VLADIMIR RICARDO LANDERO ARAMBURU

@riclandero

mar 30 abr 2019 10:23

“Los trabajadores que no estén de acuerdo con su dirigencia sindical u organización, podrán solicitar que se les dejen de cobrar cuotas desde el día siguiente en que se promulgue la Reforma Laboral

En el proyecto aprobado por el Senado y enviado para su promulgación por el Ejecutivo Federal, se incluye un párrafo a la fracción VI del artículo 110, que dice:

Art. 110 Los descuentos en los salarios de los trabajadores, están prohibidos salvo en los casos y con los requisitos siguientes:

  1. Pago de las cuotas sindicales ordinarias previstas en los estatutos de los sindicatos.

El trabajador podrá manifestar por escrito su voluntad de que no se le aplique la cuota sindical, en cuyo caso el patrón no podrá descontarla. NUEVO PÁRRAFO

En esta columna hemos sostenido que debería eliminarse la fracción VI, para que el trabajador reciba íntegro su salario y no se le haga deducción de cuotas y descuentos sindicales de ningún tipo, si el trabajador está de acuerdo con su organización sindical y le interesa que haga su aportación de forma voluntaria y directa, es una relación “agremiado  – sindicato”.

Pero veamos entonces qué pasó, resulta que este párrafo nuevo de la fracción VI no estaba incluido en el proyecto presentado por el grupo parlamentario de Morena en diciembre pasado, se añadió después y fue sin duda un acierto en la #ReformaLaboral.

Esto quiere decir que todas las disidencias sindicales del país, o simplemente los trabajadores que  no estén de acuerdo con su Comité Ejecutivo o forma de trabajo, a partir del día siguiente en que se promulgue la #ReformaLaboral, podrán solicitar por escrito a su patrón que se dejen de descontar las cuotas sindicales en su recibo de nómina, lo que el patrón está obligado a hacer, pues en caso de negarlo, se le puede demandar el pago de esas cuotas, pues bastará exhibir el acuse de recibo que acredite la solicitud para que el patrón restituya el descuento indebido en un juicio. Y fíjense muy bien que dije el patrón, no el sindicato, pues es el patrón quien realizaría un descuento indebido, en contravención al artículo 110 de la Ley Federal del Trabajo, por lo que aquí se aplica el principio laboral: el que paga mal, paga dos veces.

EFECTOS EN EL CONTRATO COLECTIVO Y LAS PRESTACIONES CON EL TRABAJADOR QUE NO PAGA CUOTAS.

Esto sin duda será materia de debates jurídicos, pero en mi opinión se debe hacer una distinción entre la relación jurídica que prevalece en la relación “agremiado – sindicato”, con la relación “trabajador – sindicato – empresa”.

La primera relación es una relación que sólo trasciende a la esfera del acuerdo de voluntades que son los estatutos, la afiliación, la constitución de la organización sindical, no es una relación mercantil, ni civil, es una relación sui generis de la Ley Federal del Trabajo. El que alguno de los miembros no pague cuotas sólo puede generar las consecuencias que establezcan los estatutos, que desde luego no pueden ser créditos fiscales, no se les podrá cobrar de manera mercantil, así que lo más que puede suceder es que pierdan voto e incluso posibilidad de participar en la vida activa y representatividad del Sindicato, depende de los estatutos, pero hasta allí, no puede trascender a ninguna otra esfera jurídica.

Aclarar esto es muy importante, porque el tema a continuación será la hidra de Lerna con que los líderes sindicales espantarán a todos, me refiero a los derechos y prestaciones del Contrato Colectivo de Trabajo. Lo decimos claro, dejar de pagar cuotas sindicales NO puede afectar los derechos laborales establecidos en un Contrato Colectivo de Trabajo de los que ya goza un trabajador, la razón es muy simple, como hemos señalado es una esfera jurídica distinta a la relación “agremiado – sindicato”, pues al formar parte de las prestaciones que debe pagar y cumplir un patrón, las mismas abarcan a todos los trabajadores de la fuente de trabajo a los que se refiere, ya sea de industria, para unos puestos determinados, categorías, según se haya pactado, pero de ninguna manera se puede hacer una distinción en su aplicación salvo lo establecido en el Contrato Colectivo del Trabajo y la Ley Laboral, nunca por otra razón, como puede ser un estatuto sindical.

Para entender la distinción, veamos el caso análogo en que si un sindicato obtiene la titularidad de un Contrato Colectivo de Trabajo y quita a otro, por ese simple hecho, no se pierden las prestaciones, simplemente cambia el titular que lo administra, es decir, el sindicato no es propietario de las prestaciones establecidas ni de los derechos, así que lo que suceda en su esfera de acción no puede trascender hacia la esfera en la relación “patrón – trabajador – sindicato”.

Celebramos que se haya incluido este cambio, será trascendente en la medida que se tome conciencia de su alcance en la base trabajadora.

Seguiremos analizando los distintos efectos particulares de la #ReformaLaboral, si quieres conocer más, bajar el proyecto de reforma aprobado, las iniciativas que se presentaron, el texto del T-MEC laboral y un resumen completo, puedes acceder a nuestro blog www.reformalaboralmexico.com

Nota. Nos solidarizamos con Arturo Alcalde por las acusaciones que ha recibido en este proceso de reforma por parte de diversos actores políticos por su actividad profesional y su relación con la Secretaria del Trabajo, totalmente injustificadas.

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2019/04/30/reforma-laboral-dia-uno-primeros-efectos

 

 

Reforma Laboral, DÍA UNO. Primeros efectos. Parte dos

VLADIMIR RICARDO LANDERO ARAMBURU

@riclandero

jue 02 may 2019 12:35

Foto propiedad de: Internet

 En la pasada columna hablamos de que el primer efecto que tendrá la #ReformaLaboral es la posibilidad de que los trabajadores puedan solicitar al patrón se les dejen de descontar sus cuotas sindicales, al incluirse esta opción en la fracción VI del artículo 110 de la Ley Federal del Trabajo. (Reforma laboral, día uno. Primeros efectos https://www.sdpnoticias.com/nacional/2019/04/30/reforma-laboral-dia-uno-primeros-efectos  )

Esto es un paso fundamental para terminar con los eternos líderes charros que han hecho fortunas de las cuotas sindicales y otras prebendas, por lo que nos pareció importantísimo su inclusión dentro de la propuesta de cambio del “nuevo sindicalismo mexicano”, pero revisando los antecedentes, resulta que ésta no se forjó  en las combativas sesiones laborales que crearon la propuesta de reforma de la fracción de Morena, para dar una estocada a las mafias sindicales (como al crimen organizado en lo financiero), sino que la propuso un diputado del PAN, Justino Arriaga, cuya reserva fue aprobada; como me lo hizo saber un lector.

Se supone que uno de los grandes logros de la #ReformaLaboral es la posibilidad de que haya dos o más sindicatos en una empresa (se supone porque eso ya existe), pues bien, sin esta modificación al artículo 110 de la LFT esa opción sería letra muerta, pues es precisamente en la oportunidad de organizarse en disidencia, dejando de fondear al líder charro y teniendo recursos para combatir legalmente, que se podrá dar la lucha interna en las organizaciones.

El tema es muy sencillo, si un trabajador no está de acuerdo con un líder que sea el titular, no hay razón para que le descuenten cuotas del sindicato al que no quiere pertenecer.

A las nuevas centrales, con líderes viejos, que se están formando, les vamos a decir lástima Margarito, llegaron tarde al negocio de las cuotas… o quién sabe, tal vez ya tienen rato disfrutando de ellas. Pero es que todo les sale mal, primero pregonaron que eran los bendecidos por la 4T, pero al final ni a los eventos oficiales los invitan y si van les anuncian en prensa nacional que no hay favoritos, que ni se apunten.

A los abogados progresistas que también defienden a sindicatos con líderes eternos, que alegan este cambio fue una imposición del sector patronal, por lo cual demandarán el convenio de la OIT relativo al respeto sindical, mejor díganle a los líderes que defiendan una representación legítima, trabajador por trabajador, porque el objetivo de un sindicato no eran las cuotas, sino la organización, si existen trabajadores que no apoyan y no creen en su dirigencia, tienen el derecho a disentir, y la materialización de esa inconformidad se da dejando de pagar cuotas de su salario. Sin organización legítima, ni representación legítima, sin conciencia no hay organización, no hay nada, son sindicatos de porcelana con líderes lisos y engomados que viven de las cuotas.

Veamos el caso del 1º de Mayo, un día fundamental para la lucha obrera en el mundo, pero que en México hemos convertido en muchas cosas, menos en un día de reflexión y organización obrera.

Dos contingentes llegan al zócalo, los que ahora dejaron el auditorio nacional, cuyos líderes llegan en Cadillac, y los que se dicen sus antagónicos, cuyos líderes, algunos, también tienen para un Cadillac.

En ambos bandos, hay gente valiosa y dispuesta a luchar, comprometida con la clase obrera, pero también va un grueso de trabajadores que tienen que ir, que están allí porque les descuentan el día, a pesar de las playeras y las banderolas, estarían dispuestas a que les dejen de descontar cuotas, porque una cosa es la euforia de ir en la bola marchando y otra el día a día con el salario que no alcanza y con un líder que apenas conocen.

Por último, les decimos a los que ya no quieren pagar cuotas y seguir manteniendo a su líder sindical, que hoy 2 de mayo pueden ejercer el derecho que les da el artículo 110 de la Ley Federal del Trabajo, la forma es muy sencilla, una carta a mano o máquina, poniendo la fecha y dirigida al patrón (importante poner el nombre completo de la empresa, si sólo conocen el nombre comercial, averigüe la razón social), señalando que es su voluntad y derecho que a partir de esa fecha se les dejen de descontar cuotas sindicales con fundamento en la fracción VI del artículo 110 de la Ley Federal del Trabajo, para todos los efectos legales, si conocen el nombre completo del Sindicato mejor, lo ponen. Llevan un original y un acuse a recursos humanos, que se los sellen y firmen de recibido. La empresa está obligada a dejar de hacerlo, y si no tendrá que devolverles su dinero. Como ya lo explicamos en la anterior columna, NO van a perder todos los derechos que están en el Contrato Colectivo de Trabajo (por favor, leer columna cuya liga está arriba para revisar análisis).

Seguiremos tratando temas de la #ReformaLaboral, si te interesa conocer el decreto publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación que reformó la Ley Laboral, el texto del T-MEC, las propuestas de reforma y un resumen detallado de los cambios, entra a www.reformalaboralmexico.com

Vladimir Ricardo Landero Aramburu
** Maestro en Derecho por la UNAM.
https://www.sdpnoticias.com/nacional/2019/05/02/reforma-laboral-dia-uno-primeros-efectos-parte-dos

Leave a comment