Después de hacer un recorrido por el Derecho y la Ley Federal del Trabajo, en este primero de mayo del 2018, el movimiento obrero internacional y en especial el nuestro, no tiene nada que celebrar y por el contrario, deplorar como el Neo-Liberalismo le ha venido quitando sus conquistas, que con sangre y lágrimas habían sido conseguidas, bajo los regímenes basados en el Estado Benefactor, del Capitalismo e Intervencionismo de Estado.

Pero aún más, como una verdadera ironía, aquí en México dos Senadores de la Republica de extracción Obrera: Tereso Medina de la CTM e Isaías Gonzáles Líder de la Froc-Croc, presentaron a nombre de la bancada del PRI en el Senado, la iniciativa de reforma a la Justicia Laboral, sin ninguna técnica de Derecho y con un peligroso y aniquilante giro hacia el civilismo y el economicismo: En efecto, en esta iniciativa se contiene la disolución de los Derechos Laborales fundamentales al liberar la subcontratación (outsourcing) y permitir que la responsabilidad de los empleadores pueda ser trasladada libremente a un tercero (contratista). Facilita el despido al quitarle al empleador la obligación de presentar por escrito las causas del despido. Promueve los reajustes y despidos masivos abaratando las indemnizaciones. Reduce las indemnizaciones en caso de riesgos de trabajo, muerte e incapacidades, ya que para despidos y para estos casos no se toma como base el salario mínimo, sino la unidad de medida (UMA), que es inferior. Obstaculiza el Derecho de Libertad Sindical y Negociación Colectiva, violentando el artículo 123 Constitucional y los Convenios al respecto de la OIT. Hace imposible el que los trabajadores puedan cambiar de Sindicato por la vía de los Juicios de Titularidad. Impide prácticamente, el Derecho de Huelga al imponer requisitos que será de difícil cumplimiento para un Sindicato. Cancela el carácter autónomo del recién creado Instituto Federal de Conciliación y Registro Laboral, al imponerle un órgano de Gobierno controlado por los Sindicatos oficialistas y por los Empleadores. Suprime los avances en materia de transparencia sindical. Y en la materia procesal, hay un retroceso al formalismo del Derecho Civil.

Y mientras nosotros nos entretenemos en estos avatares, el mundo se estremece por la abrupta irrupción de los robots en 800 millones de trabajos. Según un informe realizado por la consultoría McKinsey Global Institute, entre 400 y 800 millones de personas en todo el mundo se verán afectadas por la automatización y tendrán que buscar una nueva ocupación desde hoy, hasta el 2030. Y agrega: “El impacto de las nuevas tecnologías en la vida de los trabajadores será sentido sobre todo en las economías más desarrolladas (Alemania, Estados Unidos y Japón)”. Este informe también habla de México y señala que “los bajos sueldos conllevarán a un impacto menos intenso de la automatización. Del total de 68 millones de personas que formarán la fuerza laboral del país en el 2030, unas 9 millones se verán desplazadas”, Entre las actividades con mayores cambios, se señalan por esta consultoría, a los operadores de máquinas y a los empleados en cadenas de comida rápida, además de los trabajadores capturistas y procesadores de datos; así como los que trabajan en los Call Centers. Y 352 expertos de las Universidades de Yale y Oxford, estiman que para el 2030 un robot será mejor para transcribir voz a texto, leer un escrito, escribir una tarea, crear una canción y para la década del 2040, podrá escribir una mejor novela exitosa que un humano, y en 10 años más, una máquina superará al mejor cirujano en una operación a corazón abierto.

No cabe duda que Isaac Asimov, el gran autor de ciencia ficción del “Imperio Galáctico” tenía razón cuando dijo que: La ciencia acumula más rápido conocimiento, que la sociedad sabiduría”.

Gracias Puebla.

 

https://www.elsoldepuebla.com.mx/analisis/derecho-trabajo-y-nuevas-tecnologias-cuarta-y-ultima-parte-1660742.html

Leave a comment