Ciudad de México.  El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral iniciará funciones en noviembre con una prueba de fuego: desactivar los conflictos entre patrones y trabajadores que se hayan originado durante el periodo de emergencia sanitaria.

Verónica Gascón 03/08/20

Su titular, Alfredo Domínguez Marrufo, admitió que 2020 es un año atípico y desde ahora está en contacto con el sector privado para evitar que esos desacuerdos se conviertan en juicios y saturen a los flamantes tribunales laborales.

-¿Con el Centro de Conciliación se resolverán los vicios y problemas que hoy presentan las Juntas de Conciliación?
Estamos apostando a que la conciliación sea el medio por excelencia para resolver conflictos. Significa que habrá un órgano especializado con un grupo de conciliadores certificado. Se trata de agilizar todos los procedimientos laborales de tal manera que no tengamos rezagos en los tribunales laborales. No queremos que los tribunales vuelvan a convertirse en lo que hoy tenemos en las Juntas, que tienen cerros de expedientes que son imposibles de desahogar al mismo tiempo, dado el nivel de saturación.

¿En cuánto tiempo se realizaría una conciliación en este nuevo sistema de justicia laboral?
La ley establece que son 45 días naturales en los cuales la conciliación debe realizarse. Si las partes no llegaran a una conciliación, pasarían a Tribunal. Actualmente, un juicio lleva entre 4 a 5 años, en promedio, dependiendo del caso, dependiendo de si es en las juntas locales o en la federal.
En el caso de tribunales, el Poder Judicial ha establecido que un juicio laboral no debe tardar más de 6 meses.

-¿Esperan que este año se presenten una gran cantidad de casos en los Centros de Conciliación por los despidos durante la emergencia sanitaria?
Va a ser un año atípico por los grandes impactos económicos que se van a tener. Hay que hacer un esfuerzo, todos los gobiernos locales y federales, organismos empresariales, organizaciones sindicales, todos tenemos que colaborar para que no sea a través de demandas, sino que se pueda llegar a un acuerdo con los trabajadores para que cuando haya cierres de empresas o líneas de producción, se entienda que tendrán que pagar las indemnizaciones correspondientes. Sabemos que esto puede recargar un poco las funciones del Centro de Conciliación, pero le estamos apostando a esta interlocución. Parte de mis funciones como nuevo titular será esta labor de concertación con todos los organismos empresariales y organizaciones sindicales.

-Este Centro, y usted como su director general, ¿puede condicionar el registro de algunos sindicatos?
Se crea el Centro por una obligación constitucional, pero también uno de los compromisos internacionales que tenemos con EU y Canadá en el T-MEC, establece la creación de un organismo público que se desempeñe bajo criterios de autonomía, legalidad, de imparcialidad para que se encargue de otorgar registros a los sindicatos y el registro de contratos colectivos cuando cumplan con la aprobación de los trabajadores. Lo que se quiere lograr es que este centro actúe con plena independencia, con plena autonomía para poder determinar, apegado a la ley y con imparcialidad, cuándo un registro debe otorgarse o no.

– ¿Qué opina del seguimiento puntual que Estados Unidos está haciendo de la aplicación de la reforma laboral? ¿Lo siente como una presión?
No, lo que estamos viendo es que hay una preocupación genuina de que ellos dicen que en México hay un dumping laboral, que hay una estructura que permite que los trabajadores no puedan negociar directamente sus contratos, que las representaciones sindicales no tienen respaldo de los trabajadores y eso ha permitido que los salarios sean más precarios que los contratos colectivos de nuestros socios comerciales y por eso es que ellos dicen que hay que generar estándares comunes y se establecieron estos mecanismos laborales de respuesta rápida (en el TMEC). En coordinación con los organismos empresarial establecimos mecanismos de auto cumplimiento para que nosotros detectemos áreas de oportunidad y atender cualquier denuncia. Nuestra mejor arma es cumplir con las nuevas normas.

Fuente: https://www.reforma.com/inicia-conciliacion-prueba-de-fuego/gr/ar2001160?md5=821265fe1abe824e27f1a7184b635e16&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&utm_source=whatsapp&utm_medium=social&utm_campaign=promocion_suscriptor

Leave a comment