plumaje_logo.png

La reforma laboral promete que habrá transformaciones importantes en la estructura del sindicalismo mexicano y que ahora sí serán democráticos. Sin embargo, hay dudas sobre cómo esta reforma impactará a las grandes centrales obreras.

Por

Rubén Aguilar

21 de mayo, 2019

La reforma laboral recién aprobada genera, de inmediato, una reconfiguración en la organización del sector obrero del país y se abre, en principio, pero habrá que ver, un nuevo espacio de acción para los sindicatos y la posibilidad de la real competencia entre ellos por la titularidad de los contratos.

Ahora en México existen cuatro grandes centrales obreras. Entre ellas se van a disputar las bases sindicales ahora que la asociación es libre y ya no hay sindicatos únicos. Dos de estas centrales están fundadas y encabezadas por quienes ahora son senadores de MORENA. En principio tienen ventaja sobre las otras, pero habrá que estar atentos al desarrollo de cada una de ellas.

La más antigua es la Confederación de Trabajadores de México (CTM) fundada en 1936 y que desde su origen ha sido el brazo sindical del PRI. Cuenta con 4.5 millones de afiliados. A lo largo de 83 años solo ha tenido a seis dirigentes. Ahora la encabeza Carlos Aceves del Olmo (1940) quien milita en el PRI. 

En tres ocasiones ha sido diputado federal y en dos senador. De los cientos de sindicatos que integran la CTM los más importantes son: Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de la Televisión y Radio, Similares y Conexos de la República Mexicana (SITATYR).

Le sigue la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) que se crea en 1997. Desde un inicio su dirigente ha sido Francisco Hernández Juárez (1949), que lleva en el cargo 22 años. Él formalmente milita en el PRD. Ha sido diputado federal. 

En la central participan 200 sindicatos. Los más importantes son el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) y el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM).

En 2011 se crea la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) presidida por su fundador Pedro Haces Barba. Nunca ha sido trabajador. Milita en MORENA y es senador suplente de Germán Martínez, ahora director del IMSS. Tiene 700 mil afiliados. Los sindicatos más grandes son el Sindicato Autónomo Nacional de Trabajadores de Seguridad Privada, Vigilancia, Traslado de Valores y Personas y el Sindicato Autónomo Nacional de Trabajadores y Empleados de las Industrias de Hidrocarburos y Energía.

El senador de MORENA Napoleón Gómez Urrutia (1944) funda en 2019 la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), que ahora encabeza. Nunca ha sido trabajador. Cuenta con 150 sindicatos y 190 federaciones. Los sindicatos más importantes son: Sindicato Minero y Sindicato Nacional de Transportes, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (SNTTTASS).

La reforma laboral promete que habrá transformaciones importantes en la estructura del sindicalismo mexicano y que ahora sí serán democráticos. Entre los estudios del tema, aunque reconocen como positivos los cambios en la ley, albergan serias dudas la manera que éstos van a tomar forma en cada sindicato y en las grandes centrales obreras. La democracia nunca ha sido un valor en el sindicalismo  mexicano.

@RubenAguilar
https://www.animalpolitico.com/lo-que-quiso-decir/las-cuatro-centrales-obreras/

Leave a comment