pablo-ruiz-meza-1.jpg

PABLO RUIZ MEZA

30.04.2019/03:40

La libertad del trabajador de afiliarse a un sindicato, pagar cuotas de manera voluntaria, elegir dirigentes sindicales a través del voto universal directo y secreto, que solo se había contemplado a trabajadores de industria en el apartado “A” de la Ley Federal del Trabajo (LFT), se traslada al apartado “B”.

Los legisladores de la Cámara Alta dieron ayer un vuelco de timón a la reforma laboral y de manera sorpresiva se extienden los mismos preceptos legales a los sindicatos de trabajadores al servicio de los poderes del Estado, incluidos los trabajadores de la educación agrupados en la SNTE y CNTE.

Esta medida es verdaderamente “revolucionaria” porque pone en igualdad de circunstancias, en cuanto a materia de libertades sindicales, a los trabajadores y sindicatos de los apartados “A” y “B” de la LFT.

Para ser congruentes, sino quieren que la reforma laboral sea chaira, en materia de justicia laboral, los sindicatos del Apartado “B”, es decir los sindicatos de burócratas al servicios de los poderes federales, (incluidos los maestros y policías) de los estados y municipios deberán tener el derecho a “huelga”, lo cual estaba proscrito en la reforma laboral vigente.

Pero aún más, los trabajadores que prestan sus servicios como policías y en los servicios administrativos en las secretarías de seguridad pública, de los tres niveles de gobierno, deberán tener derecho a la asociación sindical, a un contrato colectivo y el derecho a huelga.

Veremos en los detalles de la justicia laboral si la mayoría de los legisladores federales fueron congruentes, y no se quedaron como chairos de Morena, limitando los derechos labores de los trabajadores del Apartado “B”, respecto a los considerados en el “A”.

Si la reforma laboral “espejo” para los trabajadores del Apartado “B” solo se centra en las “libertades sindicales”, se estaría reduciendo a una estrategia legal para desmontar el control sindical del viejo aparato del PRI en la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE).

De la misma forma, por tratarse de una legislación federal, que está por encima de la legislación de los estados y reglamentos municipales, se aplicaría a todos los sindicatos en las entidades al servicio de los Poderes del estado, así como en los sindicatos de trabajadores municipales de los 2 mil 458 ayuntamientos en el país.

pablo.ruiz@milenio.com
https://www.milenio.com/opinion/pablo-ruiz-meza/nada-personal/apartado-b-con-derecho-a-huelga

Leave a comment