marcela-gomez-zalce.jpg

MARCELA GÓMEZ ZALCE

29.04.2019/00:39

El político que mucho promete, mucho olvida. Mañana termina el periodo ordinario y todo apunta a un extraordinario para finiquitar algunos pendientes legislativos que no será posible alcanzar en 48 horas.

Uno de los asuntos prioritarios para Palacio Nacional es la reforma laboral, requisito indispensable para la aprobación del T-MEC por parte del partido demócrata que entra de lleno a la arena electoral estadunidense rumbo a 2020.

El tema no es menor aquí y allá.

Primero porque esta reforma cambiará el paradigma sindical y la relación de los nuevos liderazgos en esta 4T y en segundo lugar tendrá un impacto directo en la relación entre México, Canadá y Estados Unidos en el ámbito laboral, económico y social.

Sorprende por ello que Andrés Manuel López Obrador haya tardado tanto en reunirse y tomarse la foto con el líder minero Napoleón Gómez Urrutia, con quien se reunió la semana pasada y es quien lleva la batuta de los acuerdos, como se vio en la reunión sostenida con Yeidckol Polevnsky y Dante Delgado en un restaurante totalmente fifí, pese a los esfuerzos de Ricardo Monreal por aparecer en ambas fotos. La titular del Trabajo y Previsión Social por su inexperiencia y falta de oficio político junto con su padre, que enarbola otros intereses, no suman para la distensión de los puntos álgidos de la citada reforma que hoy, si todo marcha bien, debe presentarse para su votación.

López Obrador y Gómez Urrutia no se conocían hasta el pasado encuentro en Palacio Nacional, donde en una larga y cálida reunión ambos abordaron, con reserva y cautela, variados temas. No solo acerca del ambiente que prevalece en el Senado, donde Morena enfrenta algunas divisiones, sino en la arena laboral en la que también hay inquietud de los grandes grupos empresariales por el creciente liderazgo del líder minero que en su recién estrenada CIT suma figuras internacionales que serán actores en esta balanza laboral que desencadenará cambios sustanciales.

Una nueva correlación entre liderazgos sindicales y organismos empresariales. Un nuevo orden, en el desorden nacional.

Para algunos son aires de esperanza y para otros son vientos de amenaza.

¿Podrá la 4T transitar este caos de la manera más ordenada posible?

https://www.milenio.com/opinion/marcela-gomez-zalce/puerta-cerrada/lo-impredecible-del-nuevo-orden-sindical

Leave a comment