Teporaca Romero del Hierro | Domingo 18 Noviembre 2018 

“El incremento al salario, es posible ante los ojos de los corporativos, si la demanda del producto a futuro va en aumento”

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes estadunidense, recién electa en las pasadas elecciones intermedias (6 de noviembre), esbozó ante los medios de comunicación su agenda legislativa, entre las que destaca reformas a la ley electoral y reglas éticas, precios de medicamentos e infraestructura; reaperturar de las negociaciones del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), hasta hoy cerradas por el presidente Trump y exigir al gobierno mexicano una nueva Ley Laboral, así lo refirió Nancy Pelosi, próxima líder del Congreso.

En entrevista para el New York Times señaló: “México tiene que aprobar una ley sobre derechos laborales, lo que todavía no ha sucedido y eso es un predicamento de este acuerdo. Lo más importante de todo son las disposiciones de aplicación en términos de trabajo y medio ambiente”.

Glenn Thrush, ex corresponsal de la Casa Blanca, hoy reportero de la fuente del NYT afirmó que la nueva mayoría demócrata estaría tentada a condicionar la ratificación del nuevo tratado internacional a cambio de obtener más protecciones para los trabajadores estadunidenses, lo que implicaría una reapertura de las negociaciones con México.

El tema de la diferencia salarial entre los trabajadores mexicanos y estadounidenses podría frenar el acuerdo comercial. Les preocupa una disposición en particular, la cual refiere que al menos 30% de la mano de obra utilizada para construir cada automóvil en México sea completada por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora. Dicha cantidad aumentará a 40% para 2023, hasta ahora, el salario de 16 dólares no está indexado según expertos a la inflación, lo que significa que el aumento se diluirá con el tiempo a medida que aumenten los precios. Requieren que México facilite a los trabajadores unirse a los sindicatos.

Los demócratas exigen más detalles de cómo se aplicará el T-MEC, consideran que los 16 dólares por hora para los trabajadores mexicanos, que es aproximadamente cuatro veces el salario habitual que reciben, es lo suficientemente alto como para detener el flujo de empleos estadounidenses.

Nancy Pelosi ha mostrado reservas sobre algunos acuerdos comerciales en los años recientes, aun cuando votó en 1993 en favor del TLC original.  

Por su parte, el congresista Bill Pascrell, prevé se encabece el Subcomité de Comercio Internacional, reiteró la necesidad de aumentar los mecanismos de aplicación de las leyes laborales, dijo: “No sólo debe haber cambios en la ley sino más mecanismos de aplicación”. Se une a las peticiones de Pelosi, quien condicionó su apoyo al tratado comercial a una profunda reforma laboral en México.

Ante las condicionantes para que el gobierno mexicano reforme su marco legal laboral, la Unión Nacional de Trabajadores puntualiza que con el nuevo T-MEC, los sindicatos estadounidenses podrán vigilar la firma de contratos colectivos de trabajo entre empresas y gremios mexicanos, por lo que si perciben prácticas anti sindicales podrían alegar incumplimiento del marco legal laboral.

En conferencia de prensa, la presidencia colegiada de la UNT dijo que el tratado es positivo porque reavivó el tema de los contratos de protección patronal; sin embargo, considera que es necesario que esa discusión se dé desde los sindicatos mexicanos, por lo que convocaron a un gran encuentro sindical para construir una agenda común.

Ante esto, Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la organización y secretario general del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) comentó: “Los sindicatos norteamericanos se van a convertir en vigilantes permanentes de lo que significa la firma de un contrato colectivo, y si un contrato no es acertado, ellos van a poder alegar que no se está cumpliendo con la ley”.

Incluso, el gobierno de Estados Unidos podría imponer nuevos aranceles o impuestos a las empresas mexicanas que hagan negocios con empresas americanas si los sindicatos detectan incumplimientos de la reforma constitucional de 2017 que establece el voto personal, libre y secreto, y de la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Afirmó que los sindicatos mexicanos tomarán como un asunto central la relación sindical con Estados Unidos, por lo que impulsarán en el Congreso de la Unión la aprobación de las leyes secundarias de la reforma constitucional de 2017, que desaparece las juntas de conciliación y crea juzgados laborales, y estableció como requisito para elección de dirigencias sindicales el voto personal, libre y secreto, “Creemos que esa estructura laboral de corporativismo y clientelismo de sindicatos aliados de gobierno que jugaron un papel de sumisión a cambio de prebendas políticas debe terminar”, subrayó.

En tanto, Agustín Rodríguez, presidente colegiado de la UNT y secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (Stunam), mencionó que el encuentro nacional que están impulsando, incluye la convocatoria de sindicatos de organizaciones como el Congreso del Trabajo, la Nueva Central (con el SME en la cabeza) y el sindicato minero del senador por Morena, Napoleón Gómez Urrutia.

En más, el presidente colegiado y secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), Rafael Díaz, apuntó que del encuentro sindical “puede salir una agenda para la relación que debemos llevar con el nuevo gobierno. Uno de esos temas es la ratificación del Convenio 98 de OIT que es muy importante e indispensable para ver las condiciones laborales que vienen en el futuro”.

Se avecinan tiempos complejos, el debate radica en el incremento al salario, es posible ante los ojos de los corporativos, si la demanda del producto a futuro va en aumento en automóviles pero el mundo global tiene nuevos jugadores, China por ejemplo, puede inundar el mercado con autos baratos que compitan con las marcas norteamericanas, las grandes armadoras prevén el futuro, saben que la mano de obra calificada de los mexicanos los mantiene como líderes del mercado, en los tiempos globales unos ganan y otros pierden y como siempre los que menos tienen son los más afectados. Sumemos Voces.

https://www.eldiariodechihuahua.mx/Opinion/2018/11/18/mercado-laboral/

Leave a comment