Columnas miércoles 13 de marzo de 2019 – 00:49

En la tormenta sindical que ha generado el proyecto de reforma laboral, nos dicen que un personaje especialmente relevante por su proclividad a los conflictos es el senador Pedro Haces.

Más allá de librar a la cúpula sindical de ser buenos o malos, Haces destaca por su capacidad de enfrentarse con sus propios correligionarios y seguidores de Morena así como con los que alguna vez representó.

Haces, que originalmente fuera “protegido” de Leonardo La Güera Rodríguez Alcaine, considerado su padrino; ahora está en abierto combate contra Carlos Aceves del Olmo para supuestamente derrocar a la CTM.

Como empresario del ramo del outsourcing, el senador sindicalizó a buena parte de sus empleados los cuales, al paso del tiempo, han perdido sus derechos de liquidación como lo ha manifestado otro de sus críticos, Alonso Medina López.

Y no se diga del conflicto con Juan Ayala Rivero, dirigente de los trabajadores del Gobierno de la CDMX a quien Haces busca tumbar para instalar a alguien que represente sus intereses para formar una nueva central de trabajadores que rivalizaría con la que pretende formar el también senador morenista Napoleón Gómez Urrutia.

Pero nos aseguran que el conflicto Haces contra Napito asciende aún más alto: el empresario sindical es cercano a legisladores morenistas con alto nivel de operación, así como con la dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky.

De hecho, ese encontronazo, es sabido que trascendió al mismo Presidente López Obrador, también se comentó que Haces operó recursos provenientes de Javier Duarte durante los años que ofreció servicios de limpieza y seguridad privada al gobierno veracruzano.

Aunque sería casi natural que Haces se confronte con el líder de la CROC, Isaías González, es especialmente relevante que se enfrente con otros líderes locales como Ismael Figueroa, quien representa a los bomberos de la CDMX a quien el senador quiere desplazar, con el argumento de que él si puede ser contrapeso para remover a ese bombero sobre quien pesan una serie de acusaciones y denuncias penales.

Pero nos dicen que dentro de la cartera de disputas de Haces también figura la abierta pugna que sostiene contra Francisco Hernández Juárez, al frente de la Unión Nacional de Trabajadores, y a quien en sus arranques quiere hacer a un lado para imponer su modelo de mando.

Vaya, sí la secretaria Luisa María Alcalde tiene que empezar a meter en cintura para evitar una descomposición acelerada del panorama laboral, es a Pedro Haces y su belicosidad.

Habrá que esperar a ver la reacción de la disidencia al crear un posible bloque, aunque el ahora rebelde del sindicalismo dice que trae todos los apoyos, incluso los que vienen del balcón presidencial.

https://www.contrareplica.mx/nota-Reforma-laboral201913330

Leave a comment