Eventos

2do. Foro: Reforma laboral para todos

2o. Foro Reforma Laboral para Todos

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Guadalajara, Jalisco

28 de noviembre 2017

Inauguración

 

Presídium:

José Tomás Figueroa Padilla

Secretario de Trabajo y Previsión Social de Jalisco, en representación del gobernador Aristóteles Sandoval;

Tonatiuh Bravo Padilla

Rector de la Universidad de Guadalajara

Enrique Velázquez González

Secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara

Ricardo Suro Estévez

Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco

José de Jesús Becerra Santiago

Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Guadalajara

Juan José Hernández Rodríguez

Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores del Hospital Civil de Guadalajara

Héctor Barba García

Abogado Laboral, asesor de la Unión Nacional de Trabajadores

 

 

Palabras de Enrique Velázquez González

Secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara

Esta reforma laboral tiene algunas cosas positivas, sin embargo en las leyes secundarias se generan muchas preguntas que no tienen respuesta. Porque parece que la reforma la tienen guardada en un cajón.

Qué se necesita para una reforma laboral que no genere ventaja para ninguno de los sectores y que se imparta justicia,

De ahí la importancia de discutir lo que se requiere para una reforma laboral que permita se imparta justicia en materia laboral, que se acaben los juicios largos y que exista la manera de conciliar.

La importancia de involucrar a todos los sectores y que se discuta con ellos para saber hacia a dónde va esta reforma.

El Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara es el pionero en su estado de llevar la discusión y el análisis de la reforma laboral que necesita este país como la eliminación de trámites burocráticos, mecanismos de consulta mediante voto secreto para la firma de contratos colectivos y en su caso para los emplazamientos a huelga que deben ser sin la intervención del patrón y garantizando la participación de la mayoría de los trabajadores; la transición de las juntas de conciliación a tribunales.

Al crear los juzgados laborales se busca consolidar el derecho privado del trabajo para poner en igualdad de condiciones a los trabajadores y a los patrones. Deben de ganar todos cuidando los derechos de los trabajadores.

La intervención de los juzgados laborales no garantiza que prevalezca un sentido de protección al trabajador.

La implementación de la reforma debe ir acompañada de los recursos necesarios.

Esta bien que el sindicato que emplace a huelga por la firma de un contrato colectivo acredite que cuenta con la representación de los trabajadores para evitar organismos que sin representación emplazan a huelga.

Una nueva ley en materia laboral debe significar el establecimiento de contratos colectivos auténticamente representativos y favorecer la democracia y transparencia de los sindicatos. Debemos cambiar la imagen que la gente tiene de los sindicatos.

Hay sindicatos que representan a los trabajadores por sobre cualquier interés particular por eso estamos en contra que se cree un organismo superior donde solo estén los sindicatos como la CTM o la CROC ya que no creemos que sea conveniente.

Creemos que es necesario que los sindicatos se reestructuren en función de la defensa de los trabajadores y una legislación adecuada puede ayudar.

Sin embargo esto no es suficiente necesitamos instituciones fuertes para lograr justicia laboral para todos los mexicanos.

Palabras de Tonatiuh Bravo Padilla

Rector de la Universidad de Guadalajara

De acuerdo con algunos expertos la aprobación de la ley reglamentaria de la reforma constitucional en sus artículos 107 y 123 ocurrida en febrero pasado (2017) no sólo implicará repercusiones en el mundo del trabajo, sino que transformará el derecho laboral en nuestro país.

Uno de los principales cambios en esta reforma incluye la desaparición de las Juntas Locales de conciliación y arbitraje para dar lugar a los tribunales laborales que se integrarán al Poder Judicial de la Federación y a los Poderes Judiciales Estatales según corresponda su competencia.

Otra figura en la nueva ley son los centro de conciliación que funcionarán como filtro de los conflictos laborales para evitar que estos lleguen a los tribunales.

Además se prevé cambios en los procesos de elección de los dirigentes sindicales.

No obstante existe legítima preocupación respecto a la ley secundaria que daría la pauta para la celebración de los juicios laborales, entre otros aspectos y existe también incertidumbre entre los trabajadores de las juntas de conciliación y arbitraje, ya que si bien se establece que se van a respetar sus derechos no hay claridad respecto de su futuro laboral.

Resulta necesarios analizar las implicaciones de esta nueva legislación y lo que significará para los trabajadores de las instituciones públicas en particular a las de educación superior, hay que recordar que la garantía constitucional del artículo 3o , fracción 7ª de autonomía, la Ley Federal del Trabajo tiene un apartado que busca garantizar que las relaciones laborales en las universidades públicas autónomas tengan precisamente las condiciones que implican que se pueda llevar a efecto la autonomía.

La clasificación de las relaciones laborales en el apartado A de nuestras instituciones lleva a los sindicatos a estar implicados en una relación que muchas veces más bien corresponde a las demandas propias del sector privado. Lo anterior entra en contradicción con el hecho de que es el gobierno federal el que determina la política salarial de, prácticamente, todo el ámbito público.

En este contexto la Universidad de Guadalajara comparte las preocupaciones que se expresarán en este foro de Reforma Laboral para Todos, como una iniciativa de ciudadanos e instituciones comprometidos con el respeto a los derechos de los trabajadores en México.

Coincidimos en la necesidad de analizar las repercusiones de esta reforma, así como diferencia lo que ocurrirá en el ámbito de las empresas, sindicatos, trabajadores y más aún en la administración de la justicia laboral.

Nuestro país requiere una legislación laboral moderna que sancione y armonice las recientes transformaciones del capital y el trabajo, entre las que se encuentran nuevos tipos de empresas, empleos y contratación.

No solo hay que atender lo que necesita uno de los factores de la producción, el capital, sino mantener, justamente, al factor que más contribuye que es precisamente al del trabajo.

Una reforma que permita traer inversiones y empresas en el área digital para mantener la competitividad del país, pero sin menoscabo de los derechos y conquistas de los trabajadores tales como la contratación colectiva.

En este contexto nada me da más gusto que se haya decidido hacerle un reconocimiento el día de hoy al licenciado Héctor Barba García, abogado laborista egresado de la Universidad de Guadalajara, precursor e impulsor de esta reforma constitucional en materia laboral. Su esfuerzo para mejorar las condiciones de obreros y empleados mexicanos se evidencia desde su trabajo en el Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana donde impulsó la creación de sus secciones nucleares, la negociación de sus contratos colectivos y la fundación del Sindicato de Trabajadores de la Industria Nuclear.

Destaco también sus diversos proyectos de modernización y actualización de la normativa laboral mexicana.

Estimado licenciado Héctor Barba, le expreso mi reconocimiento en el homenaje que hoy le ofrece con justicia el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara por sus aportes a la organización sindical y al ámbito laboral en nuestro país.

Celebro que este foro haya logrado convocar la participación de los tres poderes del Estado de Jalisco y que acompañen en esta ocasión el magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado y el Secretario de Trabajo.

Reconozco a instituciones y ciudadanos involucrados en la organización de este Foro.

Espero que la Ley secundaria se reforme con todos los cuidados que esto presentan Si algo se requiere para que las relaciones laborales y las relaciones de trabajo sean productivas para el conjunto de la sociedad, es precisamente una legislación que armonice y que pueda canalizar diferencias para que no se conviertan en diferencias, menos aún en enfrentamientos.

Si tenemos una legislación moderna, que pueda ser respetada en los derechos laborales sin afectar el ámbito productivo, más bien estimulándolo, estaríamos nosotros del otro lado.

Gracias

Nota del portal de la STPS Jalisco

Reconocen en la FIL trayectoria sindical de Héctor Barba García

Mié, 12/06/2017 – 13:14 — mardia.mendoza

https://stps.jalisco.gob.mx/prensa/noticia/1008

Guadalajara, Jal., 28 de nov. 2017

En el marco de la trigésima primera edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), cuyo invitado de honor este año es Madrid, el Sindicato Único de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara, (STAUDEG), reconoció la trayectoria de uno de los más importantes lideres sindicales en el país, don Héctor Barba García, como parte de los trabajos del Foro “Reforma Laboral para Todos”, que se realizó en el Auditorio Juan Rulfo.

El secretario del Trabajo y Previsión Social de Jalisco (STPS), Tomás Figueroa Padilla, acudió al homenaje en representación del gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, en el cual invitó a los presentes a tomar como una inspiración, la trayectoria de Barba García en la defensa de los derechos de los trabajadores, para que la reforma laboral que tiene que implementarse a nivel federal, sea realmente una normativa benéfica para agilizar la impartición de justicia laboral en el país.

“Tomemos el ejemplo de nuestro homenajeado, quien ha fincado su trayectoria en la defensa de los derechos de los trabajadores, para inspirar nuestra labor y que esta reforma sea siempre benéfica para las personas que tengan la razón, ya sean empleados o patrones. Es urgente que los conflictos laborales se resuelvan más rápido, pero sobre todo que se imparta justicia de manera expedita”, dijo el funcionario estatal.

En cuanto a la reforma laboral, cuyas leyes secundarias tienen que aprobarse en las legislaturas estatales así como en el Congreso de la Unión, el encargado de las políticas del trabajo en la entidad, señaló que es necesario abrir el diálogo y escuchar cada una de las partes para aprobar una reforma que realmente beneficie tanto a trabajadores como al sector productivo, priorizando la paz laboral que se vive en la entidad.

Señaló que desde el Gobierno del Estado, se tiene la convicción de fortalecer lo que se ha hecho bien y avanzar en las áreas de oportunidad para crecer, resaltando la generación de más y mejores empleos, teniendo como meta mejorar los salarios de los trabajadores.

“En menos de cinco años hemos generado más empleos que el total de puestos laborales que se crearon en los doce años de las dos administraciones anteriores. Tenemos claro que ahora el reto es que haya mejores salarios, así como la paridad salarial entre mujeres y hombres”, enfatizó.

En el evento estuvieron presentes: el secretario general del STAUDEG, Enrique Velázquez, el rector de la Universidad de Guadalajara (UDEG), Tonatiuh Bravo Padilla, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco (STJEJ), Ricardo Suro, el secretario general del Sindicato Único de los Hospitales Civiles, Juan José Hernández, la presidenta de la comisión del Trabajo del Congreso del Estado, Claudia Delgadillo, así como el homenajeado Héctor Barba García.

Datos Biográficos:

Héctor Barba García

Licenciado en Derecho por la Universidad de Guadalajara.

En 1969 – 70 participó por el Sindicato de Trabajadores electricistas de la República Mexicana (STERM) en la comisión revisora del Congreso del Trabajo del Ante proyecto de Ley Federal del Trabajo de 1970.

A la unificación del STEM y del sindicato de electricistas de la CTM en 1972, desempeñó la Secretaria del Trabajo del primer Comité Nacional del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y participó en la fusión contractual que dio lugar al contrato colectivo único de la CFE. Intervino en la formación de las secciones nucleares del SUTERM, en la negociación de sus primeros contratos colectivos y en la fundación del SUTIN.

De 1975 a 1978, fungió como integrante de la dirección nacional de la Tendencia Democrática de los Electricistas y miembro de las comisiones redactoras de los proyectos de las leyes del Servicio Público de Energía Eléctrica y Nuclear.

Tras jubilarse de la CFE en 1978, se ha dedicado de lleno a la asesoría jurídica de sindicatos de las industrias petrolera, textil, tabacalera, siderúrgica, metalmecánica, hulera y de organizaciones de las ramas automotriz, de telecomunicaciones, del autotransporte, de medios de información, maquiladoras, del sector financiero y nucleares, así como a la Federación de Sindicatos de Empresas de Bienes y Servicios (FESEBS) y desde su fundación a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Participó por la UNT y la FESEBS en parte de los trabajos para la Modernización y Actualización de la Legislación Laboral en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y en la redacción de las iniciativas de la UNT de reforma a la legislación laboral.

https://stps.jalisco.gob.mx/prensa/noticia/1008

Palabras de José Tomas Figueroa Padilla

Secretario de Trabajo y Previsión Social de Jalisco, en representación del gobernador Aristóteles Sandoval

Acudo con la representación del gobernado del Estado de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval.

Muchas veces cuando un trabajador pierde su empleo y entabla y pleito con el patrón entra en una etapa que lo pone en una disyuntiva, pelear por hacer valer sus derecho laborales o firmar un finiquito que no es el que le corresponde, porque eso es mejor a esperar meses a que se resuelva el problema con la empresa.

También hay compañías que tienen que cubrir los gastos generados por empleados que utilizan todos los recursos y mañas para aprovecharse de los más posible del patrón con el que acaba de terminar su relación laboral.

En cualquiera de los dos caos, lo que se demora es la impartición de justicia, y ese es el verdadero problema que se plantea resolver en la reforma a la justicia laboral que se aprobó en febrero pasado.

 

Por eso es tan pertinente este foro Reforma Laboral para Todos que convoca el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara

Justamente necesitamos el diálogo para saber más sobre la reciente reforma aprobada en materia laboral, pero sobre todo necesitamos llegar al entendimiento pleno para hacer letra viva los artículos y mandatos constitucionales.

Deben abrirse espacios a todas las voces, tanto los que están a favor como los que están en contra, pero la mayor apertura debe ser la de nuestros oídos para escuchar detenidamente, entender cada postura y entablar acuerdos a partir de ello.

Este marco sirve, además, para rendirle un homenaje al licenciado Héctor Barba García por su exitosa trayectoria en el ámbito laboral así como en el sindicalismo donde ha trabajado para hacer valer los derechos de cientos, de miles de trabajadores, por ello mi reconocimiento y mi felicitación al maestro Don Héctor Barba García.

No debemos demorar para ofrecer resultados

Felicidades al Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara por este tan importante foro y porque viene desarrollando una intensa actividad a favor de los trabajadores de la Universidad de Guadalajara, por su reciente aumento salarial que beneficia a la plantilla de los maestros de la Universidad de Guadalajara.

Necesitamos que se sumen más voces a la discusión de temas comunes, sobre todo que san de personas bien informadas, de ciudadanos destacados, especialistas que nos arrojen pistas correctas para resolver los desafíos que tenemos como sociedad.

Muchos de estos especialistas en el ámbito laboral están aquí reunidos y este es uno de los temas más importantes en nuestras agendas. El escenarios que se plantea con una sociedad ocupada y productiva será siempre mucho más alentador que el de gente sin trabajo y sin oportunidades.

En nuestro estado lo hemos entendido muy bien, por eso hemos desarrollado estrategias conjuntas con la academia, con la iniciativa privada, las autoridades y la propia gente, para a consolidarnos como líderes generadores de empleo a escala nacional.

En menos de cinco años hemos generado más empleos que el total de puestos en 12 años de administraciones anteriores. Hoy tenemos claro la construcción del segundo piso que es la mejora de los salarios de los trabajadores así como la paridad salarial entre hombres y mujeres.

Tenemos la convicción de fortalecer lo que se ha hecho bien y avanzar en lo que aún tenemos espacios para crecer. Estamos seguros que sus aportaciones servirán mucho para generar una mayor participación de los agentes involucrados en la justicia labora, que también es cotidiana y que día a día tiene que ver con la vida de personas que ven amenazada su tranquilidad y el patrimonio por el que tanto han trabajado. Lo tenemos claro, el trabajo es un tema de seguridad nacional.

No debemos esperar 3 o 5 años para ofrecerles una respuesta tenemos ante nosotros el reto de hacer que esta reforma ofrezca resultados lo antes posible y tengo claro que con su orientación y profesionalismo estamos mucho más cerca de lograrlo.

Gracias.

Homenaje a Lic. Héctor Barba García

Palabras de Héctor Barba García

Buenos días a todas y todos

Sería muy difícil individualizar y mencionar la presencia de cada uno de ustedes, porque todos son parte de mi vida, porque todos mis familiares, mis compañeros, mis amigos, constituyen la médula que rige y que ha regido mi actuación.

Este inmerecido homenaje personal lo tomo y lo valoro, pero principalmente debo decir una cuestión que es fundamental. Con este homenaje no se está rindiendo un reconocimiento solamente a su servidor.

Yo soy egresado del año 1965 de la Facultad de Derecho de mi alma mater, la Universidad de Guadalajara, y tuve el privilegio de contar con la fuente de conocimiento de una pléyade de excelentes maestros, sería injusto al mencionar algunos y omitir el nombre de todos los demás, porque todos fueron igualmente positivos porque todos constituyeron lo medular de mi formación y el impulso de prestar a la sociedad el gran servicio que brindó mi Universidad de Guadalajara.

Debo mencionar entonces, solamente, uno de ellos porque actúa en representación de todos en mi generación, el excelente maestro Arturo Ramos Romero que sin duda junto con la pléyade de excelentes maestros sabios juristas que supieron impartirme y enseñarme a estudiar, no solamente pude nutrirme de la ciencia del derecho, también me nutrí de la ética, la dignidad y del ejercicio que corresponde a todo egresado de la Universidad de Guadalajara.

En la Universidad de Guadalajara se ha creado un semillero, como en todas las universidades válidas del mundo, porque así está considerada, un semillero de luchadores que buscan la justicia social y en este caso en nuestro país que impulsan el progreso nacional con justicia social, que es una tarea en la indeclinablemente debemos participar todos, porque es la suerte de nuestros hijos, nuestros nietos y de las generaciones futuras.

México debe superarse a sí mismo, México debe progresar, México debe ser un país democrático, donde haya orden jurídico que se respete, donde haya oportunidad para todos y donde todas las personas que tenemos el privilegio de ser mexicanos tengamos oportunidad de tener formación, de acceder a la universidad y de ser útiles para nuestra patria y para nuestra sociedad.

Muchas gracias

Panel UNO

Procedimiento juicios laborales orales

 

Héctor Arturo Mercado

Magistrado Décimo Sexto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito

Los procedimientos individuales.

La información va y viene, no sabemos cuál es el proyecto definitivo, pero lo cierto es que hay muchísimas noticias encontradas y todas ellas con una constante, todas ellas preocupantes, porque el problemas es que parece que hay un apresuramiento por sacar la reforma y eso no es una buena consejera.

Un apresuramiento que ha impedido que la reforma se conozca públicamente y se discuta y reflexione públicamente. En Latinoamérica, en todos los países donde se han puesto a discusión reformas, somos el último país que nos estamos reformando, en todos lados se han dado procesos de reflexión abiertos, públicos, absolutamente rigurosos con la única exigencia de que las intervenciones sean de altura, sean de nivel. Y esto no está pasando en nuestro país, es una cuestión por la que hay que preocuparnos.

Cuál es verdaderamente la última versión que viene. No lo sabemos. No podemos especular, no quisiera estar cruzando las notas, no podemos especular, no puedo asegurar que viene. Lo que yo creo que podemos es seguir insistiendo en las cosas que creo debemos fijar muy claro y dar una opinión muy firme para que esas cosas no sucedan, cuidando la reforma de esta ley.

Respecto de los procedimiento habrá un órgano de conciliación previo, que si no se agota como instancia del trabajador y del patrón para llevar a cabo un procedimiento de conciliación, la persona, el trabajador no puede ir y demandar ante el tribunal.

Se estima que este órgano de conciliación es un órgano prejudicial, es decir, no forma parte del juicio. Y en consecuencia si el trabajador no logra la conciliación el juicio tendrá que empezar formalmente en las Juntas.

Una cuestión que hay que cuidar es la duración del juicio. Aquí me salgo de la teoría jurídica de si el juicio empieza con la demanda, la notificación de la contraparte, etc. Para mi el problema de un juicio laboral inicia cuando un trabajador es corrido y decide iniciar el camino de la defensa para conservar su trabajo o para que lo indemnicen.

Yo he insistido mucho en que si bien es cierto que la constitución dice que la etapa d conciliación es una etapa pre judicial, debe involucrarse al órgano de conciliación cumpliendo ciertas fases que puedan ayudar en la fase jurisdiccional, la fase contenciosa, a hacer más corto el juicio.

Pongo un ejemplo. Entre los varios proyectos que han llegado, uno de ellos marcaba la fase de la siguiente manera. Se supone que el trabajador tiene que ir en la fase de conciliación y presentar su demanda con las pruebas que tenga. El parón es citado y se presenta a una audiencia de conciliación, pero el patrón no tiene, ene ese proyecto, la obligación de contestar la demanda, ni la obligación de contestar nada, basta con que diga no concilio y se acabó el problema.

Si este proyecto fuera el bueno tenemos un grave problema, porque sucede que esa misma ley decía con esto se le extiende al trabajador su constancia de que no concilió y puede pasar a la fase contenciosa. Va ante el tribunal laboral, demanda y solicita que se notifique, nada más que no puede cambiar una sola letra de esa demanda, ni puede cambiar las pruebas que haya presentado. Sin embargo el patrón tiene absolutamente expedito su derecho de defensa.

Si ese proyecto es cierto, ahí hay un rompimiento de la igualdad procesal, que debe ser en todo caso a favor del trabajador, pero que en este caso es abiertamente a favor del patrón.

He insistido mucho en mi propuesta que en la fase de conciliación, sí, que el trabajador demande pero que también conteste el patrón y que presente sus pruebas y que esa fase sea la fase inicial, quedan ya notificados. Si no hay conciliación, como órgano auxiliar y de conciliación debería decir se cita a la audiencia de juicio que ya se llevará ante instancia sede judicial, como se le llama ahora, todo lo actuado aquí en términos de demanda, contestación y presentación de pruebas tiene validez. Lo hablado a nivel de conciliación no. Pero lo de demanda y contestación la Litis ha quedado cerrada en términos de igualdad.

Esa es una cuestión que hay que cuidar, que no se rompan los equilibrios procesales en detrimento del trabajador, que no se faciliten las formas de despido y prescindencia de la fuerza de trabajo en detrimento del trabajador.

La segunda cuestión que hay que cuidar en procedimientos individuales es si el juicio es efectivamente oral o no. Mi propuesta es que lo sea, que sea oral, no eminentemente oral. El juez debe estar presente en todas las diligencias, el juez debe escuchar a las partes, en los documentos que le presenten que deberán ser muy escasos, pero en todas las diligencias que se lleven a cabo, periciales, inspecciones, testimoniales, confesionales, el juez debe escuchar, oír y tener la capacidad de medir las respuestas de todos ellos con la más amplia libertad. Y parece ser que en el proyecto que se está presentando tampoco pasa eso.

Una tercera cuestión. La forma en que se reciben las pruebas. En México estamos acostumbrados a que si se va a levantar un interrogatorio, una confesional o testimonial, tenemos que presentar un cuestionario y que lo califiquen de legal y después vamos a poder tachar a los testigos. Nada más que existe un criterio de la Suprema Corte de Justicia que no se ha entendido en este país hasta la fecha. El criterio es que hay libre interrogatorio, siempre y cuando nada más tenga que ver con los hechos.

Desde mi punto de vista el libre interrogatorio no implica calificar preguntas, ni inducir con las preguntas respuestas. El libre interrogatorio es abrir el abanico. En ligar de decir: Diga usted si es cierto como lo es. Tachada, ya está mal puesta, está inducida. No, un interrogatorio libre es: Usted presencio el despido? Cuénteme qué vio. Entonces el juez escucha una narración libre, completa, no fraccionada de un hecho que le interesa al juez entender en su integridad y no ir construyendo con pregustas sesgadas. Y por lo tanto el libre interrogatorio no admite tachas. En todo caso es fenómeno de valoración. En la confesional y en los interrogatorio a los peritos igual. Y debe llamarse a interrogar a los inspectores y todos los interrogatorios deben ser presenciados por el juez que debe tener amplísimas facultades de interrogar.

Entonces, la valoración de pruebas debe de quedar libre, porque el juez debe tener la obligación de perseguir la libertad, conocer, enterarse de la verdad.

Debe ser un experto en extraer lo mejor de cada narración, de cada testigo, de cada persona que confiese, de cada documento que lea, para poder resolver en derecho, pero también en conciencia que son valores que no se deben perder en este procedimiento, y que en el proyecto que vi se pierden, no se dice que se abandonan, pero tácitamente se abandonan las formas de juzgamiento de conciencia sabida, buena fe guardada y de los principios y características del derecho tutelar del trabajo se abandonan para recuperar categorías como legalidad, objetividad, formalidad, etc.

Eso ha servido en otras materias como administrativo donde estoy peleando por letras de cambio, pero no relaciones humanas de trabajo. Esta es otra cosa que se tiene que cuidar en el procedimiento, que se conserven los principios y características con que se juzga, que se conserve el carácter tutelar obligatorio para los jueces y partes a aplicarlo.

Si esto logramos. A mi me ha tocado ver procedimientos orales en Venezuela, Chile en donde se han compactado de tal manera estos procesos que los juicios duran menos de 80 días entre la fase de la presentación de la demanda a la resolución final.

Hace algunos años hice una investigación en México y el juicio dura entre que se presenta la demanda y se dicta el laudo: 4 años, 1 mes , 19 días.

Si la nueva reforma laboral sólo va a refritear lo que existe en la actualidad con los defectos de ausencia de presupuesto, capacitación, personal suficiente, instalaciones deficientes, procedimientos mal diseñados en la ley que se han prestado para muchas trampas legales entre abogados habilidosos. Si esto se va a reproducir, la reforma será un fracaso.

Por eso yo le pido al gobierno varias cosas. Primero, se que no hay dinero, no hay personal, no hay instalaciones. Los procesos viejos van a tener que seguir atendiéndose de acuerdo a la ley vieja, en las instalaciones viejas y con los tribunales viejos.

No hay presupuesto. Si no tenemos presupuesto tenemos un problema grave. Pero suponiendo que hubiese presupuesto, yo le pediría tiempo, porque lo que no hay es personas.

Hay que cambiar toda una cultura laboral si queremos hacer todo con amplitud de miras, con generosidad, con visión de estado, con visión social, bien hecha.

Necesitamos tiempo. Preparar a los jueces y personal, pero preparar a los litigantes porque este es uno de los problemas que se están viviendo el sistema penal.

Necesitamos una capacitación social de cambio de cultura de nueva justicia, necesitamos tiempo para instrumentar las instalaciones, tiempo para ordenar el procedimiento antiguo y hacer simulacros.

La tesis del mínimo vitral del Ministro Cossio se desprende la obligación del estado de llevar a cabo todos los actos y acciones necesarias que permitan sin duda alguna acceder a todo ciudadano a un mínimo ingreso que le permita un desarrollo pleno e integral como persona y como parte de un núcleo familiar. Esto es una obligación del Estado con esta reforma.

Son cosas no negociables en la lucha por los derechos esenciales de las personas. Todos, lo he sostenido desde hace mucho tiempo, todos los que nos dedicamos al derecho laboral, por una parte o por la otra o juzgando, todos, absolutamente todos tenemos un poquito de sensibilidad social, nos interesa el bienestar del hombre, nos interesa que nuestra familia, nuestro entorno se desarrolle plenamente.

Nuestra familia no es nada más mis hijos, mi esposa, mis padres, mis hermanos, nuestra familia son nuestros amigos, nuestro país, nos preocupan todos.

Nos duele un país como el que tenemos en la actualidad, tanta pobreza, tanta violencia, tanta injusticia, y un camino para lograr una justicia reivindicadora y dar una vida digna a todos es el derecho del trabajo. Hay otros espacios, pero éste es uno y vital. Por eso en el procedimiento laboral individual en este caso, debe de cuidarse que sea un procedimiento rápido, eficaz, profesional, en conciencia o se respetando la característica tutelar y protectora de los derechos de la clase trabajadora y que las instituciones que se construyan sean instituciones sean absolutamente pulcras, transparentes y honradas, es un cambio de 180 grados. Que no sea un gatopardismo este proyecto, hago votos por ello, pero si la ley viene muy mal es momento de decirlo, si viene bien es momento de reconocerlo, pero si no hay que decirlo porque el bienestar de todos está de por medio.

Gracias

 

Ricardo Suro Estévez

Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco

El 24 de febrero (2017) se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma más trascendente de los últimos 100 años.

No es poca cosa, el punto de vista es más trascendente que incluso la penal, porque evidentemente se trata de un derecho social que afecta directamente a la población en un grado superlativo y por eso tenemos la obligación de que sea todo un éxito.

Uno de los aspectos más importantes de esta reforma, con lo poco que se sabe, en una incertidumbre podría decir que total. Tenemos que cuidar esta reforma, ver cómo va ir evolucionando, qué va planteando para ver si estamos o no de acuerdo, por parte del Poder Judicial Federal ellos están haciendo lo propio, por parte de los Estados cada entidad federativa lo hace, pero a su vez lo estamos haciendo a través de la CONATRIB Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos

En el Consejo de la Judicatura vamos hacer un examen por demás transparente, más pulcro para que lleguen los mejores perfiles. Para que la gente del Poder Judicial pueda llegar a la calidad de juez hubo que prepararlo porque no conocían la materia laboral ni les interesaba.

Es un compromiso de esta administración que van allegar a ser jueces los mejores elementos capacitados, para que la implementación sea acorde a lo que la sociedad requiere.

No es lo mismo una reforma penal que una reforma laboral, esto es muy trascendente, el país, si no la consolidad se nos puede venir abajo. No vamos a permitir un inestabilidad social.

Tengamos o no recursos económicos, lo principal es el recurso humano que debe salir, no habrá exclusión del personal de las juntas.

La reforma consiste en transferir la competencia de las Juntas de Conciliación y Arbitraje al Poder Judicial; fortalecer la función de conciliación de las diferentes controversias laborales como etapa prejudicial creando las instancias especializadas. En Jalisco se está buscando que sea un órgano autónomo y profesional.

También se está ampliando la competencia de las autoridades federales en la aplicación de la legislación laboral.

Los poderes legislativos tanto federal como local, tienen la altísima responsabilidad de llevar a cabo la reforma de la Ley Federal del Trabajo y las demás leyes orgánicas que se relacionan con la materia. Este es nuestro punto de partida para el nuevo esquema de justicia laboral.

Tenemos que partir de un diseño de reformas legales, cambios organizacionales y la construcción y operación de la infraestructura, pero sobre todo ser consistente en la capacitación.

Las acciones inmediatas que está haciendo el Poder Judicial es la creación de un comité interinstitucional para llevar a cabo la transición e implementación a partir de la reforma que se publique hasta antes del 24 de febrero.

Tenemos que hacer un estudio de cómo están trabajando las juntas laborales, cuánto ingresa por mes, cuantos egresos, para saber en realidad cuántos juzgados vamos a abrir.

Se ha hablado que vamos abrir un máximo de 20 juzgados para cubrir la zona metropolitana de Guadalajara y en el interior del estado donde hay juntas también los vamos abrir, para dar la certeza a los usuarios de que van a encontrar, al menos, un juzgado donde tenían las juntas.

Obviamente los tiempos creo que se van a cortar, estoy seguro de ello, se trata de hacer un juicio laboral muy breve, no podemos tener juicios eternizados, porque está de por medio la seguridad y la vida de los trabajadores.

El Poder Judicial está comprometido con sacar adelante la reforma laboral para mantener la paz social en el estado, sin descuidar las otras materias, los otros juzgados.

Gracias.

 

Alfonso Partida Caballero

Catedrático de la Universidad de Guadalajara

Hace aproximadamente seis meses me convocó el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos para darle nuestra opinión y experiencia de la implementación del nuevo sistema de justicia penal, platicábamos de los vaivenes que tiene esta reforma y sinceramente estuvimos sorprendidos cuando vemos los tiempos tan recortados.

El 25 de febrero (2017) inicio la cuenta regresiva para implementar la reforma que se dio por llamar del mundo laboral. De haber sido en serio, esta reforma debió haber sido la más importante de todas las reformas, la madre de todas las reformas desde que México es un país republicano, ya que prometió cambios fundamentales al mundo laboral incluyendo el sistema de justicia y el ejercicio de los derechos colectivos.

Por ponerles un ejemplo, la reforma de seguridad y justicia de 2008 que nos trae parados de punta, es una gota de agua en el inmenso mar que representa la disyuntiva laboral.

En el mundo del crimen concurren entre diputados, víctimas, abogados, operadores, miembros de la judicatura, policías, jueces, peritos, empleados indirectos y directos, cerca de 10 millones de personas. Aquí somos la gran mayoría de los 120 millones de mexicanos que estamos.

Esta reforma debería de ser una reforma de estado, parece que si fue de estado, pero solamente del estado o de los miembros del estado. Se les olvidó que existen ciudadanos y existen sindicatos, existen patrones, pero aparte de todo se me hace muy sospechoso que ninguno de estos gremios levante la voz. Pareciera que hay un sospechosismo muy, muy sospechoso

Una reforma integral debería de dar la respuesta puntual a los anhelos de los ciudadanos que formamos parte del mundo laboral, como ya dijimos todos.

La reforma penal para su implementación duró ocho años, aquí nomás un año.

El gobierno federal se excedió, en lo oscurito lo está haciendo, corremos el riesgo que nos dejen colgados de la brocha y con el problema para el Poder Judicial.

Este cambio de 96 años de cárcel que significan los Contratos Colectivos de Protección Patronal, me preocupan las simulaciones de acuerdos firmados a espaldas de los trabajadores y rescatar el ejercicio de los derechos fundamentales frente al secuestro que ha sido objeto de un modelo corporativo, permeado de una corrupción preocupante que colapsaron estas juntas.

Son 63 juntas especiales y federales, más las que tenemos en los estados, son 450 mil expedientes de los cuales Jalisco abona 100 mil.

Y no nos han dicho qué van a hacer con los actuales 800 trabajadores de la Junta.

Gracias.

Panel Dos

El Nuevo Organismo Público Descentralizado para el Registro de Sindicatos, Contrataos Colectivos y Conciliación

 

Luis Díaz Mirón

Rector de la Escuela Libre de Derecho

Todos decimos que la materia laboral es muy importante, trascendente y vital. El señor secretario del trabajo hoy vino a compartirnos que la materia de trabajo es un asunto de estado, que bueno, porque hay muchos sin embargos de quienes nos dedicamos a esta materia desde hace muchos años que no nos sentimos tratados con ese nivel de importancia, lamentablemente.

Se decía en relación con el centro de conciliación que se requiere presupuesto

Sino hacemos todos una reforma que nos ayude y beneficie a todos no va a servir para nada.

Cómo nace este proceso de la reforma?

En noviembre de 2014 el gobierno federal en los trabajos hacia la mejora de los sistemas de la justicia cotidiana y toda vez que la reforma que llevó a cabo el Presidente Peña Nieto junto con el Presidente Calderón en el 2012, que fue una reforma muy objetada, muy criticada, Don Alfonso (Bouzas) participó en foros muy importantes, académicos, pero también en foros jurídicos para combatir la injusticia que marcaba, a su juicio, dicha reforma. Estos trabajos quedaron pendientes.

Se necesitaba hablar de una mejora en la administración de la justicia cotidiana, y que más tema de la cotidianidad que un asunto laboral, que es relacionado de quien se queda sin su trabajo.

Se cree que el luchador laboral, es aquel que nada más está luchando en los tribunales, pero somos la excepción, porque en los tribunales y en las “juntas de confabulación y arguendaje” hoy están llenas de sus coyotes que no los queremos y que es parte de la limpieza global, de una administración de los espacios jurídicos, vitales y totales, en donde la justicia laboral es una parte muy importante.

El trabajo del sindicato está en la construcción de relaciones laborales limpias, transparentes, fuertes, no simuladas. Ahí tenemos que trabajar.

Los patrones en esté país son los que tienen de uno a cinco empleados, que es el 80 por ciento de la clase patronal del país.

A los patrones no les gusta tocar los temas laborales centrales. Debería de haber una procuraduría de la defensa del pequeño patrón, y ahí trabajaría gratis, porque trabajando para el pequeño patrón vamos a trabajar para el 80 por ciento de México.

La Conciliación

1 El gran tema de que las juntas emigran de juntas a tribunales;

2 Conciliación obligatoria en un gran ente, local o nacional, que permita una gran conciliación. Del procedimiento todavía no se sabe. Sería fatal que se manejara un proyecto patronal en donde se presentara o se exigiera demanda y al patrón no se le exigiera la contestación, sería fatal, nacería muerto, provocaría una revolución. Sería peor que la justicia decimonónica porfiriana, sería el peor legado de Peña Nieto.

Y fueron casi tres sexenios sin reforma laborales. Saliendo Calderón como presidente y Peña Nieto como presidente electo se pudo dar esa reforma laboral (2012), criticada pero se pudo dar un gran paso, y hoy también este gran paso de la reforma del 24 de febrero (2017), yo la he catalogado como la gran reforma constitucional centenaria.

3 Un régimen de competencias distinto, porque los sindicatos nacional, locales, estatales, municipales y los contratos colectivos, todos, los va a administrar un ente administrativo grande, una súper secretaría.

No se si no quiso venir la persona que está encargada de este tema y que trabaja muy de cerca con los operadores que están haciendo la reforma, no vino. Sí sabemos que hoy, mañana o pasado se esté presentando la iniciativa en la Cámara de Senadores y ojalá sea una iniciativa que nos permita transparentar, que podamos estudiar y sugerir.

  1. Un tema toral donde ustedes como sindicatos hacen honor y son la excepción a nivel de sindicalismo a nivel nacional, o sea un sindicalismo representativo, fuerte, serio, no maloso, en donde democráticamente han sido electos, y eso lo trae la reforma constitucional al 123, eso ya valió la pena, y ojo, ya entro en vigor no está pendiente de ninguna vacatio legis.

5 Régimen de transitoriedad. Las juntas no se van a acabar el 24 de febrero de 2018, quien se los esté diciendo los está engañando. Habrá un régimen paralelo que durará, mínimo, tres años.

Ese ente federal o estatal será autónomo, íntegro, capacidad jurídica propia. Lamentablemente los sindicatos no se han puesto de acuerdo, porque en México hay un sindicalismo de papel, quién se ha acercado con los trabajadores de las juntas de conciliación y arbitraje, nadie, están inquietos, se han acercado. A los operadores de la justicia laboral los necesitamos, por lo tanto esos centros de conciliación serán vitales para la conciliación obligatoria y el Centro de Conciliación Nacional, ese monstruo que creó la reforma.

La reforma ya se dio y se dio por aclamación, sus señores diputados y senadores de cualquier partido y color la aplaudieron y la aclamaron, su señor gobernador no metió ni las manos, así que hoy vamos a defender con las herramientas jurídicas el estatus que hoy tenemos.

Gracias.

Héctor Barba García

Abogado laboral. Asesor de la Unión Nacional de Trabajadores

Qué es lo que estamos enfrentado, para luego plantear lo que desde los trabajadores organizados, afortunadamente democráticos, creemos que debe hacerse desde el agrupamiento donde confluyen la mayoría de esos singulares sindicatos, que son la excepción, porque la regla es otra, simulaciones sindicales y de todo orden en el mundo del trabajo.

Es necesario, desde mi punto de vista hacer aportaciones más técnicas para tratar de enfrentar y caracterizar lo que tenemos enfrente.

Se trata, en esto creo que hay consenso, de la reforma constitucional más importante en los últimos 100 años.

Requiere de la adecuación de muchas leyes, a nivel federal hablamos desde luego de la Ley Federal del Trabajo, la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, se trata de crear un organismo singular por su estructura y su proyección, que es la nueva autoridad registral. El organismo descentralizado de carácter federal, que se encargará no solamente de la conciliación, sino de una actividad fundamental para el mundo del trabajo y de la justicia social: el registro de todos los sindicatos en el país del apartado A y del registro de todos los contratos colectivos de trabajo. Y esto no es una cosa menor, es definir la suerte del mundo del trabajo para los siguientes años.

Qué tiene que acontecer en las legislaturas locales, incluyendo a la Ciudad de México, tienen que adecuarse, primero, los marcos constitucionales en lo que sea necesario para adaptarlas en el sentido de la reforma constitucional de la Constitución Federal; tienen que adaptarse las leyes orgánicas de cada uno de los poderes judiciales de los estados; y tienen que crearse además como organismo descentralizado un centro de conciliación en cada entidad federativa y la Ciudad de México.

Estamos hablando de más de 60 reformas, más las constitucionales locales, y esto probablemente sea una de las reformas más complejas y coincido, para mi, la más importante de las que se han realizado en los tiempos modernos.

Coincido con mis compañeros laboralistas en que las críticas que se han formulado, las preguntas que se han planteado, las dudas son plenamente fundadas, todas. Coincido también que enfrentamos una situación sumamente compleja y sumamente amplia.

Trataré el tema desde el punto de vista técnico, porque ya las críticas políticas, objeciones, protestas y dudas, se han planteado en diversos foros y publicaciones.

De la suerte de la nueva autoridad registral está de alguna manera implícita la surte del movimiento obrero mexicano, la surte de los trabajadores en su derecho a la libertad sindical y de su derecho a la contratación colectiva auténtica.

Cómo organismos público, autónomo y descentralizado tiene que encargarse de estas tareas fundamentales.

Su marco constitucional de referencia son los párrafos segundo, octavo y final de la fracción 20 reformada de la Constitución.

En la fracción 22 Bis y 31 del 123 constitucional en su apartado A. Estos referentes dicen lo siguiente:

Antes de acudir a los tribunales laborales los trabajadores y patrones deberá acudir a la instancia conciliatoria correspondiente. En el orden local la función conciliatoria estará a cargo de los Centro de Conciliación que se instituyan en las entidades federativas, dichos centro tendrán personalidad jurídica y patrimonio propio, contarán con plena autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión. Algo nuevo en el mundo del trabajo.

Se regirán por los principios de certeza independencia, legalidad, imparcialidad, objetividad, eficacia, profesionalismo, transparencia y publicidad.

Su integración y funcionamiento se determinará en las leyes locales y es lo que ya tenemos enfrente, la reglamentación de la reforma constitucional.

Se determinará el procedimiento que se deberá observar en la instancia conciliatoria, en todo caso la etapa de conciliación consistirá en una sola audiencia obligatoria, fecha y hora debidamente fijadas de manera expedita. Las subsecuentes audiencias de conciliación sólo se realizarán con acuerdo de las partes en conflicto, las leyes establecerán las reglas para los convenios laborales y adquieran condición de cosa juzgada, así como para su ejecución.

En el orden federal la función conciliatoria la función estará a cargo de un organismo descentralizado, al que le corresponderán además el registro de todos los contratos colectivos de trabajo y de organizaciones sindicales, así como todos los procesos administrativos relacionados.

Contará con personalidad jurídica y patrimonio propios, plena autonomía técnica, operativa, presupuestaria y de decisión. Se regirá por los principios de certeza , independencia, legalidad, imparcialidad, confiabilidad, eficacia, oportunidad, profesionalismo, transparencia y publicidad. Su integración y profesionalismos se determinará en la ley de la materia.

En la Fracción 22 Bis nueva, se establecen las siguientes cuestiones que son fundamentales:

Los procedimientos de requisitos que establece la ley para asegurar libertad de negociación colectiva de los legítimos intereses de trabajadores y patrones deberán garantizar entre otros los siguientes principios:

  1. representatividad de las organizaciones sindicales, de la cual carecen la gran mayoría de ellas;
  2. certeza en la firma, registro y depósito de los contratos colectivos de trabajo. Aquí por primera vez se habla de contratos colectivos de trabajo, porque resulta que desde el constituyente originario —los fundamentales del derecho colectivo, solamente consideró el derecho de conciliación, el derecho de sindicación y el derecho de huelga, y la contratación colectiva que ahora se eleva a rango constitucional.

Para resolución de los conflictos entre sindicatos la solicitud de celebración de un contrato colectivo de trabajo y elección de dirigentes, esto es fundamental, el voto de los trabajadores será personal, libre y secreto, determinación obligatoria de rango constitucional para todos los sindicatos, a partir, desde luego, de las reformas secundarias.

La ley garantizará el cumplimiento de estos principios con base en lo anterior, para la elección de dirigentes los estatutos sindicales podrán, de conformidad con lo dispuesto en la ley fijar modalidades aplicables a los respectivos procesos.

Fracción 31, son las facultades que se reservan al sistema federal de justicia laboral:

La aplicación de las leyes de trabajo corresponde a las autoridades de las entidades federativas y sus respectivas jurisdicciones, pero es de competencia exclusiva de las autoridades federales el asunto relativo a (aquí está la clave):

  1. 1El registro de todos los contratos colectivos de trabajo y las organizaciones sindicales, así como todos los procesos administrativos relacionados.

Entre los documentos que hemos logrado conocer hay alguno que menciona que los centros de conciliación autorizados van a encargarse de los registros de sindicatos y de los contratos, y esto, si se plantea de esta manera sería totalmente inconstitucional, porque ya la constitución reserva exclusivamente a un órgano federal el registro de los sindicatos y los contratos colectivos en todo el país, ya no hay oportunidad de que en los estados se pueda registrar contratos colectivos o se pueda tomar razón de la existencia de sindicatos, esto corresponderá solamente al organismo descentralizado de carácter federal.

Desde la UNT hemos tratado de ver cómo abordamos este complejo proceso, sabemos que habrá, desde luego iniciativas que provengan del gobierno federal, probablemente algunas de los estados, no lo sabemos, pero hemos advertido por nuestra experiencia que no basta con la protesta fundada y de excelencia que siempre se ha producido de parte de los laboralistas que tiene honradez y amor por su profesión. Es el contrapeso en el congreso federal para poder enfrentar y superar planteamientos regresivos a contrapelo de los derechos constitucionales y esto ha funcionado de manera parcial y relativa, porque por ejemplo en la reforma de 2012 a la Ley Federal del Trabajo, donde desde mi punto de vista se plantearon reformas regresivas al sistema de derechos laborales, logramos que se introdujeran algunos planteamientos que no son regresivos, que son planteamientos útiles para trabajadores y sector de los empleadores.

Entonces, nos dimos a la tarea de generar un anteproyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley orgánica del Poder Judicial de la Federación, esto porque ya lo sabemos todos, en cualquier momento esperamos que se presente una reforma regresiva de lo que marca la constitución.

En nuestro país hay una regla no escrita, pero que casi siempre se observa y que pudiéramos sintetizar: hecha la ley hágase la trampa y entonces advertimos que nos podemos encontrar con una propuesta oficial donde haya trampas y debemos prepararnos para que estas trampas puedan debatirse, puedan evidenciarse sus contenidos y sobre todo pueda evidenciarse en las propuestas que se generen, si responden a los lineamientos constitucionales, no responden a ellos o tratan de contradecirlos; y para eso estamos preparando ese proyecto de iniciativa y de reforma a la Ley Federal del Trabajo para poder tener un espacio de negociación no solamente ante la opinión pública, no solamente en el mundo del trabajo, sino en el seno de las centrales legislativas que es donde “se cuece la sopa”. Entonces, vamos a tratar de que esto no suceda así.

Lo que sigue es lo que está en ese ante proyecto que lo tenemos listo para presentarlo una vez que los tiempos políticos lo hagan necesario, porque no sabemos cuando se presenten las propuestas del gobierno federal, pero tenemos que estar preparados cómo enfrentar también en el ámbito de la legislación estas propuestas que, probablemente, no sean las que convengan a la democracia, al mundo del trabajo y a los factores mismos de la producción.

Propuestas de la Unión Nacional de Trabajadores

Para el organismo registral de carácter federal, le corresponde un ejercicio de competencia en materia de conciliación igual al establecido para los centros de conciliación en cada entidad federativa y de la Ciudad de México. Conviene precisar aspectos técnicos.

Conviene precisar que esta facultad conciliatoria de carácter pre judicial se constriñe solamente a las competencias individuales, ya que en todas las de naturaleza colectiva (registro de sindicatos, registro de contratos, controversias entre sindicatos, conflictos de orden económico y derecho de huelga). Esto es lo que desde nuestro punto de vista y siguiendo a la letra el mandato constitucional que establece la reforma al artículo 123 en materia de justicia laboral.

Esta facultad conciliatoria se constriñe solamente a las de naturaleza individuales ya que en todas las de naturaleza colectiva se requiere la radicación previa del juicio, o sea entrar ya en el ámbito jurisdiccional, para que se pueda sustanciar la etapa de conciliación en la que pueden llegar a suscitarse controversias que deban resolverse mediante sentencias interlocutorias que solamente pueden enterarse por las autoridades judiciales, los tribunales laborales y no así ni los centros de conciliación ni el organismo federal, porque estas son autoridades administrativas que no tienen funciones, ni pueden hacerlas, de carácter jurisdiccional, no pueden juzgar, deben constreñirse a resoluciones de carácter administrativo.

Como es el caso de los emplazamientos a huelga. Se habla de cómo se va a hacer la conciliación y se dice si los centros de conciliación podrán hacerlo porque la Constitución habla de la conciliación solamente que en la audiencia de conciliación de la etapa de pre huelga se puede plantear incidente de falta de personalidad que requiere ser resuelto por una interlocutoria jurisdiccional o fijación de personal de conservación si hay oposición de las partes de conservación y mantenimiento de la huelga, si hay oposición debe resolverse jurisdiccionalmente; y ya estallada la huelga puede plantearse incidente de inexistencia o de licitud o puede someterse el conflicto al arbitraje de la autoridad jurisdiccional, todos ellos se resuelven jurisdiccionalmente.

En juicios por titularidad contractual se requiere del recuento de los trabajadores que podrán expresar su voluntad mediante la emisión de su voto personal, libre y secreto, tiene que decidir los trabajadores porque contiene derechos individuales de libertad sindical y ahora de libre contratación colectiva.

En conflictos de naturaleza económica que solo pueden resolverse mediante los especializados en la materia, porque las sentencias pueden afectar derechos adquiridos de los trabajadores y no en la vía conciliatoria porque los derechos de los trabajadores no son negociables, los derechos no son renunciables.

Lo único que pueden resolver las autoridades administrativas son los convenios logrados en la vía de la conciliación previa al juicio y ante su incumplimiento solo podrán ejecutarse ante los tribunales laborales, porque para ello se requieren facultades jurisdiccionales. Embargos, remates, una serie de incidentes que no pueden ser resueltos por vía administrativa, sino solamente por jueces, por los tribunales laborales.

Por tanto debe quedar claro que estas autoridades carecen de competencia constitucional para emitir sentencias interlocutorias o definitivas ya que esta facultad solo la tienen los tribunales laborales, esto de conformidad con el mandato constitucional y de conformidad con un principio toral de que todas las autoridades solo sólo pueden hacer lo que les está permitido y lo no permitido les está prohibido. Ese es el principio constitucional para abordar la resolución de conflictos.

Pasamos a abordar la principal encomienda constitucional que corresponde a esa nueva autoridad registral.

La exigencia del Registro Publico Nacional de Sindicatos, Contratos Colectivos, planteado por primera vez por la Coalición Autónoma de Sindicatos Automotrices CASIA, obedeció a la necesidad de transparentar obscuras simulaciones de sindicatos que se multiplicaron a raíz de la reforma procesal de la reforma laboral de 1980, y cuyo artículo 923 estableció la improcedencia del emplazamiento de huelga por firma de contrato colectivo de existir en la empresa emplazada contrato colectivo depositado, reforma de buena fe que se operó para contener los emplazamientos a huelga por firma de contrato colectivo practicados por los sindicatos corruptos que emplazaban a huelga sin representar trabajador alguno, a empresas elegidas por directorio telefónico, que luego eran chantajeadas para no paralizar las labores, ya que la defensa patronal contra la huelga, la inexistencia o licitud de la misma sólo puede promoverse hasta que hayan paralizado labores, y que con la complicidad de las juntas de conciliación y arbitraje podría tronar el procedimiento en incidentales interminables que les llevaban hasta el estado de quiebra.

Patrones deshonestos y sindicatos corruptos, con la complicidad de las juntas de conciliación y arbitraje que en unión de gobiernos se integran contraviniendo el principio universal de derecho que prohíbe constituirse en juez y parte en las controversias constitucionales, encontraron en la reforma de 1980, el artículo 923 de la ley una gran veta de oro, la compra venta de simulaciones jurídicas de contratos colectivos, los contratos colectivos de protección patronal, carentes de contenidos más allá de los mínimos de la ley y firmados a espaldas de los trabajadores aún cuando todavía no los hayan contratado, modelo que pronto se extendió como la peste de forma que más del 90 por ciento de los contratos colectivos sonde protección patronal y las juntas realizan y siguen realizando los registros,.. para evitar que los trabajadores sepan que les aplican un contrato colectivo cuya existencia ignoran, firmado por u n sindicato que les representa del que no saben ni siquiera cómo se llama , para que si logran organizarse en sindicato y milagrosamente obtener su registro y emplazar al patrón por firma de contrato colectivo, el emplazamiento es improcedente porque ya hay un contrato colectivo en esa empresa, precisamente es el contrato colectivo de protección patronal.

Nuestro derecho colectivo de trabajo está en proceso de extinción porque sus instituciones requieren naturalizarse, al grado que la gran mayoría de los sindicatos registrados son membretes sin trabajadores reales y son manipulados por camarillas de líderes postizos donde jamás hay asambleas y carecen de vos y voto.

Más del 90 por ciento de los contratos colectivos depositados ante las autoridades competentes federales y locales, son simulaciones jurídicas y carecen de existencia.

Y esta falsificación de los contratos de protección patronal en unión con la subcontratación o outsourcing, no es otra cosa que la utilización de la fuerza de trabajo en mercancía y que las empresas de alquiler de mano de obra las “man powers” ofrecen al cliente, patrón abusivo, grande, mediano o pequeño, lo mismo que los sindicatos de protección ofrecen contratos de protección.

Estamos planteando que éste organismo registral debe constituirse conforme a los mandatos constitucionales.

En estos planteamientos está implícito que el organismo registral o los centros de conciliación no puede caber ya el falso tripartismo como se dice que se pretende que acontezca, porque la médula de la reforma constitucional de justicia laboral lo eliminó para recuperar el principio de la división de poderes.

La junta de gobierno del nuevo órgano registral no puede ser tripartita, no pueden ser de nuevo los señores empleadores y los señores representantes de los sindicatos, no pueden seguir siendo jueces y partes. La junta directiva debe estar integrada conforme lo establece el artículo 17 de la Ley de Entidades Paraestatales con titulares y suplentes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Artículo 397 Bis, una nueva acción procesal colectiva, mediante la cual y una vez publicado por la autoridad registral el registro de contrato colectivo y ya depositado en las actuales juntas, actualmente ya la ley establece el registro público de los contratos y sindicatos, la gran mayoría de las juntas no lo hace lo ignoran, porque es parte del negocio de los Contratos de Protección; entonces estamos planteando que la nueva autoridad registral lo haga es parte de sus funciones.

Una vez que lo trabajadores conozcan que hay un contrato colectivo que se está operando y que hay un sindicato que los representa, que no conocen y que no saben cómo se llama, cinco de ellos bastarán para promover esa acción colectiva de nulidad de ese contrato y que solo podrá resolverse por el voto personal, libre y secreto de todos los trabajadores en un recuento llevado a cabo por el tribunal laboral.

Esta es la manera de sellar toda la porquería del mundo del trabajo que ha sido contaminado por los contratos colectivos de protección patronal.

Gracias.

 

Alfonso Bouzas Ortiz

Catedrático e Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México

De dónde surge la idea del instituto, que ya por la reforma constitucional va a existir con la función conciliadora, de registro de contratos y registro de sindicatos?

Esta fue una vieja discusión que tuvimos sindicatos, académicos, gente progresista respecto de lo mal que funcionaba la justicia laboral. Y por qué funcionaba mal? Porque el tripartismo, representantes del capital, representantes del trabajo, representantes del estado, no venían funcionando. El representante del estado era el que finalmente definía la suerte de los conflictos.

Por la corrupción que veíamos se daba en estas instancias y que se sigue dando, por la estructura corporativa que fueron conformados durante las primeras décadas de gobierno revolucionario, es decir la direcciones sindicales, las direcciones empresariales insertas en el aparato de gobierno, por lo tanto carentes de autonomía para enfrentar a su contraparte en defensa de los intereses de sus representados.

Porque apreciamos que en este esquema era el terreno en que se daban los contratos colectivos de protección patronal, ahí está la esencia, contratos de mentiritas hechos entre un dirigente sindical a petición de un empresario y que son un menú a la carta para las empresas.

También tuvimos en cuenta el dominio que los gobernadores ejercían sobre las juntas locales de sus estados, el gobernador no era ajeno a los sectores, a las ramas, a las actividades productivas y por lo tanto metía su mano en la conformación y forma de trabajar de las Juntas, en la conformación de los sindicatos, etcétera.

Estas inquietudes durante más de 20 años las estuvimos planteando y no tuvieron eco hasta la iniciativa de Peña Nieto que se convirtió en reforma constitucional en febrero de 2017.

Se recogen estas inquietudes y la aplaudimos. Un instituto con función conciliadora y de registro de sindicatos y registro de contratos; y centro de conciliación locales con funciones, de acuerdo con la constitución, única y exclusivamente de conciliación.

De febrero a esta fecha (noviembre) una secrecía absoluta. Obtuvimos información filtrada, dentro de esta información obtuvimos el calendario en términos del cual se moverá el gobierno para instrumentar la reforma constitucional.

Es decir, la reforma constitucional necesitaba una reforma de cuando menos a la Ley Federal del Trabajo y a más de diez reglamentaciones relacionadas con los alcances de la reforma constitucional.

El gobierno en absoluta secrecía y siguiendo los mecanismos de la teoría de la organización de la protección, previsión y pasos a dar, tiene prácticamente todo armado ya, de modo que los representantes, las instalaciones de las instancias de conciliación, etcétera, ya están proyectadas y la secrecía sigue existiendo.

Obtuvimos también un proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo infame, pésimo, mal articulado.

La Ley Reglamentaria más papista que el papa y camina en contra de la reforma constitucional.

Aquí un análisis político. México de febrero de 2017 a México de hoy (noviembre 2017) no es el mismo y entre otras cosas la llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos obligó al aparato de gobierno a meter freno a olvidarse de la esencia de la reforma constitucional y ver cómo lo hacía para articular lo que el proyecto neoliberal quiera, espere o pretende.

En el proyecto de ley filtrado, lamentablemente podemos inferir que el tripartismo está presente. Una de las cuestiones por las que se buscaba un instituto autónomo, descentralizado con patrimonio propio, era precisamente para que no respondiera a intereses, pero si este instituto está formado por una instancia de gobierno superior en donde está la representación del capital, la representación del trabajo y la representación del estado.

Digo que están porque de lo que se ha filtrado habla que habrá representación de la CTM, de la CROC y de la CROM. Y se habla de la representación de ciertas cámaras, y eso nos alarmó y encontramos en dicho documento lo siguiente:

Artículo 42, sexto párrafo “la designación de los trabajadores como representantes ante los organismos estatales, ante el instituto…” aquí ya nos está diciendo que habrá designación de trabajadores ante el propio instituto.

Pensamos que tal vez la premura en su elaboración los llevó a cometer esta pifia. Pero no en las atribuciones de éste órgano de gobierno ratifica que no es autónomo, que hay una presencia tripartita y da un giro respecto de la naturaleza de éste instituto y nos clava nuevamente el tripartismo.

Cuando leo las disposiciones de huelga, en el artículo 1002, tácitamente en todas está la instancia de conciliación local participando calificando al sindicato, calificando al movimiento: Entonces cuál es esa centralización de los sindicatos y de los contratos. No existe.

Atrás de esto yo veo una vuelta hacia atrás, una concesión a los empresarios porque aunque no es materia de esta exposición les puedo decir que la otra parte de este documento es la flexibilización plena. Y una concesión al sindicalismo corporativo que no están dispuestos a pelearse con él ni por esta, ni por otras causas.

No lo hizo el PAN durante la alternancia, menos lo va a hacer ahora el PRIAN y que ya tiene mayoría en la Cámara de Senadores para sacara esta propuesta, que me atrevo a decir que no variará mucho de lo que se presente finalmente como iniciativa.

El momento es alarmante. La reforma no se va a concretar para febrero, pero los pasos que se den sí pueden ser significativos.

De aprobarse esto tendremos, sin lugar a duda, tendremos batallas muy ríspidas tendremos que volver a los tribunales internacionales para decirles que en México no hay libertad y democracia sindical. Y des allá jalarle las orejas al gobierno mexicano a ver si de alguna manera alcanzamos a que las cosas se arreglen.

Respecto de este instituto hay dos temas sobre los que tenemos que poner los ojos:

¿Mantiene o no mantiene el tripartismo?

¿El registro de contratos colectivos y sindicatos pasa a ser federal, o seguirá siendo coto de casa de los gobernadores de los estados?

Gracias

Panel Tres

Libertad y democracia sindical. El voto personal, libre y secreto

 

Alfonso Bouzas Ortiz

Catedrático e Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México

El nombre de Contratos Colectivos de Protección Patronal es una denominación colectiva, muchos sindicalistas la utilizaron para denominar a los contratos de protección empresarial, Graciela Benzusán prefiere que los denominemos como de protección empresarial.

La materia de los estudios del trabajo cobró legitimidad y antes de lo que nosotros pensábamos en todo el país había estudiosos del trabajo desde diferentes ángulos. Economistas que se preocupaban por salarios, sociólogos que trataban de entender sindicatos como el de Volkswagen o SME, antropólogos que ponían su granito de arena. Lo que vi en común era que querían responder a todas las preguntas respecto al trabajo. Pronto llegamos a acercarnos a la realidad. A la fecha somos una familia de algunos miles a lo largo y ancho del país y por supuesto los estudios del trabajo han adquirido cartel de cientificidad.

Nos ha preocupado mucho no ser panfletarios, declarativos, no sustituir en papel de las direcciones sindicales, sino en nuestro papel desde la academia analizar, si no dar respuestas al menos plantear interpretaciones.

Recordaré que el 24 de febrero de 2017 tuvimos una reforma constitucional histórica, coincidimos en decir, la más importante que se ha dado desde 1917

La reforma establece que para la celebración de un contrato colectivo se tiene que acreditar que se cuenta con la representación de los trabajadores. Aquí hemos tenido una discusión académicos, postulantes, sindicalistas, muy interesante.

Qué quiere decir eso que se cuenta con la representación de los trabajadores, en el proyecto de ley que se filtró se dice que al emplazar a huelga se debe acreditar representar un 30 por ciento de los trabajadores, pero queda duda respecto de si es del total de los trabajadores, respecto de los que votan o qué integra ese 30 por ciento.

Hay un brinco importante. La Constitución dice que se debe acreditar que se representa a los trabajadores y la ley por la voluntad del secretario del trabajo esa acreditar lo traspasa en un 30 por ciento.

Me quedé inquieto por una discusión que tuvieron Héctor Barba y Arturo Alcalde la semana pasada respecto de cómo se iba a medir ese 30 por ciento y yo creo que la solución al punto no nos lo da la ley, nos lo da la Constitución, y si la Constitución dice que con 20 trabajadores formas un sindicato, lo que viene a decir la ley del 30 por ciento vale sombrilla. Por qué, porque si tengo un sindicato formado y registrado y emplazo a huelga, no me vengan con porcentajes ociosos, absurdos, a no ser que cambiemos el texto constitucional, y el texto constitucional hoy me habla de 20 trabajadores.

El segundo punto. El procedimiento conciliatorio sobre el cual tengo serias dudas respecto de los centros de conciliación, sino incluso el alcance y consecuencias de ésta etapa previa.

Aún cuando el texto de la Constitución y el de la ley hablan de que el procedimiento conciliatorio no debe repercutir en el procedimiento judicial. Y si pongo en la mesa mis argumentos y no hay conciliación, después enfrento “un toro capoteado”, y al que le perjudica es al trabajador , difícilmente veo que el patrón se vean perjudicado.

En la UNAM, con Jorge Carpizo, se estableció un procedimiento conciliatorio previo a irse a las juntas de conciliación y arbitraje y aún existe en la legislación universitaria y lo único para lo que ha servido es como panteón de los juicios. En donde el trabajador siente debilidad para su demanda, la pospone difiriendo la conciliación interna. Y la universidad en donde siente que puede perder ante los tribunales pide continuar las pláticas conciliatorias y tenemos procedimientos que han durado 3 o 5 cinco años en pláticas conciliatorias, y ahí se entierran los conflictos. No nada más es la reflexión teórica sino la vivencia en la universidad es la que me lleva a considerar que poco sirve esto.

Importantes es este Instituto por disposición constitucional que le corresponde el registro de los contratos colectivos, y de las organizaciones sindicales. Cuál fue el objetivo que movió a centralizar las cosas así? Quitar el poder a los gobiernos locales, incluso yo diría, racionalizar la vida de las organizaciones sindicales y racionalizar la vida de los contratos colectivos.

Para mi es increíble el mal que ha jugado la Ley Federal del Trabajo esa apertura del radio de acción de las organizaciones sindicales. La Ley Federal del Trabajo nos dice que los sindicatos pueden ser de rama, de empresa, de sector, etcétera, casi nos está diciendo “como los trabajadores lo quieran”.

A la fecha vemos que los contratos por establecimiento son firmados a petición de la empresa. Wal-Mart tiene 2 o 3 mil contratos, firmados con 20 o 30 sindicatos, y pone a los sindicatos a competir entre ellos para ganarse el contrato del próximo establecimiento, o sea que lo que se pretendía que fuera una libertad de los trabajadores a la fecha se ha convertido en una forma de control, de mediatización.

Interesante en el proyecto de ley se busca férreamente promover los contratos por establecimiento, es decir, el gobierno ya le tiene miedo a los contratos por rama, por sector, por región y obviamente, le tiene miedo a la posibilidad de que la clase trabajadora diga, por ejemplo, vamos a firmar un contrato colectivo de la industria automotriz a nivel global, con dos o tres temas: salario piso, jornada de trabajo.

Esta reforma no habla también de que haya representatividad de las organizaciones sindicales y certeza en la firma, registro y depósito de los contratos.

Finalmente, el voto de los trabajadores será personal, libre y secreto. El proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo omite en todo su texto el tema de voto libre y secreto. Por qué. Pues porque simple y sencillamente a los capos del corporativismo no les interesa un voto de estas características y tampoco están dispuestos a dar paso a ello.

Como consecuencia de la reforma constitucional Peña Nieto también presentó un proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo, en el que retomaba en la exposición de motivos el voto libre y secreto, la verdadera representatividad, incluso hablaba de la necesidad de que se ratificaran los convenios internacionales.

En la exposición de motivos dice que es necesario garantizar la libertad sindical, que cuando haya disputas por la titularidad contractual, la solución sea mediante la garantía del voto universal, libre y secreto.

Ls propuesta de reforma a la Ley Federal del Trabajo que hizo Peña Nieto iba muy en la lógica de lo que planteó como reforma constitucional.

Hare algunas referencias de lo que aparece en el proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo:

Artículo 365, en manos de lo que llaman oficinas estatales que corresponda. Qué es esto? Lo que se buscaba quitar de las manos de los gobernadores el registro de los sindicatos, se echa marcha atrás.

Artículo 388, sin justificación y explicación alguna privilegia el sindicato de empresa por sobre los sindicatos de gremio. Este es un retrato hablado del conflicto con los pilotos aviadores. Hay que recordar que los pilotos aviadores hicieron su contrato de gremio y con la ayuda de Ramón Gámez obtuvieron la firma de sindicatos de empresa borrando una verdadera negociación con los pilotos aviadores.

Artículo 390 Bis, ,nos dice queda prohibido el emplazamiento a huelga cuando ya exista una solicitud de registro de contrato, durante el tiempo que esta solicitud se resuelva y cuando exista un contrato firmado. Es evidente que aquí estamos hablando de intromisión en la vida sindical de inhibición del derecho de contratación colectiva y de la libertad sindical.

Artículo 698 nos habla de que la constancia que expida la oficina de conciliación contendrá una relación de los hechos y pretensiones que se demandan.

Libertad sindical, voto universal, directo y secreto no están contemplados como posibles temas de la Ley Federal del Trabajo, incluso de manera inexplicable, en los capítulos de organizaciones sindicales, de huelga y de disputa por la titularidad, en ninguno de los tres se habla de las formas de votación. Qué quiere decir esto, que la lógica hoy es una lógica distinta a la de febrero de 2017, hoy es una lógica que se trata de tener el paz a los Del Olmo y a los demás líderes corporativos que en el país detenta la contratación colectiva y el derecho de asociación.

Gracias.

 

Héctor Arturo Mercado López

Magistrado Décimo Sexto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito

Este es el único espacio sindical amplio, abierto, profundo donde hemos podido debatir todas las corrientes abiertamente sobre la reforma laboral. Mi más amplio reconocimiento al Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara.

Espacios de libertad son espacios de construcción de futuro y se agradecen profundamente.

Efectivamente, en 2006 en los tribunales colegiados del primer circuito llegaron seis asuntos en donde se estaban disputando la titularidad del contrato colectivo entre dos sindicatos y donde las empresas estaban llamadas como terceras interesadas a juicio.

Lo primero que me llamó la atención, no son asuntos frecuentes en los tribunales, fue por qué llaman al patrón si no tienen nada que ver en un juicio de titularidad de contrato colectivo.

Lo llamaron y le dieron su espacio. La razón es va a negociar con el mayoritario y tiene un interés. Sí, pero no confundir el interés jurídico, con el interés administrativo y ahí había una confusión profunda en ese sentido. La confusión no partía de los tribunales, partía a los propios sindicatos que habían atraído al patrón.

Los amparos que llegaron venían quejándose, porque en los seis casos se había levantado la votación para ver cuál era el sindicato mayoritario, con la presencia de los representantes de cada uno de los sindicatos, con la presencia del patrón y con la presencia de la autoridad laboral, se había levantado voto por voto, abierto, público, y enterándose el patrón y los dos representantes sindicales por quién se votaba. Y en términos de votación genuina, profunda estaba distorsionada porque ponía en peligro la absoluta libertad que debería de existir para votar por quien quisiera sin que nadie lo supiera.

En el Tribunal junto con una compañera, Rubi Villarreal, que era en aquella época mi secretaria proyectista, elaboramos este proyecto sobre el voto secreto. En aquella ocasión dijimos que el voto secreto tratándose de los juicios de titularidad señalábamos que en la vida sindical todos los votos deberían ser secretos, todos los tipos de votaciones, pero la que estábamos resolviendo en ese momento era la votación de la titularidad y por lo tanto esa votación debería ser obligatoriamente secreta, porque como manifestaba una voluntad colectiva que se construía a través del ejercicio de un derecho fundamental de la persona a su voluntad de decidir, esa voluntad colectiva se debía construir con la libertad amalgamada de esas libertades individuales y por lo tanto el voto secreto era obligatorio. Y, produjimos una tesis en donde dimos siete reglas baja los cuales debería llevarse la votación, desde la elaboración de un padrón confiable hasta el diseño de las mamparas, los lugares donde debería guardarse la votación y los lugares que deberían de ser. Y prohibíamos expresamente que fuera en las empresas, porque la ley marcaba que sólo votan los que concurran el patrón podría decir “ya se quienes son los que van a votar en contra mía y esos no entran a la empresa” porque no bastaba con decir que era secreta porque cualquiera le puede saber por quién votaste, sino que se tenían que garantizar las condiciones de secrecía del voto.

Los otros cinco tribunales del Poder Judicial, cuatro dijeron que era público, su argumento jurídico fue que se trataba del desahogo de una prueba y que las partes tenían derecho a enterarse cómo votaba cada quien. Ese es el argumento que durante más de 60 años se utilizo en la interpretación jurisdiccional para justificar que el voto sindical fuera público.

Había un voto intermedio que decía que podía ser público o no dependiendo de la decisión de los trabajadores. Se fue en contradicción de tesis en la Corte. Era 2006 y el derecho del trabajo no era un derecho fundamental reconocido en México, entonces costaba mucho trabajo citar Convenio, Principios, derechos fundamentales como un principio de legalidad, porque teníamos quedar elementos de otra manera y presentarlos de otra manera.

Esa historia del voto secreto, ese arrancar a girones pedazos de democracia es la historia del movimiento obrero y es la historia de las luchas laborales.

Gracias.

 

Margarita Darlene Rojas Olvera

Presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México

Este tema tiene mucha importancia viendo el origen de la reforma, que tuvo que ver con una presión internacional, con una recomendación de la OIT para atacar el tema de los Contratos Colectivos de Protección Patronal y otra de los sindicatos de Estados Unidos que han estado presionando sobre todo por los manejos que hace una empresa que antes de que inicie operaciones ya tiene firmado un contrato colectivo sin que tenga aún trabajadores.

Y esto es lo que nos lleva a tratar de ver cómo se planteará ahora en la Ley Federal del Trabajo esta situación. En términos de democracia sindical lo que se busca es que efectivamente los sindicatos representen a los trabajadores. Este es el punto medular de esta reforma, en donde haya una representación real.

Si la constitución nos habla que un sindicato se puede conformar con 20 trabajadores, por qué no se podría estar firmando un contrato colectivo, teniendo mínimamente esos 20 trabajadores. Y toda la jurisprudencia que hay en materia electoral, si estamos eligiendo a nuestro presidente con , prácticamente, menos del 50 por ciento de la población, por qué no se estarían manejando estos criterios en términos generales, si en la parte electoral ya se manejan.

Otro tema es por qué si la mayoría de los contratos colectivos de protección se siguen dando, la Junta de Conciliación y Arbitraje no hace nada por detener ese tipo de situaciones. En este sentido los contratos colectivos que han sido depositados están cumpliendo con los requisitos que marca la ley, no nos lavamos la manos, pero se tiene que establecer ciertos criterios en la Ley Federal del Trabajo, si queremos evitar este tipo de situaciones. Es muy importante que quede muy claro en la Ley Federal del Trabajo.

Por cuanto al voto secreto, a partir de la jurisprudencia del 2006, cuando se da la demanda de titularidad del contrato, lo que hemos buscado es garantizar y los criterios que hemos aplicado es que se garantice efectivamente el voto libre y secreto.

Uno de los ejemplos fue el tema de Atento, de una demanda de titularidad, en la cual se busco estos criterios que se habían establecido en la materia electoral, traerlos ahora a la materia laboral para poder garantizar el ejercicio del voto libre y secreto, en donde se garantizo establecer los centros de votación en los centros de trabajo, para garantizar que los trabajadores pudieran ejercer ese derecho; en donde se establecieron observadores nacionales e internacionales, sin embargo hubo cuestionamientos de si anterior al proceso de votación la empresa realizo algunas acciones para convencer a los trabajadores que votaran a favor del sindical que tenía la titularidad. Y el resultado fue una mayor votación a favor del sindicato titular del contrato colectivo.

Hay muchas cosas que se tienen que analizar a partir de esta reforma constitucional para evitar el tema de los contratos de protección y esto se logrará en base a la lucha de buscar la democracia sindical, lo que traerá beneficios tanto a las empresas como a los trabajadores, en razón de que los trabajadores estarán inmersos en la problemática de la empresa, en tanto que la empresa deberá responder a las necesidades y derechos de los trabajadores que se tienen que garantizar.

Si hoy hacemos un análisis de las demandas por firma de contratos y d titularidad en donde los trabajadores sepan primero si pertenecen a un sindicato, segundo, si tienen un contrato colectivo de trabajo y cuáles son las condiciones establecidas en ese contrato colectivo de trabajo.

Prácticamente el 70 por ciento ni siquiera conocen su sindicato y su contrato colectivo. Y eso es lo que tendremos que estar buscando, que en la Ley Federal del Trabajo se garanticen esos aspectos.

En la Ciudad de México, el 70 por ciento de las demandas que tenemos por firma de contrato terminan en desistimiento, lo que nos lleva a concluir que no hay una actividad propia del sindicato.

Teníamos alrededor de 77 mil contratos depositados y en 2014 se tomó un criterio del Pleno en donde se acordó que todos los contratos colectivos hasta 2008 que no hubieran sido actualizados mínimamente en términos salariales, se dieran por archivados. Prácticamente 22 mil se mandaron al archivo, ya que se infería que eran contratos de protección ya que ni siquiera para la parte salarial se había realizado una actualización.

Este criterio se actualizó en 2016 para archivar los contratos colectivos que hasta 2011 no se hubieran actualizado al menos en su aspecto salarial. Lo que llevó al archivo cerca de 10 mil contratos.

En total se han mandado al archivo aproximadamente 32 mil contratos colectivos que ni siquiera han sido actualizados en su aspecto salarial.

La importancia de revisar el depósito de los contratos ya que la autoridad actúa de buena fe y un acta de asamblea no acredita que el sindicato tiene la representatividad de los trabajadores, además que se puede apreciar que los documentos son llenados por la misma pluma con el mismo trazo de escritura lo que señala un tema de simulación.

De ahí la importancia de realizar este tipo de foros abiertos, donde se escuchen todas las voces para garantizar que si ya tenemos una recomendación por parte de la OIT y una presión de sindicatos extranjeros.

Respecto del Organismo de Registro de contratos, sindicatos y conciliación, se tendrá que ver como se acredita la representatividad de los trabajadores, y en segundo lugar es cómo se va a ligar el actuar de este organismo descentralizado con el actuar del Tribunal laboral. Si bien es cierto se estableció en la reforma constitucional la obligatoriedad de la primera audiencia porque no se podrá demandar si no existe audiencia de conciliación, todas las demandas por firma de contrato o bien por titularidad, que ahí es más preocupante el tema, es si yo como sindicato quiero demandar la titularidad a otro sindicato, se tendrá que recurrir primero a este organismo descentralizado a conciliar con el otro sindicato, esto es tendrá primero que pasar por el organismo conciliador en donde seguramente llamarán al otro sindicato para ver si nos arreglamos, cuando sabemos que lo que detona esa situación tiene que ver con una extorsión y también de una situación de control político.

Nadie tiene idea de cuál será ese documento final. Estamos a tiempo para que tanto en Senado como la Cámara de Diputados logren escuchar al pueblo y así lo digo tal cual, en términos de que se puedan hacer planteamientos reales.

Hay muchas personas interesadas en presentar propuestas en concreto en relación a los diversos puntos que aquí se han discutido a lo lago de este foro con el tema del voto libre y secreto y el tema de la democracia sindical para que podamos construir un procedimiento en beneficio de todos los trabajadores y se garantice el ejercicio de sus derechos y saldrían ganado todos, trabajadores y empresas.

Respecto del organismo descentralizado. Creemos que el procedimiento de conciliación tiene que ser flexible y sencillo, si realmente queremos lograr en este caso conciliaciones que genere menos costos y menor desgaste emocional.

Como la conciliación quedó separado del procedimiento jurisdiccional, lo que se realice dentro de este órgano de conciliación si debe tener algunas bases y sí se debe solicitar alguna información, que aunque como quedó totalmente separado del procedimiento jurisdiccional, no es que la información que se detente, después pase a formar parte del juicio dentro de proceso jurisdiccional y por eso es importante guardar la confidencialidad dentro de este organismo, porque si no correríamos el riesgo de dejar en estado de indefensión sobre todo a la parte trabajadora, que será la que presente su queja para que llamen al empleador y atienda el procedimiento de conciliación.

Tanto en la parte federal como en la local se tendrá que tener en consideración que esos organismos cuenten con el personal capacitado y la cantidad suficiente de conciliadores para atender los casos o solicitudes dentro del procedimiento de conciliación, sobre todo partiendo, como en el caso de la Ciudad de México que anualmente tienen 30 mil demandas, adicionalmente los convenios fuera de juicio.

Respecto de la parte federal tenemos una serie de cuestionamientos como qué se entiende por procesos administrativos relacionados que se supone que estaría ateniendo este organismo descentralizado y como será su vinculación con los tribunales laborales competentes y certificar la existencia de contratos colectivos vigentes para emplazamiento a huelga, tanto a nivel federal como local, seguirán manteniendo la misma competencia que señala la Constitución como la Ley Federal del Trabajo, será el garante de los nuevos principios de representatividad y certeza, la libertad de negociación colectiva estará bajo su vigilancia y si existe unificación en los archivos para hacer factible la transferencia de expedientes a nivel nacional.

Gracias

 

José Luis Téllez

Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana

El voto no puede entenderse sin democracia y la votación dentro de un sindicato no se puede entender sin una sociedad democrática.

Estamos acostumbrados a asumirnos como una sociedad democrática pero se nos olvida que el voto de la mujeres se dio hasta 1953, sin embargo nadie se atrevería a ponerle una cortapisa a ponerle un requisito al voto de las mujeres.

Sin embargo pareciera que en el mundo del trabajo todavía no tenemos un año de un real ejercicio del voto, toda vez que decimos es secreto, lo estamos inaugurando. Pero ya están ocurriendo una serie de cuestiones para curarse en salud de una enfermedad que pareciera que no existe.

Nos preocupa y nos ocupa esta circunstancia por lo siguiente: mientras a la democracia formal, llamémosle electoral, se le dan una serie de garantías. Lo que ocurre en este momento es dar certeza, dar garantías al votante de que su ejercicio será plenamente respetado.

Sin embargo en el mundo sindical esto no existe o es una existencia muy acotada. Se ha insistido mucho en que solamente el 10 por ciento de los trabajadores tienen sindicato, y solamente el 10 por ciento de los trabajadores cuenta con un sindicato con vida real. Lo que quiere decir que solo el uno por ciento de los trabajadores tienen contrato colectivo real, un contrato colectivo que refleje su lucha, que refleje sus aspiraciones y que al final del día, y esto es fundamental, refleje también su productividad.

Se ha pretendido en otros espacios de que los sindicatos somos depredadores de las empresas y se nos ha puesto, por ejemplo, a muchas empresas pequeñas, entendemos claramente que patrones únicos es el responsable del negocio, pero esto es absolutamente falso. Necesitamos dejar claro que el sindicato sirve para fortalecer a la empresa.

A los sindicatos les queda absolutamente claro que en la medida que la empresa sea una empresa robusta, en esa medida los trabajadores tendrán adecuadas condiciones de trabajo y salariales.

Para qué es el voto, para qué es la libertad de sindicación, para qué es la libertad de contratación. No estamos solamente en una discusión filosófica, estamos es una discusión del día día.

La manera de concretar la libre sindicación, la manera de concretar la libre contratación es, precisamente, salarios dignos. Este es el fin último del voto secreto, del ejercicio libre y democrático de la votación de la vida sindical. Que los trabajadores tengamos condiciones de vida adecuadas y condiciones salariales dignas.

Es muy importante que en la reforma secundaria, en la reforma a la Ley Federal del Trabajo, no se vaya a pretender o coartar lo que ya se ganó en la reforma constitucional al artículo 123, que formula que el voto será libre, directo y secreto, y en ningún espacio se nos dice que haya un porcentaje determinado de trabajadores que expresen su voluntad en tal o cual sentido.

Consideramos que pretender poner porcentajes nos va a llevar a coartar el libre ejercicio de la democracia sindical, de la democracia de los trabajadores.

Nos preocupa de esta parte, que cómo ya se mencionó de manera muy atinada en el caso de Atento, llevar la votación a un espacio inadecuado en done el sindicato distante de las aspiraciones de los trabajadores tenía sus (inaudible). No es posible que el ejercicio democrático (sindical) a diferencia del ejercicio electoral donde se da un espacio de seguridad, el ejercicio del voto en los trabajadores sea un espacio donde hay violencia, hay coerción, hay coacción de todos los niveles. No solo hablamos de una presión moral, sino hablamos de una violencia abierta, contundente, en donde de repente en los recuentos terminan siendo una serie de recuento de daños.

Nos parece, por tanto, que el ejercicio que debamos tener de las modificaciones a la ley secundaria, deberán obligadamente respetar en lo que ya se ganó en la modificación al 123, que respetemos plenamente la secrecía del voto, que sea directo, libre y además se ejerza en espacios adecuados.

Nuestra sociedad ha generado una serie de instituciones y las tenemos, relativamente, en bajo perfil. Hablamos de las organizaciones que se dedican al acceso a la información y a los derechos humanos, para que jueguen su papel como garantes del ejercicio de la democracia de los trabajadores. Debemos de darles una utilización más allá de lo que ha ocurrido.

En un tiempo la Comisión de Derechos humanos no podía hacer recomendaciones respecto de la cuestión laboral. Recordemos que el derecho laboral es reconocido recientemente como un derecho Humano.

No es posible que en nuestro país se encuentre tan atrasado de lo que en muchos espacios es cotidiano. Debemos garantizar el ejercicio libre de los trabajadores, porque la apuesta en buena medida de los últimos gobiernos ha sido los bajos salarios, el dumping salarial. Y no solamente hablamos de los obreros llámese la industria que se quiera. Hablamos, inclusive, de mano de obra, particularmente, calificada. Como ejemplo a los pilotos, que todos estaremos de acuerdo que volar un avión no es una cosa sencilla y sin embargo, a veces por la puerta de atrás se pretende menoscabar los derechos de los trabajadores que se han obtenido tras una vida de lucha.

Me refiere a dos puntos. El primero de ellos es una intentona por una ley muy distante de Federal del Trabajo, respecto de incrementar las horas de vuelo de los pilotos. Creo que nadie se quiere subir a un avión con un piloto cansado. Y de igual manera la Ley de Aviación nos señala que para volar una aeronave mexicana se deba ser mexicano por nacimiento. Hay una intentona de modificar esa ley. Significaría que un piloto de Centroamérica que gana la mitad lo nacionalizan y ya podrá volar y eso sería dumping laboral.

La apuesta de seguir en este ejercicio que ha sido tan desgastante y a todas luces insuficiente: seguir depredando las condiciones de los trabajadores.

Recordemos que trabajadores al final del día somos todos. No es posible que estemos depredando las condiciones de todos, de ahí la importancia que en la ley secundaria no se vaya a perder nada de lo que se ha ganado en la reforma constitucional, de ahí la importancia de que no se pretenda, por la puerta de atrás, hacernos perder lo que ya hemos ganado.

Gracias.

 

Víctor Enrique Fabela Rocha

Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana

Para qué una reforma laboral?, porque no veo lejos el 2012. En la UNT nos opusimos fuerte a la pretensión del gobierno de implantar criterios lesivos para los trabajadores.

Entonces, lo primero es que cada reforma laboral tiene un apellido distinto. Esta creemos que tiene planteamientos progresistas que coinciden con planteamientos que desde las filas del sindicalismo democrático, desde hace muchos años, desde antes que se formara la UNT.

Desde hace mucho tiempo abogados tan importantes como Néstor de Buen y otros tantos abogados lo han venido impulsando.

Para qué? Para que los trabajadores tengan libertad y democracia sindical. Y libertad y democracia sindical para qué. Porque se requiere que en este país haya trabajos dignos y salarios dignos. Para que sea un factor, desde la visión de los trabajadores que impulsemos los cambios que requiere nuestro país.

No estamos hablando de nuestros derechos gremiales, que se justificarían plenamente. Estamos pensando en el país, estamos pensando que con trabajos dignos y salarios dignos la economía se puede reactivar, el mercado interno se puede se debe reactivar y generar un circulo virtuoso de crecimiento. Que tenemos 35 años que llegaron estos gobiernos neoliberales, con reformas estructurales y desde el 2012 con un paquete de reformas, entre ellas, la laboral que van en la dirección opuesta, en donde para ser competitivos ellos piensan que la mano de obra sea barata.

Contra eso estamos luchando y de ese tamaño es la importancia de que esta reforma laboral progresista ahora en el tema de la ley secundaria ratifique lo que ya se logró y no permita que se desvirtué.

Esto, desde luego, nos ayudará a los trabajadores y a los ciudadanos de a pie para tener herramientas e instrumentos que permitan que se aplique la ley. Una cosa es que la ley este bien, que sea mejor, que se corrijan los vacíos, que se corrija la simulación sindical.

Nos encontramos ante un problema grave de simulación y eso es lo que estamos denunciando desde la UNT y otras expresiones del sindicalismo independiente y democrático.

Insistimos que esto debería de verse en una perspectiva más amplia. Se requiere que quien llegue a la presidencia (de la República) una política laboral distinta, en donde iniciativas como esta de la reforma laboral progresista podrá jugar un papel muy importante para plantear el modelo económico imperante, neoliberal exportador y de mano de obra barata.

Ya veremos que candidato adopta la agenda de los trabajadores. Este es el tamaño de asunto que nos ocupa que tiene que ver con el futuro del país, pero si no hay la acción directa de los trabajadores como la UNY y otras expresiones democráticas, que somos el uno por ciento, si no hacemos algo, no está la ley perfecta si no la hacemos valer y que se cumpla. Y también hay poca preocupación por ver a los trabajadores que están afuera que no tienen sindicato y que hay pocas organizaciones preocupadas por organizar a los no sindicalizados.

Para el uno por ciento de los trabajadores hablar de voto directo, no es ningún problema, lo venimos aplicando sin la ley, es nuestra práctica cotidiana, variantes más, variantes menos. El problema es el 99 por ciento que no tiene ni sindicato y que además ni confían en los sindicatos y que para ellos hablar de sindicatos es hablar de la CTM y del sindicalismo charro o corporativo.

Ese es el reto que tenemos. Estaremos muy atentos para hacer desde la calle, desde el espacio legislativo y de la trinchera de los sindicatos democráticos.

Gracias

 

 

Hoy podemos congratularnos que las voces que libremente se han expresado en este recinto se vean fortalecidas con la participación con la mayoría de las personas que hoy somos responsables de todo el país para la próxima transición a un nuevo modelo de justicia laboral.

Cómo queremos que sea el nuevo modelo? Cuándo y dónde empieza la reforma? El porqué lo conocemos todos de manera cotidiana, retrasos, opacidad, injusticia, impunidad, falacias. Es verdad, todos y cada uno de los que estamos presentes hemos vivido en carne propia alguna de las circunstancias que justifique la reforma, pero también la mayoría de nosotros hemos padecido la impotencia por falta de normas jurídicas positivas y eficaces, carencia de coordinación entre autoridades laborales, criterios jurisprudenciales contrarios a los principios de la justicia social, y sí, grandes privaciones de recursos humanos y materiales para cumplir debidamente con nuestro cometido.

Insisto, las causas del debilitamiento de nuestra justicia social son muchas, es evidente, pero el mayor de los obstáculos uno para hacerla efectiva es la carencia de presupuesto, todas las voces confluyen en este mal que daña nuestras instituciones.

No es posible atender las demandas de una población que se ha multiplicado, con la misma infraestructura de décadas lejanas, pues nuestra realidad ya ha rebasado toda expectativa que se ha generado cuando se inicio el modelo de justicia laboral que hoy tenemos.

No es factible impartir justicia imparcial, profesional, digna, si no contamos con la infraestructura adecuada pata atender las necesidades inmediatas.

Es importante destacar que la obligación del estado para impartir justicia debe ser verdaderamente considerada por nuestros legisladores al momento de emitir el presupuesto de egresos.

Existen muchos pendientes y poco tiempo para atenderlos, debemos fortalecer la conciliación como medio idóneo y natural de solución a los conflictos laborales, pero cuidando en todo momento que no se convierta en un pre requisito para inhibir o alargar los procesos. Encontrar soluciones que no dejen cicatrices en el camino.

Tenemos que retomar la oralidad perdida de la justicia laboral, pero siempre vinculada a la inmediatez real, es decir, a la presencia imparcial y directa del juzgador laboral.

Lo que hoy está en juego es mucho más que un cambio de sede o de nombre, es indispensable que la impartición de justicia recupere la autoridad y la confianza de los justiciables y para ello tenemos que dejar los diagnósticos parciales y los intereses particulares. Una visión y acción de estado, donde todas las voces cuenten para construir soluciones contundentes.

Muchas gracias

  • Lugar: Palacio de Minería, Salón Bernardo Quintana, CDMX
  • Fecha: 26 de octubre de 2017