en el pasado y hemos salido triunfantes.

Hemos tenido eventos durísimos en este sindicato, no los vivieron ustedes, algunos sí, pero sus padre los vivieron y los superaron y por eso ustedes tienen el mejor contrato colectivo del país.

La fórmula de progreso de cualquier país civilizado se llama contratación colectiva y libertad sindical organizada en sindicatos democráticos y participativos.

Esto hay que propalarlo. Y parte de lo que estamos haciendo cuando hablamos de cambios sociales, de cambios políticos, de cambios económicos y de cambios jurídicos, abonan a esa perspectiva. Esa es en la que tenemos que trabajar.

Aislados no vamos a ninguna parte. Tenemos que coaligarnos con otros trabajadores del país, con otros trabajadores del mundo y caminar por una misma línea como lo hemos hecho y lo seguimos haciendo y cada vez, eso, va mejorando nuestra seguridad y eso acuerpa y defiende nuestro contrato colectivo.

Si viniese una reforma anticonstitucional como la que ven, no va a pasar nada porque a partir de julio sabremos que se va a constituir un nuevo congreso y yo sostengo la convicción de que va a cambiar la correlación de fuerzas a favor de los derechos de todos los mexicanos y entre ellos de mis compañeros trabajadores.

Y sin nos pegan un palo ahora se la revertimos ya con un congreso diferente. Emitimos un proceso de revisión de las leyes, abrogamos las negativas y aprobamos las que convengan al interés del pueblo mexicano.

Tenemos mucho que hacer y no está lejos, pero si debemos tener claridad y perspectiva en mantenernos organizados, unidos y combativos, sin perder la línea y sobre todo sin perder la cabeza.

En otros temas. Qué diría yo. Son temas que ya conocen. Tenemos una revisión cercana, compleja. Ahí vamos a ver una serie de fenómenos del ámbito externo y que nos afectan. Nuestra materia de trabajo va a la baja.

Tenemos problemas, pero son problemas superables si sabemos organizarnos.

Los hemos tenido en el pasado y si se mantiene la unidad de los trabajadores en sí y a través de su dirección sindical creo que saldremos adelante.

En lo particular yo me siento alentado porque veo un cambio que me voy a permitir algo que les voy a confiar, ya tengo un montón de años, siempre he andado en contra del corporativismo sindical y yo creo que mi fin no tardara mucho, es natural, a todos nos llega, pero si logro antes de ese fin echar abajo el sistema corporativo y el charrismo sindical me voy tranquilo compañeros.

Gracias

 

Respuesta de Farid Barquet Climent

Qué va a pasar con nuestra organización?

Qué va a pasar con nuestro contrato colectivo?

Qué va a pasar con nuestro estatuto?

Coincido plenamente con el planteamiento del maestro Barba.

Fundamentalmente el problema de la contratación, el problema de la democracia interna de los sindicatos, el problema de la existencia de las organizaciones sindicales más que por las leyes, son por las acciones de quienes son actores relevantes del mundo sindical.

México es un país que no crece su economía. México es un país que desde que se comenzaron a implementar entre nosotros las políticas macroeconómicas del Consenso de Washington el salario ha perdido 70 por ciento de su poder adquisitivo, de su capacidad de compra.

Paradójicamente, es un país que justo en estos años de deterioro de salario, justo en estos años de estancamiento macroeconómico no tiene huelgas. Es decir, estancamiento económico y deterioro salarial tendría que ser el caldo de cultivo, no solo de la movilización de los trabajadores, sino del ejercicio efectivo de un derecho de presión constitucionalmente tutelado y que es la piedra angular.

A qué conclusión me lleva esto. A que México teniendo condiciones propicias para el ejercicio del derecho de huelga no tiene huelga y economías, por ejemplo como la de Alemania, tiene aproximadamente mil huelgas al año y es la economía más boyante de la unión europea.

Si no es el panorama macroeconómico ni las condiciones lo que explica la ausencia de huelgas entonces debemos buscar la justificación por otro lado.

Yo en parte suscribiría así la tesis del maestro Barba que tiene que ver fundamentalmente con la acción sindical. Este sindicato es una honrosísima excepción, pero tenemos organizaciones avocadas no a fomentar la movilización obrera, sino a contenerla.

Qué hay que hacer? Democratizar los sindicatos. Esto tiene que ver con las marchas y la movilización que se inscriben en un derecho constitucional de manifestación, es un derecho ciudadano.

Qué es lo que creo que ha pasado en nuestro país. Que un derecho de presión como es el derecho de manifestación sobre vías de comunicación ha perdido fuerza porque simplemente al estado no le ha interesado atender esas demandas y ha estado dispuesto a que pague la sociedad con los costos de esas movilizaciones y no ha servido como un efectivo vehículo de presión.

Más que las marchas, más que la movilización visible, lo importante es hacer cónclaves como éste. Tiene que haber comunicación, tiene que haber organización, tiene que haber puentes de intercambio entre ustedes. Yo por eso alabo mucho el sindicalismo de empresa.

Se que el ideal de organización sindical, como fue concebido en la época de la post revolución en México, fue el sindicato de industria bajo la lógica que la fuerza del sindicato es la fuerza del número y eso no es necesario así. A veces en el magma de las grandes organizaciones sindicales se pierde la voz de los trabajadores y pueden ser susceptibles de cooptación.

Muchas veces el sindicato de empresa implica que los agremiados tengan problemas y necesidades comunes y eso hace que se pueda avanzar.

En cuanto al tema de los estatutos. La ley esta pensada más bien para impedir el surgimiento de organizaciones democráticas, aunque hagan una mención con fundamento constitucional a la libertad y a la secrecía y al voto lo dejan abierto y que haya voto indirecto.

Creo que están pensando más en las organizaciones nuevas y el mensaje que están mandando es que contratos colectivos vigorosos como el que se tiene aquí, organizaciones democráticas como esta, pues ya son parte del paisaje que ya no van a poder echarlas atrás, pero el mensaje es a las organizaciones futuras.

Con relación al tripartismo. Yo creo que el tripartismo no es malo per se. Sí se corrompió, pero es que nunca se tuvo en los hechos, se tuvo en la norma, pero en la realidad muchas veces vas a una junta de conciliación y arbitraje, tu sabes que tu juicio individual fue tramitado por el personal de la junta y el laudo no sale porque faltan las firmas de los representantes. Hay honrosas excepciones. Hay representantes obreros y patronales que se toman su papel en serio, pero lamentablemente las más de las veces no. Y esto tiene que ver muy probablemente que no hay una remuneración, no es una función real del estado, es una representación itinerante, hay muchos factores que influyeron en el fracaso del tripartismo.

Sin estigmatizar el tripartismo. Yo lo que creo es que hay que superar el tripartismo que tuvimos, falso y simulado más presto para el control que para la impartición de justicia laboral.

Lo que usted dice, compañero, eso fue previsto por el constituyente. Tan tiene sentido lo que usted está planteando que eso se planteó hace cien años. Por eso no hubo juntas de conciliación y arbitraje inmediatamente. Ya lo refería el licenciado Blázquez, hubo cambios meramente nominales en la ley, por ejemplo cuando desaparecieron las llamadas juntas de conciliación ahora las suprimieron del texto porque nunca existieron, las juntas de conciliación las pensó el constituyente del 17 como juntas no permanentes, ni siquiera como órganos del estado, como cónclaves arbitrales que se constituían de momento a momento en función de necesidades, itinerante, cuando hubiera algún conflicto.

Lo que usted está planteando tiene un sentido. No es algo descabellado, incluso fue previsto, nunca se llevó a la práctica. La propuesta me parece interesante nada más que puede prestarse a un uso contrario. Cuando usted dice, aquí hay una industria o un sindicato predominante, eso podría tener un impacto cuando ese sindicato predominante no lo veamos en términos idílicos de que sea un sindicato democrático, si ese predominio sindical cae en un sindicato corporativo, pues entonces flaco favor se le va a hacer a la democracia sindical.

Sin duda el tripartismo no es malo per se.

Creo que como concibió la justicia laboral el constituyente hace 100 años, lo que pensaba de la bondad de este diseño tripartita era que al resoluto último que iba a ser el presidente de la junta, que ese sí es un servidor público del estado, que pudiera junto a dos personas que le pudieran allegar una expertis de la industria. Es decir, si yo soy el presidente de la junta federal de Puebla y se presenta un conflicto individual sobre un trabajador en una planta, yo puedo conocer la Ley Federal del Trabajo, soy un perito en derecho pero no conozco el día a día de esa industria, entonces es probable que yo tenga que invitar a alguien como representante de la patronal para que me explique lo que sucedió ahí, si fue un acto negligente, si es imputable al trabajador o hay un abuso patronal y se le está despidiendo de la fuente de trabajo o cualquier otro perjuicio en su esfera de derechos por algo arbitrario. Creo que esa era la idea del tripartismo.

Pero lamentablemente o no se tomó en serio o se desvirtuó o se prestó a “buenos servicios” para un estado que quería asegurar el corporativismo y su control sobre el movimiento obrero, pero no me parece en absoluto una idea desdeñable.

Lamentablemente todavía vemos ecos de tripartismo más bien para lo que les interesa. Este instituto para registro, para tomas de nota y no para una dimensión mucho más participativa que pudiera ser para escuchar las voces de los sectores.

Respuesta del Diputado Juan Romero Tenorio

Respecto de la pregunta del futuro político con un cambio en la presidencia de la República.

Si revisamos nuestra historia cuando el movimiento sindical tiene más auge, tiene más capacidad de organización, es cuando hay gobiernos que garanticen. Lázaro Cárdenas tuvo muchas huelgas, de ahí nació la expropiación petrolera, de un movimiento sindical.

El hecho de que el primero de julio de 2018 se defina un nuevo proyecto, habrá un proceso de transición y hay una ley institucional que hay que observar, hay un congreso autónomo que va a estar con nuevos equilibrios en su integración. Tenemos una Suprema Corte de Justicia de la Nación y vamos a tener en el caso extremo que se convoque en un proceso extraordinario a un fiscal general, a un fiscal anticorrupción que son figuras que falta designar por falta de desacuerdo político. Hay una regla institucional que hay que observar y regirse con ella.

Las propuestas que presenta quien está impulsando una candidatura no son propuestas acabadas. Una vez que se gane tiene que entregar un plan de gobierno que es sexenal y que obliga a la consulta, y en esa integración de un plan de gobierno tendrán que definirse las políticas públicas y dentro de éstas políticas está la del incremento a la producción, al desarrollo económico del país, a favorecer el desarrollo de los diferentes sectores económicos, sociales y políticos del país, entre ellos el sector de los trabajadores y el desarrollo de su vida sindical.

Tendrá dentro del esquema vigente que nombrar al presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

Si no hay una fuerza sindical organizada, no vamos a esperar que llegue el ejecutivo federal fuerte y defina. Él mismo va a tener conflictos, enfrentamientos con los diferentes sectores, con el empresarial y otros que van a estar ejerciendo presión en función de sus intereses como el sector financiero, las grandes empresas transnacionales, etc.

Se ha anunciado que se van a revisar los contratos de concesiones, de adquisiciones de servicios y de construcción de infraestructura. Se viene una revolución administrativa.

Este señor por sí sólo no lo va a poder hacer, necesitamos respaldo del Congreso, necesitamos respaldo social, porque va a pisar callos y si no hay un respaldo social sus posturas no son legítimas, pueden ser legales pero no legítimas y eso le genera ingobernabilidad.

Efectivamente como él lo ha señalado estamos frente a una cuarta transformación del país generada a partir del voto ciudadano, si se cumplen las tendencias que marcan hasta las encuestas más acérrimas hacia él han señalado esa tendencia. Falta concretarlo, falta un aparato que se está moviendo para la compra y coacción del voto, falta un aparato burocrático que está condicionando, está presionando en todos los niveles, falta cómo se mueva el crimen organizado, porque también define candidaturas, los sube o los baja. Hay casi 100 personas que han sido víctimas de la violencia en éste proceso electoral.

Hay muchos intereses económicos y políticos, muchos intereses que no se manifiestan abiertamente pero ahí están. Hay una presión real.

La sociedad civil tendrá que responder. Va a ver secciones o comunidades donde no se podrá votar porque el cacique las secuestró, el día de la elección va a haber balazos, no va haber transporte. Falta esa parte.

Yo en lo personal no me confío en las encuestas, porque falta el aparato que realmente funciona: la coerción. Los sindicatos que son corporativos van a obligar a sus trabajadores.

Falta mucho quehacer en estas seis semanas previas al primero de julio. Y posterior a ello, si la sociedad no se organiza para exigir legítimamente sus demandas o para presionar legítimamente a quien puede garantizarlas, perdemos el tiempo.

Esta revolución es una revolución pacífica y obliga a todos los sectores a organizarse, porque si él tiene presión y es una presión legítima tiene la facultad o la atribución para incidir. Otros poderes van a hacerlo.

Puede modificar una ley y grupos organizados pueden promover una acción de inconstitucionalidad para atacar esa ley. Como ocurrió con la Ley de Seguridad Interior que la sociedad civil se organizó y la impugnó y se han concedido seis amparos contra esta ley, que cuestionan su legitimidad.

Tenemos escenarios que exigen nuestra participación: participamos informándonos, comunicándonos, organizándonos, solamente en esa medida podemos incidir. Estamos acostumbrados a un aletargamiento de un sistema político donde no nos movemos, no nos informamos, no nos comunicamos, y cuando sentimos que nos está afectado una determinación legal o administrativa es cuando queremos reaccionar y una reacción extemporánea difícilmente logra reponer una acción social que recupere lo perdido.

Es una propuesta inacaba y tendrá que buscar equilibrios para una gobernabilidad.

Hay empresarios buenos y malos. Hay empresarios que se preocupan por su empresa y por sus trabajadores y cada quincena están ocupados y preocupados por la nómina, las cuotas del IMSS, etc.

Ustedes como sindicato deberá exigir los derechos que les han sido vedados o los han hecho invisibles para no ser exigibles. Hay mucho que hacer y todos tenemos una responsabilidad muy fuerte.

Hemos tenido generaciones donde no hemos exigido. Yo tuve la oportunidad de ingresar a la universidad sin ningún problema, se hacía examen de admisión pero era más fácil entrar a la universidad hace 30 años que ahora. Las oportunidades se reducen porque el espacio público se reduce por falta de recursos.

Si sumamos esa responsabilidad histórica por nuestra omisión, nuestra apatía, nuestra desinformación, por la falta de exigir con dignidad nuestros derechos y en este proceso se presenta una coyuntura maravillosa para la sociedad civil. Si se organiza y exige fortalece a los nuevos poderes. Si se asienta y espera que resuelva con un sentido paternalista, olvídense porque hay presiones.

Ustedes no dejen en duda que las grandes transnacionales, que los grandes grupos nacionales, van a estar presionando. Hay mucho interés económico y político en esta elección, va a estar muy presionado el proceso.

Falta mucho quehacer. Estas seis semanas son determinantes.

Gracias

Hoy podemos congratularnos que las voces que libremente se han expresado en este recinto se vean fortalecidas con la participación con la mayoría de las personas que hoy somos responsables de todo el país para la próxima transición a un nuevo modelo de justicia laboral.

Cómo queremos que sea el nuevo modelo? Cuándo y dónde empieza la reforma? El porqué lo conocemos todos de manera cotidiana, retrasos, opacidad, injusticia, impunidad, falacias. Es verdad, todos y cada uno de los que estamos presentes hemos vivido en carne propia alguna de las circunstancias que justifique la reforma, pero también la mayoría de nosotros hemos padecido la impotencia por falta de normas jurídicas positivas y eficaces, carencia de coordinación entre autoridades laborales, criterios jurisprudenciales contrarios a los principios de la justicia social, y sí, grandes privaciones de recursos humanos y materiales para cumplir debidamente con nuestro cometido.

Insisto, las causas del debilitamiento de nuestra justicia social son muchas, es evidente, pero el mayor de los obstáculos uno para hacerla efectiva es la carencia de presupuesto, todas las voces confluyen en este mal que daña nuestras instituciones.

No es posible atender las demandas de una población que se ha multiplicado, con la misma infraestructura de décadas lejanas, pues nuestra realidad ya ha rebasado toda expectativa que se ha generado cuando se inicio el modelo de justicia laboral que hoy tenemos.

No es factible impartir justicia imparcial, profesional, digna, si no contamos con la infraestructura adecuada pata atender las necesidades inmediatas.

Es importante destacar que la obligación del estado para impartir justicia debe ser verdaderamente considerada por nuestros legisladores al momento de emitir el presupuesto de egresos.

Existen muchos pendientes y poco tiempo para atenderlos, debemos fortalecer la conciliación como medio idóneo y natural de solución a los conflictos laborales, pero cuidando en todo momento que no se convierta en un pre requisito para inhibir o alargar los procesos. Encontrar soluciones que no dejen cicatrices en el camino.

Tenemos que retomar la oralidad perdida de la justicia laboral, pero siempre vinculada a la inmediatez real, es decir, a la presencia imparcial y directa del juzgador laboral.

Lo que hoy está en juego es mucho más que un cambio de sede o de nombre, es indispensable que la impartición de justicia recupere la autoridad y la confianza de los justiciables y para ello tenemos que dejar los diagnósticos parciales y los intereses particulares. Una visión y acción de estado, donde todas las voces cuenten para construir soluciones contundentes.

Muchas gracias

  • Lugar: Palacio de Minería, Salón Bernardo Quintana, CDMX
  • Fecha: 26 de octubre de 2017