De manera paulatina tomará las riendas de la juntas locales de arbitraje

La reforma en justicia laboral ya está aprobada, faltan las leyes secundarias, señala

El secretario del Trabajo aseguró que para noviembre los nuevos tribunales entrarán en funcionesFoto Jesús Villaseca

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada

Jueves 15 de febrero de 2018, p. 16

La reforma en justicia laboral vendrá a transformar, limpiar, y hacer más ágil la solución de conflictos obrero-patronales para que se resuelvan en menor plazo, se privilegie la conciliación y ya no se alarguen innecesariamente los procesos, aseguró el secretario del Trabajo, Roberto Campa Cifrián.

El funcionario adelantó que el Ejecutivo propondrá en los próximos días al funcionario que encabezará el nuevo Instituto Federal de Conciliación y Registro de Asociaciones.

Luego de señalar que esta secretaría prepara el terreno para el “aterrizaje” de la reforma, puntualizó que la propuesta de quien dirigirá el nuevo instituto la planteará el presidente Enrique Peña al Senado de la República, el cual tiene que ser ratificado por esta Cámara antes de finales de febrero e incluso ya se tiene una terna de quienes podrían encabezar el organismo.

En entrevista con este diario en sus oficinas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Campa expuso que la dependencia está a la espera de que el Legislativo vote, y en su caso, apruebe las leyes secundarias de la reforma –antes del 26 de febrero–. A la par, se realizan diversas tareas, pues se ve el espacio físico que ocupará el nuevo organismo de conciliación.

Además se elabora un esquema para que las juntas locales de conciliación y arbitraje den salida a los miles de juicios que tienen rezagados a través de un esfuerzo de “transparencia y no corrupción”.

Al respecto, puntualizó que las leyes secundarias plantean un plazo para la desaparición de dichas juntas, que será de cuatro años a partir de noviembre de 2018, y también a partir de esa fecha los nuevos tribunales laborales empezarán a operar con una carga cero, es decir, recibirán sólo nuevos casos.

–¿Hay confianza en que se logrará que las dos cámaras legislativas voten y aprueben las leyes secundarias de la referida reforma antes de que concluya febrero?

–En primer término, la parte principal de la reforma ya fue votada, aprobada y ya es ley, hoy es norma constitucional. Ya se reformaron las leyes y lo único que se atiende en este momento es el compromiso legislativo de concluir con las leyes secundarias que tienen un plazo que vence a finales de febrero, el cual estamos obligados a cumplir por ley.

–En caso de que se cumplan los plazos y las leyes secundarias se aprueben, ¿cómo se va a aterrizar la reforma?

–La secretaría ya se prepara en varios frentes para eso, pero lo fundamental es lo que habrá de discutirse en los próximos días en el Congreso, los pormenores de la conformación de nuevos tribunales de lo laboral y del instituto que tendrá las tareas de conciliación y registro de asociaciones.

El planteamiento es que los tribunales de lo laboral empiecen a operar a partir del 7 de noviembre de este año, es decir, hay nueve meses para establecerlos y ponerlos en marcha. En tanto, las juntas tendrán cuatro años a partir de ese mes para despachar todos los juicios que tienen en trámite.

–Entonces, ¿operarán paralelamente tribunales laborales y las viejas juntas?

-Sí, sólo un tiempo. En los próximos cinco años habrá un proceso de responsabilidad paralela.

–¿Qué proceso se va a establecer para que las juntas terminen con todo el cúmulo de miles de juicios laborales en trámite?

–Se van a tomar diversas acciones, en primer término se les pedirá un esfuerzo de transparencia y solución de los juicios “sin corrupción”; se van a llevar a cabo medidas para acelerar los procesos de dictaminación y se hará una propuesta que atienda la realidad que es la enorme carga de trabajo que tienen.

Es decir, se prepara toda la cuestión administrativa, técnica, física y legal para aterrizar la reforma, sólo se espera que el Congreso concluya con el proceso, pero lo fundamental es que esta reforma agilizará la justicia laboral, ya no habrá juicios interminables pues se quitarán los alicientes para alargar procesos, se acabará con el coyotaje y se dará un cambio radical a este esquema.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/15/politica/016n1pol

 

Leave a comment