Ofrece respetar la autonomía

004n2pol-1.jpg

▲ Carlos Aceves del Olmo, líder del Congreso del Trabajo; el presidente Andrés Manuel López Obrador, y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, durante la comida por el Día del Trabajo en Palacio Nacionlal.Foto Marco Peláez

Alma E. Muñoz

Periódico La Jornada

Jueves 2 de mayo de 2019, p. 4

En su primer encuentro con dirigentes sindicales en el Día del Trabajo, el presidente Andrés Manuel López Obrador los llamó a actuar con estricto apego a la legalidad y sin simulaciones. Y al extenderles su mano franca para dialogar, les aseguró que su gobierno actuará con respeto a la autonomía sindical, al tiempo de solicitarles que se democraticen.

“No es sólo decirles a ustedes democratícense”, el gobierno no dará indicaciones ni tendrá injerencia en la vida interna de los sindicatos: no va a tener dirigentes favoritos, subrayó.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México y presidente del Congreso del Trabajo, ofreció a López Obrador: “Con la ley en la mano trabajaremos con la esperanza de que tengamos un mejor México y tenemos fe en el gobierno”.

Ante un auditorio de diversas procedencias gremiales, convocó a la unidad sindical y a no seguir “teniendo guerras de demandas de titularidad; mejor hay que cuidar muy bien los derechos y los intereses de los trabajadores (…) y hacer menos grilla”.

Acompañado por integrantes de su gabinete –en el presídium las secretarias de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y del Trabajo, Luisa María Alcalde, además de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum–, el Presidente llamó a realizar las modificaciones estatutarias para adaptarse estrictamente a la reforma laboral, publicada ayer en el Diario Oficial de la Federación.

Reconoció que no acudieron todos los dirigentes convocados (aproximadamente 200). “Comprendemos que no estén aquí todos, porque tienen sus posturas… Qué bien que haya esa actitud de oposición, que no se caiga nunca en la sumisión, que siempre actuemos con absoluta libertad. Nosotros no vamos a cooptar a nadie”.

Ante la pregunta de si el líder petrolero Carlos Romero Deschamps fue invitado a la reunión, Luisa María Alcalde dijo que se convocó a todos. “Hubo invitaciones abiertas y cada uno tomó sus decisiones”.

En cambio, sí llegaron otros líderes, como Napoleón Gómez Urrutia, del gremio minero; del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Alfonso Cepeda, y de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, Joel Ayala, quien al ingresar criticó la “forma arbitrara” en que la Secretaría de Hacienda despide a los burócratas.

Al intervenir en la primera comida que ofreció a líderes gremiales, López Obrador demandó respeto a libertad sindical. Ofreció que él hará lo mismo con la autonomía de las organizaciones. “Ya no al tutelaje. Los trabajadores no son menores de edad”.

Sostuvo que la secretaria del Trabajo lo representará en la comunicación con los sindicatos, pero “las veces que se requiera intercambiar puntos de vista con el Presidente de la República, extiendo mi mano franca a todos”.

Aludió a la intervención de Carlos Aceves para llamar a la reconciliación. “En vez de estarnos confrontando, peleándonos; pongamos por delante el interés general. Él hablaba de la defensa de los intereses de los trabajadores; más que estar pensando en los intereses personales o gremiales, por legítimos que sean, siempre hay un interés superior”.

https://www.jornada.com.mx/2019/05/02/politica/004n2pol

Leave a comment